Entradas etiquetadas como ‘Combustibles fósiles’

100% renovables

Por Juan Castro – Gil – Abogado y secretario de ANPIER

renovables

En tiempos en los que es difícil hablar de algo que no tenga que ver con Cataluña, o con la multitud de procesos judiciales abiertos contra diferentes responsables políticos del partido del gobierno, o de si España es una “plurinacionalidad-monárquico-republicana-parlamentaria”, o de si la pasta que le hemos prestado a los bancos se ha perdido en el “limbo de los niños”… a la chita callando, el principal problema que tenemos sobre nuestras cabezas sigue creciendo, y parece que a nadie le inquieta demasiado.

Alguien me preguntó sobre qué pasaría con el sistema eléctrico y las instalaciones renovables a partir del 2-O. Le contesté que, pase lo que pase, lo único seguro es que España (seccionada o no) seguirá produciendo energía de forma contaminante y complicando gravemente el ambiente y el clima que nos rodea. Se separe o no Cataluña, acabe o no en la cárcel hasta el último político imputado, sea cual sea nuestra identidad nacional… lo único seguro es que seguirán muriendo cada vez más españoles por culpa de la contaminación y de los efectos del cambio climático.

El debate ambiental se le está ocultando a la ciudadanía, pese a que es el único gran problema que sobrevivirá al resto de los problemas.

Los intereses en juego son evidentes. Sin embargo, lo que más hilaridad me provoca es ver como algunas personas informadas sobre la cuestión, parecen mantener una falsa objetividad, mostrando equidistancia frente a un drama que no permite esos equilibrios. Cuando los que estamos claramente posicionados en la necesidad de un cambio radical que nos conduzca hacia la generación eléctrica 100% renovable y a la inmediata electrificación de la economía, se nos echa en cara que es una reflexión disparatada, que la tecnología no está preparada, que es necesaria la generación fósil para el respaldo, que el sostenimiento de los costes de las redes no permite muchos cambios…

Lee el resto de la entrada »

Un pequeño paso para el hombre

Por Juan Castro -Gil – Abogado y Secretario de ANPIER

Decreto cambio climatico

Si hay una cosa que no se le puede negar al actual presidente de los Estados Unidos, es su capacidad de mostrarle al mundo su deseo de pasar a la posteridad.

En su frenesí por poner patas arriba el planeta entero, la semana pasada firmó un decreto dando el primer paso para desmantelar todas las medidas alcanzadas hasta la fecha en su país para la reducción de emisiones contaminantes, apoyando la generación a partir de energías fósiles y abandonando cualquier medida de apoyo a las energías renovables y a la eficiencia energética. Son varias ideas las que me surgen a partir de esta noticia.

La primera, tiene que ver con la fotografía que la ilustra. Como se observa, el documento lleva la firma del presidente y como fácilmente se percibe, su tamaño es diez veces superior al de una rúbrica de andar por casa. Esto me hizo recordar una entrevista que había leído hace tiempo a una conocida grafóloga que aseguraba que “las personas que escriben con letras muy grandes tienen rasgos esquizofrénicos o psicópatas”. Pero, seguro que fue casualidad.

La segunda cuestión sobre la que no pude evitar reflexionar es que alrededor de él, se encuentra un nutrido número de varones americanos, presumo que trabajadores del carbón y del gas. Sé que es tónica habitual en este caballero no poner en mucho valor a las mujeres, pero en este caso concreto, en el que sin ambages está tomando decisiones que se llevan por delante el lugar donde vive, me resulta especialmente doloroso que se escenifique un machismo tan rancio que parece expulsar a las mujeres de la toma de las decisiones más importantes de nuestra sociedad.

