BLOGS

BLOG DE CONTENIDO SOLAMENTE PARA ADULTOS (+18 AÑOS)

Todo el mundo se enamora en el metro

Pego la espalda en la pared del fondo de un vagón del metro. A mi izquierda hay un gordo con su novia. La mira como si fuera un donuts, como si se la fuera a comer.

A la izquierda de ellos, hay una chica sola. Muy delgada, de piel morena, pelo muy negro, como una noche, ojitos achinados. No recuerdo cómo iba vestida. Sólo recuerdo su gran bufanda roja. Y que me mira. Pero quizá sólo porque yo la estoy mirando. Para protegerse, para estar alerta. El gordo besa a su novia y ella y yo les miramos con envidia. Querríamos ser nosotros los que nos estamos besando. O quizá sólo yo piense en eso. Quizá ella no esté pensando en besarme. Quizá ella esté pensando que un loco la está mirando.

-Dos paradas de metro y no la volveré a ver jamás en la vida –pienso.

Estoy seguro que ella podría ser el gran amor de mi vida. Cuanta gente se enamora en el metro cada día. Cuanta gente se enamora de ella cada día. Únicamente viéndola pasar, caminar. Sigo mirándola de reojo y ella también. Empiezo a tratar de mandarle SMS telepáticos:

-NO SOY UN PSICÓPATA. NO TE VOY A PEDIR DINERO. SOY UN BUEN CHICO. PODRÍAMOS TOMAR UN CAFÉ JUNTOS Y CONOCERNOS. PODRÍAMOS REIRNOS. PODRÍAMOS CONTARNOS COSAS QUE NOS DIVIRTIERAN. SI ME ACERCO A TI NO GRITES. NO TE ENFADES. NO TE ASUSTES ¿PUEDO ACERCARME A TI? ¿TE GUSTARÍA QUE UN DESCONOCIDO TE ABORDARA Y TE DIJERA QUE LE GUSTAS MUCHO? NO ESTOY PENSANDO EN SEXO. AUN NO. SÓLO ESTOY PENSANDO EN QUÉ MILAGRO SERÍA QUE NOS CONOCIÉRAMOS. EN CÓMO MEJORARÍA EL DÍA SI ME ACERCARA A TI Y ME ACEPTARAS.

Es mi parada. Creo que algunos de mis SMS telepáticos le han llegado. Creo que ella me sonríe tímidamente. Pero es mi parada. Bajo del tren. Cobarde, ilógico. Si quiero estar con ella ¿Por qué camino hacia otro lado? Imbécil. Me alejo de ella para siempre. Será de otro. Alguien sudará sobre ella. Ella le entregara su corazón a otro, harta de esperar, de la soledad. El amor es imaginarte desnuda sobre mí, cabalgándome, mientras yo, boca abierto, atónito, admiro tu belleza. Perdí la ocasión.

-El camino al amor es en dirección contraria -me dice un cubo de basura- si sigues por ese camino sólo llegarás a tu rutina de siempre.

Es el fin de nuestra historia de amor. Por mi cobardía, por los buenos modales. Por esa regla absurda que nos dicta la sociedad que dice que no te acerques a desconocidos, que si se te acerca un desconocido, desconfía. Civilización. Esa gran mierda. Selva. Tirarme sobre ti y poseerte. No me atreví a decirte:

-Te quiero conocer.

Perdona.

Nota.- Gracias “pendejo electrónico” por recordarme este genial corto en los comentarios.

Los comentarios están cerrados.