Entradas etiquetadas como ‘gilles villeneuve’

¡Sacrilegio! Los fans de Ferrari eligen a Alonso por delante de Vettel

Vettel y Alonso, en rueda de prensa (Foto: Efe).

La revista F1Racing conmemora en su último número los 70 años de la escudería Ferrari, que se cumplen este 2017, y uno de los temas de ese especial sobre la Scuderia me llama poderosamente la atención.

Se trata de una encuesta entre los aficionados de Ferrari en la que han elegido al mejor piloto que, a su juicio, ha pilotado para la escudería italiana. Los resultados son los siguientes:

  1. Michael Schumacher: 50,1%
  2. Kimi Raikkonen: 12,4%
  3. Gilles Villeneuve: 10,3%
  4. Juan Manuel Fangio: 5,6%
  5. Niki Lauda: 5,4%
  6. Fernando Alonso: 5,3%
  7. Nigel Mansell: 1,6%
  8. Alain Prost: 1,4%
  9. Alberto Ascari: 1,4%
  10. Sebastian Vettel: 1,3%

Lógicamente, Michael Schumacher aparece en lo alto de la lista, con más de la mitad de los votos y con una ventaja abismal sobre sus perseguidores. No podía ser de otra forma, ya que el káiser le dio a Ferrari cinco Mundiales consecutivos en la etapa más gloriosa de la historia de Maranello.

Por detrás de Schumacher aparece Raikkonen y, aunque a alguno nos pueda sorprender, no hay que olvidar que el finlandés le dio a Ferrari su último Mundial (2007) y, aunque lo consiguiera de rebote, eso siempre es valorado por los aficionados, especialmente por los más jóvenes.

En tercera posición vemos a Gilles Villeneuve, al que muchos consideran el gran campeón sin corona porque nunca ganó un título, pero su pilotaje siempre arriesgado levantaba pasiones. Figurar en tercera posición es también un tributo al canadiense, que falleció en el GP de Bélgica de 1982 al volante de un Ferrari.

Cuarto encontramos a Fangio, el primer gran campeón de la historia, que ganó 5 Mundiales, uno de ellos con Ferrari. Aquí, no obstante, creo que ha pesado el mito que envuelve al argentino porque muy pocos de los que han votado habrán visto correr en directo a Fangio en los años 50.

En quinta posición vemos a Niki Lauda, un piloto al que los ferraristas han valorado demasiado poco porque el austríaco, uno de los grandes de la F1, le dio a Ferrari dos Mundiales en los años 70. Creo que Lauda ha sido castigado por terminar su relación con la Scuderia de forma poco amistosa y por fichar luego por su gran rival, McLaren. El caso de Lauda es un poco parecido a lo que sucede con Fernando Alonso, que viene a continuación en la lista.

Y sí, en sexta posición encontramos a Alonso, un piloto que no pudo ganar ningún Mundial con Ferrari, pero que permitió a la escudería sobrevivir con orgullo durante cinco años de superioridad abrumadora de los equipos Red Bull y Mercedes. Aunque muchos ferraristas no han perdonado a Fernando por abandonar por decisión propia Maranello, el asturiano sigue siendo uno de los pilotos más valorados.

Como podéis comprobar en los porcentajes de voto, por detrás de Alonso se produce una gran brecha y el resto de pilotos que vienen a continuación apenas alcanzan el 1% del voto.

Y, como decía al principio, lo que me sorprende profundamente es el escaso reconocimiento que recibe su actual estrella, Sebastian Vettel, todo un tetracampeón del mundo que ocupa una discreta décima posición, con solo el 1,3% del voto. Y eso que Vettel no se cansa de exteriorizar su amor a Maranello soltando ‘Forza Ferrari’ a diestro y siniestro cada vez que tiene una oportunidad.

PD. Parece que a Sebastian le está costando un poco ganarse a la afición ferrarista… Incluso Nigel Mansell, que solo corrió dos años para Ferrari y no le dio ningún Mundial, figura por delante del tetracampeón.

Villeneuve, el diablo loco de la Fórmula 1

Aprovechando que llega el GP de Canadá me gustaría recordar la figura de Gilles Villeneuve, uno de los pilotos más valientes que ha visto la Fórmula 1, y que da nombre al circuito de Montreal.

Villeneuve fue un piloto Ferrari y su figura sigue siendo idolatrada en Maranello. Está considerado el mejor piloto de la historia sin título, ya que nunca se proclamó campeón, aunque en 1979 fue subcampeón por detrás de su compañero Jody Scheckter, a quien ayudó a ganar el título. A Gilles le importaba más arriesgar en cada carrera que ganar un campeonato:

“Yo no corro por dinero, lo hago para divertirme y si no voy rápido, no me divierto”

Vídeo de su última victoria en el GP de España de 1981, en el circuito del Jarama:

Su pilotaje al límite y sus peligrosos adelantamientos le permitieron ganarse el favor de todos los aficionados, pero también le costaron numerosos accidentes.

En Japón sufrió uno de los más espectaculares, que le costó la vida a dos espectadores, al impactar su Ferrari contra el público. Villeneuve salvó la vida, como en tantos otros accidentes, un hecho que hizo nacer la leyenda de que era inmortal.

El tricampeón del mundo, Niki Lauda, llegó a definirle con estas palabras:

“Gilles es el diablo más loco que he visto en la Fórmula 1”

Otro tricampeón del mundo, Nelson Piquet, utilizó palabras muy similares para definir a Villeneuve:

“De alguna manera está loco, pero es evidente que es un fenómeno. Hace cosas en la pista que nadie más es capaz de hacer”

Otro grande de la Fórmula 1, el argentino Carlos Reutemann, bromeó sobre la agresividad del canadiense:

“Prefiero tener detrás a Niki Lauda pisándome los talones que a este maniaco”

Vídeo de su accidente en el GP de Italia de 1980, en Imola:

Pero, evidentemente, Gilles no era inmortal y su vida terminó en un trágico accidente en el GP de Bélgica de 1982. Ocurrió en la sesión de calificación cuando el piloto canadiense intentaba superar a Jochen Mass, que rodaba muy lento sin marcar tiempo, y lo embistió por detrás a más de 200 km/h. El impacto conmocionó al circuito de Zolder.

En total Gilles Villeneuve consiguió 6 victorias y 13 podios en 68 carreras disputadas, aunque hay que tener en cuenta que en sus últimas dos temporadas completas (1980 y 81) compitió con un Ferrari mediocre. Peor que el de Fernando Alonso de este año, que ya es decir.

PD. Aunque Gilles Villeneuve no pudo conquistar el título mundial, su hijo Jacques consiguió situar el apellido Villeneuve en lo más alto en 1997.