BLOGS
La Gulateca

Recetas, libros, gadgets, vinos, restaurantes... Un blog de gastronomía sin humos

La cocina sin fuego de uno de los mejores restaurantes de Barcelona

DSC_0653

El nombre es toda una declaración de intenciones y un aviso a despistados que se acerquen por aquí sin saber muy bien lo que van a encontrar: Espai Kru -espacio crudo en catalán-, el templo de la cocina cruda que ha pasado de ser el hermano pequeño y desenfadado del mítico Rías de Galicia a convertirse en una de las sensaciones gastronómicas de Barcelona.

No venimos a descubrir nada a estas alturas porque, de este restaurante y su singular cocina en la que el fuego es sólo un invitado muy ocasional, se ha hablado mucho desde que abrió sus puertas en verano de 2012. Tanto que es una opinión bastante extendida entre gastrónomos más aventajados que nosotros que este local sin estrellas Michelin es ahora mismo una de las experiencias más recomendables de la ciudad para quienes están dispuestos a invertir unos euros en disfrutar en la mesa.

DSC_0676

DSC_0690

Es verdad que la crítica gastronómica no es asignatura obligatoria en esta casa, porque lo nuestro va de contar historias que tienen que ver con la comida, no de poner nota al trabajo de otros. Pero es que ésta es una gran historia. ¿Acaso no es curioso que entre tanta técnica sofisticada, cocción a baja temperatura y elaboradas creaciones, uno de los mejores restaurantes de Barcelona abandere lo crudo -o la cocina sin fuego, mejor dicho- como seña de identidad?

Pero crudo no significa simple, ni mucho menos. En esas anchoas ahumadas en el mismo plato y con un toque de pimiento asado y queso manchego, o en las almejas acompañadas de sorbete de lima y apio -sí, las almejas se llevan genial con el apio- hay un complejo juego de sabores aunque todo esté crudo. Ever Cubillas está al frente de la cocina de este proyecto de los hermanos Iglesias, unos de los empresarios hosteleros más prolíficos de Barcelona.

DSC_0650

DSC_0668

DSC_0696

La cocina a la vista -una barra donde se van preparando los platos, excepto los calientes que se suben de la cocina del Rias Baixas- ocupa un lugar privilegiado en la sala. Nos asomamos por allí para ver cómo se prepara la gamba de Palamós en aguachile mejicano o la navaja con vinagreta de mostaza y jengibre.

¿Navaja en crudo? Sí, y es deliciosa. Aunque los menos adeptos a este tipo de cocina posiblemente sea el plato que preferirán esquivar junto al espectacular salmonete que, convertido en ceviche, se sirve sobre su propia espina y con la cabeza. Sería una lástima perdérselo, eso sí.

DSC_0663

DSC_0714

Ana Paracca, encargada de la sala, nos va guiando por la extensa carta, desde los krustáceos, hacia los pescados y las carnes. “Hay clientes que vinieron renegando de la comida cruda y ahora repiten a menudo”, explica mientras se hace espacio en la mesa para un tartar de erizo de mar con aguacate, ostras con salsa ponzu y huevas de salmón, y una bandeja de sashimi que haría palidecer de envidia a la mayoría de restaurantes japoneses del país.

DSC_0704

DSC_0683 DSC_0712

Producto de calidad espectacular y elaboraciones que van de Japón a Sudamérica, jugando con eso que en Perú se conoce como cocina nikkei. Si se trata de condensar en pocas palabras la cocina sin fuego que se practica aquí, ese podría ser un buen punto de inicio. Eso y unas presentaciones muy cuidadas en las que cada plato, cuenco o bandeja es diferente y diseñado expresamente para la ocasión.

Producto tan bueno, decíamos, que por un instante se tiene la tentación de apartar algunos de los elementos del plato y saborear el erizo o las ostras sin más. Pero no hemos venido a eso, pensamos mientras anotamos en la libreta que las ostras tal vez se sirven demasiado frías. Hemos leído qué es lo que hacen los críticos de verdad, señalar algún detalle menor para dejar claro que el 10 es inalcanzable.

Por cierto, superada cualquier reticencia sobre lo crudo y sus posibilidades, es un buen momento para advertir a los más quisquillosos que Espai Kru es uno de esos lugares en los que se sugiere cómo degustar el plato, o si es mejor usar la pinza casi quirúrgica que acompaña a los cubiertos o la cuchara. A algunos les molesta este tipo de guiones establecidos. A nosotros nos parece parte de un juego en el que se viene dispuesto a participar y que tiene un final feliz.

