BLOG DE CONTENIDO SOLAMENTE PARA ADULTOS (+18 AÑOS)

Archivo de diciembre, 2006

Loteria de navidad ¡Qué se callen esos niños!

Queridos amigos, os escribo desde el puto suelo:

Todo el mundo tiene, en la sala de prensa, su sillita menos yo ¡Os podéis reir de mi!

He ido al salón a ver qué tal sigue la cosa. Ya ha empezado el sorteo. Antes, estaban preparando el sistema de caída de bolas. Esto es España: uno trabajando, cinco mirando:

A mi amigo viejito lo he convertido en una estrella mediática:

Me lo ha agradecido mirándome con un brillo especial en sus ojos ¡Me ha hecho muy feliz!

Más disfraces, gente con buen humor:

Esto es un circo mediático: hay más periodistas que público. Todos los periodistas se abalanzan sobre los disfrazados (y los disfrazados, encantados) todos necesitan material con el que rellenar los periódicos de mañana ¡Noticias! ¡Noticias! ¡Que no queremos que nuestros jefes nos echen!

¡¡¡EL GORDO!!!

¡Ya ha salido el gordo! ¡lLo ha cantado Naomi y Bryan!

Todos los detalles aquí.

Los periodistas salen corriendo a por la noticia como perros por comida:

Los niños son escoltados hasta un escenario aparte, como si fueran estrellas del pop:

Todos los medios informativos de España los esperan:

Los periodistas les preguntan con voz dulce (pero es fingida: los periodistas son personas desesperadas capaces de todo, incluso de matar) una y otra vez la misma pregunta:

-¿Esperáis un regalo del afortunado ganador?

-¡¡¡Sí!!!

Mientras, los mejores miembros de seguridad del mundo, expertos karatekas, capaces de despedazarte con las manos a pesar de que no pasan del medio metro o de su sobrepeso, vigilan que nadie se acerque demasiado a ellos:

Y yo, cumplo uno de mis grandes sueños: conocer al calvo de la Navidad.

Aun hay más gente disfrazada:

Nota.- Tal como predije en este post, el primer sospechoso de los crímenes de Ipswich era inocente 😉 ¡Es que yo conozco a los criminales por la cara!

¡¡ME HA TOCADO UN BOCADILLO!!

De pronto, han aparecido estos señores:

Ángeles del cielo que sabían que mi estómago crujía: porque sólo había desayunado una pastilla de Pharmaton Complex: ángeles de la España Profunda que nos han regalado bocadillos de jamón serrano y coca cola a todos los periodistas: y, nosotros, nos los comíamos como si fuéramos pobrecitos desdichados sin un euro en el bolsillo. Pero, estos señores, te daban los bocadillos con mala leche, pues se notaba que los querían todos para ellos y para llevárselos a sus familias y amigos.

…Ya se han dado casi todos los premios. Los periodistas andan en corrillos, hablando de sus cosas: de sus desdichas y amores:

Como yo también ando bastante aburrido, me he puesto a buscar a la periodista tía buena que estaba entrevistando a mi amigo viejecito: y, cuando la he encontrado, le he pedido una foto para el lector Tom: que me la pidió en los comentarios: la “Miss Presentadora Sorteo de Navidad 2006” trabaja en el canal cuatro.

Y, como los de “20 minutos” han hecho una galería de gente disfrazada, pues he estado buscando alguno más para que vean cuanto trabajo: este es el último friki que he encontrado. Bueno, también estaba su amigo (de naranja), pero como me miraba con cara de que le sacara una foto por favor, para no sentirse inferior a su amigo, no se la hice. Porque deseaba crearle un trauma: que vamos a ver qué es eso de venirse a ver la lotería vestido de esa manera: que ya somos mayorcitos.

Ya estoy hasta el gorro de toda esta historia: me voy al bar de enfrente a emborracharme y a verlo por la tele. Si pasa algo vuelvo corriendo, para ver si, con el barullo, le toco el culo a la presentadora morena sin que se de cuenta y, luego, me vuelvo corriendo al bar. Que todo esto me importa un bledo.

