BLOGS
La Gulateca

Recetas, libros, gadgets, vinos, restaurantes... Un blog de gastronomía sin humos

No, el valor “biológico y gustativo” de la leche cruda ni es mayor ni justifica jugarse la vida

La Consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Generalitat de Catalunya, Teresa Jordà, tomando -supuestamente- un vaso de leche cruda para defender su consumo

La leche cruda es un peligro en potencia para el consumidor, y sus beneficios en términos de salud o gustativos son, por decirlo de forma sencilla, más que cuestionables. ¿Pero vamos a permitir que la realidad, la ciencia o el sentido común nos estropeen la foto y el mensaje institucional?

Por supuesto que no, así que ronda de chupitos de leche cruda para todos para celebrar que la Generalitat de Catalunya ha aprobado la venta directa de este producto, que ha estado prohibido en la mayoría del país -en Galicia también está autorizada su venta- durante casi tres décadas.

Aunque no han faltado chistes de quienes aseguran que esto no deja de ser selección natural de la de toda la vida y que si quieres beber leche cruda, suerte con ello, en realidad el tema tiene poca gracia.

Y más cuando es una Consejera de Alimentación la que promueve su consumo sin -inmediatamente- recordar que esa leche ha sido hervida como toca previamente y que hay que tener cuidado en su consumo y manipulación.

Basta echar un vistazo a su cuenta de Twitter para ver que es especialmente militante con el tema del lacteocrudismo. Pese a las advertencias de absolutamente todos los expertos en seguridad alimentaria que llevan días poniendo el grito en el cielo.

Ojo que algún que otro político ha caído enfermo por hacerse la misma foto con leche cruda, le recordaban a Jordà en Twitter. ¿Su respuesta? Bloquear a quien le comentaba que ser magufo no es compatible con tener un cargo público en un puesto como ese.

Dejando a un lado los que desde ambos lados mezclan churras, leches y banderas y parecen convertir el tema en una nueva punta de lanza del asunto catalán -ignorando que en Galicia hace años que se hace lo mismo, por cierto-, la verdad es que preocupa la falta de argumentos científicos para justificar esta medida.

Se trata de seguir el modelo de otros países europeos y normalizar el consumo y venta de esta leche, aseguran desde el Departamento de Agricultura y Ganadería. Y es verdad que en algunos países está permitida su comercialización. También -aunque ese dato no se señala- que en algunos de ellos ha habido problemas por intoxicaciones, o que los casos de meningitis por Listeria están saltando a los titulares más de lo deseable.

Por no hablar del porcentaje de consumidores que, por desconocimiento o militancia natural, se saltan el paso de hervir la leche, que es complicado conseguir un hervido correcto en casa, que el riesgo por consumir leche cruda es 800 veces mayor que la pasteurizada o que, quienes defienden que saber mejor y es más sana, obvian que el hervido casero se va a llevar por delante más propiedades y sabor que la pasteurización industrial.

Así que ni valor biológico -signifique lo que signifique eso- ni gustativo. ¿Toda la vida se ha consumido sin peligro? Eso es mucho decir y, en todo caso, ni la ciencia ni la seguridad alimentaria funcionan así, por suerte. El “yo tomo leche cruda y no me pasa nada” es igual de válido que el “a mi la homeopatía me funciona”. Desgraciadamente, el argumento de lo “natural” sirve para justificar chorradas tan diversas como la no vacunación, el agua cruda o ahora la leche cruda.

También la carne cruda es peligrosa y eso no impide que se venda así, señalan algunos. El día que haya un discurso sobre los beneficios saludables de zamparse steak tartar de cerdo o que los datos demuestren que hay un porcentaje de consumidores que, efectivamente, no lo cocinan y contraen enfermedades, hablamos del tema.

De todo modos, la parte que casi todos nos estamos saltando en este debate es la más importante y la que realmente justifica la medida. Ni militancia ecológica -es absurdo pensar que la leche cruda es más ecológica, por cierto- ni salud, simple cuestión económica.

Lo explica estupendamente este hilo de Twitter donde se ponen sobre la mesa los motivos reales: el bajísimo precio de la leche que se paga a los ganaderos y cómo la venta directa de leche cruda puede ayudarles a mantener las explotaciones o buscar una vía alternativa para no tener que tirar excedentes o malvender la leche a grandes empresas.

