BLOGS
La Gulateca

Recetas, libros, gadgets, vinos, restaurantes... Un blog de gastronomía sin humos

¿Cuál es la diferencia entre alimentos ECO, bio y orgánicos?

Algunos dicen que son más sanos y sostenibles. Otros cuestionan estos dos argumentos, recordando que no hay estudios que confirmen ninguna de estas dos supuestas ventajas de los productos ecológicos, que simplemente son más caros y tienen un sello de certificación.

Pero de lo que no hay ninguna duda es de que su consumo está en auge y cada vez son más las personas que apuestan por los alimentos ecológicos a la hora de hacer la compra. Un creciente negocio que ha hecho proliferar las líneas de productos de este tipo, aunque en España el consumo sigue muy por debajo de lo que ocurre en otros países de la Unión Europea. Curiosamente, cuando se habla de agricultura ecológica, el país está a la cabeza del continente en producción.

¿Pero qué significa realmente que un producto sea ecológico? ¿Y qué diferencia hay entre lo ecológico, lo “bio” y lo “orgánico”?, tres categorías que se suelen usar en este ámbito sin que esté demasiado claro si se trata de lo mismo, hay diferencias o, básicamente, nos están tomando el pelo para cobrar más por lo mismo. Y es que no hay que olvidar que la diferencia de precio entre los productos convencionales y los ecológicos es considerable.

De entrada, no está de más aclarar qué es y que no es un producto ecológico. Porque, aunque muchos lo relacionen con conceptos como producto de temporada o de proximidad, no tiene nada que ver. Puede serlo, pero en realidad la certificación ecológica no obliga a ello.

Ecológico significa que se ha producido según la normativa europea para estos productos. Básicamente, y por resumirlo mucho, no se permite el uso de pesticidas ni fertilizantes químicos, ni tampoco transgénicos.

Sello de la UE que identifica los productos ecológicos

¿Puede ser un producto ecológico de invernadero? Por supuesto. De hecho, Almería se ha convertido en una de las zonas punteras de Europa en producción ecológica bajo plásticos. Seguro que a muchos esta idea de combinar lo ecológico con la agricultura intensiva les sorprende.

En el caso de los alimentos, el sello de la Unión Europea se encarga de identificar los productos ecológicos certificados que han pasado los controles necesarios. Y que han pagado por ello, evidentemente.

Es decir, los tomates del vecino que tiene una huerta podrían ser ecológicos, pero si quiere venderlos como tal, tendría que pasar por este proceso de certificación. Que estén más o menos buenos ya es otro tema que, por otra parte, también suele generar muchas discusiones.

El lío llega cuando entran en juego otras denominaciones que, en realidad, a nivel legal, son consideradas sinónimos de “ecológico” y se usan indistintamente según el idioma y el país. Es decir “bio” y “orgánico” (en realidad una mala traducción de “organic”) significan exactamente lo mismo que “ecológico” y, de serlo, llevarán el citado sello identificativo de la UE.

No obstante, es verdad que si algo suele abundar en este tipo de productos son los sellos. De entrada, el de agricultura ecológica, que en España concede cada comunidad autónoma. Otros países europeos, además, tienen sus propios sellos, con lo que -y aquí viene la confusión- es habitual encontrarse en un supermercado ecológico productos alemanes con la certificación “bio” o franceses certificados como “agricultura biológica”. 

Hasta ahí lo que dice la ley y lo que el consumidor puede exigir. Pero según leemos en diversos medios especializados en este tipo de productos, sí existe cierta percepción diferente de lo que significa cada uno de ellos o cómo se interpretan. Insistimos, ya al margen de lo que dice la normativa.

Así, “bio” suele entenderse como productos que no han sido modificados genéticamente, aunque también existe una certificación “non GMO” que emiten diversas organizaciones privadas. ¿Un producto no transgénico es necesariamente ecológico? No. ¿Uno ecológico está libre de trasngénicos? Por ahora sí, aunque hay debate entre los productores sobre si tiene sentido mantener esta normativa.

Con lo “orgánico” ocurre justo lo contrario. En este caso, se entiende que se trata de producciones libres de pesticidas y químicos, pero podría tratarse de semillas transgénicas. De nuevo, no pueden acceder a la certificación ecológica, al no cumplir todos los requisitos.

¿Ha quedado más claro dentro de lo poco claro que en realidad está todo el tema? En cualquier caso, compres o no ecológico, siempre que se pueda, que sea de temporada y de proximidad.

