BLOGS
La energía como derecho La energía como derecho

Las claves de un tema que nos afecta a todos

Señales cada vez más preocupantes del cambio climático

Carlos Bravo – Gerente de la Fundación Renovables carlosbravomini

Cuanto más leo sobre el calentamiento global del planeta, más agobiado me siento. Me angustia comprobar que cada nuevo dato que se conoce es más preocupante que el anterior. Así, la concentración atmosférica de dióxido de carbono (CO2) ha pasado de 400,31 partes por millón (ppm) en febrero de 2015 a 404,16 ppm en febrero de 2016, según el laboratorio de referencia de Mauna Loa, en Hawaii. Ya estamos, pues, claramente instalados por encima de las 400 ppm. En el inicio de la era industrial esta concentración era de 280 ppm.

niveles ppm

Aumento de la concentración atmosférica de dióxido de carbono (Mauna Loa)

Los científicos han concluido que el límite máximo seguro de CO2 en la atmósfera es de 350 ppm, pero ese nivel ya se alcanzó en 1988, es decir, desde esa fecha ya podemos decir que estamos generando cambio climático. El aumento sigue una pauta exponencial y, de seguir así, llegaremos en relativamente pocos años a tener una concentración de 450 ppm, cifra que va vinculada a un aumento de 2ºC de las temperaturas medias mundiales y esto, a su vez, a un cambio climático descontrolado e irreversible de consecuencias catastróficas. Los 15 años transcurridos desde el año 2000 están entre los 16 más calurosos desde que se comenzaron a tomar registros globales en 1880. No es sorprendente, por tanto, que la temperatura media global en 2015 haya sido la más alta registrada desde la era preindustrial: ya se ha sobrepasado el umbral de 1ºC de incremento.

Conociendo las graves consecuencias económicas, sociales y medioambientales que podría llegar a tener en un futuro cercano el cambio climático, que ya padecemos, y aunque sé que hay muchas personas y entidades movilizándose para cambiar las cosas, me agobia ver que sigue habiendo una gran indiferencia general ante este problema entre una gran parte de los responsables políticos y también entre ciertos sectores de la ciudadanía. Es más, aún hay gente que lo ve de forma positiva porque se cree que el cambio climático sólo va a suponer que tengamos “más sol” o “buen tiempo” durante más meses. Irresponsables los primeros e ilusos los segundos.

La acumulación de noticias en las últimas semanas sobre el descongelamiento del permafrost, no ha hecho más que agravar mi nivel de preocupación. ‘Permafrost’ es el nombre que se da a los suelos permanentemente congelados. Este tipo de suelos se encuentra en latitudes elevadas, como las regiones polares del Ártico, la Antártida y circumpolares, y también puede darse en zonas montañosas de altura considerable o en cualquier lugar en donde el clima sea frío. Aproximadamente un 20% de la superficie de la Tierra es permafrost congelado.

Imagen de permafrost

Imagen de permafrost

La peculiaridad del permafrost es que encierra grandes cantidades de carbono que quedó atrapado cuando los suelos se congelaron a principios de la última glaciación. A medida que el permafrost se derrite, el carbón atrapado, en lo que antaño fuera un suelo congelado, es liberado en forma de metano (CH4), que es un potente gas de efecto invernadero, con un potencial de calentamiento global equivalente a 21 veces el del CO2. Así, el metano liberado hacia la atmósfera genera calentamiento global y más derretimiento del permafrost, en un endiablado proceso de retroalimentación positiva. Es por esto que cuando el permafrost se derrite se acelera el calentamiento global del planeta.

La desaparición del permafrost es ya un hecho probado en el Ártico. Diversos estudios de la NASA, entre otros organismos, lo han demostrado fehacientemente. Se calcula que el permafrost del Ártico encierra entre 1,4 y 1,85 billones de toneladas métricas de carbono orgánico, lo que equivale al 50% del total de carbono orgánico almacenado en los suelos de la Tierra. La mayor parte del carbono del permafrost ártico se encuentra situado a una profundidad de 3 metro, por lo que es muy vulnerable al efecto del deshielo. Según los estudios de la NASA, en el Ártico el permafrost se está calentando más rápidamente que la temperatura del aire (entre 1,5 y 2,5 ºC en las últimas tres décadas).