DSC_0729

DSC_0743

DSC_0751

La lista de platos podría alargarse mucho más, incluyendo incluso algunos platos calientes que en la carta se engloban en el apartado “Descubriendo el fuego“. Pero ya hemos dicho que ésta no es una de esas interminables críticas plato a plato, sino más bien la historia de un descubrimiento y un juramento de amor eterno a esta cocina cruda.

Además, siempre es mejor dejar algo de margen a la sorpresa para quienes decidan acercarse por allí aunque, como últimos consejos, pedir alguno de los tartares, aunque sólo sea por ver las espectaculares caviareras en las que se sirve, y alargar la cena -o incluso acompañarla- con un cóctel de la carta son dos excelentes ideas.

Que sea la propuesta desenfadada del Rías de Galicia no significa que estemos hablando de un restaurante asequible o para frecuentar a diario. No hay un menú degustación, aunque hay que ir pensando en una cuenta media entre los 80 y los 90 euros dependiendo, claro, de lo que se coma y se beba.

Sin duda una buena inversión a cambio de 2 o 3 horas de disfrute gastronómico en crudo. Nunca mejor dicho.

DSC_0773

DSC_0776

DSC_0781

4 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser marian

    Yo si me como una navaja cruda o almeja me puedo poner a morir (no por asco sino porque mi organismo no lo tolera), ¡ojito a lo crudo! puede tener ciertos microorganismos o bacterias que no sientan muy bien que digamos a todo el mundo y puede generarte un disgusto..

    25 marzo 2015 | 10:40

  2. La cocina en crudo no tiene porqué ser mala, es más, en muchas ocasiones es súper sobrosa y sana. Nosotros, de vez en cuando probamos este tartar

    http://cocinadeemergencia.blogspot.com.es/2014/05/tartar-de-salmon-con-manzana-acida-y.html

    25 marzo 2015 | 12:00

  3. Dice ser marian

    No tiene por qué ser mala pero puede sentarte muy muy mal (hay que aclararlo todo, no todo el mundo puede comer crudo)

    25 marzo 2015 | 13:34

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Normas para enviar su comentario e información sobre el tratamiento de sus datos de carácter personal

    Antes de enviar su comentario lea atentamente las normas para comentar en 20minutos.es. La opinión de los autores y de los usuarios que realizan comentarios no es responsabilidad de 20 Minutos Editora, SL. No está permitido realizar comentarios contrarios a la normativa española y europea ni injuriante. 20 Minutos Editora, SL se reserva el derecho a administrar y eliminar los comentarios que consideremos puedan atentar contra las normas, resultar injuriosos, resulten spam o sencillamente no estar relacionados con la temática a comentar.

    Le informamos que, de conformidad con lo establecido en la normativa nacional y europea vigente en materia de protección de datos personales y de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, al enviarnos el presente formulario Ud. está dando expresamente su consentimiento a 20 MINUTOS EDITORA, SL para que trate los datos recogidos en este formulario con la finalidad de gestionar el servicio de recepción de su comentario, así como para enviarle comunicaciones electrónicas informativas o comerciales o dirigirle publicidad electrónica de productos y servicios propios o de terceros. No está permitido el registro de menores de 13 años.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies

    Para la finalidad anteriormente indicada 20 Minutos Editora, SL puede ceder estos datos a otras empresas de Grupo Henneo o a terceros proveedores de servicios para la gestión de comunicaciones electrónicas y otros servicios de gestión comercial o publicitaria, incluso aunque se hallen fuera del territorio de la Unión Europea en aquellos casos que legalmente garanticen un nivel adecuado de protección que exige la normativa europea.

    Los datos personales solicitados deben ser exactos para que puedan tratarse con las finalidades indicadas. En el caso de dichos datos dejen de ser exactos, necesarios o pertinentes para las finalidades para las que han sido autorizados (por ejemplo, en caso de comunicaciones electrónicas devueltas por error o cancelación de dirección electrónica), 20 Minutos Editora, SL procederá a su bloqueo, conservándose los datos únicamente a disposición de las Administraciones Públicas, Jueces y Tribunales durante el plazo de 4 años, transcurridos los cuales 20 Minutos Editora, SL procederá a su supresión. Sus datos se conservarán por 20 Minutos Editora, SL mientras sean exactos y Ud. no retire el consentimiento que explícitamente emite con el envío de este formulario o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales.

    En cualquier momento Ud. puede retirar el consentimiento prestado y ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad de sus datos y limitación u oposición a su tratamiento dirigiéndose a 20 Minutos Editora, SL enviando un correo electrónico a dpo@20minutos.es o mediante comunicación escrita al domicilio en Pº Independencia, 29. 50001 Zaragoza, indicando en cualquiera de ambos casos la Ref. Datos personales y el derecho que ejercita así como adjuntando copia de su DNI o documento identificativo sustitutorio.