Reciclaje de la (in)con(s)ciencia colectiva

La ecuación que es vivir debería hacernos conscientes de sus términos: un poco de aquí y algo de allá, multiplicado por el cada día, elevado a la potencia de lo colectivo y, quizás, con alguna o muchas restas y divisiones. Eso, más o menos, valdría para poner cara a la conciencia colectiva, enfocada a la coexistencia ambiental y social, empeño harto difícil por lo visto hasta ahora.

Recononozcámoslo: nuestra educación está multiorientada, al menos tremendamente condicionada, por el consumo; este la nubla y le impide imaginar, conscientemente, horizontes diversos con respecto a sociedad y su interactivo medioambiente. Necesita un reciclaje urgentemente.

(JORGE PARÍS)

El vocinglero consumismo ha sepultado el deseo personal; a poco que se piense de forma consciente, a muchos resultará incomprensible, al menos insípido. Bastantes dirán que no lo entienden, todavía menos lo justificarán, habida cuenta de los nubarrones que se nos anuncian; por ahí están peleándose EE.UU. y China a costa nuestra, detrás vienen aranceles que nos preocupan. Parece evidente que el inconsciente colectivo –si es que existe- desdeña el tiempo, rara ver acierta a conjugar el futuro; seguramente ni se molesta. Acaso la vida es tan compleja que son bastantes las personas que creen que se vive mejor no siendo consciente de los avatares que las amenazan.

La imagen pública del inconsciente colectivo es, cuando menos, insulsa; acaso está desnuda como aquel emperador del cuento de Andersen. Habremos de preguntarles a niños y jóvenes cómo la ven representada; algunos ya se manifiestan en contra, pongamos por caso la crisis climática, o la indefensión ante la manipulación de las redes sociales, dos claros ejemplos de la necesidad del reciclaje del (in)consciente colectivo, si es que ambos existen.

Lo malo, casi perverso, en todo este asunto es que el cometido, tanto individual como colectivo, está cada vez más influido por la mentira global, que se ha convertido en una “gran posibilidad de información dudosa” en los tiempos que corren, mejor, que vuelan. Cuente las señales tecnológicas que han llegado a su terminal mientras ojeaba este artículo. Recuerden la última vez que pensaron algo sobre la pobreza o el hambre en el mundo, las desigualdades entre las personas y asuntos de este estilo, que están cerca de usted o acaso padece. Anoten qué saben de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el camino de la gente para la gente. ¿Cuánto tiempo le dedicaron a mirar estas realidades? Si no fue mucho, no por ello son mejores o peores personas, simplemente indiferentes o muy ocupadas.

Pero claro, por lo que se ve, la vida, o la construimos colectiva -ODS para todos en dosis tendiendo a ser similares- o dejará de serlo. ¡He ahí el dilema! Parece conveniente compartir ideales positivos –los hay por ahí y solamente necesitan un buen reciclaje- hacia el futuro colectivo, para asegurar que la con(s)ciencia colectiva sea posible.

Preguntémonos qué podría significar ser (in)consciente global. Para concretarlo, mejor de forma colectiva, les dejamos una frase del ensayista de las ideas, Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales 2008, Tzvetan Todorov: “La humanidad no puede vivir sin ideales. Hay momentos de ceguera e inconsciencia, pero se puede despertar“.

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.