Si quieres que acuda a un evento cultural que organizas y en él dan bocadillos de jamón serrano escribe urgentemente a ezcritor@gmail.com.

Valencia: mascletada o mascletá

Paso unos días en Valencia. Asisto a la mascletá. No tengo ni puta idea de qué es.

-Ven, ya verás que guay –dice mi acompañante.

Las calles están llenas de gente. Tanta gente hay que, de pronto, no se puede caminar más.

-A ver si nos abrimos paso entre la gente. Hay que acercarse más –dice mi acompañante.

Pero es imposible caminar más. Nos paramos. Miles de personas nos rodean. Tengo mareos. Miles de bakalas imbéciles conversan entre ellos conversaciones estúpidas con un acento realmente desagradable. Y yo tengo que oírlos: si les clavara un cuchillo sangrarían: pero no me engañarían: no son humanos: los bakalas son una degradación de la raza humana cercana al cerdo pero con todas las características propias, que nos hacen reír, de los monos.

Un gran espectáculo va a empezar: la gente está expectante, emocionada.

Se suben a las paradas de autobús para tratar de disfrutar mejor del espectáculo.

Empieza la mascletá. La mascletá es esto:

Diez minutos de petardos. Los petardos hacen ruido. Es de día, no son fuegos artificiales. Sólo petardos. Ruido. Termina. Miles de personas aplauden como locos, algunos lloran de emoción. Ya está. La gente se da la vuelta: los makineros regresan al gimnasio o a sus coches, el resto de la población sub humana a sus casas. No hay música ni bebidas gratis.

Las tradiciones ayudan a que las señas de identidad de un pueblo no se pierdan. Pero hay algunas tradiciones que son realmente absurdas, ilógicas para un extranjero… ahora mismo, mientras escribo esto (un domingo por la tarde, en Valencia) en la calle, los valencianos siguen tirando petardos por las calles, no paran ¿Pero qué diablos les pasa? ¿Por qué les gusta tanto tirar petardos? ¿No les duele la cabeza? ¿Tienen cabeza?

Nota.- Las fotos 1 y 4 las he sacado de esta web

143 comentarios

  1. Dice ser iri

    Totalmente de acuerdo contigo Rafa!! Puto coñazo de petarditos!! Yo no voy a las Fallas porque se lo que me espera, pero en Madrid vivo en frente de una iglesia de mierda y cada vez que hay boda algún garrulo se dedica a tirar petarditos durante 10 ó 15 minutos, que podían juntarse todos y tirar los petardos a la iglesia a ver si la vuelan (porque ya ni hablo de las campanas de los huevos).Paciencia con los bakalas, están tan puestos que en 10 minutos no se acuerdan ni de su cara…

    06 marzo 2007 | 14:03

  2. Dice ser Helena

    Pues a mi me encantan las mascletás y el olor a Polvora!

    06 marzo 2007 | 15:03

  3. Dice ser Maria

    Yo no he ido nunca a Valencia, ni ganas que tengo pues por aqui en mi tierra tenemos una visión de Valencia asi como de pueblo horterilla. Tb me parece una fiesta absurda. Claro que todo podría cambiar si se hiciera una falla con el etarra De Juana Chaos pero no de cartón, sino con él en carne y hueso y lo quemaran una vez que lo hubieran cebado pues según está ahora no vale ni pa cerilla. Tb podrías añadir a otros etarras por si este no hacia ruido al arder y tb a los del 11 m

    06 marzo 2007 | 19:01

  4. Dice ser Rac

    ke os jodan chumbeteros enfermos iros a vuestras mierda de discotecas maricones , yonkis degeneraos sois peor ke los gitanos ¡¡¡¡ . iros a la puta de la mierda os tenian ke llevara v una isla a todos y sobreviviais cuando os tiraramos comida justa desde un avion y asi os matariais los unos a los otros y hacias un favor a la sociedad y al mundo ¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    07 marzo 2007 | 2:57

  5. Dice ser piltrafilla

    ya estamos con los tipicos topicos…en España solo vemos toros, nos pasamos el dia en los tablaos y comemos a diario paella?a que nopues lo mismo les digo a los q no han estado nunca en Valencia, eso si, aki si que comemos todos los domingos paella, y valenciana,no como he visto por el centro, paellas con chorizo, o butifarra…Maria, no se de donde eres, pero antes de hablar, ven y mira y opina, que Valencia no es un “pueblo horterilla”, y no puedes decir si es una fiesta aburrida o no pq no has estado aki para vivirla.

    07 marzo 2007 | 11:43

  6. Dice ser dante

    soy de valencia y soy joven.Respecto a lo de las fallas cada uno es muy libre de opinar lo que quiera.No todos los jovenes de valencia son bakalas, makinetos, etc. pero he de admitir que hay bastantes. Espero que el acento que te desagradara era la forma de hablar de ellos en particular y no los de los valencianos en general.Las macletas no a todo el mundo le gustan, eso lo entiendo porque para alguien que no esta acosumbrado a esto, le pueden asustar incluso tanto ruido.Creo que tu post no iba con mala inencion pero quiza el tono general en el que te ha quedado le puede sentar mal a la gente de mi ciudad, a mi en particular no, porque se como escribes y se que no lo haces con mala leche ni nada.Saludos y encantado de leerte!

    07 marzo 2007 | 13:24

  7. Dice ser Kali

    Como esta el patiooo, Valencianos mantened la calma, total a todo el mundo no le pueden gustar las fallas o llegar a entenderlas, pero de ahi a pedir disculpas, no se, lo veo exagerado.Yo no soy de vuestra ciudad, pero siempre que puedo me escapo a Fallas que para mi es una de las fiestas de España que más me gusta.Eso si, diferencia abismal de hace unos 7 u 8 años a la fista de ahora, gente más bien sobra.Y en cuanto a lo de los bakalas, la ruta llamada el Bacalao habrá dejado huella digo yo, pero otras ciudades estarán plagadas de otras tribus que también deslucirán el caracter del resto de ciudadanos.En fin que no llueve al gusto de todos.

    07 marzo 2007 | 15:50

  8. Dice ser Helena

    Hola a todos, yo discrepo totalmente con esta opinión. La mascletá es un espectaculo de sonido que tal vez sólo pueda comprenderse en persona, disfrutando de las fallas. Desde aqui os invito a todos a venir del 16 al 19 de Marzo a Valencia. También podéis ir pasandoos por mi blog, pues iré contando todo lo imprescindible para hacer estos días, videos y fotos incluidas. Un saludo. Helena de http://www.valenciaestademoda.com

    08 marzo 2007 | 15:49

  9. Dice ser h

    helena, tu n eres su noviaa?????????????

    08 marzo 2007 | 19:23

  10. Dice ser asustad@

    AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!!!! Joder, que me asustan las tracas esas….

    08 marzo 2007 | 20:06

  11. Dice ser cofrade_de_sevilla_por_siempre

    Porrompompom – y tú q sabes, killo? total pa q discutir contigo. a ver si t crees q xq nosotros saquemos obras de arte andantes a la calle con devoción se nos olvidan las desgracias cotidianas humanas. en fin, ya lo dijo aquel: de despeñaperros parriba la gente no nos entienden. HE DICHO.

    08 marzo 2007 | 23:28

  12. Dice ser YO SI mentero

    Esa no no no no es su novia, ni la ora tampoco. A ver si NOS VAMOS ENTERANDO. Yo tambien he dicho.

    09 marzo 2007 | 12:43

  13. Dice ser YO SI me entero

    Quiero decir que la del otro blog tampoco.

    09 marzo 2007 | 12:44

  14. Dice ser diog

    Son las maneras y las generalizaciones lo que te fallan ezcritor.

    09 marzo 2007 | 19:04

  15. Dice ser Uno de Alicante

    Hace muchos comentarios he leído a un tal “Hijodeputa” (no le insulto, es el pseudónimo que se ha puesto para escribir aquí), que dice que los valencianos son horteras e incultos. Por lo general, no le falta razón. También dice que yendo hacia abajo, por Alicante, y más abajo, Murcia, las personas parecen profundos de Innsmouth. Por lo menos puede que haya leído algo de Lovecraft el impresentable e hijo de puta éste (ahora sí le insulto). Por suerte, aunque sea de Alicante, tengo más cabeza y soy mucho más inteligente (mi CI así lo indica) que la mayor parte de la gente de cualquier comunidad autónoma, sea Navarra, Madrid, Extremadura o Barcelona. No me queda más que mostrar todo mi desprecio a la gente que generaliza sin tener en cuenta algunas particularidades y/o excepciones, que las hay en todos los lugares. Hijodeputa, espero que no seas del tipo de persona que abunda por tu zona. Si es así, lo siento mucho por los que son diferentes.

    10 marzo 2007 | 1:15

  16. Dice ser Uno de Alicante

    Pido perdón por nombrar Barcelona como si fuera una comunidad autónoma, quería decir Cataluña.

    10 marzo 2007 | 1:18

  17. Dice ser mi opinión

    porrompompom:Antes de sacar un paso las cofradías han trabajado mucho durante todo el año, y han gastado mucho dinero en las cosas nuevas que se van a lucir por primera vez ese día, son objetos muy delicados (pan de oro…). Comprendo que choque que la gente llore así, pero es una gran desilusión, y los cofrades sienten mucho su tradición. Piensa que tb es un esfuerzo digno, pues contribuyen al patrimonio de su ciudad, y de España.

    10 marzo 2007 | 3:24

  18. Dice ser q os zurzan

    uno de Alicante, serás la excepción que confirma la reglami opinión…. snifff!!!!

