Adiós, aceitera, adiós

marquina

Querida aceitera,

Cuando nos enteramos de la noticia no podíamos creerlo: después de tantos años, comidas y experiencias compartidas te vas de nuestro lado. Cuando llegue el nuevo año, nos sentaremos a comer en un restaurante y tú ya no estarás con nosotros. Sí, ya sabemos que los envases precintados ocuparán tu lugar y no, no nos sirve de nada que nos digas que con el tiempo nos acostumbraremos y que incluso estaremos mejor. Decirte adiós -¡oh aceitera!- es un golpe demasiado doloroso para nuestras almas cocinillas.

No podemos imaginarnos la sensación de vacío que nos inundará al no poder cogerte a ti, aceitera Marquina, en los restaurantes de diseño con ínfulas, para aliñar nuestra ensalada. Ya sabemos que quizá no siempre tenías verdadero AOVE dentro, pero será difícil encontrar unas curvas como las tuyas encima de la mesa.

Y vosotras, aceiteras en spray, presentes en todos los restaurantes cutre-chic que sirven la ensalada con reducción de vinagre de módena, ¿qué podemos decir de vosotras? Habéis sido las últimas en llegar pero os habéis ganado un hueco en nuestro corazón. Ningún envase de usar y tirar nos hará tener esa incomparable sensación de estar aliñando la ensalada como lo haría Carmen Lomana. Ni podremos decir luego aquello de: “¡Es que te pone la cantidad justa de aceite en el plato!”, mientras cogemos la copa de vino con el meñique levantado.

Aceitera de cerámica, aceitera alta con pitorrillo de metal y guindilla incorporada, aceiteras de metal… Nuestros pensamientos están con todas vosotras, jamás os olvidaremos.

set-aceiteras-4-pzasY tú, aceitera de toda la vida: cilíndrica, de vidrio y con tapón metálico, para ti va nuestro recuerdo más afectuoso. Los menús del día no serán lo mismo sin ti. No sabemos si tu fiel amigo, el salero con sal y granos de arroz, será capaz de superar este golpe, son muchos años juntos.

Sabemos que tenías tus achaques y que hacía tiempo que tu tapón metálico no encajaba bien, haciendo que el aceite resbalara por tu cuerpo de vidrio y las manos del comensal. Son cosas de la edad, aceitera tradicional, es ley de vida.

Echaremos de menos tu presencia, siempre en el centro de la mesa, esperando para aliñar nuestra ensalada sin pedir nada a cambio. Esperamos que allá donde vayas encuentres recompensa a tantos años de ingrato servicio.

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.