Miradas al planeta a flor de piel, con arte y emociones

En la entrada anterior nos preguntábamos por el estado de nuestro planeta, sobre si el mantenimiento de su entropía sin excesivos sobresaltos suponía beneficios para él o más para nosotros. Sobre esa cuestión acaba de publicarse una entrevista a la doctora María Neira, directora de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS. En ella, al hilo de la deforestación y su incidencia en la propagación de virus recientes, afirmaba que el planeta sobrevivirá a nuestros desmanes, pero que la especie humana se verá muy perjudicada por lo que provoca o incentiva. Quienes lo deseen pueden conocer con más detalle las claves que da la Doctora Neira para acometer la necesaria recuperación verde del planeta, en realidad la modificación de las prácticas humanas para mejorar la vida colectiva. No son quimeras, tienen bastante que ver con las necesidades de proteger nuestras vulnerabilidades.

Cada vez son más las personas, centros de investigación e instituciones que manifiestan lo mismo: lo que hagamos con el medioambiente global repercutirá en nuestra salud. Traemos aquí una manera de interpretarlo en donde se mezclan arte y emociones. Se trata del corto Cambio a flor de piel elaborado por el Instituto Pirenaico de Ecología del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), de la mano de Graja Producciones, para preguntarnos dónde estamos y hacia dónde vamos. Con sus mensajes hemos compuesto los nuestros, algunos pueden ser de todos, ahora mismo o dentro de poco. Se trata de transformar comportamientos para que todos ganemos en salud, y de paso mejorar la del planeta para que con ella se sientan más sanos quienes vendrán detrás.

El documental recoge miradas y mensajes sobre nuestra casa: el planeta. Vamos a seguir su relato para darnos cuenta de los detalles y emociones que transmite. Es la única casa que tenemos; en la anterior entrada ya comentábamos que no existe el planeta B. Nos ha cuidado pero está cambiando. Con nuestro calor y humo estamos elevando su temperatura, tanto que el planeta está en alerta pues ya calza otras huellas nuestras. Además el agua grita, nos dice que la tierra se seca a la vez que los mares no ven el reflejo de tiempos pasados. Siempre queda una memoria que recoge su pasado, está escrita en las páginas de su libro, prestas a ser leídas e interpretadas; un resumen escrito del confuso camino de la vida. El planeta tiene muchas bibliotecas por los lagos, la tierra o en las montañas. En el fondo de todo hay mensajes secretos escritos tanto en forma de minerales como de seres vivos. También luces visibles u ocultas en los bosques que fueron y no son; en estos nuestros ojos se sorprenden con las heridas de la tierra.

Pero hasta en el lago malherido, que recoge el eco de la montaña en su espejo, la vida rebrota en forma de diatomeas, piedras preciosas del agua las llama el documental. Por muchos sitios, el grito de las raíces hará renacer hierbas que buscan en el polen su vivencia nueva, extensible a muchos mundos. ¿Podrá el sonido remoto aullarnos hasta el respiro de la Tierra?, se pregunta, más bien deberíamos respondernos nosotros para levantarnos en su ayuda; es posible. Siempre queda abierto en cada mano el cuidado del paisaje global del planeta, esa piel que ahora lo cubre, matizada, más o menos embellecida con los colores de la vida. Conviene mirar el planeta desde las emociones que nos aportan visiones creativas como esta que nos proporciona la lírica construida por Graciela Gil-Romera, Alejandra Vicente de Vera y Penélope González Sampériz, entre otras personas.

(Prof. Gordon T. Taylor, Stony Brook University – corp2365, NOAA Corps Collection. Dominio Público)

O hacerlo de la mano de Wlath Whitman (1819-1892), del que se habló mucho en el bicentenario de su nacimiento, pues se resaltaba su reconocimiento de la naturaleza. Su exaltación no como algo independiente de nuestro destino, “sino como realidad en la que se proyectaba el yo, habitada por el yo, en última instancia, al servicio del yo; un yo tanto individual —el del poeta, el de cualquier persona individualmente considerada— como social”, se dice en el blog del poeta Eduardo Moga. En Yo soy el Poema de la Tierra, reeditado no hace mucho podemos acercarnos, a pesar del paso de los años, a una visión de la naturaleza en cierta manera inédita, o escasamente atendida, o quizás complementaria de la que tenemos ahora quienes flirteamos con esa idea que se llama ecologismo positivo.

Acaso valga mirar la tierra desde el espacio. Lo que National Geographic llama “un viaje épico en el que descubrir los procesos y fuerzas invisibles que sostienen la vida en nuestro planeta”, lo que algunos identificamos con la entropía hecha imágenes. Si se quiere plenas de estética o contradictorias, por las que viajan placeres y desastres, naturaleza y personas; parece saludable o peligroso, previsible o incierto, etc. En “La sal de la Tierra” se recoge una visión emocionada de la piel del planeta de Sebastiao Salgado, dibujada con trazos diversos. Está accesible en HBO y varias plataformas.

Para terminar esta entrada sobre el planeta, un pequeño fragmento que supone otro reto interpretativo, como los muchos que nos plantea el poeta Vicente Huidobro:

Y os digo que el planeta que atravesó la noche
No se reconoce al salir por el otro lado
Y mucho menos al entrar en el día
Pues ni siquiera recuerda cómo se llamaba
Ni quiénes eran sus padres
Dime ¿eres hijo de martín pescador
O eres nieto de una cigüeña tartamuda
O de aquella jirafa que vi en medio del desierto
Pastando ensimismada las yerbas de la luna
Algún día lo sabremos
Y morirás sin tu secreto
Y de tu tumba saldrá un arco-iris como un tranvía…

Al final de todo se trata de mirar al planeta para verlo. No solemos hacerlo a menudo, o no percibimos siempre el mismo. Porque, digan lo que digan, la Tierra se mueve (Galileo Galilei).

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.