‘Mogambo’ o cuando la censura se pasó de frenada

La censura es tan antigua como el cine, o casi. No podemos olvidar cómo se movilizaron las ligas puritanas en Estados Unidos contra el inocente y primigenio beso que nos ofreció Edison en El beso (1898) o cómo añadieron una franjas en la zonas mas “provocativas” de Fátima Djemille, mientras bailaba la danza del vientre en una producción también de Edison.

censura franquista mogambo

Si bien es verdad que en los primeros tiempos todavía no existía la censura institucionalizada, con el tiempo llegaría y casi ningún país se libró de ella, sobre todo cuando descubrieron el poder de masas del séptimo arte.

Hoy vamos a ver como el uso del doblaje para censurar una película, les jugó una mala pasada a los censores franquistas con Mogambo de Ford, donde al final fue peor el remedio que la enfermedad.

El doblaje fue una solución de las grandes productoras norteamericanas para no perder difusión de sus películas en Europa, donde la mayoría de los países eran reticentes a las películas que no fueran en su idioma. Primero trataron de subtitular los diálogos, pero al final tuvieron que recurrir al doblaje para que las grandes producciones norteamericanas fueran consumidas en el viejo continente.

Pero claro, el doblaje permite alterar de manera sencilla los diálogos, lo que es una tentación para cualquiera que se dedique a labor de censor. El problema es cuando pierden el hilo de lo que modifican como ocurrió en Mogambo (John Ford, 1953). En la moral de la España de los años 50 no estaba bien visto la infidelidad matrimonial, y en la película, una joven y guapa esposa, Linda (Grace Kelly), cae rendida ante el aventurero y maduro Víctor (Clark Gable). En el juego de parejas aparece también otra bella mujer que también cae en los brazos del intrépido granjero, Eloise (Ava Gardner). Y sin olvidar al esposo desdichado, el antropólogo Donald (Donald Sinden).

Censura Mogambo

Aquí aparecen los cuatro protagonistas de la historia africana (IMDb)

Grace Kelly y Donald Sinden eran en la ficción marido y mujer, que por arte de “magia dobladora”, el censor de turno transformó en hermanos. Una auténtica dificultad era evitar las escenas maritales pues, como es normal, ambos compartían dormitorio. Eso sin contar que para evitar la adulterio se habían inventado un incesto, que en cualquier moralidad de puritano clásico, era aun peor. Además imaginad las caras de la gente en las salas, viendo al “hermano” extrañamente celoso de Gable.

Al final, la versión en español resultó muy ridícula, pero hasta 1974 no se realizó un nuevo doblaje de la cinta. En los momentos finales del franquismo, con una censura mas moderada que la vivida en la primeras décadas, aún se se dieron unos diálogos “retocados”, sobre todo los que hacían referencia a algún comentario subido de tono.  Ya en democracia, en 1982, se realizó un tercer doblaje ya sin ninguna alteración. Por fin pudo decirle Ava Gardner a Clark Gable, que era un “típico africano caliente” por su forma de besar.

Las acciones de la censura para “evitar” un adulterio no eran nuevos en el cine español de la dictadura. Antes de Mogambo, ya había hecho cambios similares en El ídolo de barro (Mark Robson, 1949) o Las lluvias de Ranchipur (Jean Negulesco, 1955), aunque, todo sea dicho, no se inventaron incestos o cosas peores.

 

¿Te ha gustado el artículo? Quizá te interese alguno más relacionado con la censura en el cine:

1 comentario · Escribe aquí tu comentario

  1. En tiempos de Franco no se vió ni un solo beso en lon filmes que proyectaron los cines de aquel entonces. Ni beso, ni relaciones sexuales ni cualquier atisvo que pudiese terminar en deseo sexual.
    Los tiempos de ir a Perpignan a ver cine erótico y la estrecha relación iglesia-estado son historia.

    17 noviembre 2021 | 11:06 am

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.