BLOGS
La Gulateca

Recetas, libros, gadgets, vinos, restaurantes... Un blog de gastronomía sin humos

Los Estrella Michelin más baratos del mundo donde comer por menos de 5 euros

El estreno en 2016 de la Guía Michelin en Singapur fue de lo más sonado: dos puestos de comida callejera de la ciudad asiática eran reconocidos con una Estrella, convirtiéndose así en los más asequibles del mundo. Más baratos incluso que el ya famoso Tim Ho Wan de Hong Kong, convertido ahora en una cadena con locales por medio mundo.

Para algunos, aquellos fue una astuta ocurrencia de la guía roja para salir en todos los medios. Algo que, por cierto, consiguió con creces. Otros todavía no le han perdonado la desfachatez y critican -con bastante razón- la absurda diferencia de criterios de Michelin según el país o región del mundo. Mientras en unos lugares las servilletas de tela o los baños puntúan, en otros los inspectores parece que no tienen problema en servirse ellos mismos la comida y pasar por alto que uno de los puestos premiados tiene una calificación de B (A es la mejor, C la peor) en la escala de higiene que tienen que lucir todos los restaurantes. 

El caso es que, una año después y con la Guía 2017 de Singapur ya en la calle, la visita a estos dos puestos de comida callejera -no son exactamente eso, por cierto- era obligada en nuestro reciente viaje por la zona.

Hawker Chan -el más mediático de los dos galardonados- ha abierto diversos locales por toda la ciudad, en los que todo parece algo más ordenado que en el puesto original del mercado de Chinatown que, por cierto, fuimos incapaces de encontrar abierto en diferentes visitas.

En estos nuevos locales la escueta carta sigue siendo la misma, se supone que la comida también pero los precios son algo más caros que en el puesto original, aunque los menos de 5 dólares de Singapur (poco más de 3 euros al cambio) que cuesta un plato de pollo laqueado con fideos o arroz sigue siendo la mayor ganga Michelin del mundo. O, mejor dicho, Big Gourmand -la segunda división de Michelin, para entendernos-, porque los nuevos locales no tienen estrella en la Guía 2017.

Más auténtico es el puesto Tai Hwa Pork Noodle en el desamparado mercadillo de Hill Street. Cola de turistas y locales a casi cualquier hora y una brevísima carta con, básicamente, dos platos que el chef prepara al momento con una coreografía y ritmo hipnotizante.

Leemos que a algún crítico gastronómico le asustó la higiene del lugar y no quiso probar la comida, pero lo cierto es que a nosotros nos gustó mucho más este plato de noodles con casquería de cerdo (bak chor mee) que el pollo -servido casi frío- y los sosos fideos y arroz de Hawker Chan.

¿Precio? 8 dólares de Singapur el menú de tamaño medio. Barato -unos 5 euros- pero una pequeña fortuna en comparación con los precios de este tipo de puestos (hawker) donde los platos de fideos, sopas o carnes rara vez sobrepasan los 3 euros. Singapur es, efectivamente, una ciudad donde es posible gastarse una fortuna en restaurantes -sobre todo si se suma alcohol a la cuenta- o comer por poquísimo euros en cualquiera de los miles de puestos repartidos por todos los barrios.

No se trata, como se ha repetido decenas de veces, de puestos de comida callejera como imaginamos desde España. Son diminutos puestos localizados en mercados que, normalmente, combinan una zona de venta con una planta dedicada a la restauración, en la que se comparte mesa; el estado de conservación, digamos que no suele cumplir los estándares occidentales; y toca levantarse, hacer cola en el puesto elegido y traerse la comida en una bandeja. Las servilletas -esto pasa en todo Singapur- ni están ni se las espera.

En mercados como el de Chinatown, hablamos fácilmente de más de un centenar de hackers, así que la pregunta es obligada: teniendo en cuenta que por todo Singapur hay decenas de espacios como estos y, por tanto, miles de puestos de comida que sirven una carta muy similar, ¿por qué estos dos, o sólo estos dos?

Ya eran muy populares antes de recibir la Estrella, así que los inspectores posiblemente estaban muy bien informado, nos cuentan cocineros españoles que llevan años trabajando en Singapur. ¿Son los mejores de la ciudad? Eso es más difícil de saber, aunque una cosa parece segura: es técnicamente imposible que hayan probado todos antes de señalar los dos elegidos por la Guía.

