Archivo de junio, 2020

‘GourMeet’, por fin un delivery en el que importa cómo se entrega y quién reparte

Durante el confinamiento descubrimos que el envío de comida a domicilio podía ser mucho más que pedir una pizza o unos platos al chino. Ante las complicadas circunstancias, restaurantes de todo tipo, también los llamados gastronómicos, se apuntaron a esta vía de negocio que, es verdad, muchos ya llevaban tiempo tanteando. Esta fue la mejor excusa para lanzarse a probarlo.

Y en este master acelerado sobre delivery que ha vivido en apenas dos meses todo el sector -críticos hablando de comida a domicilio, hace cuatro meses era impensable- hemos aprendido que, más allá de la calidad de los platos que llegan, hay muchos más factores a tener en cuenta.

Por eso nos ha parecido tan interesante la propuesta de GourMeet, una asociación de más de una veintena de restaurantes que ponen el acento en esta nueva experiencia en casa. “El cómo, importa, y quién entrega la comida a las casas, también”, aseguran. Y solo con eso ya nos han ganado.

Porque si hay algo que a estas alturas cuesta entender es el silencio de una parte de la hostelería ante el tema de las plataformas de envío. Concretamente esas que, como dicen ya varias sentencias, pretenden mantener una relación laboral ilegal con sus repartidores, considerándolos como autónomos y no como trabajadores.

Es verdad que en tiempos difíciles las reivindicaciones suelen pasar a segundo plano ante la necesidad de poder facturar para mantener el negocio a flote. Pero es que tampoco las condiciones de Glovo y compañía -con comisiones de hasta el 45% del pedido- parecen un chollo para los restaurantes.

¿Qué sentido tiene cuidar el producto, el proveedor, la cocina, el punto de cocción o incluso el tuper biodegradable en el que se sirve la comida, si luego resulta que quien lo está repartiendo está siendo explotado?

Lee el resto de la entrada »

‘Conguitos’, tenemos un problema

Los simpáticos y ricos cacahuetes cubiertos de chocolate que presumen de estar requetebién tienen un serio problema. Iba a decir que tienen un marrón, pero no está el tema para chistes con colores. En realidad, no es nada que a estas alturas pille a nadie por sorpresa, y es más que seguro que en Lacasa -la empresa propietaria de la marca- ya tenían una carpeta sobre asuntos a resolver dedicada a este producto. Y si no la tenían, está claro que deberían.

¿Quién podrían imaginar que una marca cuya imagen lleva décadas vinculadas a figuras inspiradas en caricaturas de africanos con su lanza y todo -los anuncios pueden verse en el canal de la marca- iba a tener problemas de racismo en 2020? ¿Cómo adivinar que igual alguien podría sentirse ofendido por esa imagen que durante años, además, fue remarcada con anuncios que incidían en el chistecillo de los aborígenes africanos con forma de dos cacahuetes de chocolate?

Así que el tema puede ser cualquier cosa menos una sorpresa. De hecho, la firma ya realizó algunos cambios hace unos años a las figuras de los Conguitos para modernizarlos y alejarlos de esa representación estereotipada y ofensiva de personas negras. Funcionó durante unos años, pero estaba cantado que el tema volvería a salir.

¿Cómo que ofensiva?, se preguntan quienes consideran que si a ellos algo no les parece racista significa que no lo es. O que algo percibido con normalidad hace décadas -publicidad de tabaco con médicos o mujeres embarazadas- no puede convertirse en una aberración con el tiempo.

Pues sí, ofensiva porque, como estos días han relatado diversas personas negras, lo de Conguitos fue el simpático nombre que tuvieron que soportar durante muchos años. Opcionalmente acompañado de la conocida canción de estos chocolates. 

Por si faltaba algo de gasolina para la hoguera, los pirómanos de VOX no han dudado en apuntarse a la fiesta. Si hasta hace nada el tema podría incluso ser calificado de anécdota o de una de esas tormentas que igual pasan en un par de días, ver a la extrema derecha presumiendo de comer Conguitos ha conseguido que, ahora sí, Lacasa tenga un problema, y de los gordos.

