Fuentesycharcos

“Mark Twain tendría hoy un blog, pero jamás habría escrito gratis”. Robert Hirst, estudioso de Mark Twain

Entradas etiquetadas como ‘El Mundo’

Eva Belmonte: “Los medios deberían rendir cuentas como la Administración”

Foto: Fernando Sánchez
Foto: Fernando Sánchez

 

Eva Belmonte (Elche, 1982) es responsable de proyectos de la Fundación Civio y autora del blog “El BOE nuestro de cada día“. De lunes a sábado, a las 7,30 de la mañana, todavía con el primer café en la mano, comienza a leer el Boletín Oficial del Estado. De media, la lectura le ocupa las tres o cuatro primeras horas del día. “Si llega la hora de comer, se trata de un BOE complicado”. Después de leerlo, algunos días publica tres entradas en el blog. Otros días, no sale nada. “Soy muy tiquismiquis con publicar temas si no son verdaderamente importantes. Cuando tengo dudas, prefiero no sacarlo. Intento ser cautelosa y no inflar las cosas”.

¿Cómo surgió El BOE nuestro de cada día?

En octubre de 2012, en el tercer ERE, salí de El Mundo.es, donde había trabajado ocho años. Me quedé en la calle y decidí, sobre todo por salud mental, que no quería dejar de contar historias. Busqué empleo sin mucho éxito y, como me gusta el periodismo político, pero no el de declaraciones de unos y otros, pensé que lo podía hacer sacando noticias del BOE. Empecé el blog, pensando, ignorante de mí, que el BOE era una cosa acotada y pequeña que podía controlar yo sola desde mi casa. Luego me di cuenta de que era mucho más complejo. He tenido que aprender mucho porque con el BOE vigilas a un país entero.

Gracias al blog, comencé a colaborar con medios como La Marea. En enero de 2013, me llamaron de Civio porque entendieron que encajaba perfectamente con su objetivo de explicar cómo funcionan las cosas de la Administración Pública.

¿El objetivo de Civio es controlar a la Administración?

Sobre todo exigir que se rindan cuentas. Por un lado, se trata de explicar cuestiones complejas de la Administración y traducir datos públicos. Por otra parte, exigir que haya más datos públicos y que la Administración responda a las preguntas que se le formulan. Los datos públicos son de todos y los pagamos entre todos. Al fin y al cabo, ellos trabajan para nosotros y no al revés. Tenemos derecho a saber con quién se reúnen los altos cargos, conocer los informes previos para elaborar una ley y no solo los aspectos económicos, que ahora tanto importan porque tenemos el bolsillo agujereado. Lo más importante es, por ejemplo, con quién se reúnen y qué informes tienen para reformar el mercado eléctrico, porque eso supone miles de millones de euros.

¿Cómo se financian los proyectos de Civio?

Hay tres vías. Una es el crowfunding, no solo por la aportación económica, que viene muy bien. En la primera fase de un proyecto, además, sirve para saber si resulta interesante para otros porque hay gente que está dispuesta a apoyarlo. No hay subvenciones para lo que nosotros hacemos porque no figura entre las prioridades de la Administración. Los premios internacionales también suponen una fuente de financiación. Y la consultoría, por supuesto.

Se habla mucho de periodismo de datos, pero me da la impresión de que en España no se emplea mucho.

Hay más gente hablando de periodismo de datos en cursos y conferencias que ejerciendo. Está de moda, pero es lo que se ha hecho siempre. Los periodistas económicos llevan muchos años leyendo las cuentas de empresas. Pero cuando se habla de periodismo de datos se piensa en grandes bases de datos y en la visualización de los resultados. En la Facultad se llamaba periodismo de precisión. La mayor diferencia es que ahora tenemos tecnología y antes no había.

¿Qué grado de transparencia tienen los medios de comunicación españoles?

