Entradas etiquetadas como ‘brawngp’

¿Por qué Alonso puede ganar el Mundial cambiando de motor?

Doblete de BrawnGP en el GP de Australia de 2009 (Foto: archivo).

Muchos ponen en duda que Fernando Alonso pueda luchar por el Mundial este año. Yo mismo me conformaría con verle pelear de nuevo por los podios después de tres años fatídicos junto a Honda, pero lo cierto es que hay precedentes que demuestran que cambiando de motor se puede ganar el campeonato al año siguiente.

Y no son precedentes muy lejanos. Hablo del año 2009 cuando la escudería BrawnGP ganó los campeonatos de pilotos y de constructores contra todo pronóstico y sorprendiendo al resto de la parrilla.

Sí, ya sé que buena parte de aquel éxito se fundamentó en el famoso difusor doble que ideó el equipo de Ross Brawn y que dio a sus monoplazas una importante ventaja aerodinámica, pero no es menos cierto que BrawnGP había cambiado de motor aquel año.

En 2008 el equipo era propiedad de Honda y compitió con motores japoneses sin comerse un rosco (quién lo diría con un motor Honda), pero todo cambió al año siguiente con un propulsor Mercedes. Y no se puede despreciar la importancia del motor en aquel sorprendente éxito de BrawnGP.

Y para aquellos que dicen que McLaren tiene poco tiempo para adaptar su chasis al motor Renault, me gustaría recordarles que BrawnGP apenas tuvo un mes para adaptar el suyo al motor Mercedes y lo hizo con éxito. De hecho, empezó la pretemporada 2009 con retraso, pero eso no fue impedimento para que su estreno fuera triunfal.

McLaren tiene tiempo de sobra para adaptar su chasis (que según todas las estimaciones es muy competitivo) al motor Renault sin pagar ningún peaje, así que no deberíamos descartar ningún escenario esta temporada.

PD. McLaren cuenta además con el mejor piloto de la parrilla, algo que BrawnGP no tenía en 2009…

Button demandó a BrawnGP


El campeón del mundo, Jenson Button, demandó a su antiguo equipo BrawnGP, actualmente Mercedes, porque no le quería regalar el monoplaza con el que logró el título en 2009.

Según informó el periódico inglés The Mail on Sunday, el contrato de Button incluía una cláusula por la que el equipo BrawnGP se comprometía a entregarle el coche en caso de proclamarse campeón mundial, pero no lo hizo alegando que sufría escasez de chasis.

Un portavoz del piloto ha explicado que el asunto ya está solucionado porque finalmente los directores del equipo han cedido y Jenson tendrá su monoplaza:

“Hemos llegado a una solución amistosa y ya no tendremos que emprender ninguna acción legal”

El interés de Button en quedarse con el monoplaza no es porque sea un coleccionista empedernido. Algo tendrá que ver que el chasis del BGP 001 esté valorado en aproximadamente 1 millón de libras.

Honda llora por el título de Brawn

Si hay alguien que lamenta el éxito de la escudería BrawnGP en el Mundial de Fórmula 1, podemos encontrarlo en Japón. Y más concretamente en la sede de la multinacional Honda.

El gigante automovilístico vendió a finales del año pasado la estructura de su escudería de Fórmula 1 debido a la crisis económica mundial. Demasiados yenes invertidos a cambio de muy pobres resultados en los circuitos. La dirección de Honda quiso soltar lastre y se equivocó.

Honda vendió la escudería Honda Racing F1 Team a Ross Brawn por un precio irrisorio (en Japón se llegó a filtrar que Ross pagó simbólicamente una libra esterlina) y ahora se echa las manos a la cabeza.

A día de hoy la marca BrawnGP está valorada en 255 millones de dólares, según un estudio de la consultora Margaux Matrix. ¡Casi Nada!

Si tenemos en cuenta que Ross Brawn invirtió una libra y ahora tiene 255 millones de dólares podemos decir que el negocio ha sido redondo.

Eso sin contar los éxitos deportivos del equipo BrawnGP, basados, en buena parte, en el esfuerzo económico realizado por Honda en 2008, que prácticamente dio un cheque en blanco a Ross Brawn para que trabajara en el monoplaza de 2009.

Vamos, que no sé quién fue la mente privilegiada que dio la orden de vender la escudería Honda, pero seguro que no tendrá mucho futuro en la multinacional japonesa.