Lee el resto de la entrada »

20 Aldeas, el vino de la semana

Siempre es interesante asistir al nacimiento de un nuevo vino. Más cuando detrás está una bodega como Condado de Haza y una familia del sector como Fernández Rivera que, con este 20 Aldeas, quiere dar un pequeño toque de modernidad a su catálogo de tintos.

Un 100% tempranillo y certificado ecológico -también eso es parte de la adaptación a los nuevos tiempos- que en esta primera añada de 2018 llega con aires de cambio y frescura dentro de una bodega que, según nos explican sus responsables, quiere apostar por eso del terroir y la personalidad propia en una zona tan reconocida como Ribera del Duero donde muchas veces se buscan más estándares que solistas.

De todos modos, este 20 Aldeas se presenta como Vino de la Tierra de Castilla y León, lo que también refuerza ese perfil algo más informal. Pero que nadie se equivoque con esos guiños de modernidad porque estamos ante un vino con carácter y cuerpo que, eso sí, combina con una fuerte presencia de fruta lo que sirve para aligerar el conjunto.

¿Vamos a volver a decir lo de fácil de beber? Pues sí. Aunque también es verdad que este vino promete una evolución interesante en la botella. Así que, vamos con el consejo de siempre: mejor aprovechar su buena relación calidad-precio para comprar hacerse con dos botellas, una para probar ya mismo y otra para guardar un tiempo.

Variedades:  100% tempranillo

Zona: IGP Castilla y León

Para hacerte el listo: si siempre has querido decir eso de “taninos redondos” este es un buen vino para hacerlo.

Precio: 14 euros

Pizza de ramen, igual lo de echarle piña ya no te parece tan grave

Cuando en Valencia se escandalizan ante alguna tropelía cometida contra la santa paella siempre se suele señalar la pizza italiana como una víctima más recurrente de versiones imposibles y bastante locas que tienen poco o nada que ver con la receta original.

Y es que el plato italiano más internacional también tiene el dudoso honor de ser uno de los más vilipendiados. Y no hablamos de esa recurrente discusión sobre si debería ser o no delito echarle piña a la pizza. Esto son palabras mayores: pizza de ramen. Posiblemente el camino más corto para enfadar a italianos y japoneses con un único plato.

Esta singular fusión italo-nipona ha sido idea de Pizza Hut Taiwan. Por lo visto, la cadena de pizzerías lleva ya un tiempo jugando con combinaciones extrañas y tras probar a echarle pollo frito a la pizza en Reino Unido y -atención- albóndigas de Ikea en Hong Kong, ahora la filial taiwanesa ha querido probar con el ramen.

Y lo hace de la mano del restaurante Menya Musashi, uno de los más veteranos y populares de Tokio especializados en esta sopa japonesa. Evidentemente, en este caso se ha eliminado la parte líquida para quedarse sólo con los fideos secos, que cubren la base de la pizza.

En la lista de ingredientes también hay espacio para char siu (carne de cerdo) asado, medio huevo como el que se sirve tradicionalmente con el ramen (ajitsuke tamago), bambú, cebollino, pimiento rojo y queso.

No hay instrucciones precisas sobre si una pizza como esta se come con las manos o con palillos, pero en las imágenes difundidas por Pizza Hut parecen apostar por la segunda opción.

Disponible a partir del 30 de junio, sólo estará a la venta en los locales de Pizza Hut en Taiwan. Y aunque nos apuntaríamos encantados a probarla, tampoco parece que ahora mismo algo así justifique el viaje al otro del mundo

En todo caso, ¿verdad que lo del chorizo en la paella ya no suena tan grave?

Cómo deshuesar cerezas con el Thermomix en 5 segundos

Estamos en plena temporada de cerezas y hay que aprovecharla al máximo porque es corta. Se nos acumulan las ideas y las recetas para hacer helados, postres, batidos y mermeladas pero, como siempre, nos falta tiempo para ponernos manos a la obra.

Una buena solución para disponer de cerezas todo el año es congelarlas y tenerlas siempre a mano cuando se nos antoje preparar, por ejemplo, una cheesecake de cerezas a mitad de febrero.

El problema es que esta fruta que tanto nos gusta tiene un tamaño pequeño y un hueso que es necesario quitar para preparar postres.  Y, como ya sabrán quienes lo hayan hecho, deshuesar medio kilo de cerezas a mano lleva su tiempo y suele dar bastante pereza.

