Amenazas biodiversas, oportunidades pendientes

A estas alturas casi nadie deja de percibir la relación existente entre cambio climático y pérdida de biodiversidad. Bueno, a quien le da todo igual sí, pero para esa gente no escribimos estas líneas, ni creemos que le interesen. Biodiversidad es una palabra que suena bien, además guarda una bella idea. Una manera de acercarse a ella es combinar las amenazas a las que se enfrenta con las oportunidades que configura, o que lleva implícitas; sería más acertado decir yuxtaponer dada su aparente su oposición. Sin embargo, lo que podríamos calificar como antagonismos –dejar de ser o renacer- conviven en este caso en la cultura social. Quizás su nexo está en el cuidado de la vida, esperanza que hemos escuchado defender a Adela Cortina.

Decir biodiversidad es hablar de mucha vida diferente en lugares diversos. Más concretamente: espacios -ecosistemas que actúan como una misma unidad funcional- y especies. Si revisamos el pasado podemos comprobar que espacios y especies bandean lo mejor que pueden los empujones que les llegan. Si consiguen sobrevivir recuperan un ayer más o menos esplendoroso, o simplemente se escapan de la desaparición. Esto se llama supervivencia o, visto de otra forma, adaptaciones varias. Todos conocemos que el paso del tiempo ha cambiado innumerables veces la imagen global de biodiversidad que mostraba el planeta; seguro que enseguida nos vienen a la memoria los dinosaurios y otras extinciones espectaculares. En cualquier momento y lugar la biodiversidad exhibe una belleza que complace los ojos, a la vez asoma una vulnerabilidad creciente. Lo bello, que es el acuerdo entre el contenido y la forma en palabras del dramaturgo noruego del XIX Henrik Ibsen, es frágil. Al hilo de esto último, y pensando en la biodiversidad: ¿Qué querría decir Leonardo da Vinci con aquello de que cosa bella mortal pasa y no dura?

(Seobirdlife)

Pero también se puede mirar hacia el futuro. Simplificando bastante hablaríamos de que lo forman amenazas pendientes de las oportunidades biodiversas; no es un galimatías. Y ese es el asunto sobre el que queremos llamar la atención, porque algo se puede hacer para detener el desequilibrio que se adivina entre los platillos de la balanza que los pesa. No será fácil, pues incluso nos cuesta estar de acuerdo sobre lo que sucedió ayer. Por eso, hay más necesidad que nunca. Empecemos por el ahora mismo. Se admite que la pérdida de biodiversidad es creciente, que esa simplificación no es buena ni conveniente, tanto para la reciente/diferente naturaleza en su globalidad como por lo que nos afecta como usuarios de la biodiversidad, muy dependientes por cierto. No es la primera vez que hablamos en este blog, e intentamos comprender en su justa dimensión aquello que decía Víctor Hugo de que la necesaria civilización de hombre en relación con el hombre –suponemos que civilización equivaldría a convivencia civilizada adornada de bastante ética- debía completarse con la que la especie humana mantiene con la naturaleza y los animales varios. Queremos pensar que en la cabeza del escritor francés del XIX, cuyas obras ocupan un lugar importante en la literatura universal, el ámbito naturaleza incluía al resto de los seres vivos.

Pues bien, la biodiversidad está en serio peligro, a tenor de lo que aseguran diversas organizaciones. Para no dilatar la lectura vamos a acudir solamente a cuatro fuentes representativas de entre las muchas que se ocupan del asunto. Hemos elegido WWF (World Wildlife Fund), la FAO (Organización de las Naciones Unidas de la Alimentación y la Agricultura), Ecologistas en Acción y Greenpeace. De cada una de ellas vamos a rescatar alguna ideas convertida en alerta, para ver si lo que son amenazas lo podemos volver oportunidades con nuestro empeño. Después, quienes esto lean compondrán su pensamiento en relación con lo que ya sabían o mejor les parezca. La primera, en su informe Planeta vivo 2020, proporcionado por la Sociedad Zoológica de Londres (ZSL), alerta de la caída de un 68% en “21.000 poblaciones salvajes (de mamíferos, aves, peces, reptiles y anfibios) monitorizadas con la tecnología más avanzada  de todo el mundo, entre 1970 y 2016”. Tan preocupados están en la WWF que demandan a los líderes mundiales un acuerdo global por la naturaleza y las personas que detenga el abuso actual con la naturaleza. Alerta de que el actual sistema alimentario es una de las causas principales de la pérdida de la diversidad. Propone tres acciones contundentes, simultáneas, para revertir la pérdida de biodiversidad: más esfuerzos de conservación, más producción sostenible, más consumo sostenible.