    10 marzo 2007 | 5:06

  19. Dice ser Cuci

    Hola Ezcritor!Hace tiempo que vengo leyendo tu blog y me gusta lo que escribes pero el apartado de la mascletà (que es mascletà y no mascletada) me ha parecido un poco ofensivo para nosostros, los valencianos. Yo tampoco le encuentro el sentido a las corridas de toros y ahí están, cada pueblo tienen su cultura y sus tradiciones. Y por cierto, los valencianos sí leemos los blogs y de incultos nada.

    10 marzo 2007 | 14:45

  20. Dice ser Astronauta

    Bueno como yo soy como “neutral”, opino que esto es como si alguien va a la fiesta ésa del dia de la marmota y hace un escrito diciendo que no le encuentra sentido, i que es una chorrada. Pues muy bien, no hace falta ponerse así.

    10 marzo 2007 | 18:56

  21. Dice ser sordo

    Menos petardos y mas ir a la escuela!!!!!!!!

    10 marzo 2007 | 19:53

  22. Dice ser Florens

    si no te molan los petardos y los cohetes te vas atomar por culo bién lejos,OK?Aqui en valencia es lo que hay cuando són fiestas

    11 marzo 2007 | 15:46

  23. Dice ser xavi

    Rafa, porque te metes con todo el mundo?No sabes escribir sin faltarte con la gente??Bueno, lo dejo ahi, y un consejo..ten cuidado con lo que dices, hay gente que te peude reconocer.Un saludo.

    14 marzo 2007 | 12:07

  24. Dice ser teresa

    soy de Valencia….y hombre, a mi tampoco me gustan los petardos…de eso de ir por la calle acojonada porque ves toda la calle llena de xavales encendiendo la mecha y tirando los petardos a tus pies…vas por la calle y solo oyes pumpumpumpum!…y las mascletas son 5 minutos de petardos…ruido..pero bueno….la gente se emociona y le gusta lo que quiera…peores fiestas hay como la de maltratar a los toros u otros animales, ESO es lo realmente lamentable y subhumano..no 4 petardos que no hacen mal a nadie…!!!!!!!

    15 marzo 2007 | 11:59

  25. Dice ser Valenciana

    Cada cual tiene sus tradiciones…yo veo una gilipollez q la gente se ponga a correr delante de los todos en San Fermin y más aun q hombres vestidos de mujer o mujeres con las carnes fofas al aire se pongan a hacer el idiota simulando bailar, mientras beben como cosacos en los Carnavales…..pero son eso, tradiciones y no las puedo entender ni verlas como ellos las ven porq no son mias. De la misma manera q ellos no pueden comprender q a mi me encante ir a ver una mascletà o un castillo de fuegos por la noche (q en ningun otro punto del mundo son como por estas tierras) o un castillo de fuegos en el mar (si, si, petardos dentro del mar).Pero hay una cosa q se llama respeto y, de eso, parece q aqui hay poco.PD: No a todos los valencianos les gustan los cohetes y petardos…y a los q nos gustan, peus muy bien q nos lo pasamos.

    15 marzo 2007 | 20:42

  26. Dice ser cuanta chorrada junta

    En mi vida habia visto tanto comentario chorra y sin sentido. Verdaderamente la gente está mal de la cabeza. Dejar a la gente disfrutar de su fiesta.

    01 abril 2007 | 19:39

  27. Dice ser valencia

    somos unos borregos y me incluyo por estar aqui para que nadie más pierda el tiempo.BORREGOS

    06 abril 2007 | 14:58

  28. Dice ser Jose Carlos

    En Valencia hay de todo como en todas partes.Buena gente y mala gente,pero el valenciano valencianista no es de mi agrado para nada.El idioma es horrible;no puede ser más feo.Suena a chicle o a chancla.Lo habla la gente vulgar;esas chiquillas con los pelos de coleres y vestidas como putas a los 18 sin ningún sentido de la estética.En cuanto a los petardos,comprendo el espectáculo de luz de los fuegos artificiales,pero me parece una animalada las mascletas y los petardos.Muy propio.Es una ciudad construída de espaldas al mar,en la que los grandes proyectos se hacen como para impresionar a las visitas;muy de nuevo rico.La gente viste fatal.Por lo general son bastante chavacanillos,pero hay de todo .La gente tiene mucho dinero pero categoría nada de nada.

    29 julio 2007 | 23:30

  29. Dice ser eva

    Para gustos los coleres. Soy de Valencia y bien orgullosa estoy de las Fallas. Entiendo que a mucha gente no le gusten los petardos, lo respeto. Pero si fueras una persona educada y no un energúmano,dejarías tus insultos estúpidos a un lado y sólo te limitarías a dar una opinión de lo que te pareció la mascletà, sin tener que recurrir a esa clase de palabras tan molestas… Lo que a mucha gente nos hacen deducir de ti es que eres una persona sumamente estúpida queriendo llamara la atención… lo malo es que así existe mucha gente. Esta gente lo que tendría que hacer es quedarse en casita sin molestar a nadie y sin meter más zizaña, que por lo visto es lo único que les gusta…

    07 octubre 2007 | 19:51

  30. Dice ser mas claro ni el agua

    ¿Tienen cabeza?servido por ezcultura 131 comentariosNO, NO y NO.

    07 octubre 2007 | 20:40

  31. Dice ser Kano

    Soy de Valencia,valenciano(por desgracia…)y dudo k exista una ciudad,una cultura,una sociedad y una población tan subnormal,baja,simplona y desgraciada como la valenciana:barrios plagados de escoria humana,institutos colapsados por bakalas fascistas matones de barrio,putas con el pelo tintado de rubio,macarras traficantes con sus coches y scooters por doquier,viejos/as tercermundistas,discotecas de neonazis ciclados,restos de socialismo de pueblo,maricones por el Centro a mansalva,delincuencia,drogas,alcohol,corrupción politica…EL AVERNO.Venid,venid a Valencia no os olvidareis de este sitio.

    12 noviembre 2007 | 6:38

  32. Dice ser anti valencia

    Los valencianos todos unos locos y las valencianas unas putas. cuando el rio suena agua lleva

