Entradas etiquetadas como ‘nuclear’

Desarrollo renovable contra viento y marea, una carrera de obstáculos

Por Mª Concepción Cánovas – Experta en energías renovables

Ecology concept, girl blowing on blades of wind turbines chica energia eolica aeromotor niña muchacha chicas niñas muchachas energias eolias generador motor de viento niño 6-7 años una persona una chica sola solo chicas solo niños caucasico ecologia desarrollo sustentable medio ambiente energias renovables concepto cielo exterior dia oceano molino de viento de pie soplar inclinarse hacia adelante uno plano pleno montaje montaje digital imagen a color esperanza porvenir horizonte desarrollo perdurable niños infantes nene parado ecologico desarrollos sustentables oceanos montajes desarrollo sostenible desarrollos perdurables energia renobable futuro desarrollos sustentavles

Mucho se ha escrito sobre las consecuencias perversas  que la pasada legislatura ha tenido sobre las energías renovables debido a la adopción de medidas que no han tenido precedentes ni  en el resto de activos del sector energético, ni en los países de nuestro entorno.

Entre estas cabe mencionar la retroactividad aplicada a los activos renovables, frente  al reconocimiento que recogía la Ley del Sector Eléctrico 54/1997 de retribuir a los activos de generación convencional  de acuerdo con lo que  le hubiera correspondido percibir en base a la legislación anterior a lo largo de los 10 años siguientes, lo que demuestra ya de por sí un agravio comparativo importante para las renovables, sin entrar a considerar las elevadas denuncias que estos costes de transición a la competencia (CTC) han provocado consecuencia de la sobre retribución que de hecho supuso para estos activos.

Si comparamos las medidas adoptadas en nuestro país con las de los países de nuestro entorno, vemos como ante bajadas similares de la demanda eléctrica como es el caso de Portugal  optaron por compensar  la menor retribución de los activos en explotación  renovables con su alargamiento en el tiempo, minorando así los efectos perversos que las circunstancias les había llevado a adoptar en contra de estas tecnologías.

A pesar de  los perjuicios que todo lo anterior ha supuesto para el sector renovable, lo más preocupante de cara al futuro y más difícil de recuperar es el daño a la imagen que se ha hecho a las energías renovables, daño intencionado a partir de consignas dirigidas a identificar a las renovables  como el único responsable de los males del sector, justificando así la vulneración a que las mismas se han visto sometidas.

Si bien esta legislatura ha supuesto  no un parón, sino un retroceso en esta carrera por las renovables a nivel nacional, nuestras empresas han consolidado su presencia en todos los mercados internacionales, desde Japón a Chile, llegando en el Reino Unido, según la propia asociación fotovoltaica, UNEF, a conocernos  como la “plaga española”, por nuestro éxito en este mercado, que ha cerrado el año 2015 posicionado como el segundo de Europa después de Alemania.

Lee el resto de la entrada »

Regreso a Fukushima, cinco años después del accidente nuclear

Raquel Montón – Greenpeace y Fundación Renovables

El mes pasado estuve en Japón, visitando Fukushima 5 años después del accidente nuclear. Cinco años es mucho tiempo si tenemos en cuenta que el accidente está lejos de haber terminado, sin embargo, es muy poco tiempo si pensamos que los efectos de la contaminación radiactiva apenas acaban de comenzar.

El lugar donde se encuentra la central nuclear sigue estando muy contaminado con radiactividad. En la carretera más próxima a la central está prohibido ir a menos de 70 km/h y no se puede parar bajo ningún concepto. A día de hoy, sigue siendo imposible conocer ni la ubicación de parte del combustible nuclear fundido ni en qué estado se encuentra. Desde hace 5 años todos los días ininterrumpidamente se vierten más de 300 toneladas de agua en los reactores nucleares para evitar que ese combustible fundido, esté donde esté, pueda volver a “activarse”. Cientos de miles de millones de litros de agua que se acumulan por todas partes.

En nuestro camino hacia el noroeste de Fukushima, que es donde cayó la mayor parte de la radiactividad que fue a parar a tierra, apenas vimos gente. En estos 5 años 115.000 personas han dejado de vivir en Fukushima. Unas 63.000 todavía lo hacen en pequeñas viviendas prefabricadas en apenas 5 metros cuadrados por persona. Y a pesar de que de manera natural la radiactividad va decayendo, este proceso es tan largo que no permitirá hasta dentro de 300 años que las cosas vuelvan a estar como antes, pero su desgracia no acaba ahí. El Gobierno de Japón, en su empeño por volver a la normalidad, está descontaminando las carreteras y los 20 metros más próximos a las casas, apenas una cuarta parte de todo lo contaminado, pero con ello justificará que la gente puede regresar.

Bolsas de 1 metro cúbico con residuos radiactivos (Greenpeace)

Bolsas de 1 metro cúbico con residuos radiactivos (Greenpeace)

 Y ¿cómo quita el gobierno la contaminación radiactiva?, pues lo que están haciendo es “barrer” los primeros 5 cm del suelo y meterlos en bolsas. Unas bolsas negras que contienen unos 1.000 kilos de tierra contaminada cada una. Por el momento ya han llenado 9 millones de bolsas. Las bolsas están por todas partes, mires donde mires. En estos momentos hay 114.000 sitios con montones de bolsas. No se sabe qué van a hacer con ellas, pero es que además la tierra que “barren” tampoco queda limpia porque se vuelve a contaminar con el terreno que está a su alrededor y que no ha sido descontaminado. En resumen, a finales de año el Gobierno acabará de limpiar, según sus planes, y dejará de dar ayudas a esas personas que viven apiñadas, que se verán obligadas a regresar con la radiactividad y las bolsas. El propio relator de Naciones Unidas para los Derechos Humanos ya ha alertado que esto puede violar el derecho humano a la salud.

Lee el resto de la entrada »

¿Son las energías renovables caras o baratas?

                                  María Concepción Cánovas del Castillo – Experta en energías renovables conchacanovas

La calificación de un producto como “caro o barato” se basa en su comparación con productos de características similares; de ahí que nos tengamos que preguntar si tienen sentido afirmaciones como que “la energía nuclear es más barata que la energía renovable”.

¿Cuáles han de ser los criterios que permitan comparar los costes de generación de tecnologías como la solar y la eólica, cuya producción de electricidad está exenta de emisiones y residuos, con respecto a una tecnología como la nuclear cuyos residuos de alto nivel radiactivo será necesario gestionar y vigilar durante miles de años y para los que a día de hoy, después de cincuenta años generando este tipo de desechos radiactivos, no se dispone aún de almacenamiento definitivo?

Flickr- Tonymadrid Photography

Sin entrar a valorar la insolidaridad generacional que conlleva el uso de la energía nuclear, la valoración de sus costes es imposible de precisar como reconocía el Gobierno en el preámbulo de la Ley 15/2012 de medidas fiscales para la sostenibilidad energética, por lo que difícilmente puede aceptarse la comparación de los costes de generación de ambas tecnologías.

Tampoco está exenta de dificultades la comparativa de costes de generación de electricidad a partir de energías renovables con respecto a la generación con combustibles fósiles, dada la necesaria internalización en estos últimos del coste que supone las emisiones de CO2 a la atmosfera y sus implicaciones a medio-largo plazo tanto ambientales como económicas y sociales;  si tomamos como referencia el histórico de los precios de los permisos de polución en la Unión Europea podemos comprobar que estos no responden a criterios de subsanación de costes, sino a la fijación de precios en función del mercado de oferta y demanda.

Lee el resto de la entrada »