Las subvenciones siempre se publican en algún sitio. El problema es la publicidad institucional, que suele ir por la puerta de atrás y no se publica cómo se reparte. Por eso es muy difícil saber si el reparto es justo y si se ha producido en función de la audiencia, porque en las cuentas de los medios no aparece desglosados los ingresos por publicidad institucional. En mi opinión, los medios deberían rendir cuentas como si fueran una parte más de la Administración. Los nuevos medios han aprendido esa lección. Algunos ya están publicando sus cuentas. Lo que dicen los periódicos ya no es sagrado y nadie va a pagar porque sí. Los nuevos medios saben que, para que la gente compre el periódico o se suscriba, deben enseñar las cuentas. Los medios más añejos no lo entienden todavía.

¿Qué es lo que menos te gusta de la prensa?

Dedicamos el 80% del esfuerzo a reflejar lo que ha dicho uno y otro, a replicar teletipos y a contar las mismas historias. En muy pocas ocasiones se invierte tiempo para hacer temas en profundidad por los que yo sí que estaría dispuesta a pagar. Cuarenta medios dirán que la oposición critica una ley, pero nadie se para a leerla. Perdemos mucho tiempo queriendo ser los más rápidos en la “ultima hora”, pero hemos olvidado la labor didáctica de explicar cosas complejas. Se fomenta a columnistas y tertulianos, porque resulta más barato, pero nadie explica nada. El periodismo de datos, igual que el periodismo de investigación y que cualquier periodismo que se quiera hacer con calma y en profundidad, es más caro que opinar o replicar lo que ha dicho otro.

¿Nos ha tocado vivir un mal momento para el periodismo?

Soy muy optimista. En mi opinión, es un excelente momento. Se están produciendo muchos cambios. Solo con la aparición de las nuevas cabeceras digitales o medios como El BOE nuestro de cada día, que hago yo sola en mi casa y que nunca había pensado que pudiera tener tanta repercusión, se muestra que no se necesita una cabecera grande para llegar a la gente. Es un momento de oportunidad y de cambio.  Hace unos años, quién iba a pensar que una chica que tiene un blog en su casa podía salir citada como  fuente en un periódico .

Las cabeceras nuevas se citan entre ellas. Hay mucho más compañerismo. En los nuevos medios hay un sentimiento que si tú has hecho esto y lo has hecho bien, para qué voy a volver a hacerlo yo. Para eso es  mejor citar o republicar.

¿Qué compensaciones te aporta el blog?

Disfrutó mucho explicando cosas como la reforma del sector eléctrico. Hemos tenido pequeños logros. El último:  la Comunidad de Madrid ha cambiado unos pliegos de un concurso de publicidad institucional porque eran ilegales.

Gallardón creó en el Ministerio un archivo con la afiliación sindical de los funcionarios que no tenía ningún sentido. Lo denunciamos y lo corrigieron. Son pequeños resultados, pero te animan porque te das cuenta de que merece la pena seguir trabajando.

Dime cómo titulas y te diré quién eres, ¿o no?

Hace unos años bastaba con mirar el periódico de papel que la gente llevaba debajo del brazo para saber a quién votaba.

Ahora, poca gente pasea el periódico por la calle y la confusión se apodera de los medios.

Hablando de confusión, juguemos a los titulares, una prueba que deja perplejo a cualquiera.

El juego es muy sencillo.

Los siguientes titulares se publicaron en caliente antes de las 13 horas, cuando se acababan de conocer los resultados de intención de voto de la última encuesta del CIS, en seis medios españoles de gran difusión: El País, El Mundo, ABC, 20Minutos, La Razón y ElDiario.es.

«Podemos ya es la primera fuerza política en intención de voto»

«CIS: el PP supera al PSOE por 3,6 puntos y a Podemos por cinco»

«El CIS confirma el fin del bipartidismo»

«Podemos, primera fuerza en intención de voto»

«El CIS sitúa a Podemos como tercera fuerza política tras PSOE y PP»

«El PP ganaría las elecciones por delante de PSOE y Podemos»

Para jugar, solo hay que elegir un titular y emparejarlo con una de las seis portadas de los periódicos citados. Recomiendo la utilización del ingenio y olvidarse de si se trata de medios conservadores, progresistas o cualquier otra cosa.

¿Cuántos aciertos?