De todos modos, suena absurdo poner en riesgo la salud pública o introducir una suerte de ruleta rusa entre los consumidores para apoyar un sector productivo.

¿Se trata de mejorar el sabor de la leche? Potenciemos el consumo de fresca (pasteurizada) frene a la UHT como ocurre en muchos países europeos. ¿Hay que ayudar a la industria ganadera? Hablemos entonces de fijación de precios mínimos o de control sobre los grandes productores y distribuidores que imponen sus normas a las pequeñas granjas.

4 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser cris

    Esto deja claro, por si no era totalmente evidente, el bajo coeficiente intelectual de la banda independentista!!!

    23 julio 2018 | 09:15

  2. Dice ser uno

    Con lo fácil que es ser vegano y dejarse de chorradas… la leche es una bebida destinada a que un ternero se convierta en una vaca lo más rápido posible (cabra, oveja..). Ningún animal necesita leche después del periodo de lactancia, y menos de otra especie. Los humanos tampoco. Si no es tu madre y no eres un bebé, no necesitas leche. Especie idiota.

    23 julio 2018 | 09:20

  3. Dice ser Much

    Dice ser uno………Idiota, seguro que te inflas a queso.

    23 julio 2018 | 16:49

  4. Raw milk is too dangerous for our help, mostly shop keepers don’t provide us 100% pure milk. They do something wrong with that’s why milk affect our health, if we drink pure milk so it will better for our health while we drink raw milk that is too bad for our health so be careful about your health.

    28 julio 2018 | 10:25

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Normas para enviar su comentario e información sobre el tratamiento de sus datos de carácter personal

    Antes de enviar su comentario lea atentamente las normas para comentar en 20minutos.es. La opinión de los autores y de los usuarios que realizan comentarios no es responsabilidad de 20 Minutos Editora, SL. No está permitido realizar comentarios contrarios a la normativa española y europea ni injuriante. 20 Minutos Editora, SL se reserva el derecho a administrar y eliminar los comentarios que consideremos puedan atentar contra las normas, resultar injuriosos, resulten spam o sencillamente no estar relacionados con la temática a comentar.

    Le informamos que, de conformidad con lo establecido en la normativa nacional y europea vigente en materia de protección de datos personales y de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, al enviarnos el presente formulario Ud. está dando expresamente su consentimiento a 20 MINUTOS EDITORA, SL para que trate los datos recogidos en este formulario con la finalidad de gestionar el servicio de recepción de su comentario, así como para enviarle comunicaciones electrónicas informativas o comerciales o dirigirle publicidad electrónica de productos y servicios propios o de terceros. No está permitido el registro de menores de 13 años.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies

    Para la finalidad anteriormente indicada 20 Minutos Editora, SL puede ceder estos datos a otras empresas de Grupo Henneo o a terceros proveedores de servicios para la gestión de comunicaciones electrónicas y otros servicios de gestión comercial o publicitaria, incluso aunque se hallen fuera del territorio de la Unión Europea en aquellos casos que legalmente garanticen un nivel adecuado de protección que exige la normativa europea.

    Los datos personales solicitados deben ser exactos para que puedan tratarse con las finalidades indicadas. En el caso de dichos datos dejen de ser exactos, necesarios o pertinentes para las finalidades para las que han sido autorizados (por ejemplo, en caso de comunicaciones electrónicas devueltas por error o cancelación de dirección electrónica), 20 Minutos Editora, SL procederá a su bloqueo, conservándose los datos únicamente a disposición de las Administraciones Públicas, Jueces y Tribunales durante el plazo de 4 años, transcurridos los cuales 20 Minutos Editora, SL procederá a su supresión. Sus datos se conservarán por 20 Minutos Editora, SL mientras sean exactos y Ud. no retire el consentimiento que explícitamente emite con el envío de este formulario o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales.

    En cualquier momento Ud. puede retirar el consentimiento prestado y ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad de sus datos y limitación u oposición a su tratamiento dirigiéndose a 20 Minutos Editora, SL enviando un correo electrónico a dpo@20minutos.es o mediante comunicación escrita al domicilio en Pº Independencia, 29. 50001 Zaragoza, indicando en cualquiera de ambos casos la Ref. Datos personales y el derecho que ejercita así como adjuntando copia de su DNI o documento identificativo sustitutorio.