La tercera reflexión, reconozco que me produce todavía más desasosiego. Grandes países emergentes como India o China, docenas de países con economías sólidas como Alemania, Suecia, Dinamarca, …, otros con más dificultades como Italia, Grecia o Portugal, y hasta países históricamente petroleros como Arabia Saudí o Emiratos Árabes, han decidido dar pasos extraordinarios para redefinir su futuro hacia modelos de generación renovable, pero no solo por una cuestión medioambiental evidente, sino como motor de cambio económico para sus países, pues todos ellos reconocen que el modelo de generación fósil, tiene una expectativa temporal muy limitada. Sin embargo, el presidente de los EEUU ha decidido que la primera potencia mundial abandone ese camino y vuelva a fijar su objetivo en quemar carbón, extraer gas y petróleo, dejando a la primera potencia económica del planeta en una situación claramente de desventaja con el resto en el vector económico de cambio mundial más evidente de los últimos decenios. ¿Realmente alguien se cree que la recesión económica que va a suponer dicha cabriola para los Estados Unidos no va a tener afectación para todos nosotros?
Lee el resto de la entrada »

Liberémonos de los combustibles fósiles

Por José Luis García – Área de Energía y Cambio Climático de Greenpeace

central de carbón

Este mes de marzo, un movimiento de personas de todos los rincones del planeta se pone en pie para hacer frente al cambio climático: un movimiento que exige liberar al planeta de la tiranía de los combustibles fósiles.

Cada vez más personas, comunidades, países, sufren las consecuencias del cambio climático, y no están dispuestas a permanecer impasibles hasta que esos impactos hagan su tierra inhabitable. Con el lema común de “Break Free”, una ola mundial de personas se levanta contra las energías sucias que causan el cambio climático. Unimos fuerzas para proteger a las comunidades vulnerables de los sucesos meteorológicos extremos y de las corporaciones del petróleo, carbón o gas que envenenan nuestro aire, ocupan nuestra tierra y secuestran a nuestros gobiernos. Es un movimiento ciudadano pacífico, unido y decidido a acabar con la era de la energía sucia y a empujar una transición justa a un futuro más limpio y sostenible.

La realidad del cambio climático exige una reacción inmediata y ambiciosa: para evitar sus peores consecuencias, no hay que permitir que el calentamiento global supere 1,5ºC, tal como ha quedado recogido en el Acuerdo de París. Es el gran reto de nuestro siglo. Puede parecer algo de un futuro lejano, pero un niño o niña que nace hoy, aún estará en la escuela en 2030, y puede seguir viviendo en el año 2100. Las decisiones que tomemos hoy determinarán si estas personas y sus hijos e hijas heredarán un planeta habitable.

Los datos científicos indican que más del 80% de las reservas conocidas de carbón, la mitad de las de gas y un tercio de las de petróleo deben dejarse bajo tierra para evitar un calentamiento de 2ºC. Para no superar 1,5ºC, no puede abrirse ni una nueva mina de carbón, ni pozo de petróleo ni de gas. Las centrales térmicas tienen que tener fecha de caducidad, empezando por las de carbón, que en nuestro país deberían estar cerradas todas en 2025.

Lee el resto de la entrada »

Si la energía cambia todo cambia, ¿incluso el proceso de globalización?

Por Domingo Jiménez Beltrán – Presidente de la Fundación Renovables

energía eléctrica

La primera revolución industrial se hizo con el carbón, la segunda con el petróleo y la tercera se hará, sin duda, abandonando ambos como base para combustibles y carburantes y dando entrada a nuevas energías, las procedentes de fuentes renovables, y se podrá incluso revertir muchos de los escenarios territoriales y globales que se propiciaron con estos materiales combustibles.

El carbón y el petróleo, como materias de alto poder energético y fácilmente transportables y almacenables, han permitido durante décadas (aunque con diferencias entre el mundo desarrollado o en vías de desarrollo) la deslocalización tanto de los sectores productivos como de los propios procesos urbanos, que además venían facilitados por la deslocalización de grandes estructuras de generación eléctrica basadas en los combustibles fósiles y las grandes redes de transporte de ésta.

A esta simplificación tecnológica de los procesos de planificación económica y territorial se ha unido la posibilidad de forzar las economías de escala en ambos procesos, que ha permitido el desarrollo de grandes polos industriales, en muchos casos especializados (industria química, metalurgia, automovilística…), y, por supuesto, grandes urbes. Todos con un factor o constante común, ser grandes consumidores de la energía que llegaba en forma de carbón, petróleo, gas o electricidad.