Titulares 13 horas sobre la encuesta del CIS

A la hora del almuerzo, algunos titulares de portada aparecían más cocinados:

La Razón: «El PP ganaría las elecciones por delante del PSOE y Podemos»

El Mundo: «Podemos hace temblar el bipartidismo PP-PSOE»

ABC: «CIS: el PP supera al PSOE por 3,6 puntos y a Podemos, por 5»

EL País: El CIS sitúa a Podemos como tercera fuerza política tras PP y PSOE»

20Minutos: «Podemos irrumpe como primera fuerza en voto directo y configura un escenario “tripartidista”»

ElDiario.es: «El CIS confirma el fin del bipartidismo»

portadas "cocinadas" encuesta CIS

En fin, que el PP gana según ABC, La Razón y El País. Mientras que El Mundo, ElDiario.es y 20Minutos optan por explicar en un titular que las cosas están cambiando.

Gracias a @melisatuya por la “inspiración” y las imágenes.

¿Cerrará Google News en España o pagará a la AEDE? (1)

La nueva Ley de Propiedad Intelectual permitirá que los periódicos cobren a Google por publicar los enlaces a sus noticias en Google News. Todo indica que se trata de un grave error producido por el desconocimiento de quienes han promovido la ley a instancias de la asociación de editores de periódicos de papel.

Google NewsLa Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE) ha conseguido ganar el favor del Gobierno. Por su parte, Google News ha amagado con el cierre en España. Si toman esa decisión, según Google, los periódicos perderían una parte importante de su facturación digital. Además, quedan por ver las consecuencias de una ley que hace trizas el espíritu de Internet que se basa, precisamente, en el enlace o hipervínculo. El objetivo de los editores de diarios que forman parte de la AEDE es cobrar a Google, pero en su ofensiva producen daños colaterales a otros agregadores como Menéame, que es uno de los mejores aliados de los nuevos medios digitales para generar tráfico a sus páginas.

El jueves pasado, el Congreso de los Diputados aprobó, solo con los votos del PP, la Ley de Propiedad Intelectual (LPI) que, entre otras cosas, crea la llamada tasa Google (también conocida como “canon AEDE“), por la cual los agregadores de noticias, como Google News, deberán pagar una compensación equitativa a los editores por reproducir “fragmentos no significativos de contenidos, divulgados en publicaciones periódicas o en web de actualización periódica y que tengan una finalidad informativa, de creación de opinión pública o de entretenimiento”.

La compensación se realizará a través de las entidades de gestión de los derechos, una persistente aspiración de la AEDE, a la que pertenece la mayoría de los diarios de papel españoles. Se puede resumir lo publicado en los últimos días sobre la aprobación de la tasa Google diciendo que solo el PP y la AEDE están de acuerdo con la medida.

Google considera que las noticias que aparecen en Google News generan tráfico y, por tanto, beneficio económico para el diario que las ha publicado. En la AEDE explican que “los editores no buscamos ayudas directas sino un marco jurídico que reconozca el valor de nuestros contenidos frente a los abusos cometidos”. El marco jurídico al que alude la AEDE, aunque no haga falta decirlo, persigue una compensación económica. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, en su informe de mayo de 2014, cuestionó, entre otras cosas, la necesidad de que haya una compensación económica. El desacuerdo se podría solucionar de una forma mucho más sencilla: bastaría con que los editores solicitaran a Google que retirara sus noticias de Google News. El inconveniente es que, de hacerlo así, renunciarían a una parte de su tráfico y no conseguirían la compensación económica que buscan.

Google envío el jueves pasado por correo electrónico su “posición” ante la aprobación en el Congreso de la Ley de Propiedad Intelectual.

«Estamos decepcionados con la nueva ley porque creemos que servicios como Google News ayudan a los editores a llevar tráfico a sus sitios web. Por lo que se refiere al futuro, continuaremos trabajando con los editores españoles para ayudarles a incrementar sus ingresos mientras valoramos nuestras opciones en el marco de la nueva regulación».

¿Cuánto dejarían de facturar los medios si cerrara Google News? Mañana continuaremos.

