Si quieres que acuda a un evento cultural que organizas y en él dan bocadillos de jamón serrano escribe urgentemente a ezcritor@gmail.com.

Crítica. Rambo 4: Vuelta al Infierno. Así es.

Hace unos minutos ha finalizado el pase de prensa que ha organizado Manga Films de la película “Rambo: vuelta al infierno”. En España se estrena el 1 de febrero y este lunes Sylvester Stallone estará en Madrid, ofrecerá una rueda de prensa en el estadio Santiago Bernabeu. Espero, si no muero en el transcurso de este fin de semana, acudir allí para contaros cómo es esta leyenda de Hollywood de cerca y qué tiene que contar él sobre la cuarta aventura de su inolvidable personaje, John Rambo.

Espero poder formulare alguna pregunta. Si se os ocurre alguna interesante, escribidla en los comentarios, que los leeré.

No me da vergüenza contaros que estoy bastante emocionado por la posibilidad de ver a Sylvester Stallone cara a cara. Si de adolescentes ibais al cine a ver sus películas, me comprenderéis. La gente se ríe de él, pero lo que parecen haber olvidado es que, quieran o no, Sylvester Stallone es parte de la historia del cine. Algo ha de tener este actor: es viejo y no está de moda, sin embargo, sigue llenando páginas y espacios en los principales medios informativos.

“Se que he estado interpretando papeles monosilábicos como un trozo de carne pero es que te atrapan. Firmas el contrato y te dejas seducir por la seguridad de no tener que volver jamás al lugar de dónde vienes”.

“Rambo: regreso al inferno” debería de haberse llamado “Rambo: el barquero” o “Barquerator” y tener un guión un poquito más elaborado. Sobre todo en la media hora final. Pero no seré yo quien se ría de esta película: el que la vaya a ver obtendrá justo lo que va buscando: ver a Stallone haciendo de Rambo: ese justiciero invencible que odia la violencia pero que siempre ha de entregarse a ella, una y otra vez. No entiendo a los críticos intelectuales que se ríen de este tipo de películas. No entiendo porqué van a verlas ¿Esperan que Rambo sea Coppola? Hoy, en el pase de prensa en el cine Palafox, llegaron unos cuantos críticos a mitad de la película. Seguro que son los que escriben luego que el argumento no tenía ni pies ni cabeza.

Stallone es coguionista, productor y director de esta nueva entrega de Rambo, mucho más sangrienta y desagradable que las demás. Sin duda, es el mejor trabajo como director de Stallone que, a pesar de que sigue pareciendo un director de cine primerizo -a veces incluso amateur- realiza en la dirección un trabajo mucho mejor que en el de de la última parte de Rocky. Aunque también es cierto que en esta ocasión, tenía más presupuesto.

“Me pidieron que hiciese un nuevo “Rocky” y yo les contesté: Bueno, contra quien voy a luchar, ¿artritis?, ¿desplazamiento de rótula..?”.

Lo que más perdura en la memoria de las películas de Stallone, son las frases que dicen sus personajes: parecen sacadas de un emocionante libro de autoayuda escrito por un loco. Si en la última de Rocky nos decía que “Nada termina hasta que tú lo dices”, en esta, Rambo nos hace ver que es mejor “Morir por algo que vivir para nada” y que “No se puede cambiar nada sin armas”. Impagable. Rambo es la guerra.

No. No te recomiendo que vayas a ver “Rambo: vuelta al Infierno”. Esta película es para sentimentales, para adolescentes que flipaban con la cerilla en los labios de “Cobra” o cuando Rocky lograba tumbar de un derechazo a Ivan Drago. Entonces, sí. Entonces, vale la pena pagar la entrada para reencontrarse con Rambo, con nuestro mal ejemplo de la infancia.

UN POCO MÁS SOBRE RAMBO: VUELTA AL INFIERNO

(Atención: contiene spoilers)

Rambo. La edad le ha ensanchado el rostro, pero sigue en forma. Vive en Birmania, trabajando como barquero, herrero y cazador de serpientes. Los fantasmas del pasado le siguen atormentando. No regresa a casa ya que “no encuentro un porqué”. Misteriosamente, y a pesar de su edad, vive sin mujeres en su entorno. Posiblemente porque, mientras Rambo está con una mujer, se vuelve loco y la mata (imagino).

La chica: En la versión original tiene una voz repulsiva, parecida a la de la Duquesa de Alba. Convence a Rambo de que ayude a la ONG a la que pertenece. Rambo la idolatra hasta convertirse en su perrito faldero. Sin embargo, es un amor imposible. La chica tiene como novio a un “Pagafantas” y Rambo es una mala bestia que da miedo. Es algo así como la “Bella y la Bestia”.

El novio de la chica. Lo mejor de la película. Hace el breve papel de pacifista idealista repipi de una ONG que al final se da cuenta que la violencia es necesaria. Increíble el demente mensaje.

Los malos. Chinos enanos, flaquitos, morenos y con bigote. Normalmente, cuando sale un primer plano de la cara de uno, es porque le van a rajar el cuello o el estómago o hacerle explotar la cabeza. Más que una película violenta es una película sangrienta que busca divertirnos en enseñarnos las vísceras y los intestinos de los malvados.

51 comentarios

  1. Dice ser ANONIMO

    AL INFIERNO VOLVERAS Y NO VOLVERAS A SALIR.

    21 marzo 2008 | 4:13

Los comentarios están cerrados.