BLOGS

BLOG DE CONTENIDO SOLAMENTE PARA ADULTOS (+18 AÑOS)

Satanás, la alquimia y el rey de los pajaritos.

Gracias a Dios no soy pobre pero, como el cuartucho de la pensión donde vivo (además de ser carísimo) no tiene cocina, me las veo y me las deseo para poder llegar a fin de mes (para meterme algo caliente en la barriga -un café aunque sea- he de salir fuera: y a ver quien es el Terminator que come el contenido de las latas de los supermercados, frías, durante todo un mes). Los colaboradores de “20 minutos” cobramos el día 22 y hoy, día 12, ya estoy casi a mínimos. Pero no pasa nada: hay formas en Madrid de tener el más maravilloso almuerzo por tan sólo 2,25 euros.

Estos son los pasos a seguir.

1.-Compra un buen bocadillo de calamares calientes y crujientes (cerca de Atocha: 2,25 euros)

2.-Pilla tu periódico gratuito favorito y vete al parque del Retiro.

3.-Siéntate en un banco mientras lees. Da igual que estés solo. El diario te ofrece una conversación interesantísima. Y si no quieres conversaciones inteligentes, sino, simplemente, reírte a carcajadas… no tienes más que abrir un poco tu mente: a mi me dio un ataque de risa mientras leía este artículo de la edición impresa:

4.-Da de comer a los pajaritos con miguitas de tu bocadillo: conviértete en Dios:

5.-Acuéstate en el banco y mira al cielo un buen rato:

Es extraño, que la gente de esta ciudad no se de cuenta que Madrid es plenamente satánica. Yo, mientras camino por la calle, percibo a Satanás por todas partes:

Satanás mirándote:

La política del consumismo despiadado que permite que niños mueran de hambre, de enfermedades, mientras se despilfarran, en estupideces (folletitos publicitarios, gradas enormes de aluminio para que la gente vea sentada una cabalgata de reyes, mientras otros niños mueren por no tener dinero para medicamentos) millones de euros en este mundo civilizado pero no humanizado. A todos, ya nos parece normal que se haga esto. Toda nación egoísta debería de ser exterminada. Y permitir que solamente fuera repoblada por gente de buen corazón: que la gente de buen corazón matara a la gente de mal corazón (es broma).

Trabajos basura que nos esclavizan a esta sociedad de mierda por un sueldo mínimo. Trabajos basuras que nos roban nuestro tiempo: cárceles de 8 a 8 donde no podemos expresar nuestra creatividad. Trabajos de mierda que no nos dejan averiguar qué tenemos en nuestro interior. Trabajos de mierda que nos impiden hacer el amor, con tiempo, a nuestras parejas. Trabajos de mierda que se han hecho absolutamente necesarios para sobrevivir. Trabajos de mierda permitidos por el gobierno, por esta sociedad. A todos ya nos parecen, los trabajos de mierda, lógicos: los hemos aceptado entre nosotros. Y, además, estamos plenamente agradecidos a los trabajos de mierda.

-¡Tengo un trabajo de mierda! -grita, entusiasmado, un estudiante, un inmigrante, un padre de familia…

Satanás me dijo que no le descubriera, pero yo me negué a escucharle y huí por esta calle celestial:

Satanás me había revelado, incluso, el alquímico poder de crear oro: pero, mientras corría por esa calle, me lo borró de la mente… recuerdo algo… romper un vaso, orina… y luego decir unas palabras mágicas:

…no recuerdo esas palabras. Maldita sea. Mañana toca otro bocadillo de calamares.

Nota muy importante: aquí

Los comentarios están cerrados.