El Gobierno reparte ministros por los periódicos

Captura de pantalla de la Galería de fotos en la web de La Razón Digital.

Captura de pantalla de la galería de fotos en la web de La Razón Digital.

¡Tú a La Razón y yo a El Mundo!

El Gobierno y el PP reparten ministros y altos cargos por los actos de algunos periódicos. El lunes pasado, según lo previsto, a la fiesta de la entrega de los premios de El Mundo en el hotel Palace asistieron la vicepresidenta Soraya Saéz de Santamaría, Luis de Guindos, ministro de Economía, y José Ignacio Wert, ministro de Cultura.

El martes, La Razón organizó una conferencia de Carlos Lesmes, presidente del Consejo General del Poder Judicial. En la primera fila estaban sentados el ministro del ramo, Rafael Catalá, titular de Justicia, y Jorge Fernández Díaz, ministro de Interior. Junto a ellos, María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP y presidenta de Castilla La Mancha.

En el primer párrafo de la crónica de la conferencia de La Razón alardean de la lista de invitados:

«…se celebró en la sede del diario LA RAZÓN, al que acudieron las principales autoridades del mundo judicial, entre ellos, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, el vicepresidente del Tribunal Supremo, Ángel Juanes, así como vocales del CGPJ, el presidente de la Audiencia Nacional, José Ramón Navarro, y los presidentes de los tribunales superiores de Justicia de Castilla La Mancha, La Rioja y Madrid, Vicente Rouco, Ignacio Espinosa y Javier María Casas, respectivamente, y el nuevo presidente de la Sala Penal del Supremo, Manuel Marchena. Entre otras autoridades, estuvo presente el ministro del Interior, Jorge Fernández, la presidenta de Castilla La Mancha, María Dolores de Cospedal, el director general de la Policía Nacional, Ignacio Cosidó, así como el consejero de Justicia de la Comunidad de Madrid, Salvador Victoria, y el ex ministro de Trabajo en el Gobierno de Aznar Eduardo Zaplana».

Ante semejantes despliegues, en ABC estarán esperando un acto para no ser menos que sus colegas. Estaremos atentos porque en el reparto de “cariños populares” solo queda por saber si Rajoy se decidirá a asistir a un evento de uno de los tres medios, aunque sea en su conocida versión de plasma.

Eduardo Suárez, ganador del premio de periodismo García Márquez: «Me parece extraño que no me haya felicitado el director del periódico»

Eduardo Suárez en la entrega de los premios de periodismo García Márquez. Medellín, octubre, 2014.

Eduardo Suárez en la entrega de los premios de periodismo García Márquez. Medellín, octubre, 2014. Foto: Jorge Porras.

Eduardo Suárez (León, 1979) recibió en Medellín, Colombia, el premio García Márquez de Periodismo el mismo día que el diario El Mundo publicó su último artículo. Después de 14 años, el periodista se acogió a un plan de salidas voluntarias del periódico. Conversamos en Madrid poco después de que llegara de Medellín con un teclado –como el de los Mac de sobremesa, pero más pesado porque está realizado en bronce– que acredita el premio y 15.000 dólares.

Suárez obtuvo el galardón que concede la FNPI en la categoría de texto por un reportaje que realizó en Alaska 25 años después de la catástrofe ecológica del Exxon Valdez. María Ramírez (hija de Pedro J.), su esposa y compañera de trabajo, asiste a la conversación e interviene solo para matizar algún dato. Ambos han dejado El Mundo y están pensando en cómo trasladar sus libros desde Bruselas (el último destino como corresponsales) a Madrid.

En la conversación, evita utilizar el nombre de Casimiro García-Abadillo, director de El Mundo, a quien se refiere como “el actual director del periódico”.

Se te ve feliz con el premio.

Sí, mucho. Ha sido muy especial y más por las circunstancias. Es un estímulo en un momento en el que me voy del periódico, después de unos meses difíciles y con una relación bastante mala con el director actual de El Mundo. También es un reconocimiento a la gente que sigue en el periódico, donde hay muy buenos reporteros como Alberto Rojas, Gonzalo Suárez y mucha otra gente, que hacen buenas historias y que deberían tener más espacio y más tiempo para trabajar en ellas.

