BLOG DE CONTENIDO SOLAMENTE PARA ADULTOS (+18 AÑOS)

Entradas etiquetadas como ‘ezcritor’

Gente que conocí y que ahora me importa una mierda: cómo perdí a mis amigos: Daniel (final)

Pasamos la noche juntos, con miedo a salir y enfrentarnos a nuestros respectivos amigos: no nos van a pegar, pero nos van a mirar: hay miradas que duelen más que un puñetazo: ella y yo sólo hemos follado una vez: yo estoy avergonzado: ella quiere repetir, soy consciente de que no le he hecho disfrutar:

-Si hubieras durado un poquito más me hubiera corrido –dice.

-¿En serio?

-Sí ¿No viste mi cara?

Yo estoy seguro que miente piadosamente: pero tampoco quiero hablar mucho más del tema: ella ya no me gusta nada: imaginé su cara cuando fuera vieja: tan bien, que ahora no puedo dejar de verla así: como cuando sea mayor: una ama de casa más sin vida propia: sólo esclava: haciendo tareas del hogar como lavar calcetines: se nota que no tiene cabeza para más: además, ya no soporto su voz: la verdad es que tiene un timbre de voz insoportable: y sus conversaciones son vacías: también pienso que es mala gente: mira que quitarle el ligue a su amiga: que puta: caprichosa.

Cuando nos levantamos, al día siguiente, ellos ya se han ido: nos vamos a la playa: todo el mundo la mira: está buena y se pone en top less: definitivamente, termina por caerme como el culo, cuando veo su toalla: una gran bandera de los EE.UU.: además de puta, sin clase: cajera de supermercado tenía que ser:

Veo, a lo lejos, a Daniel y a la rubia: me acerco: la rubia también está en top less: me acerco a ellos: quiero hacer las paces: comienzo a sacar fotos y a reírme estúpidamente como si nada hubiera pasado: también quiero una foto en tetas de la rubia: para masturbarme en casa: la rubia no se deja sacar fotos: yo insisto: se enfada:

-¡Encima que me dejas plantada me quieres sacar fotos en tetas! ¿Quieres saber una cosa? Mi amiga tiene novio ¡Por eso se toma la pastilla!

Y hay algo en cómo me habla, enfadada, que me hace darme cuenta que la que, me gusta realmente, a la que me gustaría follar, es ella: su amiga no me gusta: es una puta: una sidosa: estúpida y mala gente:

-Creo que me equivoqué -le digo.

-¿Qué te equivocaste?

-Sí. Elegí mal.

-Ya, lo que tú quieres ahora es hacer el doblete.

-Te juro que no. Déjame estar contigo. No tenemos que follar si quieres.

-¿En serio?

-Sí. Bueno, a no ser que estés con Daniel.

-No. Lo hablamos anoche. No nos gustamos.

Pasamos el resto del viaje juntos. La morena nunca lo entendió: se mostró indignada, confusa: ella sabía que estaba mucho más buena: la rubia tenía un poco cara de mono: no entendía qué había ocurrido: ni yo: pero supongo que, lo único que yo quería era no follar: siempre trato de estar igual en la vida: trato de no cambiar: me dan miedo los cambios: no me siento cómodo en mi papel de follador: yo estoy acostumbrado a no follar: ¿o quizá pasé de la morena porque estaba enamorado de mi novia?: por eso se me llenaba la cabeza de paranoias con el sida: ¿Remordimientos disfrazados de paranoias?: no lo sé: no sé nada: la mente es muy compleja: los dioses, antes de acabar con un hombre, lo vuelven loco, dijo Euripides: estuve con la rubia el resto del viaje: pero ni una paja me hizo: y yo feliz de volver a mi papel de reprimido: Daniel continuó siendo mi amigo: pero ya nunca nada fue igual: yo le había fallado: pero no puedo pedir perdón: porque eyaculé.

Capítulo 6: Diarios secretos de sexo y libertad.