    21 diciembre 2007 | 18:44

  33. Dice ser Juan B. Viñals Cebriá

    FUNDAMENTO DE LA PAELLAA TODOS LOS QUE SE INTERESAREN POR LA GENUINA PAELLA VALENCIANACOCINAR LA PAELLA VALENCIANA(Fragmentos)Reservados todos los derechos. Prohibida la reproducción total o parcial, por cualquier medio, sin autorización escrita del autor Juan B. Viñals Cebriá. Inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual, V.- 1-08-2007.Según podemos saber por medio de la documentada “Agencia Valenciana del Turisme”.-La gastronomia valenciana está basada históricamente en:- “Los diez libros de agricultura del famoso Columela, el Libro de Cocina del romano Apicio, las Etimologías de San Isidoro (siglo VIII), el Libro de Cocina Hispano- Magrebí. Traducido por Ambrosio Huici Miranda (siglo XIII), incluidos muchos párrafos metafóricos de la poesía arabito andalusí surgidos de la imaginación de Ben al Talla y Cafar Ben Hutman, entre otros literatos, además del libro Arte de Cozina del valenciano Diego Granado, cocinero de Felipe II, configuran un gigantesco antecedente cultural que de una forma directa o velada posee un fiel reflejo en muchos de los hábitos alimenticios de estas tierras”. Por mi parte decir, que mis meritos, o conocimientos gastronomicos, caso de poseerlos, son debido, a los continuados consejos y a las meritorias confidencias que en la década de los años sesenta, con tanta paciencia me revelara mi tia Maria, la hermana de mi madre, poseedora de la autentica “recepta” (receta) de la paella de la Parreta.***La idea o FUNDAMENTO de la PAELLA VALENCIANA, tiene entre otras razones, dar ha conocer el origen de la genuina receta nacida en la loada alqueria de la Parreta, que se encontraba situada en un luminoso lugar del septentrión de extramuros de la ciudad de Valencia. Además proyecta encaminar para que este Fundamento sirva de guía y estricta observancia de cuales son las materias primas que se ajustan a la verdadera formula de la paella reina y señora de la gastronomia valenciana. Se le llama paella, no paellera, ni caldero, por que a sí lo decidieron con acierto los ricos huertanos, y los labradores valencianos; en todo caso, paellera es la mujer que cocina la paella. Como ocurrió con muchas de las recetas gastronómicas tradicionales, la paella surgió como un plato condimentado por las servidumbres para agasajar a sus señores, dueños de las acrisoladas alquerias consideradas autenticas mansiones rurales en el antiguo reino de Valencia. Los servidores o cocineros de los ricos huertanos, en las celebraciones más significativas, cocinaban la “paella sense mànec”, un recipiente que ahora los valencianos llamamos sencillamente paella. En principio, esta palabra designa el condimento y el recipiente; esa confusión de significado, provocó para deshacer la ambigüedad, la lógica aparición del término “paella sense mánec”. Fue en ese recipiente cóncavo donde germinó la deliciosa paella de la Parreta, soberana de la gastronomia mediterránea.***Expuestos cuales son nuestros verdaderos propósitos, nos referiremos aunque brevemente, para dejar constancia del anacronismo que supone para el cocinero purista las llamadas paellas mixtas, al igual que las otras, las que son un amasijo de demencias de ingredientes propios de cocineros inexpertos. Las multitudinarias, donde por medio de cadenas y plataformas se preparan un sinfín de raciones de paella, y de esas otras, las llamadas “populares” que se condimentan con unos hierros triangulares en el suelo de las calles. Antonio Vergara, siempre tan oportuno, tiene escrito algo que viene muy apropósito.- “Cocinar cualquier cosa no debe entenderse una expresión despectiva; antes al contrario. Cocinar cualquier cosa quiere decir exactamente que los falleros le dan menos importancia al resultado de su atrevimiento culinario que al hecho social de que mucha gente coma del mismo caldero –independientemente de su bondad-, pues creen que una paella desastrosa, una fideuà ídem, un arròs amb fesols i naps, o unas chuletas a la brasa, valen en tanto en cuanto las personas se arraciman en torno a la lumbre callejera”. Por lo tanto todas las mencionadas irreverencias culinarias, nada tienen que ver con aquellas paellas que antaño se elaboraban con tanta solemnidad, ceremonial, y boato. Con el rigor histórico que merece tan preciado manjar, la paella valenciana nació, en principio, para solemnizar los grandes acontecimientos de índole santoral, o familiar de los señores huertanos, después de la mano de la burguesía capitalina, se integró en los círculos artísticos y culturales de Alicante, Castellón y Valencia. Por aquellos mismos tiempos los dueños de tan magnas alquerías y predios, seguían siendo en su mayoría los herederos de aquellos caballeros que formaron las mesnadas que acompañaron al rey Don Jaime I, durante la reconquista del antiguo Reino de Valencia. Esos mismos poderosos huertanos asumían plenamente el célebre consejo del ensalzado Brillat-Savarin. Siglo XVIII-XIX, el no va más del refinamiento, autor de “Fisiología del Gusto o Meditaciones de Gastronomía Trascendente”: su máxima: “Convidar a una persona es encargarse de su bienestar durante todo el tiempo que esté en nuestra casa.”***La difusión de este tan exquisito plato entre los más exigentes del mundo de la gastronomia, lo haremos entrando con la paella condimentada con la ortodoxa receta de la Parreta, y por lo tanto nos incorporaremos con buena salud para llegar hasta el gusto y fomentar así la cultura gastronomica a través de este plato tan singular. Acompañando a la dieta mediterránea daremos a conocer en todo el mundo, el plato más universal de la Comunidad Valenciana.El nacimiento de tan singular condimento, lo debemos de situar en el siglo XVIII, data que nos la viene a confirmar la crónica del Doctor. Gregorio Marañón, hombre justo, humanista y liberal, considerado como uno de los más brillantes intelectuales españoles del siglo XX. Además de su erudición, destacó por su elegante estilo literario. En la década de los años cincuenta, dejaba escrito este interesante parágrafo, que sirve como veraz confirmación de la partida de nacimiento, de tan exquisito plato, ya que don Gregorio, que nunca escribía a humos de paja, nos deja constancia que la paella era la comida con que se agasajaba a la nobleza, y era por lo tanto, el rico manjar, con que eran obsequiados los más ilustres visitantes del viejo Reino de Valencia.-“En todas las tierras valencianas reina, con rutilante y variada gloria, la paella. Maravillosa es la valenciana. Nadie puede poner reparos a su calidad, que se mantiene sin desmayos a través de los siglos: desde los días en que un embajador de Luis XIV (1638-1715), sabio en todas las artes culinarias, moría, empero, a los tres días de desembarcar, ahíto de paella valenciana, hasta nuestros horas de hoy, en que uno de los grandes cirujanos de América me confió que por una paella como la que acababa de degustar en Valencia cambiaria todo el Museo del Prado (…)”.Para subrayar el boato que rodeaba la elaboración de este condimento, baste recordar, que en pleno siglo dieciochesco, las paellas se condimentaban en unas artísticas cocinas recubiertas con artísticos azulejos. Otra muestra de la importancia que concedía la nobleza capitalina y la huertana a la gastronomía autóctona en esa centuria, nos lo prueban las señoriales cocinas todas éllas de una gran belleza, decoradas artísticamente con policromados azulejos procedentes de entre otros lugares de la ciudad de Alcora, donde se encuentra la Real Fábrica de Loza y Porcelana que fundó en 1727 el Conde de Aranda en esta ciudad castellonense; o bien de la no menos famosa cerámica originaria de Manises, o Paterna: azulejos fabricados diestramente con pigmentos y polvo de vidrio sobre arcilla, repletas de escenas culinarias, y ornamentos religiosos donde sus paneles representaban por lo general personajes con vestimentas de aquellos siglos. Estas vistosísimas cocinas exhibían en sus artísticos azulejos un amplio muestrario de utensilios típicos propios usados en las mismas. En el Museo Nacional de Cerámica “González Martí” (Palacio del Marqués de Dos Aguas), Valencia, en el segundo piso se ha reconstituido una de esas artísticas cocinas valencianas, igualmente se exhibe otra cocina basada del siglo XVIII valenciano, ha sido reconstruida en su totalidad en el Museo de Artes Decorativas en Madrid. En parecida cocina es donde germinó la Paella en la alqueria de la Parreta. Posteriormente en otras más modestas para condimentarla se adaptaron “els ferros” o trébedes, aro, o triángulo de hierro, que es con lo que ahora se condimentan toda clase de paellas. Más modernamente se utilizan los nuevos aparatos(difusores) de gas.***Ingredientes naturales, únicos e inalterables, arroz, aceite de oliva virgen, pollo, conejo, ferraura o judía verde ancha, garrafón, judía o tavella, tomate natural, pimentón rojo dulce molido, azafrán de hebras, agua, infusión de romero.PAELLA DE LA PARRETA O PAELLA VALENCIANAESTRICTOS Y EXACTOS INGREDIENTES(Para 4 personas):300 gr. Arros Bomba, Senia, o Bahia.600 gr. de Pollo500 gr. de Conejo250 gr. de Bajoca (judía verde ancha)200 gr. de Garrofó (judía blanca ancha)100 gr. de Tavella (judía blanca)100 gr. de Tomate natural100CC.de Aceite de oliva virgenAzafrán hebrasSalPimentón colorado dulceAgua.Infusión de Romero. (No coloquen tal cual la rama de romero en la paella, hace vulgar y, sus briznas desagradan al buen gourmet).***Todo lo tendremos apunto y limpio, excepto el arroz que no se enjuaga. Aparte tendremos el agua templada con infusión de romero, sustituto natural de los caracoles. Los arroces de entre todas clases, el grano de tamaño medio es el más recomendado para la elaboración de la paella de la Parreta.1. -Colocaremos la paella bien estabilizada es decir que siente bien sobre las trébedes, o mecanismo de gas, esta función es fundamental para que luego quede bien distribuido el arroz y hierba de igual manera por todo el recipiente. Como medida preventiva espolvorearemos sal, por el borde exterior para evitar que se nos pueda quemar el receptáculo.2.-Rociaremos el aceite en frío para que este “moje” solo el centro de la paella, de esa manera se demuestra que el recipiente se encuentra bien nivelado, y que la cantidad del aceite es la debida.3.-Se enciende el fuego, se calienta el aceite (fuego lento), se extiende el aceite. Cuando empieza a humear, pondremos la sal, y lo removeremos con rapidez para que quede mezclados el aceite y la sal, esta operación es muy importante para que después cuando pongamos a sofreír no salpique.4. – Con fuego lento, pondremos en la paella la carne de pollo y conejo troceado ligeramente salados (trozos no grades), para que estas absorban el sabor del aceite y de la sal, hasta que queden dorados (procurando comenzar por la parte de la piel), las carnes estarán siempre a la vista pero nunca secas. La carne es uno de los alimentos que le da el sabor, pero quien después proporciona las delicias al paladar son el arroz y las verduras.5. -Si cuando sofreímos las carnes las llamas del fuego nos parecen excesivas rebajaremos la intensidad del fuego (Podemos espolvorear con sal los espacios libres del fondo de la paella. La importancia de que toda la carne esté convenientemente dorada, dependerá mucho en el sabor final tanto de los granos del arroz como las verduras.6. –Se aparta las carnes a los lados de la paella (con menos fuego) y en el centro se verterá todo el contenido de verduras (judías verdes anchas, el garrofó y la tabella). Se sofreirá bien las verduras dándoles vueltas constantemente (tres, a seis minutos,)7.-Nuevamente haremos un hueco en el centro de la paella y añadiremos el tomate natural, bien fraccionado (nada de turmix). El tomate originario de Méjico, empieza a usarse en la paella valenciana, en salsas y otras clases de aderezos en el s.XVIII. Removeremos el tomate insistentemente con la paleta para que quede bien frito y el arroz no quede después blando.8.- Añadiremos dos cucharadas de pimentón colorado dulce, que se revolverá (durante un minuto) para evitar que se apiñe, o que se nos pueda quemar o apelotonar, por lo cual resultaría de un gusto desagradable.9.-Añadiremos rápidamente agua templada hasta alcanzar el caldo próximo al borde mismo de la paella. Previamente habremos vertido la infusión de romero (Deshacemos un mito ancestral, por todas las pruebas realizadas estamos en condiciones de asegurar que toda el agua potable es buena para condimentar la paella).10.-Pondremos las hebras de azafrán que deben secarse, no tostarse, le dará grato color y sabor.11. Dejáramos hervir aproximadamente entre treinta y cinco y cuarenta y cinco minutos más o menos para que queden adsorbidos los delicados sabores por el arroz y las verduras.12.- Levantada la ebullición, continuar hirviendo pero a fuego lento para que continúen empapándose de todos los sabores naturales.13-. Cuando nuevamente hierva el agua, su medida exacta es alcanzar los remaches posteriores de las asas. Si el caldo ha bajado de los niveles recomendados, puede añadirse un poco más de agua.14.- Es ahora un buen momento para probar el caldo y ver si hace falta añadir sal. El caldo lo debemos de encontrar gustoso. Ligerísimamente salado, ya que el arroz durante la cocción, absorberá parte de la sal.15.- Mojar nuevamente (caldo), hasta los remaches de las asas del recipiente.16. Los arroces de entre todos los tipos, el grano de tamaño medio es el más recomendable para cocinarlo en paella valenciana. Este arroz cuece en un tiempo suficiente y apropiado para armonizar con los sabores de las materias primas sin excesos, en una justa medida. -Poner el arroz, que lo colocaremos formando un caballón que ocupará el diámetro de la paella, hemos de procurar que sobresalga el arroz ligeramente por encima del caldo; se distribuye rápidamente el arroz por todo el recipiente, terminado de realizarlo, no se volverá a remover.17. El mencionado caballón (saliente) es una manera sencilla de acertar la cantidad de arroz para cualquier tamaño de paella. Debemos de procurar que no queden granos de arroz sobre la carne o la verdura sin estar sumergidos en el caldo, se mantendrá de 6, a 8, minutos. El fuego en esos momentos será muy vivo, seguidamente se rebajara su intensidad hasta que el arroz lo encontremos cocido.18. En estos momentos el caldo quedará reducido a menos de la mitad. Como medida preventiva tendremos siempre agua a parte (templada), por si acaso nos vemos obligados añadir.19. El arroz nos quedará listo, entre veinte, y veinticinco minutos.20. El arroz no debe quedar caldoso. Si se agarra ligeramente en el fondo de la paella, se le llama “socarrat”, este arroz, según en opinión de algunos comensales es el que tiene mejor sabor (cuestión discutible). Tanto si el arroz nos parece que está casi cocido pero todavía nos queda mucho caldo, o por si al contrario el arroz continua estando duro bajaremos la intensidad del fuego y a fuego lento lo mantendremos hasta que nos quede evaporado el caldo.21. Si los granos de arriba, los encontráramos resecos por perder antes el agua que los recubría, los terminaremos de hacer, dejándolos reposar en lugar a ser posible húmedo.Nota.- En la antigüedad se retiraba del fuego la paella y se colocaba a reposo sobre el círculo del suelo arenoso cercano al pozo.En el Fundamento de la Paella de la Parreta, no se acepta en su elaboración el empleo de la palabra truco por posible concomitancia con engaño, pues todas las materias primas que se emplean para la elaboración de este plato serán naturales e impolutas. Por el origen de esta comida, su elaboración solo admite la consideración de arte efímero.Mi tía, la hermana de mi madre, la persona que conocía todos los secretos de la receta, me dijo esto para mí, tan trascendental.- “Que esta fórmula nació como todo plato regional: de la conjunción de los alimentos que proporcionaba la mencionada alqueria: Arroz, guisantes, tomates, pollos y conejos que se criaban en este predio, así como una amplia variedad de judías verdes. Para completar la suculencia de este guiso se procuraba el aceite de oliva, característico de esta hondonada mediterránea”.Nota.- La Parreta fue galardonada con el titulo y la medalla otorgada por el Centenario (1896-1996) de la Cámara de Comercio de Valencia.Disponen de mi autorización, para que puedan mostrar, comentar, etc, estos fragmentos.Atentamente.Fdo.- Juan Bautista Viñals Cebriá.AVISO LEGAL:Esta información es privada y confidencial y esta dirigida únicamente a su destinatario. Si usted no es el destinatario original de este mensaje y por este medio pudo acceder a dicha información por favor elimine el mensaje. La distribución o copia de este mensaje esta estrictamente prohibida. Esta comunicación es solo para propósitos de información y no deberian ser considerados como una declaración oficial del autor. La transmision de e-mails no garantiza que el correo electrónico sea seguro o libre de error. Por consiguiente, no manifestamos que esta informacion sea completa o precisa. Toda informacion esta sujeta a alterarse sin previo aviso.