¿Cuánto tiempo dedicaste al reportaje?

En el terreno, cinco días. Estuve de lunes a viernes en Alaska y después pasé escribiendo otra semana en Nueva York. El proceso fue más largo porque antes hablé con mucha gente y me informé. Pero, para reportear y escribir, unas dos semanas.

¿El texto era muy largo para publicarlo en un periódico de papel?

La versión para el papel tenía 15.000 caracteres, que es larga para un periódico. Pero, en realidad, escribí 50.000, que es la versión completa que presenté para el premio y que publiqué en formato ebook en Amazon. La paradoja es que nadie me pidió que escribiera el artículo que ha ganado el premio García Márquez. Lo escribí porque entendía que había mimbres para redactar una historia larga. Es algo que antes no había hecho. Para el papel, hice un resumen. Pero el papel pronto solo se encontrará en alguna hemeroteca y en casa de mi padre, que lo tiene guardado. Pensé que la versión digital completa y el ebook era para siempre.

Premiados García Márquez

Eduardo Suárez con otros premiados y, a la izquierda, Jaime Abello, director general de la FNPI. Foto: Jorge Porras

Has sido el primer español que ha ganado el premio de la FNPI.

Era el único finalista español de todas las categorías y con el único tema que no tenía que ver con América Latina. Tenía muchas dudas porque los otros dos trabajos finalistas eran muy buenos. Me gustó que destacaran que el reportaje es un texto muy periodístico y no tan literario como otros. Para mí es un elogio porque creo que en España nos sobra poesía y nos falta periodismo y reporteo.

¿El festival de Medellín sirve como antídoto para el desánimo que cunde entre los periodistas españoles?

Claro, llegas a un sitio donde la economía está creciendo y el periodismo tiene cómo financiarse. Además, hablas con gente con mucho talento y conoces los detalles de proyectos como Radio Ambulante, donde están haciendo cosas muy interesantes con poco dinero y bastante éxito. O La Silla Vacía, que está compitiendo con medios grandes en Colombia. Con respecto a los cronistas, he visto a mucha gente con talento literario que son buenos reporteros a la vez. En España, los grandes periódicos pondrían a esos reporteros a hacer una columna y contar sus opiniones. Allí, por el contrario, hacen reportajes.

¿Hay un exceso de columnistas?

En España, la columna es un género sobrevalorado. Ojalá sucediera lo mismo que en América Latina, donde gente como, por ejemplo, Manuel Jabois se dedicara más al reportaje y menos a la columna. Es casi un cáncer que hace que un periodista que tenga cierto talento termine de columnista. Como le sucede a Enric González, un gran reportero, pero últimamente solo leemos columnas suyas. Deberíamos valorar más las buenas historias. Y para eso necesitamos a grandes profesionales para contarlas. En el panorama mediático español se trabaja en la historia que mañana van a dar todos los demás y se apuesta poco por historias propias. Las historias si son buenas, son eternas y se pueden leer mucho tiempo después. Si dedicas recursos y un espacio de 3.000 caracteres a una rueda de prensa de Rajoy, pasados dos días es una información obsoleta que no interesa a nadie.

Tiempos revueltos: desde el mes de junio, os han suspendido de sueldo durante 20 días, cambiasteis de la corresponsalía de Nueva York a Bruselas y pocos días después os acogisteis a un plan de bajas incentivadas.

