BLOGS
La Gulateca

Recetas, libros, gadgets, vinos, restaurantes... Un blog de gastronomía sin humos

Arsénico en el arroz. ¿Hay que preocuparse?

Pocas cosas gustan más en televisión que meter miedo al personal. Y si es con lo que comemos y, por el mismo precio, insinuamos que nos están envenenando, el éxito de audiencia y la consiguiente histeria están asegurados. Da igual que, más allá de los escándalos alimentarios de turno, esté demostrado que el control, regulación y seguridad de lo que nos llevamos a la boca sea mayor que nunca, el miedo siempre vende.

Aceite de palma, panga, azúcar… El problema es que, como siempre, falta información y consejos en condiciones, y sobra alarmismo sobre cada nuevo villano que va apareciendo en la estantería del mercado. Y tras el programa de ayer de Comando Actualidad dedicado a los “alimentos cuestionados”, seguramente a estas alturas muchos estén mirando de reojo el paquete de arroz.

¿Ya ni arroz podemos comer?, es posiblemente la pregunta recurrente del día. Como ocurre casi siempre, en realidad la presencia de arsénico en el arroz no es ni mucho menos algo nuevo ni desconocido. Por mucho miedo que de su nombre, resulta que el arsénico inorgánico está presente en el suelo, y de ahí que sea habitual encontrarlo en dosis ínfimas en muchas plantas y cereales.

Pero hay dos problemas. El primero es que es un elemento clasificado como cancerígeno, y el segundo, que la cantidad de arsénico en el arroz es entre 10 y 20 veces superior a otros cereales, por el sistema de cultivo por inundación que suele utilizarse. ¿Significa eso que es peligroso su consumo?

Depende de la dosis, claro. Pero pensando en un consumo de dos raciones por semana –explica el profesor Andy Meharg de la Queen’s University a la BBC– no hay ningún tipo de riesgo. En todo caso, sería menos recomendable un consumo habitual por parte de niños. De hecho, ya en 2015 las autoridades suecas recomendaron eliminar las tortas de arroz de la dieta de los menores apuntando precisamente a los niveles de arsénico y sus efectos en el desarrollo inmunológico de los pequeños.

Pero, un momento, no tiremos todavía a la basura el arroz y empecemos a buscar otros cereales alternativos. Entre otras cosas, porque resulta que el pan y los lácteos son los que mayor aporte de arsénico tienen en nuestra dieta habitual, sin que haya titulares que llamen al pánico por ello.

Además, hay métodos de cocción que pueden reducir notablemente la presencia del arsénico. Según este mismo artículo, dejar el arroz en remojo la noche anterior, lavarlo antes de cocinarlo y cocerlo con mucha cantidad de agua y escurrirlo después -en lugar de ajustar las proporciones para que se consuma todo el agua durante la cocción- son buenas ideas.

En esa misma línea, este recomendable artículo de La Vanguardia aborda el asunto aportando un poco de tranquilidad al tema del arsénico en el arroz de origen nacional. Y es que el arroz de origen español presenta unos niveles  inferiores a los de otros países (Estados Unidos, India, Reino Unido) y muy por debajo de los niveles máximos marcados por la Unión Europea. Los suelos menos contaminados son la clave de estos resultados.

Además de los menores, otro grupo de riesgo son los celíacos por el mayor consumo de este cereal. Precisamente pensando en estos dos tipos de consumidores, el investigador Angel Carbonell recomienda en el citado artículo apostar por el arroz blanco frente al integral, que retiene más cantidad de arsénico.

Es decir, que aunque efectivamente el arroz tiene arsénico, sus niveles están lejos de ser peligrosos si pensamos en el consumo medio habitual. En todo caso, sobre todo en el caso de niños y celíacos, y siempre sin dejarnos llevar por el alarmismo, mejor arroz blanco y cocido con agua abundante.

10 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Daniel

    La pregunta que yo cuestionaría más que si es peligroso tal o cual cantidad de químico debería ser si poco o mucho es beneficioso para nuestra salud ingerir esa sustancia o si nos aporta algo o no de lo que podríamos prescindir.

    31 mayo 2017 | 09:42

  2. Dice ser Javi R.

    A ver, me paso al arroz integral porque dicen los nutricionistas que libera los azúcares más lentamente, y es mucho mejor. Ahora hay que volver al blanco porque retiene menos el arsénico. Al final nos volveremos locos.

