Archivo de enero, 2019

Bombones de caracol, cortezas de pescado, chocolate con morcilla… Probamos lo más curioso de Madrid Fusión 2019

Es ya tradición de la casa en cada feria y congreso gastronómico que se tercie pasear por los pasillos para ejercer de catadores de las cosas más raras que se crucen por nuestro camino. Mezclas aparentemente imposibles, ingredientes curiosos o simplemente productos cuya existencia desconocíamos y que, contra todo pronósitco, resulta que están bien ricos.

Y la verdad es que esta edición de Madrid Fusión no nos ha decepcionado. Mientras en el escenario del auditorio se hablaba de vanguardia y de su muerte, y se prometía reformular las reglas de la alta cocina, por los pasillos y en la zona de Saborea España -casi siempre una de las más animadas de la cita- se podían descubrir rarezas como estas.

Huevos cocidos a baja temperatura. Es uno de esos platos que últimamente no falta en la carta de ningún restaurante con aspiraciones, así que en Granja Campomayor se han animado a venderlos ya listos. Siempre nos ha parecido el colmo de la vagancia comprar un huevo ya cocido, pero es verdad que en este caso nos podemos ahorrar la parte técnica que requiere este tipo de cocción.

Bombones de caracol. “No te asustes que apenas se nota”. Y es que el dulce preparado por Caracoles de Gredos para dar a conocer su producto provocaba alguna que otra estampida ante quienes se acercaban a probar las apetitosas bolas de chocolate del stand sin saber su contenido. Y la verdad es que ellos se lo pierden porque el chocolate se impone y el relleno aporta textura y poco más.

Chocolate con morcilla. Otra de esas mezclas que parecen imposibles pero que Roberto da Silva González -un auténtico genio de la morcilla de Burgos- ha conseguido que funcione. Y la verdad es que muy bien porque los sabores se integran sin problemas e incluso este ingrediente da mucho juego en otros dulces como el panettone con chocolate y morcilla que también pudimos probar. Seguro que en Italia no están muy contentos con la idea, eso sí.

Lee el resto de la entrada »

McFalafel, el ‘Happy Meal’ de McDonald’s también se hace vegano

Hace ya tiempo que las grandes cadenas de comida rápida -siempre atentas a las tendencias- se han subido al tren de la alimentación vegetariana y vegana. Aunque no hay que olvidar que las opciones de estos menús no son necesariamente más saludables que las que contienen carne y que, pese a lo que digan ilustres jurados de MasterChef, no suelen ser estos establecimientos los ideales para seguir una dieta saludable -mucho menos con niños-, McDonald’s ha decidido pensar también en los pequeños veganos de la familia adaptando su popular Happy Meal a este tipo de alimentación.

La clave del menú vegano para niños son los nuevos McFalafel que, como su propio nombre indican, son la versión propia de estas ricas croquetas a base de garbanzos y especias, muy tradiciones en la cocina de Oriente Próximo. Sí, McDonald’s se atreve con todo, incluidas las croquetas de jamón.

Así que como alternativa a los nuggets de pollo ahora los falafel vegetales se ofrecerán como opción del menú infantil. De momento, eso sí, solo en Suecia, aunque cabe suponer que igual que las hamburguesas veganas y otros productos de la carta, no tardarán en llegar a otros países.

Lee el resto de la entrada »

Cubiertos de plástico para comer con el móvil, otro invento que posiblemente el mundo no necesita

Los cubiertos de plástico de usar y tirar son una de esas lacras ambientales que, esperemos, tienen los días contados. La reducción de los residuos plásticos que generamos parece, por fin, haber entrado en la agenda política, y los platos y cubiertos de un solo uso están en la lista negra.

¿Y cuál es la alternativa a la hora de comer fuera de casa? ¿Qué sofisticado invento será capaz de sustituir esa cuchara y ese tenedor de plástico que acababa cada día en la basura? Aparentemente la respuesta puede ser tan sencilla como unos cubiertos normales y corrientes que usas, limpias y dejas en tu puesto de trabajo o que llevas siempre encima.

Pero, como ocurre muchas veces, la respuesta más lógica y sencilla no es la que más gusta a esos intrépidos entrepreneurs siempre en busca del último invento que financiar. Y es así como dos muchachos han creado -atención- la primera carcasa para móvil con cubiertos incorporados.

Bautizado como sphoon phork, el proyecto pretende recaudar casi 10.000 dólares antes del próximo 15 de febrero para poner en marcha la producción. De momento llevan menos de 250 euros, lo que hace pensar que la idea ha tenido una acogida un tanto tibia.

Lee el resto de la entrada »

¿Qué es una hamburguesa flexitariana?

¿La hamburguesa la quiere de carne, vegetal o flexitariana? Por ahora esta pregunta suena un poco extraña, pero puede que dentro de no mucho esta tercera opción empiece a formar parte de las cartas y menús de locales especializados en hamburguesas.