Una chica bellísima escribe, en Argentina, sobre una pared: www.micabeza.com

Una chica mexicana me manda unas fotos metiéndose un pepino más pequeño que el mio.

¿Por qué?

Porque acabo de publicar un nuevo capítulo del libro más sincero y salvaje del siglo XXI “Diarios secretos de sexo y libertad”. Espero que os guste y, si no es así, seáis tan amables de decirme en los comentarios qué no os ha gustado, qué debería de mejorar o qué quitaríais. Saludos: a todos los seres que tuvieron la oscuridad en su corazón y que, ahora, cada día, luchan contra ella.

Sabios en busca de conocimientos

Quiero ir a la playa. Pero no hago nada más que estar frente al ordenador. No hago más que darle al F5 para actualizar mi página, para ver si alguien me deja un comentario: no hago más que visitar, una y otra vez, las mismas páginas de Internet: no hago más que descargarme música y videos pornos del Emule: me pongo muy nervioso si no se descargan rápidamente: me da taquicardia.

Quiero levantarme, ir a la playa: desde donde escribo veo, a través de la ventana, que hace un día magnífico: pero no consigo levantar mi culo de la silla: porque lo único que quiero hacer es darle al F5 ¿Cuantos días llevo haciendo lo mismo? ¿Una semana? ¿Quince días? ¿Un mes? ¿Cuándo fue la última vez que salí a la calle? No estoy seguro.

Me levanto de la silla: pero quiero volver a sentarme delante del ordenador y darle al F5: quiero ser el que más comentarios tiene de Internet: escolar.net me gana por paliza: maldito cabrón: que envidia le tengo: más de 25.000 visitas diarias: le odio.

Me pongo las bermudas: no quiero ir a la playa: quiero darle al F5 unas cuantas veces más: tengo la sensación de que, por la zona del culo, tengo las bermudas llenas de mierda: antes cagué ¿Y si no me limpié bien el culo?: algunas veces me limpio el culo con prisas: ¿y si se ha quedado una raya canela pegada en el interior de mis bermudas claras?: cuando salga a la calle, todo el mundo se va a reír de mi: frente al espejo, miro mi culo, las bermudas: están limpias: aun así sigo temiendo, imaginando, lo mismo: no dejo de mirarme en el espejo una y otra vez: y, de ir hasta mi escritorio: para darle al F5 en mi ordenador.

Salgo a la calle: aunque sigo sintiendo una raya canela en la parte trasera de mis pantalones. Pero ya sé que no existe: sólo existe en mi imaginación: paso por la puerta de una tienda de ropa de moda: está de rebajas: las mujeres están concentradas: rebuscando entre las prendas de ropa: tienen puesta las mismas caras que los sabios, que buscan, entre los libros, conocimientos: revuelven entre la ropa: concentradas, preocupadas:

Tengo ganas de gritarles:

-¡Hijas de puta! ¡Lo único que tenéis rebajadas es la inteligencia!

No les grito, eso ni nada: si lo hiciera, si no pudiera controlar las ganas de gritarles, significaría que, realmente, estoy loco…. además no hay escapatoria posible para la humanidad: no hay ningún libro, ninguna obra de arte que merezca la pena: todo es una mierda: una gran mentira: todo está hecho para conseguir dinero: todo es marketing: todo es mentira. He visto, frente a frente, en Londres, “Los Girasoles” de Van Goth, y vi cuadros de Dalí. He visto, en Italia, las obras de Miguel Ángel. Y verdaderamente, no son nada. Ni ningún libro: todos los libros son una mierda: Cervantes, Hesse, Márquez, Sócrates: no hay humanos como los que salen en los libros: todo es mentira: todos los seres humanos son una mierda: nada es válido: nada de la cultura sirve ni enriquece: un catedrático es la misma mierda que un pastillero.

Llego a la playa: hay un gordo tirado sobre la arena: tiene cuerpo de cerdo y una polla en estado de reposo, ridícula: por lo menos ha tenido el buen gusto de taparse su cara de anormal: le saco una foto:

-Esto es la humanidad –me digo- Una caricatura de lo que podría haber sido la especia humana si no nos hubiéramos dejado pudrir por el dinero.