Nota de última hora.- En el bar me he encontrado con un guardia de seguridad del sorteo medio borracho. Me ha dicho que todo está muy tranquilo este año, que no han tenido que dejar a nadie fuera, que no me preocupe por nada, que si le invito a una copa y que, como le saque una foto, me abre la cabeza de oreja a oreja.

Yo, racista

Tras el choque, la mujer blanca salió a increpar al conductor del coche de delante. Y, cuando vio que éste era negro, gritó:

-Cabrón hijo de puta, negro, vete para tu país.

La mujer gritaba como si tuviera sangre real, sin embargo, vestía ropa de hipermercado. La mujer era española, el negro colombiano. Si me obligaran a elegir a quien querría que expulsaran del país, sería a ella. Yo conozco a aquel negro y es el tipo más buena gente que he encontrado en mucho tiempo. El negro ahora callaba, mirando al suelo, avergonzado. No se atrevía a hablar. El negro es arquitecto, vive en España desde hace 10 años y tiene una empresa que da trabajo a mucha gente. Pero, de entrada, nunca será más que un negro y un sudaca. Porque en España no somos racistas.

Los racistas suelen ser personas acomplejadas, con problemas personales…como aquella mujer que, sin duda, se desesperaba viendo como, el coche que necesitaba para ir a trabajar cada día, se iba al taller por su propio descuido. Se desesperaba, al darse cuenta de que ahora tendría que pagar más dinero a su seguro. Y, que a un negro, con ese coche, con aquellas ropas, le iba bastante mejor en España que a ella. Pero no por negro, sino por inteligente. Porque siempre, los menos inteligentes, son los más racistas.

Ilustración de Robotv

El gilipollas-bufón de la lotería de la navidad.

¿Qué tienes que hacer mañana por la mañana? Si andas aburrido y sin planes te invito a que te conectes a este blog: “20 minutos” ha preparado un gran despliegue informativo para que te enteres en directo (con cámaras de televisión, reporteros in situ, etc) sobre todo lo relacionado con la lotería de navidad. Y este blog está incluido en dicho apoteósico despliegue: estaré, desde allí, actualizando todo el rato: en vivo y en directo.

¿Por qué coño voy a ir yo a ese lugar? Pues ni idea. En mi vida he jugado a la lotería de la navidad. Ni tengo pajarera idea de nada sobre ese sorteo (me voy a tener que pasar la tarde pegado al google, estudiando) Pero… uno de los jefes me ha dicho que si quería ir y yo, super falso, contesté:

-¡Oh, sí! ¡Qué ganas tengo!

Y una mierda que tengo ganas de ir ¿Qué diablos puedo aportar yo? No soy periodista. Sólo soy un gilipollas paranoico. Y siempre he pasado de la lotería para imbéciles esa. He intentado escaquearme, pero no he podido… leyendo los comentarios del especial de lotería de navidad de “20 minutos” he encontrado una posible explicación a por qué quieren que vaya:

Llevaba 5 días sin salir de casa, corrigiendo mi gran novela. Y ahora voy a tener que salir de casa ¡Con el frío que hace! Incluso tendré que ducharme. Y para colmo la gente me insulta. Os dejo, he de ir a la redacción de “20 minutos” para que me instalen una tarjeta 3g ¡Cómo me rompan el ordenador se van a enterar! Os ruego que me visitéis mañana por la mañana a partir de las 7:30 de la mañana para que los de “20 minutos” se crean que lo he hecho bien y que soy un periodiZta buenísimo. La cita es en este blog. Pondré todos los enlaces a todas las noticias… os vais a enterar de todo…voy a tratar de hacer una retransmisión de puta madre… a ver si os gusta: si mañana andas por la oficina o en casa aburrido no dejes de actualizar este blog cada 20 minutos ¡TE ESPERO!

Sorteo de navidad. Preparando la gran retransmisión de mañana.

¡Hola amigos!

