BLOGS

BLOG DE CONTENIDO SOLAMENTE PARA ADULTOS (+18 AÑOS)

Problemas con la tripulación oriental

La camarera china se estaba haciendo la simpática para venderme un serie de cupones de 24 botellas de agua por 25 euros.

Se los compré y le pedí que me dejara invitarla a un café cuando llegáramos al puerto de Marsella.

-Demos un paseo.

-Tener novio. No poder –contestó.

-Venga. Yo tener polla más grande que un chino. Yo europeo. Yo comprarte bonito vestido.

La china se enfadó y me dejó solo: así que me fui a dar una vuelta por la cubierta del barco para sacar fotos a las turistas en bikini. Pero no había ninguna que estuviera buena.

Sin embargo, tuve suerte. Al regresar a mi camarote había una oriental de fina cintura haciéndome la cama. Y, para colmo, llevaba uniforme de chacha.

-Yo darte dos cupones de agua por mamada –le dije.

La china se fue del camarote asustada pero, al poco, vino una que tenía un poco de bigote:

-Yo chupar. Chupar por 50 euros. Tragar por 100.

Tomé 100 de los 1.500 que me dio la mujer del Ritz y ella se puso de rodillas. Pero por mucho que me la mamaba no se me levantaba. Lo comprendí: es que me miraba fijamente a los ojos: y ella tenía la misma cara de Cho Seung-hui: era como si el homicida de Virginia me la estuviera chupando.

Los comentarios están cerrados.