BLOG DE CONTENIDO SOLAMENTE PARA ADULTOS (+18 AÑOS)

Entradas etiquetadas como ‘tetas’

Dalí, Hitler, Bukowski, Jamaica, homosexuales, mierda

Estos días leo “Diario de un genio” escrito por Salvador Dalí. El diario comienza con los problemas que tuvo con André Breton, de quién escribe “no me perdona haber sido el último y único surrealista que existe”, problemas que terminaron cuando Dalí fue expulsado del grupo surrealista:

“Toleraron, hasta cierto punto, mis elementos escatológicos. Pero en cambio, ciertas otras cosas fueron declaradas “tabú” (…) Me autorizaban la sangre. Podía añadirle un poco de caca. Me autorizaban a representar sexos, pero no fantasías anales ¡Cualquier clase de ano era observado de manera muy sospechosa! Las lesbianas le gustaban mucho, pero no los pederastas. En los sueños podía utilizar sin limitaciones el sadismo, los paraguas y las máquinas de coser, pero, todo elemento religioso, incluso de carácter místico, me estaba prohibido.”

Mi pregunta es ¿Se debería de permitir al arte cualquier cosa? ¿Representaciones de pedofília incluidas? ¿Excrementos en los lienzos? ¿Son las fotos amateurs arte?

Yo voto porque sí: el arte es la representación artificial de la vida: la creación, por parte de humanos, de vida: las fotos amateurs atrapan un momento en la vida que nunca volverá: la juventud: ya lo dijo Balzac: “el escritor (o artista) es el secretario de su tiempo, que cuando escribe no hace otra cosa que levantar acta”. Todo artista, todo movimiento artístico tiene su irracionalidad: hasta la música regge: los rastafaris se pasan el día fumados, pidiendo amor y paz por las playas pero, cuando ven a un homosexual lo quieren pisotear, pues los jamaicanos abominan a los homosexuales: hasta en los actos más repugnantes de la humanidad, un artista halla arte: quizá por ello no debe resultar extraño que Hitler y el nazismo impresionara tanto a Salvador Dalí.

“A mi me fascinaban las caderas blandas y rollizas de Hitler, siempre tan bien enfajadas en su uniforme”

Tanto admira a Hitler que en su “Diario de un genio” afirma que a Hitler le gustaban sus cuadros, asunto que dudo porque contradice aquel discurso del dictador alemán que ya, una vez, copié aquí.

Sin embargo, Dalí no era un nazi: lo que pasaba es que era tal artista, tanta sensibilidad y locura poseía que incluso podía excitarse con el cuerpo de un genocida: en la realidad Dalí consideraba a Hitler “como a un masoquista integral poseído por la idea fija de desencadenar una guerra por el gusto de perderla luego heroicamente”: además, siempre que Dalí imaginaba a Hitler lo hacía pensando que, en realidad, el dictador alemán era una mujer.

Dalí era un artista puro: y para un artista la mierda, Jesucristo o Hitler son lo mismo a la hora de inspirarse: todo vale en el arte. Dalí, como cualquier artista que se precie, buscaba, deseaba, volverse loco: ya que sabía que, una persona, en sus cabales, no puede hacer una obra de arte: de vez en cuando, Dalí, gritaba:

“¡Esta vez sí, esta vez creo que por fin rozo la autentica locura!”

Bukowski también se sintió atraído ilógicamente por el nazismo: de forma artística, tal como se puede leer en la entrevista que le hizo Fernanda Pivano, en: “Lo que más me gusta es rascarme los sobacos”, de Anagrama.

Bukowski: Fingía que era nazi cuando iba al colegio.

Pivano: ¿Y por qué?

Bukowski: Porque estaba hasta los cojones de que todos estuvieran a favor de la guerra, todos iban en una sola dirección.

Pivano: ¿Era una manera de ser antiamericano?

Bukowski: Sólo era una manera de no ser como ellos. Creo que es una cosa muy común a todos los escritores, cuando ven que todo el mundo ven una dirección, ellos automáticamente quieren ir por el lado contrario. Por ese motivo son escritores. Son criaturas extrañas (…) No espero que tú entiendas esto.

2.- Gente que conocí y que ahora me importa una mierda: cómo perdí a mis amigos: Daniel

Daniel es mi mejor amigo: su novia le ha dejado:

-Dejémoslo por unas semanas –le dijo- Necesito saber si lo nuestro tiene futuro.

-Rafa –me dijo Daniel, con el corazón roto- a ti que te gusta escribir, escribe una carta de amor para ella, una carta que le haga ver que ella lo es todo para mí, una carta que le conmueva, que vea que la necesito: le entregaré esa carta como si la hubiera escrito yo: he de reconquistarla como sea.

Pasé dos días y dos noches escribiendo esa carta: sudando tinta: busqué las palabras más conmovedoras: me disfracé de Cyrano sólo que, en lugar de tener la nariz grande, lo que tenía grande era la polla: su novia me excitaba enormemente, no porque estuviera buenísima sino porque se daba aires de superioridad y cuando veo una chica así, siempre me entran ganas de follármela dándole caña por el culo: lo malo es que yo no sé follar dando una caña que te cagas por el culo: sólo he follado una vez en mi vida y fue hace tiempo: hace dos años, en el instituto: siento terror al volver a estar a solas con una chica: mientras escribo la carta, encerrado en mi habitación, me hago pajas

pensando en la novia de Daniel, tratando de que mis abuelos no escuchen mis gemidos al eyacular: cuando termino siento remordimientos: pues Daniel es mi mejor amigo y no debería de masturbarme pensando en su novia.