Button se está ganando a pulso perder el Mundial

Jenson Button se está ganando a pulso perder el mundial. La segunda vuelta del calendario está siendo pésima para el piloto británico, que apenas logra asomar la cabeza en los primeros puestos.

Sus números son reveladores. En las primeras siete carreras del calendario sumó 61 de los 85 puntos que lleva acumulados hasta la fecha. Lo hizo además logrando seis victorias y un tercer puesto. Unos resultados de récord.

Pero en las ocho carreras siguientes, Button sólo ha sido capaz de sumar 24 puntos de los 80 posibles. En esta segunda parte del calendario, el británico sólo ha aparecido una vez por el podio y ha sufrido un abandono.

Por contra, sus rivales han apretado más en la segunda mitad del campeonato. Sebastian Vettel, brillante ganador en Suzuka, ha sumado 40 puntos en las últimas ocho pruebas y Rubens Barrichello, 36.

En resumen, parece que Button sólo se lucía cuando su BrawnGP estaba unos cuantos escalones por encima del resto de monoplazas. Una vez se han igualado las fuerzas, Jenson empieza a sufrir en las pistas.

PD. Alonso ha vuelto a hacer una gran remontada en Suzuka, con un R29 que posiblemente sea el coche más lento de la parrilla, con permiso de los Toro Rosso.

El Mundial está acabado

Por si a alguien le quedaban dudas sobre quién ganaría el Mundial de Fórmula 1, el GP de Italia se ha encargado de disiparlas. Jenson Button o, en su defecto, su compañero Rubens Barrichello levantarán su primer título salvo que una catástrofe lo impida.

El doblete de los BrawnGP en el circuito de Monza ha sido una especie de Déjà vu que nos ha transportado a todos a principios de temporada cuando el dominio de los monoplazas blancos era aplastante.

Los millones invertidos por McLaren y Ferrari sólo han servido para que las dos grandes escuderías se acerquen a Brawn, pero no para batir a los herederos de Honda.

El hundimiento de Red Bull y de sus dos pilotos, Sebastian Vettel y Mark Webber, ha terminado de facilitar el camino a Brawn.

Fernando Alonso, por su parte, ha demostrado que sigue siendo un piloto en forma. A pesar de completar una mala salida, el asturiano ha sabido remontar posiciones para terminar en una meritoria quinta plaza.

PD. Kimi Raikkonen debería darle las gracias a Lewis Hamilton por regalarle un podio en la última vuelta. El inglés de McLaren ha vuelto a hacer de las suyas estrellándose sin motivo cuando tenía el tercer puesto asegurado.

Barrichello: “Odio a Button como piloto”

La supremacía de Jenson Button en el Mundial de Fórmula 1 es tan grande que hasta su propio compañero de equipo, Rubens Barrichello, empieza a estar hasta las narices.

“Odio a Button como piloto. Como amigo le quiero mucho, pero como piloto le odio, es así de simple”

Las palabras de Rubinho al terminar el GP de Turquía no dejan ninguna duda. El brasileño está mosqueado porque a Button todo le funciona de maravilla en el coche, mientras que su BrawnGP terminó la carrera de Estambul en boxes.

Seguramente a Barrichello le vendrá a la mente su etapa como escudero de Michael Schumacher en Ferrari, en la que su máxima aspiración era terminar detrás del Káiser en las carreras, y no está dispuesto a repetirla. Desde Estambul mandó otro mensaje a su jefe, Ross Brawn (el mismo que le obligaba a ser una marioneta de Schumacher):

“Tuve el mismo problema de embrague en la salida que en Australia. Otra vez tuvimos un error de cálculo y otra vez pasó en mi coche. Luego en carrera me saltaba el limitador en las rectas y no podría adelantar… No estoy criticando al equipo, pero tiene que ser más cuidadoso porque la mala suerte sólo me está afectando a mí”

Las diferencias entre el BrawnGP de Button y el de Barrichello son tan evidentes, que hasta el propio Jenson reconocía que en Turquía estuvo a punto de comunicar a su equipo por radio que el rendimiento de su coche “estaba siendo escandaloso”.

Estoy hasta los mismísimos ‘Brawn’ de ver ganar a Button

Este Mundial de Fórmula 1 está siendo uno de los más aburridos de los últimos tiempos gracias a las fantásticas decisiones de Bernie Ecclestone y del presidente de la FIA, Max Mosley.