    21 enero 2008 | 19:37

  34. Dice ser me cago en tu pueblo

    FUNDAMENTO DE LA PAELLAA TODOS LOS QUE SE INTERESAREN POR LA GENUINA PAELLA VALENCIANACOCINAR LA PAELLA VALENCIANA(Fragmentos)Reservados todos los derechos. Prohibida la reproducción total o parcial, por cualquier medio, sin autorización escrita del autor Juan B. Viñals Cebriá. Inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual, V.- 1-08-2007.Según podemos saber por medio de la documentada “Agencia Valenciana del Turisme”.-La gastronomia valenciana está basada históricamente en:- “Los diez libros de agricultura del famoso Columela, el Libro de Cocina del romano Apicio, las Etimologías de San Isidoro (siglo VIII), el Libro de Cocina Hispano- Magrebí. Traducido por Ambrosio Huici Miranda (siglo XIII), incluidos muchos párrafos metafóricos de la poesía arabito andalusí surgidos de la imaginación de Ben al Talla y Cafar Ben Hutman, entre otros literatos, además del libro Arte de Cozina del valenciano Diego Granado, cocinero de Felipe II, configuran un gigantesco antecedente cultural que de una forma directa o velada posee un fiel reflejo en muchos de los hábitos alimenticios de estas tierras”. Por mi parte decir, que mis meritos, o conocimientos gastronomicos, caso de poseerlos, son debido, a los continuados consejos y a las meritorias confidencias que en la década de los años sesenta, con tanta paciencia me revelara mi tia Maria, la hermana de mi madre, poseedora de la autentica “recepta” (receta) de la paella de la Parreta.***La idea o FUNDAMENTO de la PAELLA VALENCIANA, tiene entre otras razones, dar ha conocer el origen de la genuina receta nacida en la loada alqueria de la Parreta, que se encontraba situada en un luminoso lugar del septentrión de extramuros de la ciudad de Valencia. Además proyecta encaminar para que este Fundamento sirva de guía y estricta observancia de cuales son las materias primas que se ajustan a la verdadera formula de la paella reina y señora de la gastronomia valenciana. Se le llama paella, no paellera, ni caldero, por que a sí lo decidieron con acierto los ricos huertanos, y los labradores valencianos; en todo caso, paellera es la mujer que cocina la paella. Como ocurrió con muchas de las recetas gastronómicas tradicionales, la paella surgió como un plato condimentado por las servidumbres para agasajar a sus señores, dueños de las acrisoladas alquerias consideradas autenticas mansiones rurales en el antiguo reino de Valencia. Los servidores o cocineros de los ricos huertanos, en las celebraciones más significativas, cocinaban la “paella sense mànec”, un recipiente que ahora los valencianos llamamos sencillamente paella. En principio, esta palabra designa el condimento y el recipiente; esa confusión de significado, provocó para deshacer la ambigüedad, la lógica aparición del término “paella sense mánec”. Fue en ese recipiente cóncavo donde germinó la deliciosa paella de la Parreta, soberana de la gastronomia mediterránea.***Expuestos cuales son nuestros verdaderos propósitos, nos referiremos aunque brevemente, para dejar constancia del anacronismo que supone para el cocinero purista las llamadas paellas mixtas, al igual que las otras, las que son un amasijo de demencias de ingredientes propios de cocineros inexpertos. Las multitudinarias, donde por medio de cadenas y plataformas se preparan un sinfín de raciones de paella, y de esas otras, las llamadas “populares” que se condimentan con unos hierros triangulares en el suelo de las calles. Antonio Vergara, siempre tan oportuno, tiene escrito algo que viene muy apropósito.- “Cocinar cualquier cosa no debe entenderse una expresión despectiva; antes al contrario. Cocinar cualquier cosa quiere decir exactamente que los falleros le dan menos importancia al resultado de su atrevimiento culinario que al hecho social de que mucha gente coma del mismo caldero –independientemente de su bondad-, pues creen que una paella desastrosa, una fideuà ídem, un arròs amb fesols i naps, o unas chuletas a la brasa, valen en tanto en cuanto las personas se arraciman en torno a la lumbre callejera”. Por lo tanto todas las mencionadas irreverencias culinarias, nada tienen que ver con aquellas paellas que antaño se elaboraban con tanta solemnidad, ceremonial, y boato. Con el rigor histórico que merece tan preciado manjar, la paella valenciana nació, en principio, para solemnizar los grandes acontecimientos de índole santoral, o familiar de los señores huertanos, después de la mano de la burguesía capitalina, se integró en los círculos artísticos y culturales de Alicante, Castellón y Valencia. Por aquellos mismos tiempos los dueños de tan magnas alquerías y predios, seguían siendo en su mayoría los herederos de aquellos caballeros que formaron las mesnadas que acompañaron al rey Don Jaime I, durante la reconquista del antiguo Reino de Valencia. Esos mismos poderosos huertanos asumían plenamente el célebre consejo del ensalzado Brillat-Savarin. Siglo XVIII-XIX, el no va más del refinamiento, autor de “Fisiología del Gusto o Meditaciones de Gastronomía Trascendente”: su máxima: “Convidar a una persona es encargarse de su bienestar durante todo el tiempo que esté en nuestra casa.”***La difusión de este tan exquisito plato entre los más exigentes del mundo de la gastronomia, lo haremos entrando con la paella condimentada con la ortodoxa receta de la Parreta, y por lo tanto nos incorporaremos con buena salud para llegar hasta el gusto y fomentar así la cultura gastronomica a través de este plato tan singular. Acompañando a la dieta mediterránea daremos a conocer en todo el mundo, el plato más universal de la Comunidad Valenciana.El nacimiento de tan singular condimento, lo debemos de situar en el siglo XVIII, data que nos la viene a confirmar la crónica del Doctor. Gregorio Marañón, hombre justo, humanista y liberal, considerado como uno de los más brillantes intelectuales españoles del siglo XX. Además de su erudición, destacó por su elegante estilo literario. En la década de los años cincuenta, dejaba escrito este interesante parágrafo, que sirve como veraz confirmación de la partida de nacimiento, de tan exquisito plato, ya que don Gregorio, que nunca escribía a humos de paja, nos deja constancia que la paella era la comida con que se agasajaba a la nobleza, y era por lo tanto, el rico manjar, con que eran obsequiados los más ilustres visitantes del viejo Reino de Valencia.-“En todas las tierras valencianas reina, con rutilante y variada gloria, la paella. Maravillosa es la valenciana. Nadie puede poner reparos a su calidad, que se mantiene sin desmayos a través de los siglos: desde los días en que un embajador de Luis XIV (1638-1715), sabio en todas las artes culinarias, moría, empero, a los tres días de desembarcar, ahíto de paella valenciana, hasta nuestros horas de hoy, en que uno de los grandes cirujanos de América me confió que por una paella como la que acababa de degustar en Valencia cambiaria todo el Museo del Prado (…)”.Para subrayar el boato que rodeaba la elaboración de este condimento, baste recordar, que en pleno siglo dieciochesco, las paellas se condimentaban en unas artísticas cocinas recubiertas con artísticos azulejos. Otra muestra de la importancia que concedía la nobleza capitalina y la huertana a la gastronomía autóctona en esa centuria, nos lo prueban las señoriales cocinas todas éllas de una gran belleza, decoradas artísticamente con policromados azulejos procedentes de entre otros lugares de la ciudad de Alcora, donde se encuentra la Real Fábrica de Loza y Porcelana que fundó en 1727 el Conde de Aranda en esta ciudad castellonense; o bien de la no menos famosa cerámica originaria de Manises, o Paterna: azulejos fabricados diestramente con pigmentos y polvo de vidrio sobre arcilla, repletas de escenas culinarias, y ornamentos religiosos donde sus paneles representaban por lo general personajes con vestimentas de aquellos siglos. Estas vistosísimas cocinas exhibían en sus artísticos azulejos un amplio muestrario de utensilios típicos propios usados en las mismas. En el Museo Nacional de Cerámica “González Martí” (Palacio del Marqués de Dos Aguas), Valencia, en el segundo piso se ha reconstituido una de esas artísticas cocinas valencianas, igualmente se exhibe otra cocina basada del siglo XVIII valenciano, ha sido reconstruida en su totalidad en el Museo de Artes Decorativas en Madrid. En parecida cocina es donde germinó la Paella en la alqueria de la Parreta. Posteriormente en otras más modestas para condimentarla se adaptaron “els ferros” o trébedes, aro, o triángulo de hierro, que es con lo que ahora se condimentan toda clase de paellas. Más modernamente se utilizan los nuevos aparatos(difusores) de gas.***Ingredientes naturales, únicos e inalterables, arroz, aceite de oliva virgen, pollo, conejo, ferraura o judía verde ancha, garrafón, judía o tavella, tomate natural, pimentón rojo dulce molido, azafrán de hebras, agua, infusión de romero.PAELLA DE LA PARRETA O PAELLA VALENCIANAESTRICTOS Y EXACTOS INGREDIENTES(Para 4 personas):300 gr. Arros Bomba, Senia, o Bahia.600 gr. de Pollo500 gr. de Conejo250 gr. de Bajoca (judía verde ancha)200 gr. de Garrofó (judía blanca ancha)100 gr. de Tavella (judía blanca)100 gr. de Tomate natural100CC.de Aceite de oliva virgenAzafrán hebrasSalPimentón colorado dulceAgua.Infusión de Romero. (No coloquen tal cual la rama de romero en la paella, hace vulgar y, sus briznas desagradan al buen gourmet).***Todo lo tendremos apunto y limpio, excepto el arroz que no se enjuaga. Aparte tendremos el agua templada con infusión de romero, sustituto natural de los caracoles. Los arroces de entre todas clases, el grano de tamaño medio es el más recomendado para la elaboración de la paella de la Parreta.1. -Colocaremos la paella bien estabilizada es decir que siente bien sobre las trébedes, o mecanismo de gas, esta función es fundamental para que luego quede bien distribuido el arroz y hierba de igual manera por todo el recipiente. Como medida preventiva espolvorearemos sal, por el borde exterior para evitar que se nos pueda quemar el receptáculo.2.