Este proceso extendido a nivel mundial, la llamada globalización, ha tenido como resultado una deslocalización y especialización de las estructuras productivas no solo industriales, de trasformación o de servicios, sino incluso agrarias, junto con un proceso de incremento y concentración de la población urbana que ya supera el 50% a nivel global y el 70% a nivel europeo y en ciudades cada vez más grandes.

Esta globalización simplificada o simplista y basada en el acceso deslocalizado a la energía, que podría considerarse como una optimización tanto de los sistemas productivos como de los asentamientos urbanos propiciados por la economía de escala, la especialización y el acceso a servicios ha tenido resultados no deseables.

Lee el resto de la entrada »

Dependencia energética: donde hay patrón…

Por Hugo Morán – Exdiputado

oil-pump-jack-1407715_1280

Europa viene a gastar del orden de mil millones de euros diariamente para cubrir sus necesidades energéticas. Si consideramos que más del 50% de los recursos que precisa son importados (un 90% del petróleo y un 66% de gas natural), ello supone que los países que integran la Unión dedican anualmente unos doscientos mil millones de euros al capítulo de importaciones de combustibles fósiles. 

La Unión Europea depende del exterior para poder atender con cierta normalidad la demanda de los hogares, el funcionamiento de su industria, la movilidad de sus ciudadanos, la tranquilidad de sus calles o la fiabilidad de sus comunicaciones. Esto es tanto como saber que los europeos han de desembolsar cada día quinientos millones de euros para comprar fuera una cuota nada despreciable de seguridad.

A lo largo de milenios las sociedades hicieron girar sus destinos alrededor del “patrón oro”. Nada había que no pudiese ser comprado con oro; el oro era el motor que movía el mundo conocido. En la medida en que un país era capaz de acumular grandes cantidades del metal dorado, se incrementaban sus posibilidades de dominación, y así cuanto más territorios eran ocupados más metal llenaba sus arcas y mayor era su poderío. Con el oro se pagaban los ejércitos, y con los ejércitos se construyeron inmensos imperios.

Poco podían imaginar aquellas milenarias civilizaciones que un material tan noble, arquetipo de la perfección y sinónimo de belleza, habría de ser sustituido un día por una sustancia viscosa, negruzca y maloliente. Con la irrupción del “oro negro”  se quebró la única forma en que la humanidad había entendido sus juegos de equilibrios de poder; de ahí la pronta adaptación a la era del nuevo patrón. Cambió el color y la textura, pero no cambiaron las formas, aunque eso sí, los equilibrios universales comenzaron a mudar.

Lee el resto de la entrada »

Otro verano caluroso: más cambio climático a la vista

Por Mariano Sidrach de Cardona – Catedrático de la Universidad de Málaga

Termometro EUROPA PRESS

Estaba yo terminando de disfrutar las vacaciones de verano, cuando escucho en las noticias que estamos teniendo un verano especialmente caluroso y, sobretodo, muy seco: No llueve ni una gota, ni en el Sur, algo bastante habitual, ni tampoco en el Norte, bastante más raro. Noticias que nos vienen a recordar que el cambio climático es una realidad y que sus consecuencias ya las estamos sufriendo. De momento, este calor parece que va a continuar en septiembre y, si no llueve pronto, la escasez de los recursos hídricos va a empezar a llenar las páginas de los periódicos en muchas zonas del país.

Como siempre, algunos dirán que son ciclos y que sequías como la que empezamos a padecer ya hubo anteriormente. Es verdad, como lo es también que las temperaturas aumentan como consecuencia del aumento de la concentración de gases en la atmósfera. Por si acaso, nunca oiremos en las noticias relacionar el enorme calor u otros fenómenos meteorológicos extremos que soportamos, ni siquiera de refilón, con el cambio climático, como si negar el problema sirviera para algo.

