BLOGS

BLOG DE CONTENIDO SOLAMENTE PARA ADULTOS (+18 AÑOS)

En la discoteca, de nuevo.

He regresado, por unos días, a la zona turística donde viví todo lo que cuento en los diarios secretos. Todo sigue igual. La zona turística es un agujero negro por el que el tiempo no pasa. La misma mierda, los mismos turistas, los mismos violadores, los mismos camellos, las mismas turistas zorronas, los mismos guardias civiles ultra violentos y corruptos… la misma gente pero con diferentes caras, en diferentes cuerpos.

No sé porqué he vuelto a trabajar de camarero. Creo que para demostrarme a mi mismo que sigo teniendo un hueco en este mundo de mierda superficial donde no se puede encontrar un buen amigo porque todo el mundo es un loco o un drogadicto. Donde si tienes un libro entre las manos te miran como si fueras un extraterrestre. Este mundo superficial donde conseguir dinero es extremadamente fácil si tienes cuidado y sabes hacerlo. Para demostrarme que aun puedo ser Sigmundo el camarero, que no soy tan viejo. Y también para reencontrarme con el argentino: necesito que me firme unos documentos para que sus fotos aparezcan en mi futuro libro.

Detrás de la barra de “The Lover”, como siempre, una turista que me follé al segundo día. Ella es danesa y tiene 19 años.

Su historia es la misma que oí miles de veces, tiempo atrás: tenía un novio que era su vida. El novio se folla a otra y le deja. Ella queda hecha polvo. Decide lanzarse a la aventura. Unas amigas le hablan de Canarias, de la zona turística. Aquí empieza a trabajar detrás de la barra: a beber y a drogarse: lo que los jóvenes creen que es vivir la vida… cuando es todo lo contrario: te la quita: ni te enteras de la vida.

-Déjame irme contigo a Madrid -me dice en la cama.

Y yo lo pienso. No porque sienta nada por ella. Sino porque sé en qué tipo de persona te convierte vivir mucho tiempo en la zona turística: en qué tipo de psicópata. Pienso en AYUDARLA: si me la traigo a Madrid no se la follará, dentro de unos días, algún camarero con sida. Quizá si no me la traigo se haga una drogadicta. Muchas veces, a lo largo de mi vida, he pensado que soy un ángel, que por eso estoy condenado a estar solo: siempre estoy solo. Dios me puso en la tierra para que ayudara a las mujeres solitarias. Para salvarlas y hacer que se corran: me hace aparecer en algún momento crítico de sus vidas. Y luego desaparecen rompiéndome el corazón.

-No – le contesto esta vez- No puede ser.

Porque hace tiempo que dejé de ser un ángel. Ahora sólo soy un demonio. Un egoísta ¿Hace cuanto que no ayudo a nadie desinteresadamente? ¿Hace cuanto tiempo no doy dinero a una causa benéfica como hacía antes? Ahora que me van bien las cosas… ¿Cómo me he podido convertir en tal cerdo ciego? Hay gente que lo está pasando muy mal: me disculpo con que tienen manos para trabajar, me digo que los demás seres humanos son mierdas sin interés que merecen pudrirse: de ella ya saqué lo que quería: que me chupara la polla y correrme dentro. Que se vaya a la mierda todo el mundo. Que se agarre el sida, que se haga drogadicta. Es su puta vida. No la mía.

Los comentarios están cerrados.