    31 mayo 2017 | 09:50

  3. Dice ser La Gulateca

    La recomendación de arroz integral sigue siendo válida. Eso sí, en el caso de los mencionados grupos de riesgo y de un consumo muy alto, el arroz blanco es más recomendable por contener menos arsénico. Pero, no perdamos de visa que, como se explica, hay otros productos (lácteos y pan) que tienen más aporte de este contaminante, así que la idea es no crear alarmismo.

    31 mayo 2017 | 09:54

  4. Dice ser Arsénico se llamaba el

    El arsénico en el arroz es casi tan peligroso como el arsénico en los periódicos amarillistas 😂😂😂😂😂

    31 mayo 2017 | 09:54

  5. Dice ser Javi R

    SInceramente, recordar que otros productos también aportan arsénico, tengo entendido que porque se consumen en más cantidad, tampoco ayuda a rebajar el alarmismo. Si tenemos en cuenta los riesgos de la carne y el pescado, que casi todos los cereales están en solfa, etc…. nos vemos abocados a una dieta vegana y además sin cereales. O si no a hacer lo que siempre hemos hecho, comer lo más variado posible, siempre las toxicidades dependen de las cantidades, y no informarnos tanto, porque empieza a ser kafkiano

    31 mayo 2017 | 10:17

  6. Dice ser Ignotis parentibus

    Que rico está el Arsénico con pimentón, carne, pimiento y más cosas. Incluso el chino esta bueno.

    31 mayo 2017 | 10:43

  7. Dice ser Solomillo

    Sigo la divulgación de profesionales de la nutrición que, si bien son rigurosos en lo cualitativo, no siempre son tan estrictos en lo cuantitativo. Es legítimo que quieran justificar la existencia de su propio negocio constantemente, pero no a base de buscar el impacto y la alarma exagerando riesgos. Por ejemplo, algunos tienen una especie de cruzada contra el azúcar, y dan un montón de razones científicas que cualitativamente son correctas, pero cuantitativamente no. Van más allá de las recomendaciones de la OMS y son, a fin de cuentas, más papistas que el papa. Estas son las directrices de la OMS con respecto a la ingesta de azúcar: http://bit.ly/OMS_azucar
    La OMS relaciona la ingesta de azúcar con engordar (nada nuevo bajo el Sol ¿verdad?) y el sobrepeso sí que está relacionado con todo tipo de enfermedades —coronarias, diabetes, etc—. Pues bien, ese es todo el drama del azúcar, que no engordes. Si estás en tu peso no hay ningún riesgo (salvo las caries, leed el link de la OMS que os he pasado, no me creáis a mí).
    Nos estamos dando un tiro en el pie exagerando esto de la alimentación sana. Conseguimos que la gente se obsesione con el azúcar, ponga la etiqueta «bueno» y «malo» alegremente, huya de la harina, de los aditivos «E-», de la palabra procesado, llegamos a la palabra «artificial», de ahí a la industria… se nos va de las manos cuando la gente llega a creer que las empresas nos envenenan adrede (incluso con las vacunas), se llega fácilmente a la quimiofobia, al activismo antitransgénico, y al final a lo contrario de lo que se quería, que era tener un criterio científico. Todo va de la mano, en un “totum revolutum” que después no vamos a poder parar, y el fanatismo va a más.
    Conozco personas adultas, sin sobrepeso, con sus analíticas perfectas, que se sienten culpables comiendo unas natillas, o un helado, a eso estamos llegando. Eso es sembrar miedo, culpa y controversia, no conocimiento. No acuso a nadie de promover la ortorexia, pero hay entradas de blogs, vídeos de YouTube, etc., que ayudan tanto como los bares en la lucha contra el alcoholismo. El postureo no mola, pero en salud, menos.
    Uno, en caliente, podría llegar a plantearse qué necesidad hay de la existencia de estas carreras y estudios (las de dietista y dietista-nutricionista). Para temas de salud, un médico. El médico tiene más conocimientos sobre salud que cualquier dietista-nutricionista, y además puede diagnosticar y recetar. Y si debo dejar de comer tal o cual alimento ya me lo va a decir «el de digestivo» cuando me diagnostique una intolerancia o un Crohn, o el cardiólogo al recetarme hemolíticos. Por lo demás, mi médico me va a decir lo mismo que un dietista (más fruta, más verdura, menos sal, ¡ese peso!, ejercicio, el estrés… se incide poco en el estrés) y todos tenemos báscula en casa. SÉ QUE HACEN MÁS LABORES, por eso no estoy en contra de los dietistas-nutricionistas, pero simplemente han de relajar el ritmo y no llegar al borde del intrusismo abarcando temas de salud que ya no es competen. Están tirando piedras contra su propio tejado y el tejado de los demás.