Acabo de llegar del salón donde mañana se celebrará el gran sorteo del año. El sorteo que más ilusiona a España. He ido con un compañero de “20 minutos” a comprobar las conexiones de Internet, porque vamos a estar retransmitiéndolo desde las 7:30 de la mañana para ustedes: frikis de Internet, parados, amas de casa sin estudio, adolescentes psico killers, oficinistas hambrientos de mandar a tomar por culo a vuestros jefes de mierda. En cualquier momento vais a saltar de vuestras sillas, al comprobar por “20 minutos” que os ha tocado el gordo: vais a salir de esa oficina de mierda para siempre.

Os pondréis en calzoncillos sobre la mesa de vuestro jefe:

Y os mearéis sobre sus papeles e informes… quería sacarme una foto en calzoncillos al lado del bombo:

Pero cuando me estaba bajando los pantalones un hombre con corbata muy serio:

me dijo:

-¿Qué estás haciendo?

-Me voy a sacar una foto en calzoncillos.

-No puedes hacer eso.

-¿Por qué?

-Porque este lugar es un lugar serio ¿No ves la bandera española?

-No meta a España en esto.

-Mira chaval, como te quites los pantalones te voy a quitar la acreditación de prensa y mañana retransmites desde tu puta casa.

-Bueno, tampoco es para ponerse así. Que parece Torrente.

-¿Qué no es para ponerse así? ¿Torrente? ¿De qué periódico eres tú?

-Trabajo para “El Mundo”

-Pues ala. Mañana una acreditación menos. Por listillo.

Mientras, mi compañero, nerviosísimo, estaba tratando de resolver el problema de la conexión wifi:

Hasta que subimos a la sala de prensa y vimos el despliegue de “20 minutos”:

-Os ponemos el wifi en un segundo –nos dijeron.

No sé que les ha picado con el sorteo a los de “20 minutos”. Lo que si os puedo asegurar que en la sala de prensa no hay ningún otro medio con tanto despliegue técnico y profesional como el de ellos:

Os espero mañana aquí mismo. Os estaré escribiendo, durante toda la mañana, desde la primera fila.

… y no puedo irme a dormir tranquilo sin antes pedir perdón a un compañero de “20 minutos” por haberle ofendido en un post que escribí. Hoy, cuando llegué, me pidió disculpas por sus bromas y me di cuenta de que me había pasado siete pueblos al escribir eso. Ese compañero sólo había tratado de reírse conmigo, no de mí. Yo no tenía ningún derecho a escribir lo que escribí y si pudiera rectificar, lo haría. Soy un paranoico y cuando alguien me dice algo siempre me lo tomo mal. Nos abrazamos e incluso yo le di un beso de amor en el cuello que seguro le hizo estremecer de asco. Durante todos estos días yo soñaba con él en la cama, deseando encontrármelo para pegarle una paliza. Fui a la redacción con la intención de romperle las gafas y abandonar el trabajo para siempre. Soy un gilipollas que siempre se lo toma todo mal. Me ofusco y creo que se ríen de mí ya que estoy acomplejado porque soy una mierda. Cuando bajé las escaleras de “20 minutos” no pude evitar mirarme al espejo que hay en la entrada y decirme esto a la cara:

Perdón.

Es como tomar un café con leche caliente cuando hace mucho frío.

Llevo 4 días sin salir de mi habitación de la pensión: paso las noches escribiendo, los días durmiendo.

Es un poco duro pero, por lo menos, así no veo que es Navidad. Me apetece salir, conocer gente, visitar lugares. Pero he de terminar de corregir mi libro. No quiero entregarlo a la imprenta hasta que no esté orgulloso de él. No tener prisa, es otra de las ventajas de la autoedición.

En la pensión, donde me estoy quedando, me miran raro.

Hoy, mientras trataba de dormir, he escuchado esta conversación, a través de la ventana de mi habitación:

-¿Y Rafael sigue sin salir de la habitación? –dijo una de las suramericanas que tienen empleadas para limpiar las habitaciones.

