BLOGS
La Gulateca

Recetas, libros, gadgets, vinos, restaurantes... Un blog de gastronomía sin humos

Receta para San Juan: sardinas al horno sin olor

Fotos de Emma García para LaGulateca

Las sardinas asadas son uno de esos lujos veraniegos a los que no hay que renunciar. Ricas, asequibles, sanas… ¿Problema? Pues que si las hacemos en casa tendremos olor y tal vez malas caras de los vecinos durante una temporada. Así que, con San Juan a la vuelta de la esquina -una excusa tan buena como otra cualquiera para comer sardinas-, hemos estado investigando cómo conseguir unas sardinas asadas casi tan buenas como las hechas al fuego o a la plancha, pero sin olores y sin liarla demasiado.
En realidad es tan sencillo como utilizar el horno y aplicar un par de trucos para que las sardinas no se resequen mientras se hacen y para que el olor no invada el barrio. ¿Quién se apunta a una sardinada para la noche de San Juan?

Ingredientes
  • 10-12 sardinas
  • 4 dientes de ajo
  • Perejil (3-4 ramitas)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Zumo de medio limon
  • Sal gruesa
  • Pan para acompañar

Preparación

Lo primero, lo básico, lo fundamental: sardinas frescas y buenas. Enteras, sin limpiar, con su cabeza y todo. Nada de bandejas de esas ya preparadas, ni pescadería del super en el que las pobres languidecen apiladas junto a doradas que vete tú a saber de dónde han venido. Mercado, pescadería de confianza… Donde sea, pero sardinas ricas, que además el verano -y acabamos de estrenarlo- es su mejor época.

Empezamos preparando el aliño de nuestras sardinas asadas. Machacamos en un mortero -o en lo más parecido que tengamos a mano- los ajos, añadimos el perejil picado, el zumo del limón y el aceite de oliva, mezclando bien todos los ingredientes.

Ponemos el horno a precalentar a 200 grados y mientras tanto en una bandeja colocamos papel de hornear y una capa de sal gorda que evitará olores. Colocamos las sardinas y las embadurnamos bien por los dos lados con la mezcla que hemos hecho con el ajo y el perejil. Añadimos un poco más de sal gorda por encima.

¿No hace falta limpiar las sardinas? Pues no. De hecho, asarlas así es clave para que no se resequen demasiado en el horno. Dependiendo del grosor de las sardinas variará el tiempo pero, para hacerse una idea, las de las imágenes estaban listas en unos 15 minutos al horno. Hay que andar atentos para no pasarse y que queden secas.

Y ya tenemos nuestras sardinas listas para celebrar San Juan. Servidas sobre un poco de pan son un auténtico manjar. Por cierto, para reducir aún más el posible olor del horno, asegura el típico truco de la abuela que echar agua y limón a la bandeja del horno y dejarla dentro también ayuda.

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.