Daniel fue hasta la casa de Verónica: y le entregó la carta dentro de un sobre rojo, con una rosa de tallo largo: en el sobre escribió:

TE QUIERO. ERES MI NIÑA Y NUNCA DEBEMOS DE SEPARARNOS.

Su novia, tras leer la carta, le abrazó, le dijo:

-Esta carta me ha hecho comprender que lo mejor es que lo dejemos para siempre. Me quieres mucho más de lo que yo voy a poder quererte nunca: y eso te hará sufrir. Lo siento mucho Daniel. Pero no podemos ser más que amigos… trataré de convertirme en tu mejor amiga.

-¡No! –replico él- ¡Si ni siquiera la escribí yo! ¡La escribió Rafa! ¡Yo te quiero! ¡Pero tampoco tanto!

-¡Te vas a la puta mierda –le dijo su novia gritándole- y no me vuelvas a llamar en la vida, jodido gilipollas!

He visto a Daniel llorar por ella unas cuantas veces: paso los días y las noches junto a Daniel, tratando de distraerlo:

-No debiste decirle que no escribiste tú la carta.

-Es que te pasaste Rafa. Me hiciste quedar como un psicópata que estaba obsesionado por ella.

-La culpa es tuya por pedírmelo a mí. Quizá sé escribir, pero no cómo tratar a las mujeres. Recuerda que sólo he follado una vez en la vida.

Entonces lo entendí: si quería ser escritor, tenía que convertirme en un seductor de primera: pues, en definitiva, de eso se trata la literatura: de seducir al lector, a un desconocido, con palabras.

Jugamos al fútbol en la playa: más que jugar al fútbol peleamos por la pelota: nos damos patadas y nos agarramos: riendo: unas chicas –una rubia y una morena- observan nuestras risas: están a pocos metros de nosotros: en top less: tienen buenas tetas:

-¿Nos acercamos? –pregunta Daniel.

-Seguro que pasan de nosotros –contesto-. Tienen pinta de ir sólo con tíos que tienen dinero.

Yo no tengo nada de dinero: tampoco estudio: terminé el instituto copiándome y no voy a la universidad desde hace meses: porque estoy a punto de terminar una novela que me va a convertir en el nuevo Gabriel García Márquez: estudiaba filología hispánica: elegí esa carrera porque quería ser escritor: la dejé por el mismo motivo: allí preparaban a la gente para convertirte en uno de esos profesores con los que me había topado en el instituto: profesores con cara de pensar cada noche si suicidarse o aguantar un trimestre mas: profesores con pinta de ver únicamente el sexo por la tele: yo quería ser escritor: y la única forma que se me ocurría para hacerlo era leer y vivir la vida: lo malo era que no tenía dinero para vivir la vida: además: ¿Dónde estaba la vida para vivirla? ¿Cómo se vivía la vida? La única posibilidad que te brinda la vida es tomar un trabajo de mierda y hacerte una hipoteca. En la selva, el ser humano primitivo caza para sobrevivir: en la ciudad, busca empleo.

Daniel se acerca a ellas, yo voy detrás, para evitar de frente la mirada de rechazo: nunca he soportado los rechazos de las mujeres: me sientan fatal, me deprimen y me encogen la polla: Daniel les pregunta si quieren hablar un rato y ellas contestan, sonriendo, que sí: no me creo mi suerte: voy a ver esas tetas de cerca: es la primera vez que estoy tan cerca de unas tetas desde hace años: trato de que no me vean mirarles a las tetas: trato de adivinarles la vagina, bajo el bañador utilizando una visión de rayos X que no tengo: las oigo hablar: son de Barcelona, están de vacaciones, se quedan en casa de una amiga de la madre.

-¿Qué playas nos recomiendan que visitemos? –preguntan.

-Las mejores playas están en otra isla, Fuerteventura. Playas como las que salen en las películas.

-¿En serio? Nos gustaría mucho visitarlas.

-Podríamos tomar un barco y pasar allí unos días –propone Daniel- Nosotros pagamos el apartamento.

-¿De verdad?

-Claro –responde Daniel, mirándome.

Las chicas se miran: se nota que se conocen de hace tiempo: utilizan únicamente la mirada para interrogarse y saber qué contestar: nos dicen:

-Pues la verdad es que nos apetecería mucho. Vale, vamos con ustedes.

Más tarde, cuando ya nos hemos despedido de ellas hasta mañana, hablo con Daniel:

-No pudo ir. No tengo nada de dinero.

-Yo te lo presto.

Daniel tiene bastante dinero ahorrado: vende cds piratas en el rastro.

-¿Has visto como me mira la morena? –pregunta.

-Sí –miento.

-A ti te gusta la rubia ¿no? –elige él.

-Sí.

A mí, realmente, me da igual a quien metérsela: la rubia o la morena:: hace un rato vi a una paralítica en la playa y me la puso dura imaginando que me la follaba y que, cuando eyaculaba, mi semen hacía que recobrase la movilidad de su cuerpo:… no sé porqué imagino esas barbaridades: lo único que sé es que, desde hace dos años, lo único que pido al cielo es un par de tetas para hacer palanca con mi polla ya que, mi novia, se niega a tener relaciones sexuales conmigo: tras 4 años de noviazgo, no se siente preparada: lo malo, es que yo ya lo estoy de sobra.

(continuará mañana)

Fotos: 1.-La novia de Daniel y yo 2.-Mi habitación, en la casa de mis abuelos 3.-Daniel y yo 4.-Mi clase de filología hispánica de excursión (yo con camiseta blanca) 5.-Morena en tetas: foto sacada de la red: se parece, pero no tenía las tetas tan grandes (como ya veréis en los siguientes capítulos)