Entradas etiquetadas como ‘CO2’

El cambio climático no es un espectáculo, debemos actuar

Por Joan Herrera – Abogado

hands-1222866_1920

¡Qué calor! Un verano caluroso como pocas veces. Noches de insomnio bañadas en sudor. Un inicio de septiembre tórrido como una generación entera no recordaba. Vaya lata. Aunque “la lata” es globalmente compartida.

Este año la temperatura media del planeta ha alcanzado un máximo de 1, 38º C por encima de los niveles experimentados en el siglo XIX, peligrosamente cerca del límite de 1,5º C acordado en la Cumbre de París sobre cambio climático. Julio fue el mes más cálido desde que se establecieron registros en 1880. La ciudad india de Phalodi llegó a los 51º C el pasado 19 de mayo.

‘Nature Climate Change’ publica un estudio que constata que en 2016 se registrará también la mayor concentración de CO2 en la atmósfera. La NASA afirma que los registros de temperatura que se remontan mucho más lejos, tomados a través del análisis de muestras de hielo y sedimentos, sugieren que el calentamiento de las últimas décadas está fuera de sintonía con cualquier otro periodo del último milenio. Aunque aún es difícil comparar un solo año a otro antes del siglo XIX, una reconstrucción de la NASA muestra que el ritmo de aumento de la temperatura en las últimas décadas supera al de cualquier incremento que se haya producido desde el año 500. Según esta misma agencia, la creciente velocidad de calentamiento significa que el mundo se calentará a una velocidad “al menos” 20 veces más rápida que la media histórica en los próximos 100 años. Lee el resto de la entrada »

Los ciudadanos, protagonistas del nuevo modelo energético

Por Luis Mª de la Maza – Socio Protector de la Fundación Renovables

Chico mirando la ciudad

El sistema energético español, empezando por el eléctrico, se mueve lentamente, pero se mueve. La estructura de grandes empresas que lo dominan todo está mostrando sus primeras grietas. Cooperativas energéticas, generación distribuida, autoconsumo, movilidad eléctrica, etc., empiezan a provocar los primeros cambios en las reglas del sistema, en un movimiento imparable en el que los ciudadanos quieren ser los protagonistas del nuevo modelo naciente.

Todavía hoy, España es un país en el que, a pesar de sufrir la peor crisis de la historia, con una demanda energética hundida desde hace varios años, las empresas energéticas acumulan beneficios de miles de millones de euros. Tarifas con una componente fija incrementada (desincentivando la eficiencia) y con otros componentes regulados no sometidos a control o auditorías públicas, llevan al país a una absoluta falta de competitividad y a que muchos ciudadanos, brutalmente impactados por la crisis, no puedan pagarse un mínimo confort energético.

Lee el resto de la entrada »

Coche eléctrico y renovables, el tándem que deja sin argumentos a Brufau

Por Fernando Ferrando – Vicepresidente de la Fundación Renovables

Coche eléctrico en punto de carga

La semana pasada en la Junta General de Accionistas de la petrolera Repsol, su presidente Antoni Brufau hizo unas manifestaciones que reflejaban su impotencia frente a la imparable, aunque lenta todavía, irrupción en el mercado del vehículo eléctrico manifestando que era falso que este no emitía CO2.

El comentario de persona tan relevante en el mundo de la energía no ha pasado desapercibido y todos los medios de comunicación se han hecho eco de la afirmación manifestando su extrañeza tanto por el contenido de la afirmación como por realizarla en un entorno como es la Junta General sobre un tema que todavía no dispone de cuotas de mercado significativas.

Tampoco es muy lógico que haga estas manifestaciones cuando Repsol es el propietario del 50% de IBIL, cuyo objeto social es la implantación de sistemas de carga de vehículos eléctricos trabajando en toda la geografía española y máximo accionista, con un 30%, de Gas Natural Fenosa con importantes intereses en la generación de electricidad a partir de fuentes energéticas contaminantes como son el carbón y el gas.

Bajo mi punto de vista la afirmación del Presidente de Repsol, encierra una señal de impotencia de ver como los productos derivados del petróleo empiezan a mostrar un declive como negocio a pesar de disponer Repsol del máximo apoyo por parte de los distintos gobiernos que hemos tenido en España que han antepuesto sus intereses económicos a los de los ciudadanos: por permitir márgenes más altos sobre litro de combustible producido, por acceder a realizar prospecciones de petróleo en Canarias o por la defensa a ultranza de sus intereses en el extranjero, proteccionismo con el que no han contando las energías renovables.