Por supuesto, el entusiasmo por probar su comida y la discusión sobre si es justo o tiene algún sentido es más un tema de los visitantes que de los locales. Los restaurantes de Hawker Chan cuentan con un sistema muy bien organizado para las colas que presumiblemente se forman -no las vimos, y eso que en Singapur cualquier hora es buena para comer-, pero en el mercado de Chinatown los locales del barrio no parecían muy preocupados por ver el puesto original cerrado y tener que comer en cualquier otro.

Tampoco el efecto sobre los dos chef premiados parece comparable. Chan Hong Meng -de Hawker Chan– ha aparecido en decenas de entrevistas y ha aprovechado la ocasión para expandir el negocio.  Sin embargo, Tang Chay Seng parece vivir más ajeno al revuelo mediático y sigue cocinando en su puesto cada día de 9 y media de la mañana a 9 de la noche.

En resumidas cuentas, comida rica, sencilla y muy barata. ¿Merecedora de una Estrella Michelin? En el resto del mundo, impensable. En Singapur parece que sí.

2 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser marian

    Creo que lo de las estrellas está sobrevalorado
    Personalmente las estrellas a un restaurante, bodega o cutrebar se las pongo yo de manera subjetiva y por gusto igualmente subjetivo.
    Mis estrellas más valoradas en artes culinarios son el boca a boca, no una guía que dictan cuatro venidos a más y siguen un tropel de …. seguidores tipo rebaño.
    Mi ignorancia estrellada me permite afirmar que me gusta más una gilda con buenos ingredientes que una sopa de semen de pollo cojo.

    13 septiembre 2017 | 10:58

  2. Dice ser Alejandro

    Es increíble que este tipo de restaurantes tengan estos precios después de ser tan recomendados y aún peor que esten tan lejos de nosotros para poder visitarlos. Ojalá haya algún restaurante de ramen con ese precio en españa o cualquier otro restaurantes gastronómico relacionado.

    13 septiembre 2017 | 13:47

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Normas para enviar su comentario e información sobre el tratamiento de sus datos de carácter personal

    Antes de enviar su comentario lea atentamente las normas para comentar en 20minutos.es. La opinión de los autores y de los usuarios que realizan comentarios no es responsabilidad de 20 Minutos Editora, SL. No está permitido realizar comentarios contrarios a la normativa española y europea ni injuriante. 20 Minutos Editora, SL se reserva el derecho a administrar y eliminar los comentarios que consideremos puedan atentar contra las normas, resultar injuriosos, resulten spam o sencillamente no estar relacionados con la temática a comentar.

    Le informamos que, de conformidad con lo establecido en la normativa nacional y europea vigente en materia de protección de datos personales y de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, al enviarnos el presente formulario Ud. está dando expresamente su consentimiento a 20 MINUTOS EDITORA, SL para que trate los datos recogidos en este formulario con la finalidad de gestionar el servicio de recepción de su comentario, así como para enviarle comunicaciones electrónicas informativas o comerciales o dirigirle publicidad electrónica de productos y servicios propios o de terceros. No está permitido el registro de menores de 13 años.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies

    Para la finalidad anteriormente indicada 20 Minutos Editora, SL puede ceder estos datos a otras empresas de Grupo Henneo o a terceros proveedores de servicios para la gestión de comunicaciones electrónicas y otros servicios de gestión comercial o publicitaria, incluso aunque se hallen fuera del territorio de la Unión Europea en aquellos casos que legalmente garanticen un nivel adecuado de protección que exige la normativa europea.

    Los datos personales solicitados deben ser exactos para que puedan tratarse con las finalidades indicadas. En el caso de dichos datos dejen de ser exactos, necesarios o pertinentes para las finalidades para las que han sido autorizados (por ejemplo, en caso de comunicaciones electrónicas devueltas por error o cancelación de dirección electrónica), 20 Minutos Editora, SL procederá a su bloqueo, conservándose los datos únicamente a disposición de las Administraciones Públicas, Jueces y Tribunales durante el plazo de 4 años, transcurridos los cuales 20 Minutos Editora, SL procederá a su supresión. Sus datos se conservarán por 20 Minutos Editora, SL mientras sean exactos y Ud. no retire el consentimiento que explícitamente emite con el envío de este formulario o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales.

    En cualquier momento Ud. puede retirar el consentimiento prestado y ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad de sus datos y limitación u oposición a su tratamiento dirigiéndose a 20 Minutos Editora, SL enviando un correo electrónico a dpo@20minutos.es o mediante comunicación escrita al domicilio en Pº Independencia, 29. 50001 Zaragoza, indicando en cualquiera de ambos casos la Ref. Datos personales y el derecho que ejercita así como adjuntando copia de su DNI o documento identificativo sustitutorio.