La mayor estafa en la historia del vino

Mouton Rothschild, Romanée-Conti, Ponsot Clos de la Roche… Nombres que a la mayoría no les dirán mucho pero que seguro que a los entendidos en el mundo del vino les habrán puesto los dientes largos. Y es que hablamos de algunas de las bodegas francesas más exclusivas del mundo y por cuyas botellas se llegan a pagar auténticas fortunas.

Estos vinos y sus añadas más codiciadas son también las protagonistas de la que muchos consideran la mayor estafa de la historia en el mercado del vino. O, mejor dicho, del coleccionismo del vino.

Un relato en el que hay otro nombre propio: Rudy Kurniawan. Convertido hace una década en una auténtica celebridad entre los apasionados del vino en Los Ángeles, este joven de origen asiático y de familia aparentemente adinerada -poco más se sabía de él- no sólo presumía de tener una nariz privilegiada para identificar cualquier vino, sino también presupuesto para hacerse con los más exclusivos del mundo.

Durante unos años compró y pagó más que nadie por algunos de los vinos más deseados del mundo. Después -con los precios por las nubes y con una clientela repleta de millonarios con más dinero que criterio- comenzó a vender.

Las subastas de sus botellas se convirtieron en todo un acontecimiento en el que no sólo se descorchaban vinos muy caros, sino también se movían cifras astronómicas. Todo iba bien hasta que alguien en las bodegas de Borgoña comenzó a hacer preguntas sobre fechas, formatos y añadas que no cuadraban.

La historia tiene su propio documental: Sour Grapes (Uvas Amargas) que, por cierto, puede verse en Netflix y es muy recomendable. Quienes tengan intención de hacerlo y prefieran no conocer por ahora el fin de la historia, mejor que dejen de leer. Vienen spoilers.

Laurent Ponsot, propietario de Domaine Ponsot -una de las bodegas más prestigiosas de Borgoña- fue quien comenzó a sospechar. Entre otras cosas porque se estaban subastando botellas de su bodega que, sencillamente, no se habían llegado a producir.

Su empeño por desvelar la trama concluyó en 2012 con el FBI entrando en casa de Kurniawan -que, claro, tampoco se llamaba así- donde había instalado un auténtico laboratorio de falsificación de vino. Botellas vacías (siempre se las llevaba tras descorchar un buen vino) rellenadas, reetiquetadas…

Un fraude de miles de millones que, dicen los expertos, ha dejado en el mercado miles de botellas que posiblemente sean falsas y descansarán en bodegas de coleccionistas que, o no lo saben o prefieren no saberlo.

¿Pero es tan fácil falsificar vinos que se supone son los mejores del mundo? Está claro que sí. Al menos si se sabe hacer. Colarse en el círculo exclusivo de los coleccionistas, ganarse su confianza y jugar con una gran baza: casi nadie ha probado los vinos auténticos como para distinguir el verdadero del falso.

Si a eso se le suma el ansia de los coleccionistas por hacerse con la pieza más exclusiva posible -tanto que algunas añadas o formatos jamás existieron-, que las etiquetas de hace décadas no estaban normalizadas y, sobre todo, que gran parte de estos vinos se compran para guardar o invertir, no para bebérselos, está claro que la idea no era una locura.

La historia tiene suficientes flecos, personajes y preguntas abiertas como para -incluso sabiendo el final- animarse a ver el documental. Eso sí, a la lista de preguntas añadimos una: ¿Sería Johnny Depp uno de los clientes de Kurniawan?

8 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser mrjuansande

    HUAAAA que bueno vino hacendado, vendo mis botellas a 6.000 €

    17 febrero 2017 | 09:00

  2. Dice ser marian

    Si es que expertos siempre hay de vino… de timo…. para que luego digan.
    El mejor vino es el que le gusta a uno y los expertos pueden decir misa que ni expertos ni leches en vinagre, en todo caso, expertos en gusto propio

    17 febrero 2017 | 11:10

  3. Dice ser Bebedor

    Comprar vino para coleccionar o especular es una autentica tonteria, eso es como ligarte a cualquiera de las chicas de Victoria Secret y meterlas en una vitrina y no tocarlas. Si puedes fardar de tenerla pero ¿para que?

    17 febrero 2017 | 19:42

  4. Dice ser lolo

    Eso no son aficionados al vino, el aficionado al vino se lo bebe. Eso son tontos del culo a los que lo único que les interesa es fardar de tener en su bodega tal o cual vino. Estoy seguro que la mayoría no saben distinguir un Burdeos de un Don Simón

    18 febrero 2017 | 00:34

  5. Dice ser Miguel

    El ego mata, a veces tan ridiculamente como en este caso. Dicen en mi pueblo que no se puede peer mas alto que el culo. Esto me ha recordado al cuadro que pintaron niños con las manos y se expuso en Arco…. Sobran comentarios.

    18 febrero 2017 | 03:48

  6. Dice ser Sirdrak

    Lo cierto es que en el famoso mundo de los ‘expertos’ hay mucha gente que vive del cuento y que realmente no son expertos en nada, escudándose en un lenguaje lleno de tecnicismos y verborrea para darle una pátina de exclusividad a todo lo que dicen. Recuerdo haber visto hace un tiempo un reportaje de La 2 sobre los expertos, y, en lo referente al tema presente, me llamó mucho la atención una parte referente al vino en la que el mencionado documental habla de un empresario francés dueño de unas bodegas cuyo pasatiempo era desenmascarar a estos supuestos expertos.

    Lo que este señor hacía era invitarlos a una serie de las habituales catas para supuestamente probar sus productos, en las que les ponía ‘trampas’ como rellenar botellas de un vino caro con uno barato comprado en el supermercado, e incluso llegaba a ponerles un vino blanco con un tinte para que pareciera vino tinto. El resultado: La gran mayoría, por no decir todos, no se daban cuenta de nada. Precisamente lo que este señor decía es lo mismo que ya ha dicho en los comentarios algún compañero: El mejor vino es el que le guste a uno mismo, no el que un supuesto ‘experto’ de estos diga.

    18 febrero 2017 | 14:59

  7. Dice ser juan

    Pero de que no estrañamos , si la vida es una ……..

    18 febrero 2017 | 17:16

  8. Dice ser Gonzalillo

    Hay un club de supuestos expertos en vinos tan falso como el de muchos expertos en arte, mucho timo y estafa de por medio.
    En estos videos se puede comprobar
    https://www.youtube.com/watch?v=qmR7MViRqwI
    https://www.youtube.com/watch?v=Z5YR7IvPdUQ

    26 marzo 2018 | 20:33

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.