Dos multimillonarios de 79 y 69 años respectivamente, que podrían empezar a pensar en jugar al golf, o hacer barquitos de papel, para dejar paso a otros directivos jóvenes con la mente más fresca.

La decisión de dar validez a los BrawnGP, coches que no cumplen con la normativa según afirman casi todos sus rivales, ha sido un fiasco y se está volviendo ahora en su contra.

Con la llegada de los BrawnGP, Ecclestone y Mosley pretendían aumentar la emoción del campeonato dando ventaja a una escudería pequeña para que plantara cara a los grandes.

Pero calcularon mal y ahora los equipos grandes están teniendo muchos problemas para recortar esa desventaja, más aún con la prohibición de los tests privados. De momento, sólo Ferrari parece haberse acercado un poco y a costa de quemar montones de euros, cuando la FIA propugna el ahorro.

Sólo faltaba que hubieran impuesto este año el sistema de puntuación por victorias (una idea que Ecclestone pretende llevar a cabo en 2010) para que Button se pudiera proclamar campeón con cuatro victorias más. A este paso en Hungría, en pleno mes de julio, el Mundial podría haber estado sentenciado. ¡Menudo espectáculo que hubieran logrado Ecclestone y Mosley para las siete últimas carreras!

Mercedes le echa el ojo a BrawnGP

Mercedes no está contento con McLaren, su principal socio en la Fórmula 1. El fabricante alemán no quiere que polémicas como la del pasado GP de Australia, en la que McLaren fue descalificado por mentir ante la FIA, o el viejo caso de espionaje a Ferrari, dañen su imagen de prestigio en el mercado de turismos.

“Para Mercedes es muy importante llevar las cosas de la forma correcta, pero las posiciones importantes dentro del equipo están cubiertas en estos momentos por gente que no forma parte de Mercedes“, aseguró su vicepresidente, Norbert Haug.

Haug explicó que Mercedes “forma parte del equipo McLaren y lo seguirá siendo bajo circunstancias normales”, pero está claro que las últimas sanciones que ha recibido McLaren no entran dentro de esa normalidad. Haug añadió que podrían replantearse su futuro en la Fórmula 1:

“Cada año evaluamos nuestra situación en la Fórmula 1 y analizamos nuestro futuro en este deporte. Siempre se baraja la opción de cambiar nuestra posición en la Fórmula 1 y convertirnos simplemente en proveedores de motores”

Mercedes, además de participar en un 40% en la escudería McLaren, suministra motores a BrawnGP y Force India. La idea que puso sobre la mesa Haug es la de vender sus motores al mejor postor sin implicarse directamente en ningún equipo. Es decir, deshacerse de su 40% de McLaren.

Pero también corre el rumor de que Mercedes desearía tener una escudería propia y podría haber echado el ojo a BrawnGP. El excelente inicio de temporada de los herederos de Honda, ahora con motor Mercedes, ha despertado el interés del fabricante alemán, que podría entrar en el nuevo equipo de Ross Brawn.

Mercedes conoce las cualidades de Ross, el mejor ingeniero de la Fórmula 1, y sabe que por ‘poco dinero’ podría asumir un papel importante dentro de su escudería, muy necesitada de ingresos.

A Red Bull le prohibieron su difusor

La legalización de los polémicos difusores traseros de BrawnGP, Williams y Toyota sigue creando indignación entre los equipos rivales. Las últimas críticas han llegado desde la escudería Red Bull, donde aseguran que la FIA les prohibió un diseño similar durante la pretemporada.

Nos dijeron que era ilegal. Por esa razón no continuamos trabajando con esa pieza aunque nuestro departamento de diseño tuvo algunas ideas similares durante la pretemporada

Son palabras de Helmut Marko, asesor de las escuderías Reb Bull y Toro Rosso, quién también explica que su equipo se puso en contacto con el director de carrera de la Fórmula 1, Charlie Whiting, para mostrarle sus diseños: “Lo que más nos enfada es que él mismo nos aclaró que no cumplían el reglamento”.

Marko añade que el ‘difusor mágico’ va contra los nuevos objetivos que busca la FIA de reducir costes y facilitar los adelantamientos: “Ahora habrá problemas cuando todos los monoplazas vayan demasiado rápido. Las turbulencias que crean estos difusores también complicarán los adelantamientos y perjudicarán el espíritu del reglamento”.