Regreso a casa: le doy al F5: sólo 7 comentarios en las casi 2 horas que he estado fuera: me pongo nervioso: me entran ganas de gritar: me deprimo: mi vida es una mierda: todo lo que escribo es una mierda: ¿Cómo me pagan por escribir esta bazofia? ¿Creerán que soy un genio? ¿Cómo conseguí ganar ese concurso? ¿Cómo conseguí engañar al jurado? ¿Por qué me lee la gente? He mentido a todos: a todos les he hecho creer que sirvo para escribir: miento tan bien que, incluso, he conseguido mentirme a mi mismo: la gente me lee porque les doy pena: ese es el secreto de mi éxito: lo único que sé hacer bien: dar pena.

Paso el resto del día pensando, tranquilamente, en suicidarme. Finalmente, no me suicido: porque:

a) Quiero seguir dándole al F5 un poco más.

b) Soy un vago. Hace calor.

c) Realmente, me importa una mierda suicidarme: vivir, morir, o caminar por la calle con una raya canela en la parte trasera de mis bermudas: no voy a solucionar nada, suicidándome.

d) Porque quiero volverme a follar sin condón a una tía buena, por lo menos, una vez más en la vida. Eyacular mirando a sus ojos. Llenar su interior de semen y que tenga que irse al baño a lavarse el pringue que he dejado en el interior de su vagina.

e) Porque, mi suicidio, le daría un gran gusto a los que me envidian: todos esos escritores fracasados que lo son porque tienen el ego demasiado grande para poder escribir algo directo.

f) Porque aun no he terminado de escribir mi libro y no quiero que la gente piense que soy el típico escritor amateur enamorado de si mismo y que no termina lo que empieza.

g) Porque se me han gastado las pilas para la cámara de fotos digital. Cuando me suicide, quiero filmarlo en video: y, antes de morir, antes de perder el conocimiento por la pérdida de sangre, quiero poder subir el video de mi suicidio a “You Tube”, para colgarlo en este blog. Quiero que toda la gente, cuando vea el video, piense que es una coña de las mías. Hasta que pasen unas semanas y no actualice: y la policía encuentre mi cadáver frente al ordenador, en estado de descomposición, con el dedo sobre el F5.

Ponerte cara de puta

¿Os gustará? ¿Sí? ¿No? Una vez más termino un nuevo episodio sobre los diarios secretos: lo publico en micabeza.com y me siento frente al ordenador: esperando que alguien deje un comentario: un veredicto: tengo la soga alrededor del cuello y ustedes sois mis jueces:… el episodio 5 de la sexta parte ya está on line: 8 folios: ¿Muy largo? ¿Muy abstracto? ¿No se entiende? ¿Aburrido? ¿Quizá demasiado fuerte? ¿Misógino, racista, odioso, machista, infantil?

… por favor, déjame tu opinión para mejorarlo: recuerda que aun son borradores y, bueno, ya conocéis a Sigmundo: no me pidáis que mienta si yo soy así: si me comporté así en su momento, no me pidáis que cambie lo sucedido y escriba una historia rosa: dejad mejor que me humille contándolo: todo lo que tuve en mi interior, todo lo que me rodeaba, era de color negro ¿Soy por dentro de color negro ahora? Pues no lo sé: no estoy seguro: llevo 3 años encerrado en una casa, escribiendo, casi sin relacionarme salvo con mi perra: todo es diferente cuando ves la vida a través de un portatil, reflexionando sobre, cómo cojones, me comporté de esa manera en una época de mi vida: la más divertida: la más peligrosa… y el próximo capítulo –que ya estoy escribiendo- sí que será bestia, bestia: personas cuerdas, alejaos de él.