No entendimos que el nuevo director dijera que nos fuéramos de Nueva York. Nos pareció una decisión incomprensible. Todo el ‘feedback’ que tenemos tanto de personas de fuera como de dentro del periódico es que estábamos haciendo un buen trabajo. La persona a quien sustituimos había estado diecisiete años y nosotros llevábamos solo dos años y medio. No lo entendimos. Escuchas muchas tonterías. Nosotros no estábamos en Nueva York de vacaciones, porque hay muchos rascacielos o porque nos encanta ir al teatro, ni nada por el estilo, sino porque es el país más maravilloso del mundo para ser reportero. La gente te abre su puerta, su corazón, te cuentan un montón de historias. La política americana es apasionante. Es el país donde lo están descubriendo todo en ciencia y tecnología, donde saben cómo va a ser el mundo dentro de 20 años. Es un regalo para un reportero estar ahí. Nos dimos cuenta desde el minuto uno de que el cambio de corresponsalía era una decisión extra periodística que no tenía nada que ver con nuestro trabajo. Eso comenzó en febrero. Lo de junio: vimos que Ana Romero, una compañera que era corresponsal en la Casa Real, firmaba todos sus trabajos y en un día tan importante como el de la abdicación del Rey su crónica salía sin firmar. Hablamos con ella y nos confirmó que quiso publicar una historia en el periódico y no pudo. Nos preocupó mucho porque somos periodistas y creemos que tenemos que defender la libertad de expresión y la capacidad de poder informar. Pensamos que no íbamos a ser los únicos que defendiéramos a Ana, pero después de apoyarla en Twitter, miramos hacia atrás y vimos que no había nadie más. A raíz de eso, el periódico nos sancionó. Nadie nos llamó antes. El director tomó la decisión, inédita en la prensa española y creo que en la mundial, de sancionar a un periodista por dar una opinión en público. Sufrimos muchísimo. Lo del sueldo es lo de menos. Ninguno de los dos somos ricos, pero no nos íbamos a morir de hambre. Vimos reacciones que no nos gustaron, no solo del director del periódico. Durante el verano lo estuvimos meditando. Surgieron las bajas incentivadas. Nos costó tomar la decisión porque era nuestro periódico. María estuvo 15 años y yo, 14. Empecé en el diario cuando aún no había terminado la carrera. Primero en Opinión, editando obituarios y cartas al director. Después, escribiendo editoriales. Luego de corresponsal en Londres y, más tarde, en Nueva York. El Mundo es mi periódico a pesar de que esté al frente quien está ahora.

Y en El Mundo se publicó el trabajo de Alaska que ha ganado el premio.

Sí, por cierto, me parece llamativo y extraño que no me haya felicitado el director del periódico que publicó el artículo que ha ganado el premio García Márquez. Porque, al final, es el periódico quien ha hecho posible que se consiguiera porque dijeron que sí al reportaje, pagaron el viaje, que no era barato, y publicaron la historia. Me siento agradecido al periódico y al actual director, porque fue quien dio la aprobación. Pero no entiendo el silencio ni la ocultación del premio en las páginas del periódico. Es una reacción un poco infantil, además de perder una oportunidad porque también es un premio para el periódico, para Agustín Pery, que es el subdirector que me envió allí y para toda la gente de especiales que me ayudaron a plasmarlo con sus vídeos, sus fotos…

¿Qué echas de menos en el periodismo español?

Me gustaría que hubiera más sitios donde poder leer más historias como la del premio. En mi opinión, los dos grandes periódicos están en un mal momento. Ninguno de los dos directores de grandes medios están apostando mucho por internet. Eso genera un hueco para un gran proyecto digital en español que publique historias bien contadas y que haga buena información del día a día. Hace falta explicar más. Una de las lecciones clave del periodismo anglosajón es explicar todo, explicarlo bien y no dar nada por supuesto. En los medios españoles se dan muchas cosas por supuestas. Y la gente se pierde con la información. Hay que recordar que la principal tarea del día de la gente no es leer el periódico.

Después de desmontar el piso de Bruselas, ¿qué tenéis pensado hacer?

De momento estamos en el corto plazo: firmar papeles, finiquito… Tenemos alguna oferta… Estamos escribiendo con María un libro sobre Marco Rubio para la editorial Debate. Rubio es un senador republicano, muy hábil e interesante que llegó de la nada. Fue el primero de su familia que llegó a la universidad. El libro saldrá en 2015.

Las bodas de plata de El Mundo sin Pedro J.

El Rey Juan Carlos I entregó en 2009 el premio al periodista Ahmed Rashid

El rey Juan Carlos I entregó en 2009 el premio de El Mundo al periodista Ahmed Rashid.