-Rociaremos el aceite en frío para que este “moje” solo el centro de la paella, de esa manera se demuestra que el recipiente se encuentra bien nivelado, y que la cantidad del aceite es la debida.3.-Se enciende el fuego, se calienta el aceite (fuego lento), se extiende el aceite. Cuando empieza a humear, pondremos la sal, y lo removeremos con rapidez para que quede mezclados el aceite y la sal, esta operación es muy importante para que después cuando pongamos a sofreír no salpique.4. – Con fuego lento, pondremos en la paella la carne de pollo y conejo troceado ligeramente salados (trozos no grades), para que estas absorban el sabor del aceite y de la sal, hasta que queden dorados (procurando comenzar por la parte de la piel), las carnes estarán siempre a la vista pero nunca secas. La carne es uno de los alimentos que le da el sabor, pero quien después proporciona las delicias al paladar son el arroz y las verduras.5. -Si cuando sofreímos las carnes las llamas del fuego nos parecen excesivas rebajaremos la intensidad del fuego (Podemos espolvorear con sal los espacios libres del fondo de la paella. La importancia de que toda la carne esté convenientemente dorada, dependerá mucho en el sabor final tanto de los granos del arroz como las verduras.6. –Se aparta las carnes a los lados de la paella (con menos fuego) y en el centro se verterá todo el contenido de verduras (judías verdes anchas, el garrofó y la tabella). Se sofreirá bien las verduras dándoles vueltas constantemente (tres, a seis minutos,)7.-Nuevamente haremos un hueco en el centro de la paella y añadiremos el tomate natural, bien fraccionado (nada de turmix). El tomate originario de Méjico, empieza a usarse en la paella valenciana, en salsas y otras clases de aderezos en el s.XVIII. Removeremos el tomate insistentemente con la paleta para que quede bien frito y el arroz no quede después blando.8.- Añadiremos dos cucharadas de pimentón colorado dulce, que se revolverá (durante un minuto) para evitar que se apiñe, o que se nos pueda quemar o apelotonar, por lo cual resultaría de un gusto desagradable.9.-Añadiremos rápidamente agua templada hasta alcanzar el caldo próximo al borde mismo de la paella. Previamente habremos vertido la infusión de romero (Deshacemos un mito ancestral, por todas las pruebas realizadas estamos en condiciones de asegurar que toda el agua potable es buena para condimentar la paella).10.-Pondremos las hebras de azafrán que deben secarse, no tostarse, le dará grato color y sabor.11. Dejáramos hervir aproximadamente entre treinta y cinco y cuarenta y cinco minutos más o menos para que queden adsorbidos los delicados sabores por el arroz y las verduras.12.- Levantada la ebullición, continuar hirviendo pero a fuego lento para que continúen empapándose de todos los sabores naturales.13-. Cuando nuevamente hierva el agua, su medida exacta es alcanzar los remaches posteriores de las asas. Si el caldo ha bajado de los niveles recomendados, puede añadirse un poco más de agua.14.- Es ahora un buen momento para probar el caldo y ver si hace falta añadir sal. El caldo lo debemos de encontrar gustoso. Ligerísimamente salado, ya que el arroz durante la cocción, absorberá parte de la sal.15.- Mojar nuevamente (caldo), hasta los remaches de las asas del recipiente.16. Los arroces de entre todos los tipos, el grano de tamaño medio es el más recomendable para cocinarlo en paella valenciana. Este arroz cuece en un tiempo suficiente y apropiado para armonizar con los sabores de las materias primas sin excesos, en una justa medida. -Poner el arroz, que lo colocaremos formando un caballón que ocupará el diámetro de la paella, hemos de procurar que sobresalga el arroz ligeramente por encima del caldo; se distribuye rápidamente el arroz por todo el recipiente, terminado de realizarlo, no se volverá a remover.17. El mencionado caballón (saliente) es una manera sencilla de acertar la cantidad de arroz para cualquier tamaño de paella. Debemos de procurar que no queden granos de arroz sobre la carne o la verdura sin estar sumergidos en el caldo, se mantendrá de 6, a 8, minutos. El fuego en esos momentos será muy vivo, seguidamente se rebajara su intensidad hasta que el arroz lo encontremos cocido.18. En estos momentos el caldo quedará reducido a menos de la mitad. Como medida preventiva tendremos siempre agua a parte (templada), por si acaso nos vemos obligados añadir.19. El arroz nos quedará listo, entre veinte, y veinticinco minutos.20. El arroz no debe quedar caldoso. Si se agarra ligeramente en el fondo de la paella, se le llama “socarrat”, este arroz, según en opinión de algunos comensales es el que tiene mejor sabor (cuestión discutible). Tanto si el arroz nos parece que está casi cocido pero todavía nos queda mucho caldo, o por si al contrario el arroz continua estando duro bajaremos la intensidad del fuego y a fuego lento lo mantendremos hasta que nos quede evaporado el caldo.21. Si los granos de arriba, los encontráramos resecos por perder antes el agua que los recubría, los terminaremos de hacer, dejándolos reposar en lugar a ser posible húmedo.Nota.- En la antigüedad se retiraba del fuego la paella y se colocaba a reposo sobre el círculo del suelo arenoso cercano al pozo.En el Fundamento de la Paella de la Parreta, no se acepta en su elaboración el empleo de la palabra truco por posible concomitancia con engaño, pues todas las materias primas que se emplean para la elaboración de este plato serán naturales e impolutas. Por el origen de esta comida, su elaboración solo admite la consideración de arte efímero.Mi tía, la hermana de mi madre, la persona que conocía todos los secretos de la receta, me dijo esto para mí, tan trascendental.- “Que esta fórmula nació como todo plato regional: de la conjunción de los alimentos que proporcionaba la mencionada alqueria: Arroz, guisantes, tomates, pollos y conejos que se criaban en este predio, así como una amplia variedad de judías verdes. Para completar la suculencia de este guiso se procuraba el aceite de oliva, característico de esta hondonada mediterránea”.Nota.- La Parreta fue galardonada con el titulo y la medalla otorgada por el Centenario (1896-1996) de la Cámara de Comercio de Valencia.Disponen de mi autorización, para que puedan mostrar, comentar, etc, estos fragmentos.Atentamente.Fdo.- Juan Bautista Viñals Cebriá.AVISO LEGAL:Esta información es privada y confidencial y esta dirigida únicamente a su destinatario. Si usted no es el destinatario original de este mensaje y por este medio pudo acceder a dicha información por favor elimine el mensaje. La distribución o copia de este mensaje esta estrictamente prohibida. Esta comunicación es solo para propósitos de información y no deberian ser considerados como una declaración oficial del autor. La transmision de e-mails no garantiza que el correo electrónico sea seguro o libre de error. Por consiguiente, no manifestamos que esta informacion sea completa o precisa. Toda informacion esta sujeta a alterarse sin previo aviso.lo dijo Juan B. Viñals Cebriá · 21 Enero 2008 | 07:37 PMPágina 3 de 3anterior123siguienteNombreCorreo-e (no aparecerá publicado)Tu página webComentario« Tres años asombrosos de Orsai | Inicio | Hasta la próxima, Coll »Busca en EZ CulturaSobre míSolo quiero una pizza, descansar y empezar a trabajar de nuevo.ezcritor en miniblog.20minutos.esÚltimos comentarios¿Estás en el lugar correcto? 79 comentariosy dale que te pego a la blandurria, JAvier, yonki de la poesia, […]Valencia: mascletada o mascletá 136 comentariosJuan B. Viñals Cebriá, anti valencia, Kano, […]Cuando el You Tube te arruina la vida 654 comentariosShubunbury, QUE ASCO DA LA RATA ASQUEROSA QUE ASCO DA LA RATA ASQUEROSA, Cristina, […]Un sueño menos por cumplir. Gracias “20 minutos”, gracias amigos actores 55 comentariosparecidos razonables, Sig, zergyor, […]Crítica. “Los crímenes de Oxford” es polvo de video club 44 comentariosAlberto Q., Weyland Yutani, Víctor, […]Eneko desnudo en Interviú. Tres preguntas. Contestadme, por favor. 75 comentariosmarta, MARIATONTA, la madonna, […]Necesito un bar 72 comentariosarmandozzz, armandozzz, hasta la tripas !, […]Jaime Jiménez Arbe “El Solitario” no quiere trabajar en el mcdonalds 164 comentariosfv zxcv xcv, Jaime, Nene, […]Verdades (creo) 178 comentariosrooms, el jenarin, pasen y vean, […]Hasta otra, ARCO 49 comentarioscamila, camus, artfor, […]Mis tagsarte en las calles avila cine coliseo dali ezcritor gran hermano henry miller javier botet larva fecal michael jackson paul auster rec roma spidermanmás tagsCategoríasartecineciudadescomicentrevistasescándalosfiestas rarasfotohistoriaInternetla serie de tvliteraturaloteria de navidadmúsicasitgesteatro-espectáculostelevisiónvariosverdadesvideosEnlaces20 minutos (las noticias)¿Buscas un amigo de verdad?Blog404: not Found!BobPop TVChapi EscarlataCosas de AmorínCruz del surCultura de politonoDesde este lado del marEl analista deportivoEl blog de mi amado jefeEl DesternillablogEl gran Hernán ZinEl hombre más sabio que conozcoEl mejor restuaranteeZcritor en PutalocuraLa Crónica VerdeLa web de los deportistas olvidadosLetras de CambioManolo SacoMarta CibelinaMartínez SolerMe crecen los enanosMentiras y verdades de una treintañeraMirador de TángerNecesitas un taxiOn the recordPolítica divertida de leerQué me pongoRafael ReigRegina ExLibrisSin efectos especialesUrbanejaYo también te quieroSeccionesinicioarchivoscontactosuscríbeteCondiciones de copia y distribución · Quiénes somos · Publicidad · Aviso Legal · Contacto · Titulares RSSBlogs con motor