8 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Raquel

    Buen artículo, es cierto que hay lío de términos. En España que yo sepa solo hay certificación ecológico. Luego ya es otra cosa que las marcas adquieran la coletilla bio porque queda más bonito.
    En mi opinión a la certificación le falta un componente ético, es decir, si yo compro una carne de cerdo ecológico sería lo ideal que el cerdo no hubiese sido maltratado y hubiese vivido sin hacinamiento.

    01 junio 2017 | 08:31

  2. Dice ser Antonio

    Raquel, la solución al componente ético que echas de menos es hacerse vegano o al menos vegetariano. Un saludo

    01 junio 2017 | 08:47

  3. Dice ser Dr. Seuss

    @ Antonio muy bien caballero, ya ha dejado usted claro que es vegano sin que nadie se lo haya preguntado. ¿Por qué todos los vegetarianos sois tan cansinos y, generalmente, intransigentes? aisssss

    http://cdn.eldeforma.com/wp-content/uploads/2015/01/vegano2.jpg

    01 junio 2017 | 11:53

  4. Dice ser Iñaki

    Si bien todo es mejorable, como se dice en el artículo la normativa europea sobre producción ecológica prohibe los pesticidas químicos, los abonos químicos de sintesis, los herbicidas químicos y los transgénicos. Solo por esos filtros por los que pasan son suficienteme valorados por el consumidor como para que año tras año este mercado crezca en producción y consumo.
    Por otro lado, en ganadería ecológica no se permiten las mutilaciones ni el hacinamiento de los animales.
    Que la normativa es mejorable, por supuesto, lo que ocurre es que los más exigentes con ella son los que curiosamente no pasan ninguno de estos filtros. Quieren más controles, pero sólo para los demás, no para ellos.
    Y no son productores ecológicos los que intentan cambiar la normativa para permitir el uso de transgénicos, sería un gran torpeza cuando esa prohibición es uno de los buque insignia de la agricultura ecológica. Son las Imultinacionales agroquímicas como Monsanto y sus loobies en Bruselas,
    las interesadas en dilapidar esa resistencia.

    01 junio 2017 | 13:27

  5. Dice ser Carlos

    El último párrafo es confuso. Si lleva el sello de la UE, Ecológico, Orgánico o Bio, son idénticos: sin la mayoría de productos de síntesis, sin transgénicos y con una serie de procesos, de rotación, ganadería de pasto, no-uso de antibióticos salvo excepciones.
    No hay por tanto esa diferencia entre orgánico y ecológico. Salvo que hablemos de “orgánico” según alguna normativa fuera de la UE.

    01 junio 2017 | 14:41

  6. Dice ser elrepublicano

    @Antonio.
    El humano es omnivoro, eso sí, no da derecho para hacer lo que hacemos, pero ni a los animales ni a las plantas.
    A mi me hace gracia, la persona que por volverse vegetariana, ya esta en paz con el mundo.
    Las plantas no son piedras, cada tomate que sacas, cada manzana que comes, son sacadas de produciones intensivas, las cuales la tierra paga es precio, no te salva lo de ecológico, lo ecologico era lo que sementaban nuestros abuelo, eso requiere dedicarse de sol a sol de lunes a domingo, nadie ya hace eso.
    Pero dentro de cada conciencia, buscamos una manera de burlar la realidad, no por ser vegano, vas a mejorar el mundo, falta, las botellas que usas, la ropa que compras, así una gran lista que podria enumerar.
    Le damos un 1€ a uno que pide y nuestra conciencia la medio anulamos unos segundos.
    Más que ser veganos, hay que ser un luchador por los derechos de los animales, que sean tratados como animales no como mercancia.
    Para mi el resto es, no como carne, va, me lava las manos, los animales siguen siendo sacrificados como mercancia.

    Lo ecológico, ya cuando tiene que pagar por pasar por un control y si como sabes porque lo pagas.

    01 junio 2017 | 15:52

  7. Dice ser Patrik

    Raquel. Tendrias que saber que el certificado de carne ecologica, comporta inequivocamente la ausencia de maltrato o hacinaminto. Todos los animales tienen acceso a campar libremente i todo el proceso esta muy regulado para el minimo sufrimiento. Va bien saberlo antes de opinar.

    10 agosto 2017 | 23:44

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.