El próximo lunes, 20 de octubre, El Mundo celebrará su 25 cumpleaños y la entrega de los XIII Premios Internacionales de Periodismo con una cena en el Hotel Palace. Por primera vez, Pedro J Ramírez no ejercerá de anfitrión. Solo le han faltado ocho meses y 21 días para alcanzar las bodas de plata como director del diario.

El Mundo festeja su cumpleaños con una cena donde los hombres llevarán traje oscuro y las mujeres vestido corto. En España, ya se sabe, no es habitual lo de pagar por asistir a un evento. No hay costumbre, vamos. Por eso los eventos organizados por medios están dirigidos a un público de corbatas que frecuenta los salones de los hoteles madrileños. En la mayoría de los casos, se trata de almuerzos y conferencias de políticos y dirigentes empresariales o sindicales que acuden a un hotel y sueltan una charlilla mañanera entre el tintineo de los zumos de naranja y los cafés con leche. En Estados Unidos, por el contrario, los eventos se han convertido en una importante fuente de ingresos para los medios de comunicación. The New Yorker organiza un  muy rentable festival anual. En Quartz, uno de los nuevos medios norteamericanos que despierta más interés, creen que “los eventos son una buena fuente de ingresos, también de los asistentes y no sólo de patrocinadores”. Además de conseguir el dinero de los patrocinadores, se trata de que los asistentes también contribuyan a financiar el acto al que asisten.

Pero volvamos a la celebración de El Mundo. ¿Cambiará la fiesta y la entrega de los premios con Casimiro García-Abadillo? De momento, llama la atención el numeroso grupo de empresas patrocinadoras, un exponente de que el Gobierno y los dirigentes del PP volverán a asistir a la fiesta de El Mundo junto con lo más granado de las clases política y empresarial.

Patrocinadores

Con lo justito que se anda de patrocinios a la hora de financiar eventos en España, tomen aliento antes de leer la lista de las empresas que colaboran en la cena del XXV aniversario de El Mundo: La Caixa, Correos, Iberdrola, Repsol, Santander, Telefónica, Altadis, Ferrovial, IBM, KPMG y Mar de Frades, una bodega de albariño de las Rías Baixas. Sí, once patrocinadores, a los que hay que añadir tres colaboradores, para sufragar una cena en el Palace. Por cierto, si la memoria no me falla, tres de los patrocinadores (Telefónica, Caixa y Santander) son accionistas de Prisa.

Asistentes

Esperanza Aguirre y Agatha Ruiz de la Prada durante la entrega de los Premios Internacionales de Periodismo en 2009.

Si ahora es Google el que no me falla, que hasta ahí podíamos llegar, el año pasado la representación de la dirección del PP en el premio se limitó a tres mujeres: Esperanza Aguirre, Ana Botella y Luisa Fernanda Rudí. Seguramente con motivo, Pedro J se quejaba del vacío institucional. Para este año, además de los Reyes, está previsto que asista más de un ministro. Si también acude Rajoy, no hace falta ser muy perspicaz para advertir que se trataría de un espaldarazo al nuevo director de El Mundo, Casimiro García-Abadillo.

Premiados

Pocas veces se concede un premio más merecido: “Premio Reporteros del Mundo a Javier Espinosa, corresponsal de El Mundo; Marc Marginedas, corresponsal de El Periódico, y Ricardo García Vilanova, fotógrafo independiente”.

Más sorpresa causó la concesión de un premio a Rosa Montero, columnista de El País. En El Mundo explicaban así los motivos: «El jurado ha destacado el hecho de que es una de las columnistas contemporáneas que mejor ha sabido conjugar periodismo y literatura. “Este galardón reconoce su trayectoria, en la que siempre ha sabido ser muy coherente y elegante“, ha reflexionado García-Abadillo. “Sus columnas no son un ejercicio retórico, sino que habla de casos concretos, de pequeñas injusticias”, ha añadido Fernando Savater».

