Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Archivo del autor

Bruxelles, ma belle

Hoy el día es soleado, parece un buen día. A través de mi hermano me entero de que ha habido una explosión en el aeropuerto de Bruselas. Voy rápido a preguntar a mis compañeros de piso, quienes tampoco sabían nada. Hay confusión; autoridades y medios de comunicación no especifican las causas pero aún nadie quiere mencionar terrorismo. Demasiado se ha temido como para que parezca real.

Son las 9, voy tarde, así que bajo corriendo a coger el metro en Porte de Hal. Sigo enganchada al móvil. Al cabo de una parada el metro da un frenazo, y el corazón da un salto. Qué estúpido. Estúpido miedo. Llego al trabajo, y sigo sin encontrar información concreta sobre lo sucedido en el aeropuerto.

Explosión en Maelbeek. Se multiplican las llamadas, mensajes y whatsapps. Cada día a esta hora pasan amigos y conocidos por esa estación de metro, situada muy cerca de la Comisión Europea. Todo el mundo está bien pero tantas son las historias sobre 5 minutos antes, o 5 minutos después. Minutos y casualidades. 30 personas no han tenido esos minutos.

Empiezan a sonar las sirenas. Y los teléfonos. Los familiares de los extranjeros que vivimos en Bruselas están más alterados que los que estamos aquí en la oficina. Como digo, aquí solo sirenas. Solo confusión. El día sigue, enviamos algunos emails y se realizan reuniones de trabajo, como si la rutina se negara a dejarnos por un día.

Sigue el sonido de sirenas y helicópteros en las calles y cielo de Bruselas.

Bruxelles, ma belle. Se ha hablado mucho de ti. Se te ha llamado capital del yihadismo. Pero tú eres más que esos individuos. Bruxelles, reste belle. Continúa surrealista. Mantente multilingüe. Reivindica tu multiculturalidad.

IMG_20150412_154555_HDR

Reflexión de Susanna Arús

 

Asia del Sur: más de dos millones de chicos mueren por causas evitables

Por Verónica Furlan

UNICEF presentó un informe que revela que hubo mejoras en la zona debido al progreso económico, pero que las inequidades siguen patentes en la región. La directora regional, Karin Hulshof, dijo que “más de dos millones de chicos mueren antes de su quinto cumpleaños” y que esas muertes “son evitables”.

A pesar del crecimiento económico asiático y las mejoras en la difusión y cumplimiento de los Derechos del Niño, la región que comprende India, Nepal, Afganistán, Bhutan, Pakistán, Bangladesh, las Maldivas y Sri Lanka sigue siendo uno de los peores lugares para ser menor de 5 años.

El informe de ONU, que revisa los avances en nueve áreas clave durante los últimos 25 años, muestra que hubo algunos avances, pero que sin duda son insuficientes si tenemos en cuenta algunos de los datos alarmantes que muestra: como el hecho de que el 38% de los niños de la región tiene malnutrición crónica y la afirmación de que el sur asiático es uno de los peores lugares para quedar embarazada y dar a luz.

“Demasiados niños son casados y demasiados mueren antes de nacer”, dijo enfáticamente la directora regional de UNICEF.

Otros indicadores señalan que aproximadamente 8 millones de chicos menores a un año no reciben vacunas; el 45% de las niñas se casa antes de cumplir los 18 años y el 18% antes de los 15. Asia del Sur es el hogar del mayor número de chicos que no llegan a su talla por la malnutrición; más de 700 millones de personas todavía defecan al aire libre y aproximadamente 100 millones de chicos menores de 5 años no son registrados al nacer.

“A pesar del despegue económico de la región y las mejoras consecuentes en los derechos de los niños, sigue habiendo disparidades masivas que no permiten que estos chicos vivan con dignidad y alcancen su mayor potencial para poder decidir sobre su futuro”, declaró Hulshof. “Lo bueno es que tenemos el conocimiento y la experiencia para mejorar las cosas y permitir que esto pase”, agregó. Esperemos que así sea.

Crédito: UNICEF

Crédito: UNICEF