    21 enero 2008 | 20:17

  35. Dice ser y en toa tu familia encima

    FUNDAMENTO DE LA PAELLAA TODOS LOS QUE SE INTERESAREN POR LA GENUINA PAELLA VALENCIANACOCINAR LA PAELLA VALENCIANA(Fragmentos)Reservados todos los derechos. Prohibida la reproducción total o parcial, por cualquier medio, sin autorización escrita del autor Juan B. Viñals Cebriá. Inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual, V.- 1-08-2007.Según podemos saber por medio de la documentada “Agencia Valenciana del Turisme”.-La gastronomia valenciana está basada históricamente en:- “Los diez libros de agricultura del famoso Columela, el Libro de Cocina del romano Apicio, las Etimologías de San Isidoro (siglo VIII), el Libro de Cocina Hispano- Magrebí. Traducido por Ambrosio Huici Miranda (siglo XIII), incluidos muchos párrafos metafóricos de la poesía arabito andalusí surgidos de la imaginación de Ben al Talla y Cafar Ben Hutman, entre otros literatos, además del libro Arte de Cozina del valenciano Diego Granado, cocinero de Felipe II, configuran un gigantesco antecedente cultural que de una forma directa o velada posee un fiel reflejo en muchos de los hábitos alimenticios de estas tierras”. Por mi parte decir, que mis meritos, o conocimientos gastronomicos, caso de poseerlos, son debido, a los continuados consejos y a las meritorias confidencias que en la década de los años sesenta, con tanta paciencia me revelara mi tia Maria, la hermana de mi madre, poseedora de la autentica “recepta” (receta) de la paella de la Parreta.***La idea o FUNDAMENTO de la PAELLA VALENCIANA, tiene entre otras razones, dar ha conocer el origen de la genuina receta nacida en la loada alqueria de la Parreta, que se encontraba situada en un luminoso lugar del septentrión de extramuros de la ciudad de Valencia. Además proyecta encaminar para que este Fundamento sirva de guía y estricta observancia de cuales son las materias primas que se ajustan a la verdadera formula de la paella reina y señora de la gastronomia valenciana. Se le llama paella, no paellera, ni caldero, por que a sí lo decidieron con acierto los ricos huertanos, y los labradores valencianos; en todo caso, paellera es la mujer que cocina la paella. Como ocurrió con muchas de las recetas gastronómicas tradicionales, la paella surgió como un plato condimentado por las servidumbres para agasajar a sus señores, dueños de las acrisoladas alquerias consideradas autenticas mansiones rurales en el antiguo reino de Valencia. Los servidores o cocineros de los ricos huertanos, en las celebraciones más significativas, cocinaban la “paella sense mànec”, un recipiente que ahora los valencianos llamamos sencillamente paella. En principio, esta palabra designa el condimento y el recipiente; esa confusión de significado, provocó para deshacer la ambigüedad, la lógica aparición del término “paella sense mánec”. Fue en ese recipiente cóncavo donde germinó la deliciosa paella de la Parreta, soberana de la gastronomia mediterránea.***Expuestos cuales son nuestros verdaderos propósitos, nos referiremos aunque brevemente, para dejar constancia del anacronismo que supone para el cocinero purista las llamadas paellas mixtas, al igual que las otras, las que son un amasijo de demencias de ingredientes propios de cocineros inexpertos. Las multitudinarias, donde por medio de cadenas y plataformas se preparan un sinfín de raciones de paella, y de esas otras, las llamadas “populares” que se condimentan con unos hierros triangulares en el suelo de las calles. Antonio Vergara, siempre tan oportuno, tiene escrito algo que viene muy apropósito.- “Cocinar cualquier cosa no debe entenderse una expresión despectiva; antes al contrario. Cocinar cualquier cosa quiere decir exactamente que los falleros le dan menos importancia al resultado de su atrevimiento culinario que al hecho social de que mucha gente coma del mismo caldero –independientemente de su bondad-, pues creen que una paella desastrosa, una fideuà ídem, un arròs amb fesols i naps, o unas chuletas a la brasa, valen en tanto en cuanto las personas se arraciman en torno a la lumbre callejera”. Por lo tanto todas las mencionadas irreverencias culinarias, nada tienen que ver con aquellas paellas que antaño se elaboraban con tanta solemnidad, ceremonial, y boato. Con el rigor histórico que merece tan preciado manjar, la paella valenciana nació, en principio, para solemnizar los grandes acontecimientos de índole santoral, o familiar de los señores huertanos, después de la mano de la burguesía capitalina, se integró en los círculos artísticos y culturales de Alicante, Castellón y Valencia. Por aquellos mismos tiempos los dueños de tan magnas alquerías y predios, seguían siendo en su mayoría los herederos de aquellos caballeros que formaron las mesnadas que acompañaron al rey Don Jaime I, durante la reconquista del antiguo Reino de Valencia. Esos mismos poderosos huertanos asumían plenamente el célebre consejo del ensalzado Brillat-Savarin. Siglo XVIII-XIX, el no va más del refinamiento, autor de “Fisiología del Gusto o Meditaciones de Gastronomía Trascendente”: su máxima: “Convidar a una persona es encargarse de su bienestar durante todo el tiempo que esté en nuestra casa.”***La difusión de este tan exquisito plato entre los más exigentes del mundo de la gastronomia, lo haremos entrando con la paella condimentada con la ortodoxa receta de la Parreta, y por lo tanto nos incorporaremos con buena salud para llegar hasta el gusto y fomentar así la cultura gastronomica a través de este plato tan singular. Acompañando a la dieta mediterránea daremos a conocer en todo el mundo, el plato más universal de la Comunidad Valenciana.El nacimiento de tan singular condimento, lo debemos de situar en el siglo XVIII, data que nos la viene a confirmar la crónica del Doctor. Gregorio Marañón, hombre justo, humanista y liberal, considerado como uno de los más brillantes intelectuales españoles del siglo XX. Además de su erudición, destacó por su elegante estilo literario. En la década de los años cincuenta, dejaba escrito este interesante parágrafo, que sirve como veraz confirmación de la partida de nacimiento, de tan exquisito plato, ya que don Gregorio, que nunca escribía a humos de paja, nos deja constancia que la paella era la comida con que se agasajaba a la nobleza, y era por lo tanto, el rico manjar, con que eran obsequiados los más ilustres visitantes del viejo Reino de Valencia.-“En todas las tierras valencianas reina, con rutilante y variada gloria, la paella. Maravillosa es la valenciana. Nadie puede poner reparos a su calidad, que se mantiene sin desmayos a través de los siglos: desde los días en que un embajador de Luis XIV (1638-1715), sabio en todas las artes culinarias, moría, empero, a los tres días de desembarcar, ahíto de paella valenciana, hasta nuestros horas de hoy, en que uno de los grandes cirujanos de América me confió que por una paella como la que acababa de degustar en Valencia cambiaria todo el Museo del Prado (…)”.Para subrayar el boato que rodeaba la elaboración de este condimento, baste recordar, que en pleno siglo dieciochesco, las paellas se condimentaban en unas artísticas cocinas recubiertas con artísticos azulejos. Otra muestra de la importancia que concedía la nobleza capitalina y la huertana a la gastronomía autóctona en esa centuria, nos lo prueban las señoriales cocinas todas éllas de una gran belleza, decoradas artísticamente con policromados azulejos procedentes de entre otros lugares de la ciudad de Alcora, donde se encuentra la Real Fábrica de Loza y Porcelana que fundó en 1727 el Conde de Aranda en esta ciudad castellonense; o bien de la no menos famosa cerámica originaria de Manises, o Paterna: azulejos fabricados diestramente con pigmentos y polvo de vidrio sobre arcilla, repletas de escenas culinarias, y ornamentos religiosos donde sus paneles representaban por lo general personajes con vestimentas de aquellos siglos. Estas vistosísimas cocinas exhibían en sus artísticos azulejos un amplio muestrario de utensilios típicos propios usados en las mismas. En el Museo Nacional de Cerámica “González Martí” (Palacio del Marqués de Dos Aguas), Valencia, en el segundo piso se ha reconstituido una de esas artísticas cocinas valencianas, igualmente se exhibe otra cocina basada del siglo XVIII valenciano, ha sido reconstruida en su totalidad en el Museo de Artes Decorativas en Madrid. En parecida cocina es donde germinó la Paella en la alqueria de la Parreta. Posteriormente en otras más modestas para condimentarla se adaptaron “els ferros” o trébedes, aro, o triángulo de hierro, que es con lo que ahora se condimentan toda clase de paellas. Más modernamente se utilizan los nuevos aparatos(difusores) de gas.***Ingredientes naturales, únicos e inalterables, arroz, aceite de oliva virgen, pollo, conejo, ferraura o judía verde ancha, garrafón, judía o tavella, tomate natural, pimentón rojo dulce molido, azafrán de hebras, agua, infusión de romero.PAELLA DE LA PARRETA O PAELLA VALENCIANAESTRICTOS Y EXACTOS INGREDIENTES(Para 4 personas):300 gr. Arros Bomba, Senia, o Bahia.600 gr. de Pollo500 gr. de Conejo250 gr. de Bajoca (judía verde ancha)200 gr. de Garrofó (judía blanca ancha)100 gr. de Tavella (judía blanca)100 gr. de Tomate natural100CC.de Aceite de oliva virgenAzafrán hebrasSalPimentón colorado dulceAgua.Infusión de Romero. (No coloquen tal cual la rama de romero en la paella, hace vulgar y, sus briznas desagradan al buen gourmet).***Todo lo tendremos apunto y limpio, excepto el arroz que no se enjuaga. Aparte tendremos el agua templada con infusión de romero, sustituto natural de los caracoles. Los arroces de entre todas clases, el grano de tamaño medio es el más recomendado para la elaboración de la paella de la Parreta.1. -Colocaremos la paella bien estabilizada es decir que siente bien sobre las trébedes, o mecanismo de gas, esta función es fundamental para que luego quede bien distribuido el arroz y hierba de igual manera por todo el recipiente. Como medida preventiva espolvorearemos sal, por el borde exterior para evitar que se nos pueda quemar el receptáculo.2.