Sin olvidar que en España cubrimos nuestras necesidades energéticas en casi sus tres cuartas partes con petróleo y gas natural, suministradas de forma mayoritaria por Repsol o por su filial Gas Natural-Fenosa. Combustibles de los que no disponemos, que contaminan y que además son menos eficientes energéticamente que otras opciones.

Pero al margen de las razones que motivaron la sincera manifestación del Señor Brufau, es más importante analizar la veracidad de la misma y los efectos que el vehículo eléctrico puede tener en el futuro modelo energético.

El vehículo eléctrico no emite CO2 en su utilización, de hecho su implantación es básica si queremos reducir los niveles de contaminación que nuestras ciudades tienen principalmente por el transporte y por las necesidades de climatización (si bien en este último caso la influencia solamente se produce en los meses de invierno mientras que en el caso del transporte es todo el año).

Lee el resto de la entrada »

No nos hacemos idea de cuánto CO2 emiten nuestros coches

carlosbravomini

Carlos Bravo – Gerente de la Fundación Renovables 

¿Qué pensarías si, después de hacer un viaje en coche de Barcelona a Madrid (624 kilómetros, según Google Maps, por el recorrido más corto) tuvieras que recoger del tubo de escape de tu vehículo una bolsa con 72 kilos de dióxido de carbono (CO2), el principal gas responsable del calentamiento global del planeta y por tanto causante del cambio climático?

Esos 72 kg. de CO2 sería la cantidad que generaría en ese viaje el coche promedio español ya que, según los datos de la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA), el promedio de emisiones de CO2 de los vehículos en España en 2015 fue de 115,3 gramos de CO2/km.

Tubo de escape

Ya prácticamente todo el mundo reconoce que el cambio climático es un problema grave y que urge resolver, pero al mismo tiempo casi nadie al que le pregunto es consciente de la cantidad de CO2 que emitimos cuando usamos el coche y, en consecuencia, de la contribución que con ello hacemos al calentamiento global del planeta, muchas veces absurdamente, pues el coche se utiliza cada vez más para hacer desplazamientos cortos, que podrían evitarse fácilmente si nos trasladáramos a pie, en bicicleta o transporte público. Cada 8-9 km que hagamos andando o en bici en vez de en coche, es un kilo menos de CO2 que echamos a la atmosfera.

Y ello por no hablar de otras sustancias contaminantes. Lamentablemente, la inmensa mayoría de los coches en circulación siguen teniendo motores de combustión interna que usan sólo gasolina o gasoil como combustible. Por sus tubos de escape se desprende a la atmósfera una serie de sustancias muy nocivas para el medio ambiente y la salud: el ya citado dióxido de carbono (CO2), monóxido de carbono (CO), óxidos de nitrógeno (NOx), los compuestos orgánicos volátiles (COV), hidrocarburos no quemados (HC), compuestos de plomo y otros metales pesados, anhídrido sulfuroso y partículas sólidas.

Es verdad que hay diferencias a ese respecto entre los vehículos de motor diésel y los de gasolina. Estos últimos emiten más CO2, CO y compuestos de plomo que los primeros. Pero los que utilizan diésel emiten más NOx y micropartículas sólidas en forma de hollín, hidrocarburos no quemados y dióxido de azufre (SO2). Es decir, un verdadero asco todos.

Lee el resto de la entrada »

Y tu ciudad… ¿es sostenible?

Raquel García Monzón – Técnico de energía en WWF España

desafiodelasciudades

Actualmente nuestro Planeta está sufriendo una rápida urbanización además del crecimiento de economías de países como India, China y África. Las ciudades son responsables de más del 70% de las emisiones de dióxido de carbono derivadas del consumo insostenible de combustibles fósiles (petróleo, gas y carbón). En 2050 más de 2/3 de la población global se concentrarán en las ciudades y se prevé que 350.000 millones de dólares serán invertidos en mejora de las infraestructuras urbanas en los próximos 30 años. Si todas las personas en el planeta vivieran como actualmente vive un residente urbano de un país desarrollado, necesitaríamos más de tres planetas para abastecer los recursos naturales y la absorción de las emisiones de dióxido de carbono resultantes, pero solo tenemos un Planeta.

Si las inversiones futuras en las ciudades siguen su trayectoria tendencial o “Business As Usual” (BAU), nuestra dependencia en la energía procedente de combustibles fósiles continuará en ascenso. Como resultado, las infraestructuras intensivas en energía y los estilos de vida necesitarán mayores inversiones y más de la mitad de las emisiones totales de carbono se emitirán a la atmósfera en tan sólo 30 años. En consecuencia, miles de millones de personas tendrían que pagar los altos costes económicos, sociales y ecológicos de una economía basada en el carbono.