Aunque usemos el truco de usar una pajita (mejor de metal, por cierto) el tema no mejora demasiado. Pero si en casa tenemos un robot de cocina como el Thermomix, tendremos las cerezas sin hueso en pocos segundos.

Hay que tener en cuenta, eso sí, que si usamos el robot de cocina para deshuesar, la carne de las cerezas va a quedar machacada, por lo que no sirve para recetas en las que queramos dejar la cereza entera o partida por la mitad.

Para todo lo demás, es el método que más nos ha gustado y el que vamos a usar a partir de ahora. Hacerlo es así de fácil:

  1. Lavamos bien las cerezas o picotas, y si tienen rabito lo quitamos.
  2. Ponemos las cerezas en el vaso del Thermomix y tapamos con el cubilete.
  3. Trituramos 5 segundos a velocidad 4 para que los huesos y la carne de las cerezas se separen.
  4. Pasamos el contenido del vaso a un plato o tupper.
  5. La mayoría de los huesos habrán quedado sueltos o prácticamente sueltos. Ya solo tenemos que separarlos y quedarnos con las cerezas deshuesadas para hacer la receta que queramos.

‘Clavazos veraniegos’ en tiempos de coronavirus: ¿Nos pueden cobrar la famosa “tasa Covid?

Cada año por estas fechas ponemos en marcha la operación clavazos veraniegos: el detector de esas cuentas más abultadas de la cuenta que en tiempos de terrazas, chiringuitos y vacaciones a casi todos nos han colado alguna vez. Bocadillos infames a precio de Estrella Michelin, cervezas en el bar de la esquina como si estuvieras en Venecia, o atracos a mano armada en tal o cual zona turística o en un área de servicio. Clásicos de sobra conocidos.

¿Pero qué pasará este año? ¿Conseguirá el coronavirus acabar con la picaresca hostelera que se dispara en verano, y demostrar que, como decían los optimistas, tras el confinamiento somos mejores personas? Todo parece indicar que no, solo que ahora los clavazos tiene una nueva modalidad: la denominada “tasa Covid”.

Hace unas semanas en Tenerife saltaba la primera señal de alarma cuando una terraza incluía un plus de 1 euro a los clientes en concepto de “servicio Covid”. No se daban más pistas ni parece que se trate de una oferta con tapa gratis, así que cabe suponer que el servicio en cuestión es la limpieza y desinfección de sillas y mesas entre un cliente y el siguiente.

Aunque el ticket dio mucho que hablar y sirvió para inaugurar nuestra particular temporada de “clavazos”, es verdad que han pasado unos cuantos días desde entonces y no parece haber muchos más casos parecidos. O eso, o el revuelo ha servido de pista para los bares y restaurantes que ahora optarán por subir unos céntimos cada producto para cobrar lo mismo pero que se note menos.

No obstante, este primer brote de “tasa Covid” ha servido para desatar todas las alarmas y poder estar prevenidos por si se repite a lo largo del verano. ¿Es legal que nos cobren un suplemento como este?

Pese a que la organización Facua en su momento dejó bien claro que no era legal, y su portavoz explicó en La Sexta que “los precios son absolutamente libres, lo prohibido es crear un concepto específico”, parece que en OCU ven las cosas de forma diferente.

Más allá del nombre, el suplemento es legal “siempre que te hayan avisado previamente y se cumplan otros requisitos”, apuntan desde la página web de esta organización de consumidores.

Lee el resto de la entrada »

La trampa del origen de la miel que la nueva ley de etiquetado no va a evitar

El aceite de oliva y el jamón ibérico suelen protagonizar muchos de los titulares sobre la picaresca de la industria alimentaria a la hora de tomar el pelo a los consumidores para maximizar sus beneficios. Que por el camino se quede el prestigio de algunos de los productos más icónicos del país es, por lo visto, un aspecto secundario para algunas marcas.

Pero la miel merece también un lugar destacado en este triste ranking de prácticas en las que se aprovechan al máximo los resquicios legales para vender lo que en realidad no es.

Hay que desconfiar siempre de la miel muy barata, porque eso significa que se sustituye una parte considerable de la miel real por glucosa, nos contaban hace tiempo productores. El clásico timo del garrafón en la industria del alcohol, pero aplicado a la miel.