-Rociaremos el aceite en frío para que este “moje” solo el centro de la paella, de esa manera se demuestra que el recipiente se encuentra bien nivelado, y que la cantidad del aceite es la debida.3.-Se enciende el fuego, se calienta el aceite (fuego lento), se extiende el aceite. Cuando empieza a humear, pondremos la sal, y lo removeremos con rapidez para que quede mezclados el aceite y la sal, esta operación es muy importante para que después cuando pongamos a sofreír no salpique.4. – Con fuego lento, pondremos en la paella la carne de pollo y conejo troceado ligeramente salados (trozos no grades), para que estas absorban el sabor del aceite y de la sal, hasta que queden dorados (procurando comenzar por la parte de la piel), las carnes estarán siempre a la vista pero nunca secas. La carne es uno de los alimentos que le da el sabor, pero quien después proporciona las delicias al paladar son el arroz y las verduras.5. -Si cuando sofreímos las carnes las llamas del fuego nos parecen excesivas rebajaremos la intensidad del fuego (Podemos espolvorear con sal los espacios libres del fondo de la paella. La importancia de que toda la carne esté convenientemente dorada, dependerá mucho en el sabor final tanto de los granos del arroz como las verduras.6. –Se aparta las carnes a los lados de la paella (con menos fuego) y en el centro se verterá todo el contenido de verduras (judías verdes anchas, el garrofó y la tabella). Se sofreirá bien las verduras dándoles vueltas constantemente (tres, a seis minutos,)7.-Nuevamente haremos un hueco en el centro de la paella y añadiremos el tomate natural, bien fraccionado (nada de turmix). El tomate originario de Méjico, empieza a usarse en la paella valenciana, en salsas y otras clases de aderezos en el s.XVIII. Removeremos el tomate insistentemente con la paleta para que quede bien frito y el arroz no quede después blando.8.- Añadiremos dos cucharadas de pimentón colorado dulce, que se revolverá (durante un minuto) para evitar que se apiñe, o que se nos pueda quemar o apelotonar, por lo cual resultaría de un gusto desagradable.9.-Añadiremos rápidamente agua templada hasta alcanzar el caldo próximo al borde mismo de la paella. Previamente habremos vertido la infusión de romero (Deshacemos un mito ancestral, por todas las pruebas realizadas estamos en condiciones de asegurar que toda el agua potable es buena para condimentar la paella).10.-Pondremos las hebras de azafrán que deben secarse, no tostarse, le dará grato color y sabor.11. Dejáramos hervir aproximadamente entre treinta y cinco y cuarenta y cinco minutos más o menos para que queden adsorbidos los delicados sabores por el arroz y las verduras.12.- Levantada la ebullición, continuar hirviendo pero a fuego lento para que continúen empapándose de todos los sabores naturales.13-. Cuando nuevamente hierva el agua, su medida exacta es alcanzar los remaches posteriores de las asas. Si el caldo ha bajado de los niveles recomendados, puede añadirse un poco más de agua.14.- Es ahora un buen momento para probar el caldo y ver si hace falta añadir sal. El caldo lo debemos de encontrar gustoso. Ligerísimamente salado, ya que el arroz durante la cocción, absorberá parte de la sal.15.- Mojar nuevamente (caldo), hasta los remaches de las asas del recipiente.16. Los arroces de entre todos los tipos, el grano de tamaño medio es el más recomendable para cocinarlo en paella valenciana. Este arroz cuece en un tiempo suficiente y apropiado para armonizar con los sabores de las materias primas sin excesos, en una justa medida. -Poner el arroz, que lo colocaremos formando un caballón que ocupará el diámetro de la paella, hemos de procurar que sobresalga el arroz ligeramente por encima del caldo; se distribuye rápidamente el arroz por todo el recipiente, terminado de realizarlo, no se volverá a remover.17. El mencionado caballón (saliente) es una manera sencilla de acertar la cantidad de arroz para cualquier tamaño de paella. Debemos de procurar que no queden granos de arroz sobre la carne o la verdura sin estar sumergidos en el caldo, se mantendrá de 6, a 8, minutos. El fuego en esos momentos será muy vivo, seguidamente se rebajara su intensidad hasta que el arroz lo encontremos cocido.18. En estos momentos el caldo quedará reducido a menos de la mitad. Como medida preventiva tendremos siempre agua a parte (templada), por si acaso nos vemos obligados añadir.19. El arroz nos quedará listo, entre veinte, y veinticinco minutos.20. El arroz no debe quedar caldoso. Si se agarra ligeramente en el fondo de la paella, se le llama “socarrat”, este arroz, según en opinión de algunos comensales es el que tiene mejor sabor (cuestión discutible). Tanto si el arroz nos parece que está casi cocido pero todavía nos queda mucho caldo, o por si al contrario el arroz continua estando duro bajaremos la intensidad del fuego y a fuego lento lo mantendremos hasta que nos quede evaporado el caldo.21. Si los granos de arriba, los encontráramos resecos por perder antes el agua que los recubría, los terminaremos de hacer, dejándolos reposar en lugar a ser posible húmedo.Nota.- En la antigüedad se retiraba del fuego la paella y se colocaba a reposo sobre el círculo del suelo arenoso cercano al pozo.En el Fundamento de la Paella de la Parreta, no se acepta en su elaboración el empleo de la palabra truco por posible concomitancia con engaño, pues todas las materias primas que se emplean para la elaboración de este plato serán naturales e impolutas. Por el origen de esta comida, su elaboración solo admite la consideración de arte efímero.Mi tía, la hermana de mi madre, la persona que conocía todos los secretos de la receta, me dijo esto para mí, tan trascendental.- “Que esta fórmula nació como todo plato regional: de la conjunción de los alimentos que proporcionaba la mencionada alqueria: Arroz, guisantes, tomates, pollos y conejos que se criaban en este predio, así como una amplia variedad de judías verdes. Para completar la suculencia de este guiso se procuraba el aceite de oliva, característico de esta hondonada mediterránea”.Nota.- La Parreta fue galardonada con el titulo y la medalla otorgada por el Centenario (1896-1996) de la Cámara de Comercio de Valencia.Disponen de mi autorización, para que puedan mostrar, comentar, etc, estos fragmentos.Atentamente.Fdo.- Juan Bautista Viñals Cebriá.AVISO LEGAL:Esta información es privada y confidencial y esta dirigida únicamente a su destinatario. Si usted no es el destinatario original de este mensaje y por este medio pudo acceder a dicha información por favor elimine el mensaje. La distribución o copia de este mensaje esta estrictamente prohibida. Esta comunicación es solo para propósitos de información y no deberian ser considerados como una declaración oficial del autor. La transmision de e-mails no garantiza que el correo electrónico sea seguro o libre de error. Por consiguiente, no manifestamos que esta informacion sea completa o precisa. Toda informacion esta sujeta a alterarse sin previo aviso.lo dijo Juan B. Viñals Cebriá · 21 Enero 2008 | 07:37 PMPágina 3 de 3anterior123siguienteNombreCorreo-e (no aparecerá publicado)Tu página webComentario« Tres años asombrosos de Orsai | Inicio | Hasta la próxima, Coll »Busca en EZ CulturaSobre míSolo quiero una pizza, descansar y empezar a trabajar de nuevo.ezcritor en miniblog.20minutos.esÚltimos comentarios¿Estás en el lugar correcto? 79 comentariosy dale que te pego a la blandurria, JAvier, yonki de la poesia, […]Valencia: mascletada o mascletá 136 comentariosJuan B. Viñals Cebriá, anti valencia, Kano, […]Cuando el You Tube te arruina la vida 654 comentariosShubunbury, QUE ASCO DA LA RATA ASQUEROSA QUE ASCO DA LA RATA ASQUEROSA, Cristina, […]Un sueño menos por cumplir. Gracias “20 minutos”, gracias amigos actores 55 comentariosparecidos razonables, Sig, zergyor, […]Crítica. “Los crímenes de Oxford” es polvo de video club 44 comentariosAlberto Q., Weyland Yutani, Víctor, […]Eneko desnudo en Interviú. Tres preguntas. Contestadme, por favor. 75 comentariosmarta, MARIATONTA, la madonna, […]Necesito un bar 72 comentariosarmandozzz, armandozzz, hasta la tripas !, […]Jaime Jiménez Arbe “El Solitario” no quiere trabajar en el mcdonalds 164 comentariosfv zxcv xcv, Jaime, Nene, […]Verdades (creo) 178 comentariosrooms, el jenarin, pasen y vean, […]Hasta otra, ARCO 49 comentarioscamila, camus, artfor, […]Mis tagsarte en las calles avila cine coliseo dali ezcritor gran hermano henry miller javier botet larva fecal michael jackson paul auster rec roma spidermanmás tagsCategoríasartecineciudadescomicentrevistasescándalosfiestas rarasfotohistoriaInternetla serie de tvliteraturaloteria de navidadmúsicasitgesteatro-espectáculostelevisiónvariosverdadesvideosEnlaces20 minutos (las noticias)¿Buscas un amigo de verdad?Blog404: not Found!BobPop TVChapi EscarlataCosas de AmorínCruz del surCultura de politonoDesde este lado del marEl analista deportivoEl blog de mi amado jefeEl DesternillablogEl gran Hernán ZinEl hombre más sabio que conozcoEl mejor restuaranteeZcritor en PutalocuraLa Crónica VerdeLa web de los deportistas olvidadosLetras de CambioManolo SacoMarta CibelinaMartínez SolerMe crecen los enanosMentiras y verdades de una treintañeraMirador de TángerNecesitas un taxiOn the recordPolítica divertida de leerQué me pongoRafael ReigRegina ExLibrisSin efectos especialesUrbanejaYo también te quieroSeccionesinicioarchivoscontactosuscríbeteCondiciones de copia y distribución · Quiénes somos · Publicidad · Aviso Legal · Contacto · Titulares RSSBlogs con motorlo dijo me cago en tu pueblo · 21 Enero 2008 | 08:17 PM