    31 mayo 2017 | 11:05

  8. Dice ser tampoco hay tanto peligro

    ¿Los celíacos tienen un concumo de arroz superior al habitual o ese nivel habitual también los engloba a ellos?
    Porque l aharina de trigo tienen que cambiarla por otra y generalemnte lo que contienen es harina de arroz. De todas maneras, lo mejor es el control del arroz y analizarlo antes de introducirlo enla cadena alimenticias convenientemente para que no haya problemas.

    31 mayo 2017 | 11:34

  9. Dice ser El Andoba

    La gente cada dia es mas majadera.
    Mi tio come arroz 4 veces o mas a la semana y tiene 80 años, paellas de todas clases, valenciana, marinera, de marisco, de verduras, arroz al horno, arroz caldoso de conejo y pollo, arroz caldoso de verduras, arroz con acelgas, arroz amb fesol y naps …y mas que no me acuerdo
    ¿Y nadie habla de los fiambres, envasados, en latas, en botes ..todos con conservantes, edulcorantes, aromatizantes, potenciadores y tropecientos productos quimicos mas ¿Eso no es malo?
    Hoy paella a la valeniana a la salud de la Gulateca y de del Tonto Comando

    31 mayo 2017 | 11:34

  10. Dice ser Mientras la ciudadania sigue aborregada, ellos van haciendo

    Estos hijos de perra malnacidos de la élite” no tardarán en contaminarnos el suelo para estar como ellos.

    31 mayo 2017 | 12:37

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Normas para enviar su comentario e información sobre el tratamiento de sus datos de carácter personal

    Antes de enviar su comentario lea atentamente las normas para comentar en 20minutos.es. La opinión de los autores y de los usuarios que realizan comentarios no es responsabilidad de 20 Minutos Editora, SL. No está permitido realizar comentarios contrarios a la normativa española y europea ni injuriante. 20 Minutos Editora, SL se reserva el derecho a administrar y eliminar los comentarios que consideremos puedan atentar contra las normas, resultar injuriosos, resulten spam o sencillamente no estar relacionados con la temática a comentar.

    Le informamos que, de conformidad con lo establecido en la normativa nacional y europea vigente en materia de protección de datos personales y de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, al enviarnos el presente formulario Ud. está dando expresamente su consentimiento a 20 MINUTOS EDITORA, SL para que trate los datos recogidos en este formulario con la finalidad de gestionar el servicio de recepción de su comentario, así como para enviarle comunicaciones electrónicas informativas o comerciales o dirigirle publicidad electrónica de productos y servicios propios o de terceros. No está permitido el registro de menores de 13 años.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies

    Para la finalidad anteriormente indicada 20 Minutos Editora, SL puede ceder estos datos a otras empresas de Grupo Henneo o a terceros proveedores de servicios para la gestión de comunicaciones electrónicas y otros servicios de gestión comercial o publicitaria, incluso aunque se hallen fuera del territorio de la Unión Europea en aquellos casos que legalmente garanticen un nivel adecuado de protección que exige la normativa europea.

    Los datos personales solicitados deben ser exactos para que puedan tratarse con las finalidades indicadas. En el caso de dichos datos dejen de ser exactos, necesarios o pertinentes para las finalidades para las que han sido autorizados (por ejemplo, en caso de comunicaciones electrónicas devueltas por error o cancelación de dirección electrónica), 20 Minutos Editora, SL procederá a su bloqueo, conservándose los datos únicamente a disposición de las Administraciones Públicas, Jueces y Tribunales durante el plazo de 4 años, transcurridos los cuales 20 Minutos Editora, SL procederá a su supresión. Sus datos se conservarán por 20 Minutos Editora, SL mientras sean exactos y Ud. no retire el consentimiento que explícitamente emite con el envío de este formulario o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales.

    En cualquier momento Ud. puede retirar el consentimiento prestado y ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad de sus datos y limitación u oposición a su tratamiento dirigiéndose a 20 Minutos Editora, SL enviando un correo electrónico a dpo@20minutos.es o mediante comunicación escrita al domicilio en Pº Independencia, 29. 50001 Zaragoza, indicando en cualquiera de ambos casos la Ref. Datos personales y el derecho que ejercita así como adjuntando copia de su DNI o documento identificativo sustitutorio.