‘Coravin’, probamos el aparato que permite servir una copa de vino sin descorchar la botella

No es ninguna novedad y, de hecho, hay ya nada menos que cuatro modelos en el mercado. A estas alturas seguro que todo el mundo lo ha visto, y empieza a ser una pieza habitual en muchos restaurantes que quieren tener una oferta decente de vinos a copas.

Pero por si queda algún despistado, Coravin es un aparato que permite servir una copa de vino sin necesidad de descorchar la botella y, por tanto, sin afectar a su conservación. Un ingenioso invento que introduce una minúscula aguja en el corcho e inyecta gas argón para forzar la salida del líquido y mantener el resto a salvo de la oxidación.

Teníamos muchas ganas de probarlo y por fin le hemos podido echar el guante a uno. Concretamente al Model Two, que con un precio de 300 euros es casi una ganga comparada al modelo original y al actual Eleven que, orientado más al mercado profesional, supera los 1.000 euros.

Estamos, por tanto, ante un producto pensado para aficionados al vino que realmente tengan en casa una bodega lo suficientemente interesante como para invertir este dinero en el único aparato que permite ir probando diferentes botellas sin tener que abrirlas. Y sin la típica presión de tener como mucho un par de días desde que se descorcha para tomarla en perfectas condiciones.

Un clásico que hace que muchas veces no se llegue a abrir nunca esa botella -la guardamos para una ocasión especial y todo eso- y para lo que Coravin representa ahora mismo la única solución si somos realmente exigentes con la conservación del vino.

A estas alturas su eficacia está más que demostrada. El corcho sella de forma natural la minúscula perforación y el gas interior conserva el vino como si esa botella nunca se hubiera abierto.

¿Y es fácil de usar? Pues la verdad es que pensábamos que iba a ser más complicado, pero a la primera todo salió bien. No hay ningún truco, solo un poco de paciencia porque, aunque se ha mejorado la velocidad de salida del vino respecto a generaciones anteriores, sigue siendo algo relativamente lento.

Insertamos la aguja, presionamos el pulsador con la botella ya inclinada y listo. Después solo hay que tirar hacia arriba, limpiar la aguja y el canal de salida -importante para que no se mezclen vinos o que no improvisemos un rosado tras servir un blanco y ponernos con un tinto- y listo.

Efectivamente, ese gas argón del que hablamos va en unas cápsulas, así que toca pasar por caja para comprar repuestos. Se venden en packs de dos por un precio de 18 euros y da como para servir unas 6 botellas de vino.

Tampoco faltan unos cuantos accesorios para afinar todavía más el servicio. Por ejemplo, para vinos con más años se recomienda una aguja más fina que permita una salida más rápida, y si de lo que se trata es de airear el vino, un accesorio convierte la salida en una especie de ducha que puede no quedar muy serio sobre la mesa, pero cumple su misión.

Por cierto, una duda que nos entró ante nuestra primera botella es si hacía falta retirar la cápsula de plástico que suele proteger el corcho antes de usar el Coravin. La respuesta oficial es que no. Así que la botella puede quedar intacta incluso visualmente en la bodega aunque ya nos hayamos despachado unas cuantas copas.

¿Y merece la pena? Si nos gusta el vino, tenemos botellas que por precio no queremos abrir porque no se van a consumir enteras en el momento, o nos gusta ir picoteando entre varias a la vez, la verdad es que sí. Es un regalo estupendo o un capricho para amantes del vino.

Por cierto, además de este modelo intermedio existe una versión más sencilla (Model One) que por 200 euros ofrece exactamente el mismo sistema, aunque los acabados son de plástico.

¿Verdad que ahora apetecer servirse una copa?

2 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Gus

    ¿Y DONDE ESTÁ LA GRACIA?

    30 marzo 2019 | 09:03

  2. Dice ser javier

    la gracia es que te puedes beber la botella sin levantar sospechas

    30 marzo 2019 | 16:08

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.