    21 enero 2008 | 20:19

  36. Dice ser Judith

    No esperes que precisamente los comentarios de los valencianos sean menos bordes que tu “opinión” sobre la mascletá.Yo soy de Valencia y no me considero valenciana, no me gusta tmpoco la mascletá, ni siquiera las Fallas me llaman atención lo más minimo, pero es que si te metes con las fiestasde un pueblo no es de esperar que la gente que las disfruta y las defiende se te ponga flamenca…Es cierto que existen tradiciones absurdas y fiestas sin sentido, pero igual para la gente de Valencia que las disfruta tienen algún sentidoAsí que reduce tus extensas críticas y si no te gustan los petardos no vayas a Valencia…sería lo más lógicoy lo más ABSURDO que has dicho…¿que todos los valencianos son bakalas imbéciles? quién te ha enseñado a generalizar tan mal y ha hacer el ridículo de esta manera?

    16 febrero 2008 | 22:24

  37. Dice ser la verdad

    Todos los valencianos no sois mas que una sarta de moñigos, ignorantes, paletos prepotentes y engreidos hijos de puta, sois por que los murcianos. Miserables carroñeros con muchos aires de grandeza provinciana. Vives en una cloaca y a es huelen vuestras calles, puercos cerdos, hijos de puta.

    17 febrero 2008 | 4:48

  38. Dice ser pablo

    generalizar sí que es de imbéciles, y está claro que de esos hay en todas partes.Personalmente, no me gusta demasiado la mascletà, pero es genial el ambiente que se vive en valencia los dias de fallas y como el centro se colapsa para ir a verlas.Muchas tradiciones o aficiones pueden ser tachadas de absurdas, pero me parece bastante pretencioso el hacerlo. No es necesario que demuestres tu personalidad ridiculizando algo con lo que mucha gente sólo se divierte. Hay más valencia más allá de las fallas.

    03 marzo 2008 | 17:05

  39. Dice ser FREUZ

    aH SÍ? nO ME DIGAS !!!!! wHAT SURPRISE !

    06 marzo 2008 | 18:32

  40. Dice ser Juan B. Viñals Cebriá

    MONUMENTO A SAN JOSÉ EN EL PUENTE QUE SOBRE EL RÍO TURIA LLEVA SU NOMBRE EN VALENCIAMONUMENTO A SAN JOSÉ EN EL PUENTE QUE LLEVA SU NOMBRE EN VALENCIAJuan B. Viñals CebriáEl día 19 de Marzo de 1951, es una fecha de feliz recordación para todo el mundo de las fallas, en tan señaladísimo día, fue solemnemente inaugurado el monumento a San José, Santo Patrono de las fallas en el puente que sobre el río Turia lleva su nombre en Valencia. El acto estuvo presidido por el Ministro de Educación Nacional, don José Ibáñez Martín, la Fallera Mayor de Valencia Pilar Ibáñez Martín (actual señora de don Leopoldo Calvo Sotelo). Autoridades locales, Fallera Mayor de Doctor Olóriz –Arzobispo Fabián y Fuero, Maruja Peiró Lázaro, y respectivas Cortes de Honor.Bendijo el monumento el Arzobispo de Valencia don Marcelino Oloachea y Loizaga.El bonito monumento sobre una peana de color imitación de los pretiles del río se encuentra el Patriarca San José con el Niño, es obra del galardonado escultor valenciano, don Octavio Vicent Cortina (Premio Nacional de escultura) quien estuvo ayudado por el marmolista Roca Doménech; dicho monumento está esculpido sobre piedra de mármol nacional blanco.En el monumento figura este expresivo texto:LAS FALLAS A SU SANTO PATRÓNEse día terminado el acto religioso la Fallera Mayor de Valencia acompañada por las autoridades asistentes al acto y respectivas Cortes de Honor, se dirigieron a la Casa Valenciana de Caridad, donde se sirvió una comida de honor para todas las personas acogidas en tan benéfico centro valenciano.Esta tan interesante iniciativa corrió a cargo del entusiasta y dinámico fallero don Manuel Lahuerta Grancha, Presidente de la falla Doctor Olóriz, y miembro de la JCF.La mencionada comisión del barrio de Marchalenes, se encarga todos los días 19 de marzo de cada año, de organizar el almuerzo y posterior ofrenda al santo patrón de las fallas.El monumento fue costeado por suscripción popular de Valencia y de manera particular por todo el mundo de las fallas.Lamentablemente hace unos cuantos años el monumento sufrió el ataque por parte de algunos vándalos y como consecuencia de la agresión sufrida apareció roto el mazo que en su mano sostenía el niño, tristemente la restauración se hizo con un mármol de diferente tono.Valencia, fallas de 2008

    11 abril 2008 | 23:41

  41. Dice ser Javier

    Menuda polémica se ha montado en un instante.Yo no soy de Valencia, soy de Madrid, y he ido a las Fallas muchos años… es una fiesta sensacional en la que coincides con gente de todas partes y lugares.La Mascleta es uno de esos eventos de la misma que es imposible dejarse, hay que ir y vivirla… disfrutar de ella. Es como si vas a ver un partido de fútbol y no entras al estadio.Si no te gusta, pues ya sabes que hay que hacer… a muchas otras personas les encanta.Saludos.

    24 mayo 2008 | 14:13

  42. Dice ser albbbberrrrto coooesratdnng

    arriva eeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeessssssssssssssssssssssspppppppppppppppppppppaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaazaaaaaaññññññññññññññññññññññññññññññññññaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

    02 junio 2008 | 17:52

  43. Dice ser en fin

    ¿Ves como se te va la pinza y se te ve el plumero?

    02 junio 2008 | 17:56

Los comentarios están cerrados.