-Sí. Hoy tampoco podemos limpiarla.-dijo la otra.

-¿Pero qué hace ese hombre todo el tiempo? Se va a quedar tonto ahí metido.

Me gustaría enseñarles mi página web: decirles a qué me dedico: pero es que todos los psikokillers que atrapan últimamente, tienen una página web como la mía (ver este o este)

También me gustaría decirles que ya estoy tonto desde hace mucho tiempo. Tonto porque me lo juego todo por mi literatura. Por no tener una segunda vía. Por no tener los pies en la tierra. Dentro de unos meses, el nuevo ganador de “20 blogs” ocupará este blog (quizá seas tú) ¿Y qué será de mí? Nuevas aventuras, sin duda. Y un día de fiesta absoluto para toda esa gente que me odia y envidia.

Una de las razones por la que vine a Madrid fue porque todas las chicas que tenía en el Msn de esta ciudad me aseguraban que querían follarme. Pero era mentira.

Ahora que estoy aquí, las chicas de mi Msn que viven en Madrid han desaparecido, asustadas. Sin embargo, siempre que abro el Msn hay alguna, de otra lejana parte del mundo, que me abre la Web Cam y se hace un dedo para que yo la vea:

-¿Qué edad tienes? –pregunto siempre (por si se trata de una menor, que me da mal rollo)

-20 años.

-¿Por qué tienes una manta por encima? –pregunto.

-Para taparme por si entra mi madre de pronto en la habitación, está al lado y ya entró antes.

Y la chica me enseña las tetas y se masturba mirando mi foto del msn, mientras yo también me hago una paja (sin Web Cam, que paso de que me graben).

-No sé lo que tienes –me dice- pero te leo y me pongo mogollón.

Y yo eyaculo pensando que nunca podré poseer ese cuerpo: que ella es un fantasma: otro sueño imposible de tener.

Mientras, más ventanas del Msn que me dicen:

o

Ya. Y yo me lo creo.

Por lo menos, tengo a mi niña virgen. Me viene a ver casi todos los días, nos desnudamos y abrazamos bajo las sábanas. Sólo masturbaciones y besos. Pero es maravilloso. Es como tomar un café con leche caliente cuando hace mucho frío.

Hace unas semanas tenía ganas de almorzar en el VIPS. Quedé con una de esas calentonas de mierda, le dije que la invitaba. La muy cerda pidió de todo. Yo también: pizza cinco quesos, batidos, fajitas, rollos vietnamitas, tortitas con nata y chocolate. Cuando yo ya no podía comer más le dije que iba un momento al baño. Y desaparecí del local para siempre.

Esa fue mi venganza. A tomar por culo.

………………………………………………………………………………………..

Links: 1.- Interesante trabajo sobre las obras de Madrid Link 2.-La policía ha detenido a un segundo sospechoso por los asesinatos de Ipswich. Me voy a mojar y voy a predecir que el primero es inocente y le auguro un gran éxito televisivo como futuro gran showman: millonarios ingresos de marketing incluido. 3.-Un Papa Noel falso trata de secuestrar a una niña.

Mi romántica vida de eZcritor en la basura

Hace menos de un mes no podía dejar de pensar en Begoña. Ahora pregunto donde está toda la pasión y furia que me llenaba de dolor cuando ella no estaba a mi lado.

No me importaba tanto imaginarla follando con su marido como saber que yo nunca podría verla, rutinariamente, a mi lado: tomando una sopa que se acabara de preparar en la cocina, vistiéndose por la mañana para ir al trabajo, sentada-acostada frente al televisor, mientras ella veía, aburrida y vestida con unas bragas y una camiseta fea, cualquier canal del televisor… su sonrisa, su mirada permanecían, 24 horas a otro.

-Te quiero –me dijo- Pero no puedo dejarle por todo lo que él ha hecho por mí.