Gracias danirmartin, noshow, emma, capri: upatseb manda tu video diciendo “Diarios secretos de sexo y libertad” o hablando o criticando los diarios a ezcritor arroba gmail.com y te harás famoso y pasarás a la historia de la literaturaunderground.

Me busca la policía

Llego del trabajo: 19:00 h: hecho polvo: no voy ni a encender el ordenador: sólo quiero dormir: luego, me pongo a escribir: ni puta idea de qué escribiré hoy para “20 minutos”: suena el teléfono: es mi tío: dice que, hoy, dos policías se han presentado en casa de mis abuelos, buscándome: que mañana he de presentarme en comisaría: qué raro: llamo a esa comisaría de policía: les digo que ahora vivo en otra isla (Fuerteventura): me es imposible estar en Gran Canaria mañana: me piden mi teléfono: mañana me llaman:

-¿Para qué es? –pregunto.

-¿Te has metido en algún jaleo con la justicia? –pregunta, a su vez, el policía.

-No. Bueno –recuerdo- hace tres años fui a declarar por una pelea (de Saki). Pero fue hace tres años.

-Mañana te dirán.

Cuelga.

Quedo intranquilo: me tiendo en la cama: quiero dormir: pero no puedo dormir: no dejo de mirar al techo: con el corazón latiendo muy de prisa: pensando:

¿Y si me he metido en un lío? ¿Y si alguien me ha denunciado? Tengo miles de enemigos: sólo por escribir los diarios secretos tengo más de 100 enemigos en Gran Canaria: sólo por atreverme a perseguir mis sueños tengo más de 1.000 enemigos por la red ¿A quién se le habrá ido la cabeza y me ha denunciado? En mi cabeza, hago posibles listas: pienso: realmente, ¿por qué estoy intranquilo? no he hecho nada malo: tengo la conciencia tranquila: mi único pecado es no escribir sobre nenúfares y saltarme las normas gramaticales: escribir sobre lo mierda que es la vida ¿Por qué estoy tan intranquilo?: creo que únicamente es por si los de “20 minutos” me echan: es que soy un impresentable: ellos no tienen la culpa de cómo soy: ni los culpables de nada: me costó mucho llegar hasta aquí ¿Y si retrocedo de nuevo? No sería el fin: pero sí que perdería una gran oportunidad: me pagan por escribir y me hacen una publicidad de mil diablos: estoy en la cama, con miedo: tengo que levantarme: no puedo dejar de escribir: eso sería dejar que ganara el quién me haya denunciado:… es entonces cuando se me ocurre este post… escribiré sobre esto: me levanto: camino hasta el cuarto donde tengo el ordenador: está hecho un desastre:

Es que me paso el día trabajando en ese restaurante de mierda: 10 horas + 1 hora de transporte: y, nada más llegar a casa, he de ponerme a escribir para “20 minutos”: como, donde escribo, con el plato de comida al lado del ordenador: no hay tiempo que perder:

no recojo los platos: los acumulo por el cuarto, sobre los libros: se me caen al suelo: no los recojo:

en las estanterías conservo las cosas que he utilizado para los posts de la semana: debería tirarlos a la basura:

no supone mucho trabajo, Rafa: sólo agarrarlos y bajarlos hasta la basura: pero es que vengo del trabajo muy cansado: muy vago: …algunas veces, por no salir del cuarto donde estoy escribiendo, meo en cualquier sitio: por ejemplo, dentro de la botella que utilicé para el post sobre Jesucristo: y, cuando termino, la dejo ahí y sigo escribiendo:

