Destrozos culinarios: cómo NO hacer pasta fresca

Si algo nos gusta en LaGulateca es experimentar en la cocina. Así que hace unos días nos propusimos hacer pasta fresca a lo bruto, que es lo nuestro. Era el primer intento, así que la idea era improvisar, equivocarnos y, en definitiva, pasar una mañana divertida.

Esto lo conseguimos, pero los ravioli no fueron lo que nos esperábamos. He aquí una lista de los errores cometidos por si alguien se anima y quiere evitar nuestras meteduras de pata. Esto es lo que no se debe hacer para obtener una buena pasta fresca.

Primero la teoría: para hacer pasta fresca sólo hace falta harina, huevos, sal y, opcionalmente, aceite de oliva. ¿Las cantidades? Un huevo por cada 100 gramos de harina. Fácil, ¿verdad? Pues sí, siempre y cuando no te lances a la aventura.

La primera idea brillante que se nos ocurrió fue mezclar harina integral y harina refinada, pensando en conseguir un sabor más intenso y auténtico. No es que no pueda hacerse pero la elaboración se vuelve más complicada. La harina integral absorbe más líquido y la masa nos quedó demasiado compacta, más difícil de amasar y de extender. Así que si eres novato como nosotros mejor dejemos la harina integral para más adelante.

El segundo error que cometimos fue pasarnos de valientes: ¿para qué necesitamos utensilios especializados para estirar la masa? Con un rodillo de madera, de los de toda la vida seguro que nos sale bien…

Pues no, dejando a un lado que la masa semi-integral era demasiado sólida, estirarla hasta conseguir un grosor adecuado es una tarea de Hércules con un rodillo tradicional. El resultado del estirado fueron unas láminas demasiado gruesas para hacer pasta rellena. Pero, aun así, seguimos adelante.

La tercera metedura de pata llegó al cerrar los ravioli. Al no tener un molde, cortador o guía -además de indicar el tamaño ideal de las piezas ayuda a cerrarlas- decidimos hacerlo como si se tratara de empanadillas, con un tenedor… ¡sacrilegio!  Si la masa ya era  gruesa en el centro, os podéis imaginar cómo de gordaca quedó en los cierres.

Al final pudimos comer raviolis hechos por nosotros mismos, aunque eso sí, resultaron ser  enormes, deformes y con un color poco apetecible. Sin embargo, no estaban mal del todo porque hay una cosa que sí hicimos bien: los rellenos.

Cada uno de nosotros propuso uno: Marta el de pera y gorgonzola, Iker el de calabaza con nueces y  una servidora el de crema y salmón. ¡Incluso nos comimos las sobras encima de unas tostas!

1 comentario · Escribe aquí tu comentario

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.