El cine bolchevique tras la revolución de 1917

En 1917 se iniciaba en Rusia una nueva era. Los bolcheviques, junto a otros grupos disidentes, tomaron las calles y provocaron la abdicación (y asesinaron después) al zar Nicolás II. Pronto descubrieron la importancia del cine como medio para la revolución cultural, educación de las masas y propaganda comunista.

cine ruso bolchevique

La primera aparición del cine en Rusia fue casi a la par que que el nuevo invento, en 1896. Francis Doublier, un antiguo aprendiz de los Lumière, se desplazó al país de los zares para rodar la coronación de Nicolás II. Pero tuvo un difícil camino en una sociedad anclada en tiempos pretéritos, con todo bajo el control policial y con un alto nivel de censura.

Las salas debían cerrar antes de las 9 de la noche para el público en general, mientras que la aristocracia, tan arraigada en el país, disfrutaba de los placeres de la cintas de pornografía provenientes de Francia.

El cine tras la revolución

Podemos considerar que el cine estaba aún en pañales cuando Rusia cambio de dueños. Tras la Revolución de Octubre de 1917, el Partido Bolchevique liderado por Lenin se hizo dueño del país que durante poco más de 300 años había sido gobernado por la dinastía Romanov. El nuevo partido pronto comprendió de las enormes posibilidades del cine.

“De todas las artes, el cine es para nosotros la más importante.”
Lenin

La industria del cine fue nacionalizada en 1919 y la guerra civil sirvió de escuela para los primeros cineastas rusos. Todo debía orientarse al fin propagandístico, incluso la película norteamericana Intolerancia (Griffith, 1916) se tomó como modelo del nuevo cine soviético. Bastó con añadir un prólogo para transformarla en un ideal sobre la interpretación histórica en clave marxista.

Como norma general, el cine soviético de los primeros tiempos rechazará la habitual narrativa burguesa de los países occidentales, con un cine al servicio de la revolución.

Debido al embargo europeo, la nueva Rusia crea la VFKO, Sección Panrusa de Fotocinematografía, de la que surgirá la productora estatal Goskino y que tendrá el monopolio de la distribución y cuyas directrices principales serán políticas. En 1919 se forma la Escuela Estatal de Arte Cinematográfico, toda una innovación al ser la primera escuela especializada del mundo.

cartel la nueva babilonia Kizinysev Trauberg

Cartel ‘La nueva Babilonia’ de Kizinysev y Trauberg

En 1921 se creó la FEKS (Fábrica del actor excéntrico) donde se hacían creaciones vanguardistas y excéntricas. Frente a la narración realista, se fundamenta en las pantomimas, las acrobacias o el truco. Grigori Kizinysev y Leonid Trauberg crean el estudio Feksfilm del que salen títulos como La nueva Babilonia (1929) sobre la Comuna de París. Sin embargo este cine experimental da un giro por imposición del nuevo régimen, transformándose en una muestra de realismo socialista.

Del cine-ojo al efecto Kulechov

Dziga Vértov (1895-1954) desarrolló el cine-ojo (kino-oko), un cine documental y realista basado en la espontaneidad, sin guión ni actores. Junto a su esposa y hermano formaron el Consejo de los Tres, que juntos realizaron obras importantes como El hombre de la cámara (1929) o numerosos capítulos para el noticiario Kino-Pravda (“Cine verdad”).

efecto kuleshov

Efecto Kuleshov causa en el espectador las sensaciones de dolor, hambre y lujuria mediante las tres imágenes (El Hombre Cámara)

Lev Kulechov (1899-1970) desarrolló el potencial del montaje con su efecto Kulechov, que lograba causar en el espectador una serie de ideas mediante imágenes concretas. Pese a sus comienzos con documentales para el Ejército Rojo, fue acusado de estar muy influenciado por el cine norteamericano por lo que tuvo que evolucionar hacia un cine más ortodoxo.

Eisenstein y la importancia del montaje

Kuleshov o Vértov fueron algunos de los maestros en los comienzos, pero con Serguéi Eisenstein (1898-1945) el cine soviético alcanzó su madurez. Existe un antes y un después tras la aparición de este cineasta, con películas tan icónicas como La Huelga (1924) y sobre todo El acorazado Potemkin de 1925, todo un alarde de montaje con el que logró plasmar uno de los principales acontecimiento de la revolución de 1905 (podéis ver ‘Potemkin y Caligari, dos visiones diferentes de los años 20‘).

Serguei Eisenstein

Serguéi Eisenstein (Zen yandex)

Vsévolod Pudovkin (1893-1953), que había actuado de actor a las órdenes de Eisenstein, también retrató hechos revolucionarios como su trilogía conmemorativa del décimo aniversario de la Revolución de 1917. Defensor a ultranza del montaje, lo considera la base estética de cualquier película. Uno de sus trabajos más importantes es La Madre (1926), donde un obrero sufre condiciones casi esclavas en la Rusia zarista.

Aleksandr Dovzhenko (1894-1956) dirige La Tierra (1930), la historia de un campesino pobre que lucha contra los ricos y la iglesia. Como curiosidad, Dovzhenko dejó su carrera diplomática para dedicarse al cine.

Todo el cine de esta época giraba entorno a la política y la propaganda, hasta el punto que en Octubre (Eisenstein, 1927) tuvieron que eliminar casi la mitad de la película ya que aparecía Trotsky.

la vaquillaEscena de la escalera en la película El acorazado Potemkin (Eisenstein, 1925 )

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.