Tengo, una esquina de la habitación, llena de garrafas de agua vacías: para unas fotos: para una historia que quiero escribir sobre el “Ángel verdugo del martillo vengador”: aun no he podido: necesito comprar cinta adhesiva gruesa:

entro en mi Web: en mi blog: leo los comentarios: leo el correo: pienso: ¿Realmente vale la pena lo que estoy haciendo? ¿Qué estoy haciendo? ¿No es un absurdo? No soy más que un niño: eso lo sabe todo el mundo: un niño con aspiraciones a convertirse en escritor: un inmaduro: ¿Por qué no me rindo?: soy camarero: no puedo salir de ahí: es lo que soy: lo demás son sueños: imposibles: y, encima, alguien me denuncia a la policía: no, no: no me han denunciado: te estás emparanoiando, Rafa: no sabes nada aun: mañana te llamarán y lo sabrás… pienso: me animo: todos los grandes de la literatura que han escrito obras transgresoras han tenido problemas con la justicia: Henry Miller con “Trópico de Cáncer”, Baudelaire con “Flores del Mal”, Nabokov con “Lolita”… una denuncia no hará más que engrandecer mi novela: me vendría bien: ¿Pero soy yo un grande? Sí: sin duda: claro que lo soy: ya es demasiado tarde para dejar de serlo: te jodes Rafa: ya no hay marcha atrás: aunque joda a mucha gente estás escribiendo en directo un capítulo de la historia de la literatura: algunos no lo pueden ver porque creen que los milagros no existen: que “querer es poder” es una frase que inventaron los americanos para el final de sus películas: desconfían tanto de sí mismos: e sus super poderes:… no he de tener miedo a los problemas: Dios siempre ha cuidado de mi: Dios es el argumentista de mi vida: a veces me las hace pasar putas pero, siempre, al final, permite que me ría de mis desgracias: y que las convierta en un capítulo genial de mis diarios secretos: si me metieran en la cárcel saldría de allí con el culo roto y con un best seller genial: mi vida es literatura: respiro sílabas: pico el ojo y es una tilde.

Apago el ordenador: salgo a la calle: voy a la librería: hace una semana que pedí “El código secreto: el misterio de las 300 holandesas”. En círculos especializados, y no comprados, se habla muy bien de esa novela: dicen que es un nuevo clásico de la ciencia ficción: parece ser que la editorial ha impuesto el nombre “El código secreto” para vender más: realmente se llamaba “El misterio de las 300 holandesas”: pobre escritor: que putada le han hecho: un excelente trabajo y lo disfrazan de best seller barato: las editoriales tratan a los libros como productos: luego me preguntan porque prefiero autoeditarme. En la puerta de la librería veo un cartel:

“SE BUSCA DEPENDIENTA. TRAER CURRICULO”

Femenino. Para los trabajos de cara al público y sector sevicio, siempre suelen pedir a mujeres: porque son más educadas y más serviciales que los hombres: los hombres solemos comportarnos siempre como unos gilipollas: y unos guarros: ellas no: mañana vendré a pedir ese trabajo: no es la primera vez que me dan un trabajo pensado para una mujer: soy muy educado y muy servicial: se me da bien hablar con voz de niño bueno: además sé bastante de libros, tengo experiencia: a ver si puedo mandar a la mierda al restaurante: el libro que he venido a buscar está: que bien: y recuerdo que necesito cinta adhesiva: habló con una de las chicas:

-¿Venden aquí cinta adhesiva gorda?

La dependienta me mira mal: es muy gorda: me sonrojo: pregunta:

-¿Esta le viene bien? –me enseña una, pero es muy fina.

He de decirle que no: es el momento de cambiar el adjetivo: decir “gruesa” en lugar de “gorda”: pero si lo hago se va a dar cuenta de que lo he cambiado por ella: así que le vuelvo a decir:

-No, tiene que ser más GORDA.

Ella sabe que le estoy diciendo GORDA. Y yo me siento fatal. Por llamarla gorda y porque no voy a poder evitar escribir esta anécdota en este blog: y si me dan ese trabajo, sé que me iré de la lengua: no puedo evitar decir, orgulloso, a todo el mundo, que trabajo escribiendo para el diario más leído de España: y mi compañera GORDA visitará este blog: leerá lo que he escrito de ella:… mejor me voy a casa: mejor me dejo ya de comerme la cabeza: me voy a concentrar en el libro que he comprado: ya os diré que tal está cuando lo lea: ya os diré si me meten en la cárcel: ya os diré, tantas cosas, que no sé quién se cansará primero.