Jurado

 «El jurado de la edición de 2013 estaba encabezado por los directores de cuatro de los periódicos más influyentes de Europa: Pedro J. Ramírez, director de EL MUNDO, Ferruccio De Bortoli, director del Corriere della Sera –representado por su corresponsal en España Andrea Nicastro–, Alan Rusbridger, director de The Guardian –representado por su corresponsal Paul Hamilos y Fabrice Rousselot, director de Libération –representado por su corresponsal François Musseau–. Completan el jurado cuatro miembros independientes: Carmen Posadas, César Antonio Molina, Fernando Savater y Raúl Rivero, además de Aurelio Fernández, secretario general de la redacción de EL MUNDO, y Víctor de la Serna»

«El jurado de edición de 2014 ha estado compuesto por los responsables de cuatro de los periódicos más influyentes de Europa: Casimiro García-Abadillo, director de EL MUNDO; Ferruccio De Bortoli, director del Corriere della Sera –representado en el acto por Andrea Nicastro-; Alan Rusbdriger, director de The Guardian, representado por la corresponsal Ashifa Kassam-, y Laurent Joffrin, director de Libération, representado por François Musseau. Completaban el panel cuatro miembros independientes: Fernando Savater, Carmen Posadas, César Antonio de Molina y Raúl Rivero, además de Aurelio Fernández, director de Coordinación Editorial y Comunicación de Unidad Editorial, y el periodista Víctor de la Serna».

Se tarda poco tiempo en encontrar las diferencias entre el jurado de 2013 y el de 2014. Solo hay dos: la corresponsal de The Guardian y Casimiro García-Abadillo, que sustituye a Pedro J. Ramírez como director de uno de “los periódicos más influyentes de Europa”.

¿Por qué El País lanza una edición digital en catalán?

Cabecera de ElPais.catCon la que está cayendo, El País ha puesto en marcha una edición digital en catalán. Mariano Rajoy la saludaba en un artículo que firmaba ayer (Día de la Hispanidad) en El País:

“A nadie le puede extrañar, en efecto, un hecho perfectamente lógico: que un medio con vocación nacional tenga una edición en una lengua hablada por millones de españoles y valorada y querida como propia por todos los demás”.

El artículo firmado por Rajoy estaba en sintonía con la explicación que daba el periódico la víspera del lanzamiento de ElPais.cat. Decían en el diario global:

“El principio que anima este paso es el mismo que justificaba el nacimiento de la edición de Cataluña. Una apuesta industrial y periodística que supuso el compromiso de EL PAÍS con Cataluña y su capital, Barcelona. Como se decía en el editorial publicado entonces, se daba aquel importante paso “con el humilde empeño de ampliar en torno nuestro la opinión que nos apoya y hacer más plural y rico el panorama de la prensa y los medios de comunicación catalanes”.

La semana pasada marqué unos cuantos números de teléfono para preguntar si había alguna razón menos grandilocuente que la que daba El País. “Sigue la pista del dinero”, me dijeron desde Barcelona, empleando el consejo de Garganta Profunda a Bob Woodward en el escándalo Watergate. Lee el resto de la entrada »

Medellín, una fiesta para el periodismo en español

Medellín, Colombia, entrega de Premios Gabriel García Márquez de Periodismo. Foto: David Estrada Larrañeta/FNPI.

Entrega de Premios Gabriel García Márquez de Periodismo en Medellín, Colombia. Foto: David Estrada Larrañeta/FNPI.

En Medellín se ha celebrado una fiesta del periodismo. Mientras en España los profesionales de los medios de comunicación andan alicaídos entre ERE, despidos, reducciones de sueldos, en América Latina los ánimos son distintos. Sin duda, esa es una de las primeras conclusiones que se pueden alcanzar tras seguir las tres jornadas que ha organizado la Fundación García Márquez (FNPI) en Medellín, Colombia, con el objetivo de elegir a los ganadores de la segunda edición de los premios, en cuatro categorías:  Texto, Imagen, Cobertura e Innovación. A la final llegaron 12 trabajos seleccionados entre los 1.400 que se presentaron procedentes de 30 países. Lee el resto de la entrada »