(Terraferida)

Por su parte, la FAO, con una mirada diferente, publicó hacia casi dos años El estado de la biodiversidad para la alimentación y la agricultura en el mundo, haciendo hincapié en que se detectan “pruebas crecientes y preocupantes de que la biodiversidad que sustenta nuestros sistemas alimentarios está desapareciendo, lo que pone en grave peligro el futuro de nuestros alimentos y medios de subsistencia, nuestra salud y medio ambiente”. En este caso, la biodiversidad incluye a todas las plantas y animales -silvestres y domésticas- de las cuales nos aprovechamos nosotros bien sea para nuestra alimentación, para la elaboración de piensos para los animales, incluso para utilizarlos como combustible o aprovechar sus fibras. Pero no se olvida de lo que llama biodiversidad asociada, esos miles de millones de organismos (insectos, murciélagos, aves, manglares, corales, praderas marinas, lombrices, hongos y bacterias que habitan en el suelo) que contribuyen a la producción alimentaria mediante lo que podríamos llamar servicios ecosistémicos. A resaltar unos cuantos datos del informe: menos de 200 especies de las 6.000 que se cultivan para obtener alimentos contribuyen de manera sustancial a la producción alimentaria mundial, y tan sólo nueve representan el 66 por ciento del total de la producción agrícola; aumentan las razas ganaderas en peligro de extinción y la proporción de poblaciones de peces que padecen sobrepesca -más de la mitad ha alcanzado su límite de explotación sostenible-; muchas de las especies silvestres también se encuentran gravemente amenazadas. El panorama que presenta la FAO no es bueno.

Ecologistas en Acción incluye en la cabecera de su web un reloj que marca la cuenta atrás para detener la pérdida de la biodiversidad: ceros por todas partes. Sus trabajos sobre el asunto hablan de que España fracasa en la meta para detener la pérdida, de las relaciones entre biodiversidad y cambio climático, de luces y sombras de la estrategia europea de la biodiversidad 2030, de la enorme y creciente tasa de extinción de los insectos. También de la biodiversidad y la salud humana con una atención especial a la protección que podría representar para detener futuras pandemias, entre otras miradas interesantes.

De Greenpeace vamos a rescatar su denuncia de los escasos resultados sobre la Cumbre de la Biodiversidad 2020 desarrollada a finales de septiembre del año pasado. Normal que la ONG quiera hacernos ver que los diferentes gobiernos de los diversos países no se han aplicado en los objetivos marcados en 2010 para frenar la pérdida de la biodiversidad. Quien quiera puede ampliar la mirada biodiversa en su página.

(GTRES)

No teníamos previsto hablar de ello para no hacer larga la entrada, pero ahí va un breve apunte sobre la publicación de la ONU Perspectiva Mundial sobre la Diversidad Biológica (5th Global Biodiversity Outlook), los cuatro  informes anteriores elaborados por la CBD (Convention on Biological Diversity) se pueden consultar en la misma página. Un par de detalles elocuentes: solo el 15% de los bosques del mundo permanecen intactos y sólo el 3% de los océanos del mundo están libres de la presión del ser humano. Añadía la ONU: “Los porqués están claros. El modelo industrial está extrayendo y destruyendo más que en cualquier otro momento de la historia de la humanidad. Las megacorporaciones no solo han basado su modelo de negocio en la quema de combustibles fósiles que destruyen el planeta, en incendiar bosques para despejar la tierra para la agroindustria y en saquear extensiones cada vez más profundas y remotas de los océanos, sino que también están contaminando nuestra política para debilitar la protección ambiental”. En fin.

Constatadas estas amenazas, dificultades, cabe diseñar otra sociedad de las oportunidades, también la biodiversidad lo merece. Ella o nosotros no, ella con nosotros; nos hacemos compañía y nos necesitamos. A veces miramos tanto la puerta cerrada de la amenaza que no vemos la luz que entra por la de la oportunidad. Mientras nos ponemos en marcha démosle alguna vuelta a aquello que decía Isaac Newton: la unidad es la variedad, y la variedad en la unidad es la ley suprema del universo. Claro que esto lo dijo a finales del siglo XVII y comienzos del XVIII. Habrá que pensar si sirve ahora, vistas como están las cosas por el mundo globalizado.

Por cierto, hablando de biodiversidad nunca debemos olvidar a Rachel Carson y su Primavera silenciosa, de cuya primera edición se van a cumplir pronto 60 años. Ella iluminó al ecologismo protector de la biodiversidad, entre otras cosas. Su luz todavía continúa encendida.

(CAM)

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.