Lee el resto de la entrada »

Señales cada vez más preocupantes del cambio climático

Carlos Bravo – Gerente de la Fundación Renovables carlosbravomini

Cuanto más leo sobre el calentamiento global del planeta, más agobiado me siento. Me angustia comprobar que cada nuevo dato que se conoce es más preocupante que el anterior. Así, la concentración atmosférica de dióxido de carbono (CO2) ha pasado de 400,31 partes por millón (ppm) en febrero de 2015 a 404,16 ppm en febrero de 2016, según el laboratorio de referencia de Mauna Loa, en Hawaii. Ya estamos, pues, claramente instalados por encima de las 400 ppm. En el inicio de la era industrial esta concentración era de 280 ppm.

niveles ppm

Aumento de la concentración atmosférica de dióxido de carbono (Mauna Loa)

Los científicos han concluido que el límite máximo seguro de CO2 en la atmósfera es de 350 ppm, pero ese nivel ya se alcanzó en 1988, es decir, desde esa fecha ya podemos decir que estamos generando cambio climático. El aumento sigue una pauta exponencial y, de seguir así, llegaremos en relativamente pocos años a tener una concentración de 450 ppm, cifra que va vinculada a un aumento de 2ºC de las temperaturas medias mundiales y esto, a su vez, a un cambio climático descontrolado e irreversible de consecuencias catastróficas. Los 15 años transcurridos desde el año 2000 están entre los 16 más calurosos desde que se comenzaron a tomar registros globales en 1880. No es sorprendente, por tanto, que la temperatura media global en 2015 haya sido la más alta registrada desde la era preindustrial: ya se ha sobrepasado el umbral de 1ºC de incremento.

Conociendo las graves consecuencias económicas, sociales y medioambientales que podría llegar a tener en un futuro cercano el cambio climático, que ya padecemos, y aunque sé que hay muchas personas y entidades movilizándose para cambiar las cosas, me agobia ver que sigue habiendo una gran indiferencia general ante este problema entre una gran parte de los responsables políticos y también entre ciertos sectores de la ciudadanía. Es más, aún hay gente que lo ve de forma positiva porque se cree que el cambio climático sólo va a suponer que tengamos “más sol” o “buen tiempo” durante más meses. Irresponsables los primeros e ilusos los segundos.

La acumulación de noticias en las últimas semanas sobre el descongelamiento del permafrost, no ha hecho más que agravar mi nivel de preocupación. ‘Permafrost’ es el nombre que se da a los suelos permanentemente congelados. Este tipo de suelos se encuentra en latitudes elevadas, como las regiones polares del Ártico, la Antártida y circumpolares, y también puede darse en zonas montañosas de altura considerable o en cualquier lugar en donde el clima sea frío. Aproximadamente un 20% de la superficie de la Tierra es permafrost congelado.

Lee el resto de la entrada »

¿Son las energías renovables caras o baratas?

                                  María Concepción Cánovas del Castillo – Experta en energías renovables conchacanovas

La calificación de un producto como “caro o barato” se basa en su comparación con productos de características similares; de ahí que nos tengamos que preguntar si tienen sentido afirmaciones como que “la energía nuclear es más barata que la energía renovable”.

¿Cuáles han de ser los criterios que permitan comparar los costes de generación de tecnologías como la solar y la eólica, cuya producción de electricidad está exenta de emisiones y residuos, con respecto a una tecnología como la nuclear cuyos residuos de alto nivel radiactivo será necesario gestionar y vigilar durante miles de años y para los que a día de hoy, después de cincuenta años generando este tipo de desechos radiactivos, no se dispone aún de almacenamiento definitivo?

Flickr- Tonymadrid Photography

Sin entrar a valorar la insolidaridad generacional que conlleva el uso de la energía nuclear, la valoración de sus costes es imposible de precisar como reconocía el Gobierno en el preámbulo de la Ley 15/2012 de medidas fiscales para la sostenibilidad energética, por lo que difícilmente puede aceptarse la comparación de los costes de generación de ambas tecnologías.

Tampoco está exenta de dificultades la comparativa de costes de generación de electricidad a partir de energías renovables con respecto a la generación con combustibles fósiles, dada la necesaria internalización en estos últimos del coste que supone las emisiones de CO2 a la atmosfera y sus implicaciones a medio-largo plazo tanto ambientales como económicas y sociales;  si tomamos como referencia el histórico de los precios de los permisos de polución en la Unión Europea podemos comprobar que estos no responden a criterios de subsanación de costes, sino a la fijación de precios en función del mercado de oferta y demanda.

Lee el resto de la entrada »