BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Italia, abocada a una nueva etapa de incertidumbre

El primer ministro italiano, Matteo Renzi. (EFE)

El primer ministro italiano, Matteo Renzi. (EFE)

“Los italianos no deben ser chantajeados. El Sr. Renzi hubiera estado mejor argumentando en favor de reformas más estructurales en todo, desde la reforma de la perversa judicatura hasta la mejora del sistema educativo. Cuanto antes vuelva Italia a una reforma real, mejor para Europa”. Así de contundente se mostraban en The Economist en el editorial ‘Por qué Italia debe votar no en el referéndum’, publicado días antes de la celebración este domingo del referéndum en que el rechazo a reformar la Constitución ha ganado por un 59,1% de los votos

Y es que una de las principales críticas ha sido precisamente que el primer ministro del país alpino se haya tomado el referéndum como un plebiscito sobre él mismo, ofreciendo su cabeza si fracasaba en su intento de reformar la Constitución de 1948. “Renzi perdió desde el principio cuando decidió ponerle cara al referéndum”, valora Andrea Ghianda, italiano experto en medios que reside en Bruselas.

La disyuntiva entre ‘votar SÍ es bueno y votar NO es malo’ le ha costado a Renzi su puesto, un puesto que dicho sea de paso no se ganó en las urnas ya que siguiendo el paso de Mario Monti y Enrico Letta accedió al Palacio Chigi sin el voto expreso de los ciudadanos. “Renzi ha cometido un error político. Como De Gaulle en 1968, ha dicho que en caso de derrota dejará la política. Para despotenciar la coalición opositora debería haber elegido una solución opuesta: anunciar durante la campaña del referéndum su dimisión y la convocatoria de elecciones anticipadas en caso de la victoria del sí”, escribía en un análisis el periodista Eric Jozsef

Reformas a medio camino

Las reformas que preveía el referéndum, como la retirada de la función legislativa del Senado -en Italia Senado y Congreso tienen mismas competencias y esto provoca que la aprobación de una ley pueda tardar años- han sido mal vistas por una mayoría, ya sea por insuficientes, mal planteadas o promovidas por un gobierno que desde sectores de la izquierda es visto como cercano a la derecha. A modo de ejemplo, si bien este punto preveía reducir costes pasando de los 315 senadores actuales a 95 así como eliminar el sueldo del Senado (solo cobrarían el sueldo correspondiente por sus cargos regionales) los representantes territoriales serían elegidos sin pasar por las urnas.

Entre los opositores de la reforma -donde caben prácticamente todos los partidos incluído el sector crítico del Partido Demócrata- se han alineado en el NO posturas que van desde Silvio Berlusconi, el líder de la Liga Norte Matteo Salvini o el sindicalista Maurizio Landini.

Frente al discurso de miedo de Renzi, quien llegó a asegurar durante la campaña que de no aplicar las reformas en 43 artículos que planteaba Italia volvería a la inestabilidad o al avance del populismo, sus detractores no han dudado en advertir que en realidad se trataba de una medida para gobernar con más poderes. Concretamente el argumento se agarra a la reforma ya aprobada de la ley electoral e impulsada por el mismo, bautizada como Italicum, que contemplaba adjudicar una mayoría del 55% de los escaños a la lista que superase el 40% de los votos.

¿Qué escenario se abre ahora?

Corresponde a Sergio Mattarella, el presidente de la República, ordenar formar un nuevo gobierno. Previsiblemente hará una llamada a los líderes de los distintos partidos para que lleguen a un acuerdo para el nuevo ejecutivo. Con todo, algunos líderes como Beppe Grillo, del populista Movimiento Cinco Estrellas (M5S) o Matteo Salvini de la Liga Norte intentarán a toda costa que se celebren elecciones y para ello presionarán a Mattarella para que disuelva el Parlamento y fije una fecha electoral.

“El futuro es difícil de predecir, probablemente tendremos un gobierno técnico encargado de redactar una nueva ley electoral. Las elecciones tendrán lugar el año que viene o lo más probable en 2018 como estaba planificado”, apunta Ghianda. 

Renzi ha destacado, entre otras cuestiones, por ser el presidente del Consejo más joven de la historia de Italia así como por formar un gobierno paritario – ocho puestos para mujeres y ocho para hombres-.  

1 comentario

  1. Dice ser proteína

    Nada nuevo que no se haya repetido hasta la saciedad en otros medios, un poco de aquí, un poco de allá y ya está la ensalada.
    En conclusión: Faltan ganas de hacer las cosas bien, lo de hoy puro relleno.

    05 diciembre 2016 | 20:48

Los comentarios están cerrados.