BLOGS
La energía como derecho La energía como derecho

Las claves de un tema que nos afecta a todos

Contadores inteligentes para unos… tontos para otros

Por Mariano Sidrach de Cardona – Catedrático de la Universidad de Málaga

contador de la luz

Necesitamos cambiar nuestra forma de consumir energía. Nadie a estas alturas niega la responsabilidad de cómo producimos y consumimos energía en problemas tan serios e importantes como el cambio climático y la contaminación del aire que respiramos. Problemas cuya solución necesita de un cambio de actitud y de mentalidad de todos nosotros. Tenemos que empezar a consumir menos y a consumir mejor, es decir, tenemos que priorizar el ahorro y la eficiencia energética, para hacer posible el cambio al uso masivo de las energías renovables para nuestro abastecimiento energético.

Las claves para conseguir la concienciación ciudadana necesaria para poner en marcha este cambio de modelo energético son la educación y la información. Es difícil cambiar aquello que no conocemos o de lo que no disponemos de información suficiente.

Vivimos en la era de las tecnologías de la información y de la comunicación. Disponemos de forma inmediata de acceso a gran cantidad de información, podemos conocer en tiempo real casi cualquier cosa imaginable, el tiempo, la producción de energía, la contaminación del aire en muchas ciudades, etc… tenemos aplicaciones en nuestros dispositivos móviles capaces de acceder a cualquier tipo de información.

¿Cómo es posible que no podamos conocer en tiempo real el consumo energético de nuestra vivienda?

Se venden en el mercado infinidad de dispositivos que podemos acoplar en nuestras líneas eléctricas para conocer el consumo eléctrico, y cualquier estudiante de informática puede, a partir de plataformas abiertas, programar de forma más o menos sencilla un medidor doméstico de energía. Sin embargo, no tenemos acceso directo y en tiempo real a los datos de nuestro contador de energía eléctrica.

Las compañías eléctricas están instalando un tipo de contadores llamados inteligentes, de forma tal que ellos son los únicos que pueden conocer en tiempo real los datos de nuestro consumo eléctrico. Mal empezamos. Mediante un análisis de los datos de consumo es sencillo identificar quién y cuándo se consume energía. Conocer nuestro consumo detallado debería ser un derecho y el primer paso hacia medidas de eficiencia energética. De forma global, el análisis de estos datos debería servir para optimizar y mejorar las redes de distribución y facilitar el acceso de las instalaciones de autoconsumo y constituye una valiosa herramienta para impulsar el cambio de modelo energético. ¿De verdad alguien se cree que estos son los objetivos que se plantean con los nuevos contadores eléctricos?

Conocer el consumo eléctrico detallado permite conocer además, los hábitos y costumbres de los usuarios, a qué hora se levantan, si están o no en su domicilio, cuándo cocinan, a qué hora ponen la TV, qué electrodomésticos usan, etc… lo que da lugar a una gran cantidad de información privada que ponemos en manos de la compañía eléctrica.  ¿Estamos los consumidores debidamente protegidos para evitar un mal uso de estos datos por parte de las compañías eléctricas?

Estos contadores, lejos de empoderar al ciudadano y responsabilizarle de su consumo energético, añaden opacidad al sistema y entrega más poder a las compañías eléctricas. ¿Qué nuevo servicio ofrecen estos contadores a los ciudadanos y por el que la compañía eléctrica nos factura un precio superior todos los meses? Ninguno o, en todo caso, una facilidad de facturación y un acceso a la información exclusivamente para ellos. Bien pensado eso de llamarles inteligentes y que así parezca que lo que en realidad supone un beneficio para ellos lo veamos como un nuevo y más moderno servicio. ¿Inteligentes? ¿para quién?

Los contadores eléctricos deben cumplir la Directiva Europea de Eficiencia Energética 2012/27/EU que establece las características de estos dispositivos y cuyo objetivo es avanzar en conseguir una sociedad que gestione y administre su consumo energético. No parece que los que se están instalando en España tengan este objetivo.

En el Reino Unido, se están instalando contadores que vienen provistos de un display que se instala en el interior de la vivienda y donde el consumidor puede visualizar en tiempo real sus consumos, así como los históricos de energía consumida y el coste de la factura eléctrica. En España no los veremos.

Reivindiquemos nuestro derecho a tener acceso en tiempo real a nuestros datos de consumo eléctrico a partir del contador, como la mejor forma de impulsar la eficiencia energética, sin necesidad de comprar elementos de medida adicionales, y exijamos una ley de protección de datos, que detalle el uso que las compañías eléctricas pueden hacer de los mismos. No se puede actuar frente a lo que no se conoce. La información es clave. Sin estas condiciones, no deberían seguir instalándose los nuevos contadores y menos llamarles inteligentes. Ponemos el calificativo de inteligente a las cosas sin el menor sentido, con un falso afán de “modernidad”, cuando en realidad bastaría con una conciencia social superior y sobre todo con más respeto a los derechos de los ciudadanos.

  • Imagen: Europa Press

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.