¿Machismo en ‘MasterChef’?


MasterChef4-machismo-01
La televisión y el machismo forman demasiadas veces pareja artística. Ojalá se pudiera decir en pasado y contarlo como algo ya superado, pero basta un rápido paseo con el mando a distancia para encontrase con ejemplos más o menos escandalosos.

A veces es machismo de manual, de ese de toda la vida, con chistes, risitas, palmadita en el culo si se presta y venga mujer para la cocina que hay trabajo. Durante un tiempo Bertín Osbone dio unas cuantas lecciones de este estilo en un programa en la televisión pública que provocaba casi tantos momentos de incredulidad como de vergüenza ajena. Todo, eso sí, con tono campechano. Porque Bertín, ante todo, es un señor y un cachondo, como ahora demuestra cada semana en Tele 5.

Pero más allá de estas muestras evidentes de machismo en versión casposa de hace unas décadas, está ese machismo de baja intensidad que pasa desapercibido pero se cuela por las rendijas. Algo así como “si yo en mi casa ayudo a mi mujer” y clásicos de ese tipo. Frases e ideas tan instaladas en la sociedad que son muchas veces indetectables. Son los llamados micromachismos.

Precisamente de eso acusaban recientemente a MasterChef en un interesante y recomendable artículo de opinión publicado en Tentaciones de El País. Cambios de look reservados para concursantes femeninas, mujeres que –medio en broma medio en serio- llaman a sus maridos para pedir permiso para seguir en el programa, chistes sobre las gorduras de ellas por comer más de la cuenta, baboseo de la cámara ante una de las candidatas… ¿Recurrentes chistes de guión o clamorosos ejemplos de micromachismo?

Lo cierto es que MasterChef no anda mal servido de topicazos televisivos de la vieja escuela. La presentadora florero -tal vez aquí se nos escape a nosotros mismos otro de esos machismos en miniatura- que nadie sabe muy bien qué papel tiene; el miembro del jurado jovenzuelo, apuesto e hiperactivo; el otro más majete y entrañable; la mujer dura que completa el trío; los aspirantes que lloran y convierten la cocina en su particular terapia para superar durísimas historias personales; la señora que abandona -ojo, primer abandono de la historia- porque no puede más…

MasterChef4-machismo-02

Lo hemos dicho ya muchas veces, pero a nosotros mismos se nos olvida a ratos en cuanto oímos el ruido de cacerolas: esto es un reality y la cocina está ahí como una parte más del decorado y la trama.

Hay tópicos y, claro, hay polémicas. ¿Qué reality puede sobrevivir sin ellas? El abandono voluntario de Emilia es por ahora uno de los puntos álgidos del guión. No sólo por el típico drama, sino porque su salida ha permitido la entrada de una de las aspirantes (Dania) rechazadas que no dudó en poner a caldo los criterios del programa en su momento. Ahora, claro, vuelve con menos humos y recibe una bonita lección de humildad por parte del jurado. Precioso.

Emilia-MasterChef

Menos calmada parece Monica Rosón, que también estaba entre los aspirantes aunque se quedó a las puertas de esta cuarta edición. Al parecer no le ha gustado demasiado cómo se ha usado su nombre y, más concretamente, su matrimonio con un deportista conocido. ¿Definir a una mujer por su marido sería otro buen caso de machismo latente en MasterChef? Que ocurra en muchas partes y muchas veces, por cierto, no significa ni que sea normal ni que no sea machismo.

Por cierto, en el programa de hoy los concursantes van a cocinar para sus madres. ¿Debemos entender que se les elige a ellas en lugar de a los padres por el papel materno en la cocina, la alimentación de los hijos y su cultura culinaria? ¿Otra ración de ese machismo de baja intensidad o empezamos a verlo donde no lo hay?

Aunque hablando de machismo, MasterChef Junior en su última edición ya tuvo su propia crisis al respecto. El comentario de uno de los pequeños concursantes sobre la capacidad genética de las mujeres para fregar le valió una merecida reprimenda y algún que otro discurso sobre lo mal que estaba aquello.

Todo muy educativo de no ser por el papelón que Jordi Cruz y Pepe Rodríguez hicieron en el primer programa ante una de las aspirantes (Andreína Veliz) que había sido portada de Interviú. Parecía simple humor garbancero, pero el mensaje de fondo va más allá.

¿Hay machismo en MasterChef o simplemente es que necesitamos hablar de algo a la espera del León come gamba de este año? Porque no, la Bomba de sangre de Aniuska no nos sirve. En cualquier caso, confiamos en que llegue pronto para animar un poco el ambiente. La otra opción, claro, es que se hable y se dedique más tiempo a la cocina. Pero eso no va a pasar, ¿verdad?

52 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Jonkonfui

    No sé si hay machismo.. este programa ha degenerado hasta tal punto que da arcadas verlo. Una pena que una tv pública se dedique a esto. Me gusta que pierda audiencia frente a otros programas de Telecirco.. moraleja, la gente ante la mierda siempre elige la que peor huele.

    09 mayo 2017 | 11:48

  2. Dice ser Jonkonfui

    Lo mas machista de todo es que una actividad que tradicionalmente ha sido “cosa de mujeres” como es la cocina cuando se convierte en negocio tooodos los chefs son hombres.

    09 mayo 2017 | 11:51

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.