BLOGS

BLOG DE CONTENIDO SOLAMENTE PARA ADULTOS (+18 AÑOS)

El secreto de por qué follo tanto

Soy feo, medio gordo, mirad que tetas: vivo en una casa pequeña y apestosa. Pero aun así follo casi todos los días con mujeres diferentes. Mi secreto no está en mi inteligencia ni en mi encanto. Sino en mi madre muerta.

Mi madre muerta tapa los ojos de las chicas guapas. Las embruja. Les susurra al oído sortilegios que nublan sus mentes: de pronto les gusto y quieren abrirse de patas, me enseñan el coño. Mi madre muerta les conduce hasta mi cama.

-Métemela sin condón –me piden las chicas guapas.

Y yo se las meto. Mi polla está inmunizada de enfermedades sexuales porque mi madre muerta cubre, con su mano, mi polla cada noche: por el dolor que le produce haberse muerto de cáncer cuando yo tenía 10 años de edad. La palma de su mano sana mi polla: la fortifica y robusta.

Cuando eyaculo dentro del coño de la mujer que mi madre me ha traído hasta la puerta de mi casa, todos mis espermatozoides están muertos: espermatozoides con cabeza de calavera: lleno el coño de las mujeres de cadáveres: niños abortados: previamente mi madre muerta los ha matado uno a uno: ha machacado mis huevos dentro del escroto: con su lengua, con su aliento: mi madre muerta jamás permite que yo deje embarazada a una de esas mujeres: que me arruinara la vida por jugar con un coño un rato. Mi madre muerta sólo es una madre que le concede caprichos a su hijo. Reconozco ser un hijo mimado.

Es pecado, lo sé: pero cuando muera ambos vamos a esquivar el inferno: vamos a vivir como fantasmas en este mundo: violando a las mujeres más bellas, por las noches, cuando duermen, cuando están solas y desnudas: ella les sujetara las manos y yo, convertido en un fantasma, me las follaré ¿Quieres que te folle un fantasma? ¿Cómo es la polla de un fantasma? Muy fría: como una barra de hielo que se guarda en un congelador: y cuando la polla del fantasma se corre, se derrite: convirtiéndose en caldo caliente: les quema.

Abandono a todas las mujeres que me follo: todas las mujeres que me follo lloran por sentirse despreciadas: cada lágrima que caen de sus ojos es una prisión de cristal: cada prisión de cristal contiene una letra del sortilegio que mi madre muerta les susurró al oído. Y cuando terminan de llorar, quedan curadas: sanas y felices.

Listas para follarse a otro.

Pero nunca me olvidan del todo: por si yo quiero que vuelvan: por si se lo pido, lloriqueando, a mi madre.

Los comentarios están cerrados.