Dejando a un lado el debate sobre si algo que no es carne puede llamarse hamburguesa, es verdad que en los últimos años las alternativas vegetales han ganado terreno. No sólo una hamburguesa de legumbres o cereales puede estar bien rica, sino que al otro lado del Atlántico proyectos como Impossible y su carne vegetal con aspecto, textura e incluso aroma y sabor cercanos a la carne empiezan a popularizarse.

En esta carrera por subirse a la moda de lo vegetal y reducir el consumo de carne aparece una tercera vía que podríamos denominar medio carnívora, medio vegetariana. Es lo que algunos ya han bautizado como hamburguesa flexitariana en referencia a esa forma de alimentación en la que se come carne, pero poca.

Lee el resto de la entrada »

Bollería, galletas, Nesquik y ni rastro de fruta. Así es el desayuno infantil en un hospital público

“El trato y la atención maravillosa, pero mira qué desayuno le han puesto”, nos cuenta una compañera que tuvo que pasar la noche con su hijo en urgencias de pediatría del Hospital de Sant Pau de Barcelona. Nada grave, por suerte, pero una oportunidad para vivir en primera persona eso de lo que tanto se ha hablado y escrito ya: la lamentable alimentación de muchos hospitales del país.

No hablamos ya de calidad de los platos o de variedad sino de una cuestión de salud. Y es que el típico desayuno infantil que horrorizaría a cualquier nutricionista es exactamente lo que se sirve a los pequeños en este y muchos hospitales.

La foto es un recorrido por todos esos ingredientes que sobran en un desayuno saludable: cacao en polvo con bien de azúcar, bollería, galletas, mermelada industrial y un sobre de azúcar por si falta. Posiblemente en esa bandeja ya hay más azúcar que el que la OMS recomienda tomar diariamente a un niño. Si en una casa sería un desayuno ampliamente mejorable, en un hospital es directamente un escándalo.

La ausencia de fruta es, por ejemplo, inexplicable. En plena temporada de cítricos, ¿y ni una mandarina? Es verdad que si se pide posiblemente se consiga, pero el problema es que lo que haya que solicitar sea la fruta y que las galletas sean el estándar.

No es nada nuevo, cierto. No hace falta buscar mucho para encontrarse bandejas parecidas en otros hospitales o máquinas de vending repletas de productos poco recomendables.

Lee el resto de la entrada »

‘Lágrimas de Unicornio’, el rosado más irreverente

Si eres de los de ‘el tinto para la carne y el blanco para el pescado’, crees que con el vino no se pueden preparar cócteles, que la sangría siempre es mala y para guiris, y que aquello del vino azul debería ser delito, espera a ver la penúltima rareza del sector.

Se llama Lágrimas de Unicornio, llega firmado por los mismos de aquel vino azul que no podía llamarse vino, y ha llevado eso del vino rosado un paso más allá para ser directamente un vino rosa. Posiblemente uno de los más cuquis -era imprescindible usar este término, sí- e instagrameables de la bodega.

Y no lo decimos nosotros, lo aseguran sus propios creadores: “Gracias a una combinación de lágrimas de unicornio y al uso de pigmentos, la empresa ha creado un vino de tono rosa pastel con partículas que brillan a la luz. Su aroma a fruta y golosina y su atractivo color están haciendo de esta bebida la última sensación de Instagram”.

Un vino que no sólo quiere aprovechar los últimos estertores de la moda de la comida unicornio (multicolor), sino que llega claramente dispuesto a tocar un poco los taninos a los más puristas del sector. Y es que si lo del vino azul ya molestaba no hace falta echarle mucha imaginación al asunto para imaginar que opinarán de este rosado extremo.

Lee el resto de la entrada »

El pueblo en el que las croquetas son triangulares

¿Redondas u ovaladas? Puestos a jugar a esas peleas gastronómicas que tanto gustan -con cebolla o sin cebolla, y demás-, al hablar de croquetas, esas son las dos formas sobre las que podríamos discutir. Es verdad que tampoco falta algún moderno con ínfulas que prepara las croquetas en forma de cubos casi perfectos, pero lo que no sabíamos que existían eran las croquetas triangulares.

Y la verdad es que son una auténtica rareza, salvo en Morella. Y es que en este precioso y fotogénico pueblo del interior de Castellón las croquetas son triangulares. De hecho, la croqueta morellana es por sí sola una categoría de este tradicional plato y se define, sobre todo, por su forma.

“Siempre han sido así”, nos aseguran desde El Mesón del Pastor, uno de los restaurantes clásicos de esta localidad amurallada cuando, al ver llegar las croquetas, preguntamos por su curiosa forma triangular.

La receta posiblemente no convencerá a los croqueteros más puristas porque incluye una oblea de empanadilla que se encarga de recoger el relleno y mantener esa característica forma. ¡Eso son empanadillas rebozadas no croquetas!, estará pensando alguno. Lo que tú quieras, pero resulta que se llaman cro-que-tas morellanas.

Lee el resto de la entrada »

Lo mejor y lo peor de MasterChef Junior 6: ¿Se agota el formato?

