‘Pizzadilla’ o el arte de hacer viral una receta absurda

Quienes frecuenten las redes sociales, seguro que ya han visto la dichosa receta: una especie de fusión entre una quesadilla y una pizza, que tiene más pasos que un menú degustación de El Bulli en sus buenos tiempos y más rebozados y salsas que un local de KFC una noche de sábado.

Aunque por aquí somos muy de defender las combinaciones imposibles –las anchoas con leche condensada funcionan, por ejemplo– y las guarrindongadas, lo cierto es que resulta imposible ver esa receta sin empezar a preguntarse en el minuto uno qué demonios están haciendo. A partir de ahí, el empacho es la única sensación posible.

La receta consiguió lo que quería. ¿Un plato rico? En absoluto. Viralidad y millones de visitas.

Después de todo de eso, van este tipo de platos y la filosofía Tasty que tanto ha calado en el mundo de las recetas en los últimos años: calorías y azúcar por doquier para conseguir platos aparentemente deliciosos en vídeo pero que nadie se plantea hacer en realidad. O que, en todo caso, jamás quedarán como prometen.

Y eso es justo lo que ha pasado con la ya famosa pizzadilla: quienes han intentando repetir la secuencia en casa se han gastado unos cuantos euros en ingredientes, unas buenas horas en seguir los pasos y el resultado final no se parece demasiado a lo que se ve en el vídeo.

Evidentemente, tampoco desde un punto de vista nutricional la receta es una buena idea. Y a la orgía calórica se le suma el sinsentido gastronómico de una suma de aderezos, condimentos, salsas, horneados, rebozados…

Con la buena pinta que tiene el pollo tras pasar por el horno la primera vez, ¿qué necesidad hay de ahogarlo en salsa barbacoa?

Pero, como decíamos, esto no va de animar a la gente a cocinar, comer rico o siquiera preparar una receta reproducible, sino de llamar la atención a base de exceso.

Y, oye, nos parece genial. Pero si esa es la actitud y de lo que se trata es de reírse con recetas absurdamente bestias, mejor pasar de copias cuquis e ir al original: Epic Meal Time.

Estos canadienses, de los que ya hablamos por aquí hace muchos años, han sido capaces de crear un estilo propio basada en mucho bacon, tamaños absurdamente gigantescos, toneladas de fast food, queso en cantidades industriales, reboces y rellenos imposibles…

Estamos hablando de la gente que hizo un cerdo relleno de pavo relleno de pollo (no es broma), o perpetró una empanada rellena de hamburguesas y más comida rápida. ¿Pizzadilla? Aprendices…

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.