Por otro lado, investigadores del Norwegian Institute for Air Research (NILU) han revelado, a principios de este mes, que los niveles de gas metano en el Ártico están incrementándose rápidamente, por encima incluso de lo esperado, según han detectado en estaciones de medida en Svalbard y al sur de Noruega.

Pero el fenómeno no es exclusivo de las zonas de latitud elevada, también existe permafrost en zonas montañosas. En el caso de la península ibérica, en las cumbres más altas de los Pirineos y Sierra Nevada. Pues bien, un estudio científico, realizado por expertos de la Universidad de Barcelona ha revelado ya la desaparición del permafrost en los picos más altos de Sierra Nevada (Granada).

Hasta ahora se consideraba que el 40% del metano que se liberaba a la atmósfera procedía de fuentes naturales y un 60% de fuentes de origen antropogénico pero esto está cambiando por culpa del derretimiento de los polos y de los glaciares y de la consiguiente pérdida del permafrost. ¿Qué ocurrirá si la enorme cantidad de carbono encerrado en la capa de permafrost en el Ártico, en Siberia y en América del Norte se libera como metano a causa de un cambio climático cada vez más acelerado por culpa de ese mecanismo de retroalimentación positiva? Da miedo pensarlo.

Este tipo de fenómenos, naturales pero provocados por nuestra insensatez, tienen una dinámica en la que es prácticamente imposible influir, al menos de forma directa. Sin embargo, sí está en nuestras manos cambiar nuestro actual modelo energético, principal causa del calentamiento global del planeta y pasar a un sistema eficiente, 100% renovable y libre de combustibles fósiles. Como lo está también el evitar la deforestación y eliminar o transformar otras actividades humanas que agravan el cambio climático. En todas estas cuestiones, querer es poder. Depende sólo de nosotros.

4 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Jose

    Cansado estoy de decirle a la gente de mi alrededor lo que tu explicas aquí, pero la ignorancia española es congénita. Supongo que por falta de educación y talante científico de quienes trato de convencer. En un reciente viaje a Centro América he podido ver que la falta de respeto al medio ambiente y la ignorancia están completamente enlazados. Allí no importa a NADIE si un autobús del año 1980 echa una nube de humo tóxica y absolutamente negra que te tiñe la ropa de negro al pasar cerca tuya. A nadie le importa si su bebé respira esa mezcla cancerígena, o si las calles están llenas de una espesa capa de dichos compuestos químicos en el suelo y otro bebé gatea e incluso lame un escalón. Lo he visto con mis propios ojos. Pues tal ignorancia, si es que al lector le ha supuesto sorpresa y repulsión, es la misma cantidad de repulsión que me crea a mi el típico español que no sabe ni pronunciar “sostenibilidad” (mucho menos su significado)… ya he tenido alguna discusión a causa de ello. Pues bien, el único remedio a largo plazo es una educación exhaustiva en las aulas sobre la ecología, a todos los niveles y DESDE YA. Otra solución es subvención a los coches eléctricos y por ley convertir todas las gasolineras en electrolineras. Otra solución es usar el metano producido por la agricultura/ganadería (parece ser que muchísimo) como combustible (al menos así no se liberaría a la atmósfera). Soluciones hay, lo que no hay es formación de los dirigentes. Y del que ha escrito el post #1, mejor ni hablar. Posiblemente tenga algún interés oculto, o pertenezca a alguna industria que viva del petróleo.

    21 marzo 2016 | 13:47

  2. Dice ser Lunaticko

    Pues a reirnos todos cuando no tengamos casa, ya tendremos tiempo de llorar.

    Raul yo no se si es cierto o no, lo que si es cierto es que mas del 40% de las tierras cultivables a nivel mundial estan en declive o inservibles , mas del 42% de la pesca a nivel mundial a desaparecido ya, la mayoria de los grandes rios apenas llega un chorrito de agua al mar.

    En gastar el 50% de lo que se cultiva a nivel mundial en alimentar ganado, estamos agotando las reservas subterraneas de agua, en africa, o isrrael lo estan notando de cojones!!