Otro gran problema del sector es, como ocurre con muchos otros productos, el origen de la miel. Algo que el Real Decreto sobre la norma de calidad de la miel que el Gobierno acaba de aprobar pretende corregir, incluyendo en la etiqueta la obligatoriedad de indicar el origen o los orígenes de las mieles usadas en el caso de que se trate de una mezcla de ambas.

Resulta sencillamente escandaloso que sea noticia en 2020 que sea obligatorio indicar en la etiqueta de dónde viene algo que nos estamos comiendo. No se trata de una cuestión de seguridad sanitaria, sino de informar al consumidor para que decida si prefiere algo más barato llegado de la otra punta del mundo o apuesta por el producto local.

Lee el resto de la entrada »

Estas son las tres recetas que más felices hacen a los españoles

Paella con muchas cosas en proceso (Foto Emma García)

Si existe el día más deprimente del año (blue day) es justo que haya uno más feliz: el 20 de junio, que alguna agencia de marketing, además de inventarlo, ha decidido bautizar como yellow day. Es verdad que 2020 no está para tirar muchos cohetes por más que el verano esté aquí con sus vacaciones, su playa y todas esas cosas. Pero vale, juguemos a la felicidad si nos sirve de excusa para hablar de comida.

Porque, como ya sospechábamos, comer es una de las cosas que más felices nos hacen. Así lo confirma un reciente estudio realizado por Thermomix y donde la gastronomía se sitúa en el tercer puesto en el ranking de la felicidad para los españoles después de viajar -mal año para eso- y estar con la familia y amigos.

En concreto se habla de la gastronomía, lo que por lo visto incluye tanto comer fuera como cocinar en casa. Así que igual decir que cocinar nos hace muy felices es pasarse de optimistas, por mucho que durante el confinamiento algunos hayan redescubierto su pasión por los fogones.

Y puestos a elegir, según el estudio Radiografía de la felicidad en los hogares españoles -realizado con 1.000 personas de entre 24 y 65 años-, los tres platos que más felicidad nos dan son, en este orden, la paella, la pizza y la tortilla.

Lee el resto de la entrada »

‘Campo Elíseo Cuvée Alegre Rueda Blanco’: el vino de la semana

Vamos a recibir el verano como se merece: con la nueva añada de un blanco que en su edición 2018 tuvo una gran acogida y que es fruto del excelente trabajo que la bodega Campo Elíseo –también probamos su tinto hace un tiempo– está realizando en Rueda con la uva verdejo. Aunque confesamos ser de esos que entre un verdejo de Rueda y otra opción, el 95% de las veces apuesta por la segunda, este Cuvée Alegre es la prueba de que nos equivocamos. A veces.

Al menos cuando se trata de vinos como este que, sin renunciar a la frescura y la intensidad, resulta realmente elegante. ¿Podemos decir que es sofisticado sin que suene pedante? Sí, pero en el buen sentido. Y no es casual, porque es fruto de un proceso de elaboración bastante complejo pero que permite extraer todo el potencial de esta uva.

Y es que en esta bodega apuestan por realizar distintas fermentaciones (en acero inoxidable, en roble, en hormigón…) que apoyan diferentes matices. La combinación de todos ellos da lugar a este interesante blanco que no debería faltar en nuestra nevera este verano.

Variedades:  100% verdejo

Zona: DO Rueda

Para hacerte el listo: además de aromas frescos y frutales, si buscas bien encontrarás también notas de frutos secos por la maceración con sus lías.

Precio: 14 euros

Así son las hipnóticas tartas de esta artista metida a pastelera

Lo de “es tan bonito que da pena comérselo” adquiere una nueva dimensión al ver las tartas que prepara Karin Pfeiff-Boschek. A medio camino entre el arte y la repostería, no parece que esa combinación sea algo casual, porque la creadora de estos singulares postres se define como “diseñadora de pasteles”.

Con formación artística y de familia de pasteleros, según cuenta Pfeiff-Boschek en Colossal, primero se decantó por el mundo del textil pero luego optó por aplicar sus conocimientos de arte a las tartas, que decora con fruta, masa teñida con frutas y verduras -nada de tintes alimenticios artificiales, asegura- y, sobre todo, mucho arte y paciencia.

Lee el resto de la entrada »