The Highliner, o como cargarse un diner mítico

Aparece en la primera secuencia de Manhattan de Woody Allen y eso es para muchos motivo suficiente para peregrinar hasta el diner Empire (Chelsea) en su primera visita a Nueva York. Por supuesto a la especulación inmobiliaría le importa tres pepinos -nunca mejor dicho- que este restaurante sea uno de los más míticos de la ciudad y, por lo visto, el negocio no ha pasado por sus mejores momentos en los últimos años.

Aunque esperábamos encontrarlo cerrado, este pasado agosto ya había vuelto a abrir sus puertas. Pero -oh sorpresa- ahora se llama The Highliner, en referencia al paseo cercano construido en una antigua línea de metro elevada. Aunque por suerte no ha habido ningún genio que haya decidido cargarse el exterior, basta sentarse en una mesa para notar que la modernez ha llegado a este diner.

Pese a que en la carta había alguno de esos platos con nombre bastante pretencioso, lo cierto es que no se salía demasiado de los clásicos de este tipo de locales. Como buenos turistas acabamos cayendo en las hamburguesas. La que lleva aguacate estaba realmente buena, pero la verdad es que eso tampoco tiene mucho mérito en Nueva York.

El lugar estaba vacio y los cuatro gatos que optaron por quedarse en la terraza llevaban (como nosotros) el cartel de turistas pegado en la frente. La camarera era casi tan ineficiente como antipática y, en resumidas cuentas, ese diner resultaba tan cálido y acogedor como un fast food de aeropuerto.

Sales de allí pensando que igual es una mala noche. Que a la camarera en cuestión le acaban de dar puerta en un musical de Broadway o que han abierto hace poco y los parroquianos aún no se han enterado. Incluso conservas la esperanza de que la culpa sea tuya por ir de guiri buscando un lugar como el de las películas.

Pero no. No era sólo una mala impresión fruto de una visita puntual y con muchos prejuicios y mitos a cuestas. A los pocos días en The New Yorker publicaban una crítica  demoledora. “The body remains, but the soul has vanished“. El alma del Empire ha desaparecido, por mucho que el cuerpo se mantenga en su sitio.

 

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.