Y yo la dejé ir. No luché por ella, ni la volví a escribir, a pesar de que tengo por norma luchar por las cosas que quiero: sin descanso y obsesivamente. No luche por miedo a que ella sólo fuera un capricho. Otro coño más del que me cansaría. No luché por miedo a que, cuando la tuviera en mi casa (si algún día tengo una casa, que esa es otra) y la viera aburrida, sentada de cualquier manera, viendo la tele, no pensara en qué suerte tenía por poder vivir una rutina con ella. Sino en, menuda estúpida parásita imbécil que pierde su tiempo viendo cualquier programa de televisión.

Preferí quedarme con la bella historia de amor de lo que pudo haber sido, que con la realidad. Así, siempre tendré otra bella historia de amor en mi corazón: amor en la nevera, congelado, en cubitos, listo para sacar y mezclar con Sambuca: listo para recordar e imaginar en cualquier tarde de domingo.

Sin embargo, ahora, busco la pasión, la rabia y el amor que antes sentía y no lo encuentro. Y eso me extraña muchísimo ¿De verdad que ella era sólo un capricho? ¿Tan cruel, tan poco tiempo para darme cuenta? No quiero creerlo. Aunque sepa que el amor es una mentira que estalla en mi cara. Y que siempre, termina oliendo a mierda.

Camino por la calle, encuentro todo el amor que sentí por ella. Todo está metido en unas bolsas, en una puerta del Ministerio de Educación y Ciencias.

Todos mis sentimientos, archivados en carpetas, en portafolios de plástico transparente. Toda la información sobre ella, y sus fotografías, metidas en dos grandes bolsas de basura. Listo para ser expulsado de mi mente. Todo lo que sentimos, todo lo que nos dijimos ya no vale nada. Los del Ministerio de Educación y Ciencia lo han metido en dos bolsas de basura y lo han depositado en la calle, por si alguien lo quiere, si no, más tarde pasará el chico a tirarlo dentro del container: los del Ministerio de Educación y Ciencia no tienen espacio en sus bibliotecas para guardar boberías: escribí que lo han puesto en la calle por si lo quiere alguien… y no lo quiere nadie…

Detengo mi caminar, quedo mirando las bolsas: deseando que Begoña aparezca de pronto y diga:

-¡No! ¡No! ¡Vuelvan a meter esas bolsas en la cabeza de Rafa! ¡Quiero que me recuerde!

Me voy. No puedo quedar parado frente a unas bolsas de basura, esperando que ella aparezca un día, si reúne valor o le da la puta gana. Mi orgullo no me lo permite. Y sería una actitud estúpida. Además, en cualquier momento, aparecerá el chico del container y esas bolsas desaparecerán para siempre: y el amor que sentí por ella, su recuerdo, sólo quedará en este blog: justo en aquellos posts que a ella no le gustaba que escribiera.

Estaba corrigiendo los diarios secretos. Las frases, las metáforas que estaba escribiendo, parecían que provenían del cielo: Whitman y Miller me las susurraban al oído: me entraron ganas de cagar: no quería alejarme del teclado de mi ordenador por si perdía la conexión: así que saqué del armario una bolsa grande de El Corté Inglés (en las que un día guarde sabanas) me bajé los calzoncillos y, de pie, medio inclinando, traté de cagar dentro: pero me di cuenta de que también iba a mear: así que puse mi polla sobre el lavamanos: la orina cayó dentro: abrí el grifo para que se mezclara con agua y la acción resultara menos asqueroso: pero, por desgracia, mi caca fue impredecible: salió líquida: esquivó la bolsa y cayó al suelo.

-Debería de haber ido al baño –pensé, arrepentido.

Pero a lo hecho, pecho. Así que terminé de cagar, en el suelo. Al finalizar, tomé una de las toallas que me dan cada día en la pensión: la empapé con agua: limpie y la recogí del suelo: toda la mierda se quedó pegada en la toalla: antes era blanca, ahora marrón.

El suelo quedó oliendo a mierda: tomé un poco de una colonia de Calvin Klein que Begoña olvidó en mi habitación y rocié el

suelo con su perfume. No obstante, seguía apestando la mierda que estaba dentro de la bolsa: así que la metí dentro de otra, la cerré bien y no tuve más remedio que bajar a la calle para tirarla a la basura.