No podemos seguir buscando excusas con tal de no enfrentarnos a nuestra responsabilidad ante el enorme desafío que supone el cambio climático.

Como quiera que es un problema que estamos generando entre todos, principalmente por cómo consumimos energía, más nos valdría ponernos cuanto antes a tomar las medidas necesarias para frenarlo. No parece que estemos precisamente enfrentándonos a este problema, más bien todo lo contrario, seguimos mirando para otro lado, vamos, que nos importa, así en general, un comino.

El tema energético y medioambiental está pasando prácticamente desapercibido en las conversaciones, trueques y pactos que se barajan para la formación de un nuevo gobierno. Mientras disfrutamos de nuestras vacaciones, se intenta con poco entusiasmo poder sumar escaños para tener pronto un gobierno, en necesaria coalición, de acuerdo con los resultados electorales. Durante todo este tiempo, se habla poco de las soluciones que los diferentes partidos proponen a los principales problemas del país, que son muchos, pero no se habla nada de las urgentes medidas que debemos tomar para luchar contra el cambio climático. Debe ser que no se considera un problema urgente. Tremendo error. Los datos son tozudos y nos muestran que tampoco en este tema estamos haciendo bien los deberes y, lo que es peor, el tiempo juega en nuestra contra.

Lee el resto de la entrada »

¡Aún dicen que las renovables son caras!

Por Luis Mª de la Maza – Profesional de área energética e industrial

La cantinela de que las renovables son caras, no son rentables, resultan casi simbólicas y solo se mantienen a base de apoyos públicos o de encarecimiento de las tarifas reguladas es un auténtico hit en las listas de éxitos de los gobiernos de muchos países, entre los cuales España ocupa una posición destacadísima. Entre pésimos ministros, políticos de medio pelo y, sobre todo, medios de comunicación debidamente orientados se bastan y se sobran para que esa coplilla entre a fondo en las mentes de los ciudadanos.

Molino de viento en amanecer

Lo que sabe menos gente es que los combustibles fósiles, tan eficientes ellos y tan garantes de nuestro modus vivendi, reciben desde tiempo inmemorial ingentes subsidios por distintas razones, algunas más o menos lícitas (empleo, reducción de precios) y otras no tanto (intereses no siempre confesables). Los gobiernos dicen que sirven para proteger a los pobres, pero en la realidad solo un 8% de esas ayudas va a gente con pocos recursos.

El volumen total mundial de estos subsidios se situaría hoy en el entorno de los 5,3 billones de dólares, 6,5% del PIB mundial y por encima del gasto sanitario, con China (2,3), Estados Unidos (0,7), Rusia (0,34), India (0,28) y Japón (0,16) a la cabeza; los países del G20 destinan a subsidios para exploración de combustibles fósiles 88.000 millones de dólares al año, más del doble de lo que invierten las propias compañías.

Los recortes de esos subsidios son fundamentales para luchar contra el cambio climático, ahorrar dinero y ayudar a un cambio hacia energías más limpias. Esto se ha planteado en muchas ocasiones, más recientemente en la Cumbre de París de diciembre de 2015, pero las grandes naciones, las que pueden aportar más para alcanzar esos objetivos, son terriblemente lentas en cumplir sus promesas, en una aparente esquizofrenia al trabajar para reducir emisiones y a la vez subsidiar el consumo de combustibles fósiles. La razón última, sin embargo, es que esos recortes son muy impopulares entre la ciudadanía, casi un campo minado a nivel político.

El apoyo a los combustibles fósiles parece haber alcanzado su punto máximo a finales de la década pasada, pero el ritmo de reducción de esos apoyos es muy bajo. Los gobiernos de los países de la OCDE están gastando aún casi el doble dando soporte a los combustibles fósiles de lo que se necesita para alcanzar los objetivos climáticos establecidos por la comunidad internacional. No se plantean ni los efectos directos de la desaparición de estos subsidios (-20% en emisiones de gases de efecto invernadero), ni las muertes prematuras evitadas por menor contaminación atmosférica ni finalmente el hecho de que, igualando las condiciones de participación en el mercado, podrían llegar a ser también innecesarios los fondos dedicados a las energías renovables.