Finalizada una nueva temporada de MasterChef Junior, se masca la tragedia: ¿Se agota el formato? A nadie se le escapa que esta edición ha dejado bastante que desear en lo que a culinario se refiere (“yo no se pelar manzanas”, se le ha oído decir a algún concursante), y siempre en comparación con otras ediciones del talent infantil. Sí, algunos niños han brillado en algún momento pero, la verdad, pocos -momentos y niños-.

Ante esta situación, lo primero que uno piensa es si no se habrá agotado la fuente de niños brillantes con aspiraciones culinarias. Los campamentos MasterChef son una buena cantera, pero parece que la cosa empieza a flojear. 8.000 niños se han presentado a esta sexta edición, y sólo los 16 mejores han formado parte del concurso.

Ahí está el problema, que estos eran los mejores. Y que nadie se confunda: los niños lo han hecho maravillosamente bien. Miren a Candela: 8 años y en la final. ¿Qué más se puede pedir? Puede que el problema sea que nos habían acostumbrado a niños capaces de enfrentarse a menús de Estrella con una facilidad pasmosa. Y eso tampoco es normal.

Otra de las cosas que hemos visto mermar en esta edición ha sido la exigencia de los chefs del jurado. Samantha, Pepe y Jordi han sido claramente más indulgentes que en ediciones anteriores. Y no es que nos parezca mal. Al contrario, lo celebramos.

Así como en la edición de adultos la caña mola, siempre hemos dicho que uno de los problemas de MasterChef Junior era la extrema exigencia y competitividad que el programa trasladaba a los pequeños. Por eso nos ha sorprendido lo relajados y comprensivos que han estado esta vez.

¿Quizá también ellos eran conscientes de las limitaciones de los concursantes? Es posible. Después de un primer programa en la línea de ediciones anteriores, el nivel de exigencia cayó en picado, y no podemos sino pensar que también ellos vieron que, esta vez sí, los concursantes eran niños. Y punto.

En fin, sea como sea, lo que nunca dejará de sorprendernos es cómo es posible que una renacuaja que no llega ni a ver la olla pueda hacer un guiso de rape con patatas o unas patatas a la riojana. O hacer unos ravioli rellenos de ricotta y yema de huevo sin que esta se rompa. O presentar un plato precioso con un bogavante impreso en 3D comestible y relleno con trozos del propio bogavante. Motivos más que suficiente para seguir al detalle cada uno de los programas de esta sexta edición, y disfrutar con lo mejor de cada uno de ellos.

Lee el resto de la entrada »

¿Mejor una pizza familiar o dos medianas? Las matemáticas tienen la respuesta

¿Para qué sirven las matemáticas? Para muchas cosas, incluido resolver dudas existenciales tan importantes para la humanidad como si es mejor pedir una pizza familiar o aprovechar la oferta de turno y encargar un par de medianas. Y cuando decimos mejor nos referimos, claro, a que haya más cantidad de pizza.

A primera vista la respuesta podría parecer bastante evidente. Por supuesto que dos pizzas medianas es mejor que una sola pizza familiar. Pese a ello, con los números sobre la mesa la cosa ya no está tan clara.

Para salir de dudas de una vez por todas la cuenta de Twitter Fermat’s Library ha hecho los cálculos correspondientes tomando como base el tamaño habitual de una pizza mediana (12 pulgadas de diámetro, unos 30 centímetros) y el de una familiar, con un diámetro de 46 centímetros (18 pulgadas).

Lee el resto de la entrada »

¿No sabes qué hacer con tu árbol de Navidad? Cómetelo

Aunque no estaba en la lista de tendencias gastronómicas para este año, parece que lo de comer cosas raras está pegando fuerte. Y tras la curiosa morcilla vegana del otro día –aquí tenéis una receta más normal, por cierto- ahora nos enteramos de un proyecto que propone un curioso sistema de reciclaje para el árbol de Navidad. Que a estas alturas de la semana ya deberías ir pensando en quitar, claro.

Así que si lo de los puntos de recogida para su reciclado te parece un fin poco digno para el abeto en cuestión, aquí tienes otra idea más original: comértelo. No, no es broma. Hablamos, por supuesto, de árboles naturales y, en realidad, sólo de algunas especies concretas utilizadas para los adornos navideños y que, por lo visto, son comestibles.

La idea llega desde Reino Unido y, por lo visto, no es nueva. Hace ya un par de años que por estas fechas un club bautizado con el nombre de  How To Eat Your Christmas Tree (Cómo comerte tu árbol de Navidad, hay que reconocer que el nombre deja claras las intenciones) propone un curso de cocina en el que el ingrediente principal es el susodicho árbol navideño.

Aunque pueda sonar raro, es verdad que en algunos menús de alta cocina ya nos hemos encontrado con guiños al pino y sus aromas, y que también se suele usar para ahumar algunos ingredientes. Pero aquí se va un paso más allá para convertirlo en pieza clave de las recetas propuestas y que casi conforman un menú completo.

Lee el resto de la entrada »