Y cuando regresé a mi habitación y me senté frente al ordenador, todas las palabras y metáforas, habían desaparecido. Sólo estaba el olor de Calvin Klein de Begoña.

…………………………………………………………………………………….

…y en tú ciudad. Pincha aquí para enterarte.

Y no me gusta estar con chicas tan guapas como tú.

Los ojos ROJOS de los diablos surgen, de pronto, del interior del suelo de las calles de Madrid. Ningún coche se atreve a pasar entonces: la gente, cuando los ve, se asusta inconscientemente: no saben el porque: no perciben a…

… los ojos ROJOS de los diablos, que buscan, por las calles de Madrid, a hijos del diablo, hermanos del diablo, súbditos del diablo: o a víctimas para el diablo: gente a la que atormentar en vida.

A mi ya me han localizado los ojos ROJOS de los diablos: pero no se atreven a tocarme, a volverme loco metiendo voces dentro de mi cabeza: ríen, en silencio, satisfechos: se regocijan: porque estos días, en Madrid, estoy tratando de follarme a una chica virgen: porque estos días, en Madrid, me estoy comportando como un diablo: un hermano de ellos.

Ella se llama Juana Inés. Y es virgen.

Al lado de ella me siento feo. Ella, con su cara perfecta. Yo, con mi cara que, en realidad, es una cabezota inmensa. Ella con sus 20 años, yo con mis 32. Ella sin arrugas, yo con muchas ya, más las que llegarán mañana.

Me siento un vampiro cuando le meto la lengua en la boca. Un viejo verde. Eyaculo sobre su cara y me invade una gran vergüenza ¿Qué hago echando leche sobre la cara de una chica tan joven? No quiero que me mire a la cara. Desde que entra en mi habitación apago la luz para que no vea mis arrugas. Sólo entonces me atrevo a abrazarla y acercar mi cara a ella. Debería de estar con una chica de mi edad, con alegre y sano sobrepeso, con mis mismas arrugas amigas. No con una chica que todavía se puede presentar a un concurso de belleza y ganarlo.

Me agregó al msn porque le gustaron los “Diarios Secretos de Sexo y Libertad”. Y esa chica, que puede tener a cualquiera, lleva 4 días seguidos en mi cama.

-Si vas a poner mis fotos –dice- modifícalas hasta que nadie pueda reconocerme. Me meterías en un problema con mi familia.

-Vale.

Cada día que la veo me hace sentir tan viejo, tan feo.

Yo no quiero estar con chicas guapas ni jóvenes. Quiero estar con chicas feas. Chicas que me hagan sentir guapo y joven. No estoy cómodo sobre su cuerpo desnudo. Hasta el día que cobre no tengo ni dinero para invitarle a comer. Hace tiempo que dejé de tener un cuerpo hermoso.

No sé qué vino buscando, pero lo que encontró es a un viejo, pobre, que no tiene nada. Salvo esa polla gorda y asquerosa con la que eyacula sobre ella. Sin embargo, Juana Inés, no quiere salir de mi cama. Soy una polla gorda. Una polla gorda. Nada más que una polla gorda sobre su cara. Quiero dejar de ser una polla gorda. Todo yo me estoy convirtiendo en una polla. Tengo que volver a aprender a estar solo. Pero es que estamos en Navidad, hace frío, por las noches no hay calefacción y, desde que cierro la puerta de la habitación de mi pensión, si estoy solo, me entra una ansiedad, un temblor inmenso en el pecho. Y entonces lo único que deseo es estar abrazado a alguien.

-Piensas demasiado en el sexo –me dice.

-¿Cómo no voy a pensar en el sexo si te tengo al lado?

-¿No te afectan los insultos que te dejan en los comentarios de tu blog de “20 minutos”?

-¿Cómo me va a afectar los insultos si de pronto aparece una cara como la tuya sobre la que puedo eyacular gratis?