Lee el resto de la entrada »

Una nueva victoria de la sociedad organizada frente a las petroleras

Carlos Bravo – Coordinador del Secretariado Técnico de la Alianza Mar Blava

windmill-1330517_640

Cuesta mucho enmendarle la plana a una gran multinacional del sector petrolero, pero uniendo fuerzas entre los diferentes sectores de la sociedad, configurando entre todos una buena estrategia y aplicando buenas dosis de dedicación y perseverancia, se puede lograr.

Y, de hecho, eso es lo que está consiguiendo la Alianza Mar Blava frente a los proyectos de prospecciones petrolíferas en el mar Mediterráneo, y no sólo una vez, sino ya dos, y esperemos que próximamente se puedan celebrar nuevas victorias.

La Alianza Mar Blava es una plataforma intersectorial nacida en las Islas Baleares, actualmente constituida por más de un centenar de miembros tanto de las Administraciones públicas (Govern balear, Consells insulares de Formentera, Ibiza, Menorca y Mallorca, y diversos ayuntamientos de estas islas) como del sector privado (entidades de sectores económicos como el turismo, la pesca o el náutico) y de la sociedad civil (organizaciones sociales y ecologistas; sindicatos y otras instituciones públicas y privadas). La unión de todos estos actores, para trabajar juntos con un mismo objetivo supone un hito de gran relevancia, pocas veces conseguido, y concede a la Alianza Mar Blava una representatividad social extraordinariamente alta.

Lee el resto de la entrada »

Los ciudadanos, protagonistas del nuevo modelo energético

Por Luis Mª de la Maza – Socio Protector de la Fundación Renovables

Chico mirando la ciudad

El sistema energético español, empezando por el eléctrico, se mueve lentamente, pero se mueve. La estructura de grandes empresas que lo dominan todo está mostrando sus primeras grietas. Cooperativas energéticas, generación distribuida, autoconsumo, movilidad eléctrica, etc., empiezan a provocar los primeros cambios en las reglas del sistema, en un movimiento imparable en el que los ciudadanos quieren ser los protagonistas del nuevo modelo naciente.

Todavía hoy, España es un país en el que, a pesar de sufrir la peor crisis de la historia, con una demanda energética hundida desde hace varios años, las empresas energéticas acumulan beneficios de miles de millones de euros. Tarifas con una componente fija incrementada (desincentivando la eficiencia) y con otros componentes regulados no sometidos a control o auditorías públicas, llevan al país a una absoluta falta de competitividad y a que muchos ciudadanos, brutalmente impactados por la crisis, no puedan pagarse un mínimo confort energético.

Lee el resto de la entrada »

Desvelado: el carbón paga el negacionismo climático

José Luis García – Área de Energía y Cambio Climático de Greenpeace

combustible fosil - dominio publico

Que el negacionismo climático está financiado por las grandes empresas que basan su negocio en los combustibles fósiles (petróleo, carbón y gas) era un secreto a voces desde hace mucho tiempo. Pero ahora ha aparecido una prueba tan contundente como inesperada.

La mayor compañía carbonera privada del mundo, la norteamericana Peabody Energy, ha quebrado. Y al hacerlo, se han puesto en marcha los procedimientos legales de liquidación. Y eso ha obligado a hacer público en qué se gastaba el dinero la empresa y a quién iba destinado.

Así se ha sabido, gracias a la documentación revelada por el Center for Media and Democracy (CMD/PRWatch), cómo Peabody ha estado financiando toda una red de individuos, científicos, ONGs y organizaciones políticas que abanderan el negacionismo climático y se oponen a los esfuerzos para frenarlo.

Aunque los documentos que se han conocido hasta ahora no muestran las cantidades o las fechas exactas de los pagos, sí que listan los actuales acreedores, con lo que por primera vez queda demostrado que Peabody Energy tiene lazos financieros con una gran parte de la red de grupos que promueven la desinformación sobre el cambio climático.

Lee el resto de la entrada »