    En definitiva sea o no sea cierto lo del cambio climatico hay que preocuparse ya por el bien estar de nuestra casa, y si hace falta cambiar el modelo de vida basado en el capitalismo que no nos va a llevar mas que a la necesidad ya que estamos construyendo un planeta que da cada vez menos.

    La unica salvacion para el planeta y el futuro de nuestros hijos nietos, es un cambio de modelo de vida ya!!!!.
    Y por supuesto lo mas inteligente es imitar los modelos naturales que han funcionado y funcionan desde hace miles y miles de años!!

    21 marzo 2016 | 13:53

  3. Dice ser Lunaticko

    Carlos gerente de la fundacion renovables, esta muy bien, pero no es la solucion.

    Cambiar el modelo energetico que hace falta no es la solucion, y el barco esta lleno de parches, mas parches y se hunde!!

    La solucion es un cambio de modelo de vida, y si se puede imitar los modelos naturales a la hora de construir el nuevo modelo de vida, modelos naturales que han funcionado y funcionan desde hace miles de años!!

    21 marzo 2016 | 13:56

  4. Dice ser Detalles

    Es cierto en Sierra Nevada en verano no parece no haber ni sombra de hielo

    21 marzo 2016 | 17:20

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Normas para enviar su comentario e información sobre el tratamiento de sus datos de carácter personal

    Antes de enviar su comentario lea atentamente las normas para comentar en 20minutos.es. La opinión de los autores y de los usuarios que realizan comentarios no es responsabilidad de 20 Minutos Editora, SL. No está permitido realizar comentarios contrarios a la normativa española y europea ni injuriante. 20 Minutos Editora, SL se reserva el derecho a administrar y eliminar los comentarios que consideremos puedan atentar contra las normas, resultar injuriosos, resulten spam o sencillamente no estar relacionados con la temática a comentar.

    Le informamos que, de conformidad con lo establecido en la normativa nacional y europea vigente en materia de protección de datos personales y de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, al enviarnos el presente formulario Ud. está dando expresamente su consentimiento a 20 MINUTOS EDITORA, SL para que trate los datos recogidos en este formulario con la finalidad de gestionar el servicio de recepción de su comentario, así como para enviarle comunicaciones electrónicas informativas o comerciales o dirigirle publicidad electrónica de productos y servicios propios o de terceros. No está permitido el registro de menores de 13 años.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies

    Para la finalidad anteriormente indicada 20 Minutos Editora, SL puede ceder estos datos a otras empresas de Grupo Henneo o a terceros proveedores de servicios para la gestión de comunicaciones electrónicas y otros servicios de gestión comercial o publicitaria, incluso aunque se hallen fuera del territorio de la Unión Europea en aquellos casos que legalmente garanticen un nivel adecuado de protección que exige la normativa europea.

    Los datos personales solicitados deben ser exactos para que puedan tratarse con las finalidades indicadas. En el caso de dichos datos dejen de ser exactos, necesarios o pertinentes para las finalidades para las que han sido autorizados (por ejemplo, en caso de comunicaciones electrónicas devueltas por error o cancelación de dirección electrónica), 20 Minutos Editora, SL procederá a su bloqueo, conservándose los datos únicamente a disposición de las Administraciones Públicas, Jueces y Tribunales durante el plazo de 4 años, transcurridos los cuales 20 Minutos Editora, SL procederá a su supresión. Sus datos se conservarán por 20 Minutos Editora, SL mientras sean exactos y Ud. no retire el consentimiento que explícitamente emite con el envío de este formulario o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales.

    En cualquier momento Ud. puede retirar el consentimiento prestado y ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad de sus datos y limitación u oposición a su tratamiento dirigiéndose a 20 Minutos Editora, SL enviando un correo electrónico a dpo@20minutos.es o mediante comunicación escrita al domicilio en Pº Independencia, 29. 50001 Zaragoza, indicando en cualquiera de ambos casos la Ref. Datos personales y el derecho que ejercita así como adjuntando copia de su DNI o documento identificativo sustitutorio.