¿Por qué estás aquí, conmigo? –le pregunto -¿No tienes a nadie más con quien estar?

-Pues claro que tengo con quien más estar.

-Pues claro que tienes con quien más estar: millones de personas en Madrid: todos los chicos del mundo te querrían follar. Ahí fuera te está buscando un buen chico, de tu edad, con una buena carrera y un buen trabajo ¿Por qué quieres estar aquí, conmigo, con un viejo verde como yo que ya no tiene sentimientos nuevos para nadie? ¿Qué es lo que buscas? ¿Dinero? Yo no tengo nada de dinero. No soy nadie: mi cama está al lado de un lavamanos… es viernes noche… y estás aquí metida en el cuartucho de una pensión, en lugar de estar con tus amigos, en cualquier pub, bebiendo, bailando y saltando como hacen los jóvenes subnormales los viernes por la noche…

Ella no para de acariciarme el cabello, para arriba y para abajo: cuando termina parece que me han dado volumen en la peluquería: me acaricia la espalda, el pecho, me masturba un poco con sus manos: y yo estoy seguro que Dios es un buen amigo: que ha bajado una escalera del cielo hasta mi cama: que es ella el ángel que él le ha obligado ir, escaleras abajo, para hacerme compañía: para que yo no pase la Navidad tan triste: para que no me afecte el frío y la niebla de la calle: soy el hijo mimado de Dios, que no sé por qué: quizá yo, finalmente, resulta al final, que de verdad soy Dios: quizá Dios se esté dando placer a si mismo: pero lo que está claro es que yo no lo entiendo: que en el orden mental de mi cabeza una chica tan guapa como ella no puede estar con un chico tan mierda como yo… si por lo menos yo tuviera dinero, si por lo menos yo fuera rico… ¿Por qué esta conmigo? ¿Qué es lo que busca? ¿Tan harta está de ser virgen, que quiere que se la folle un cualquiera? ¿Es eso lo que busca? ¿A uno cualquiera?

Quiero arrancarme la cara y ponerme la de un chico guapo, rico, joven y con estudios universitarios.

Este año Papa Noel sólo va a follar.

Ya nadie cree en Papa Noel. Así que, ya que es inmortal y no tiene nada que hacer, Papa Noel se ha metido a prostituto de lujo en Finlandia.

-Antes -ha declarado Papa Noel a este periódico- pasaba el año explotando a los elfos, con prisas, haciendo juguetitos de madera para todos los niños del mundo. Llegaba el 24 por la noche y me subía al trineo a todo meter: tenía que visitar la casa de todos los niños buenos del mundo. Los renos volaban, con la magia infinita que todos los niñitos me proporcionaban con sus ilusiones y fantasías… pero a mediados del siglo XX todo cambió. Los niños dejaron de creer en mí. Desde hace décadas que, a los renos de mi trineo, no les llega la magia con la que volar. Por otro lado es una suerte, porque ahora los niñitos no quieren juguetes de madera, sino playstations y una cosa rara que se llama wii, que hicieron los chinos y que no tengo ni un cojón de idea de qué es a pesar de que siempre leo a Salvatierra. Adaptarme a los nuevos tiempos me costaría un desembolso de millones de dólares, así como problemas con los de la anti piratería, por plagiar con mano de obra élfica sus videoconsolas; problemas con las asociaciones de derechos humanos por explotar a los elfos que, por tapones, tienen una pinta de niños que te cagas. Por todo ello, he mandado a todos los elfos de mi taller a tomar por culo, que se mueran en la nieve, me importa una mierda y, ahora, cuando una turista encuentra mi casa en mitad de la nieve, me la follo con esto de que soy Papa Noel y la fama.

Por todo ello, mujeres del mundo, he pensado ampliar el negocio: si queréis que este año vaya Papa Noel a vuestra casa, que sepáis que va a ir, pero a otra cosa.

Que vuestro deseo sexual por mi, haga volar a mis renos. Nada de polvorones, dejad champagne y viagra.