¡Invisible! ¡Invencible! ¡El ángel verdugo vengador del martillo!

Acabo de descubrir que tengo un nuevo super poder: la invisilidad (no leer imbecilidad).

Tan sólo empleando dos botes de espuma de afeitar sobre mi piel consigo una reacción química increíble con la que logro hacerme totalmente invisible siempre y cuando me encuentre pegado a una pared blanca (tratadme de ver en la foto adjunta ¡Soy invisible!)

Con este super poder podré espiar las reuniones de los malvados (y a mis vecinas mientras se cambian la ropa): y golpearlos sin que sepan quien empuña el martillo justiciero de “EL ÁNGEL VERDUGO DEL MARTILLO”

Dejo un video demostración de mis superpoderes: quizá al principio no podréis verme: estoy ejerciendo mis poderes sobrenaturales de invisibilidad.

Y aquí más fotos e información de “El ángel verdugo del martillo vengador”

Así va mi vida y mis proyectos (para quien le interese)

Hace unas semanas os conté que iba hacer una obra de teatro basada en mi “Relato sincero de una pared enamorada” lo que no dije fue que, tres días después, renuncié: quería centrarme en terminar mi libro-novela (voy muy retrasado y eso hace que ande muy nervioso, incluso me dan ataques de ansiedad).

Además, mañana, empiezo a trabajar por 3 meses en un bar (8 horas): me hace falta un dinero extra (2.000 euros) para autoeditar la novela: quiero aumentar la tirada de la primera edición (500 ejemplares mínimo, 1000 páginas o dos volúmenes) y estar presente en la imprenta de Toledo, no sólo para supervisar el proceso de maquetación y elaboración del libro, sino para ver, in situ, el nacimiento del primer ejemplar de mi diario-novela. No me lo quiero perder por nada del mundo.

Sin embargo, hoy pasé la tarde en el teatro: hablando con los actores (buenísimos) y con el director, viendo como ensayaban el próximo estreno: me dijeron que les apetecía mucho representar mi relato: que querían que fuera el dramaturgo de la compañía: incluso, actor: Sigmundo no dejaba de decirme:

-¿No estabas, hace dos meses, comiéndote los mocos, solo, llorando por que nadie te daba trabajo de escritor? ¿Cómo vas a dejar pasar ahora una oportunidad tan bella como esta? ¡Una obra tuya en el teatro!

-Pero no puedo –me dije-. No tengo tiempo: no puedo con un trabajo de 8 horas (más 2 de transporte), escribir este blog día a día, escribir las columnas del jueves y terminar los diarios secretos como se merecen: con mimo y con tiempo.

-¿Acaso no sueñas con ser un genio y pasar a la historia de la literatura? ¿Acaso Zorrilla no escribió “Don Juan Tenorio” en una sola noche? ¿No querías un Oscar?

Finalmente he dado mi palabra: en dos meses tendrán el primer borrador de su obra: pero no he dicho que sí por las palabras de Sig, sino porque ese “ezcritor” que vive dentro de mi le importa un cojón el tiempo o la necesidad del dinero: mientras mi hemisferio derecho razonaba que no podía ser, que lo sentía mucho, el izquierdo –sin pedir si quiera permiso- ya estaba tramando escenas de humor, diálogos dramáticos y hasta componiendo una melodía que la pared cantará a la bella de la que se enamora: me picaba la nariz de emoción: y ese picor es imparable: es algo así como un orgasmo creativo: el estreno será en Fuerteventura: y el día después en Internet: colgaré un enlace al video del estreno, en este mismo blog.

…pero, por lo pronto, bajo de la nube: mañana, toca volver a curros de mierda: un bar de tercera categoría, sin contrato, sueldo porquerioso y aguantando borrachos: tres meses… va a ser duro: toca otra vez echar cojones, pelearse a piñazos con bobo mierdas…con lo bien que estaba yo en casita: poniéndome moreno con las radiacciones del ordenador.