BLOGS

BLOG DE CONTENIDO SOLAMENTE PARA ADULTOS (+18 AÑOS)

Creo que es el final.

Conocí a la periodista cuando fui a retransmitir, para “20 minutos” la lotería de navidad. Estaba muy buena y le di mi teléfono por si un día le apetecía tomar un café (para ver si un día conseguía que me chupara la polla): todos los demás periodistas que estaban a mi alrededor me miraron como si fuera un imbécil:

-Una chica como esa no va a llamar a un mierda como tú: ni siquiera eres guapo y se nota a la legua que no tienes dinero –me decían los ojos de la gente.

Pero yo le di mi teléfono: porque soy un niño de 32 años que aun cree en Papa Noel. Además, si ellos jugaban a la lotería, que me dejaran jugar tranquilo a la mia.

Ella guardó mi nota en el bolsillo de su vaquero, pero noté que lo hacía simplemente por educación y buena persona. Una chica como ella recibiría, de media, unas 10.000 proposiciones sexuales al día. A una chica como ella la tratarían de violar unas 7 veces cada día. A una chica como ella la tratarían de violar los policías que vendrían a detener a las personas que trataron de violarla. Y esa chica me llamó ayer y me dijo que aceptaba ese café. Quedamos por Cíbeles. En un VIPS. Me cambié de calzoncillos. Y, cuando la vi llegar a la cita, pensé que se me salía el corazón por el agujero de la polla.

Mientras tomábamos el café, supe que si la trataba como una dama, que si me ponía a decirle que qué guapa salía por la tele, que qué bien daba las noticias, no me la iba a follar. Así que empecé a tratarla como a una guarra. Cosa que le gustó porque, 40 minutos más tarde, fuimos al cuarto de la pensión y nos desnudamos. Cuando la vi desnuda, recordé mi conversación con el niño Jesús.

Aquella mujer, con aquellas tetas y aquella sonrisa, era un milagro. Cuando le quité el sujetador blanco y le vi las tetas pensé que esto era una broma:

-Vamos, vete de aquí. Esto es una broma ¿verdad? –me entraban ganas de decirle- ¿Cómo diablos quieres que me crea que quieres que te folle?

Mas tarde, eyaculé dentro de ella y de un preservativo. Mis espermatozoides gritaron de rabia por no poder tocarla. Me iba avergonzar porque ella no se había corrido sin embargo, ella agarró mi culo y me movió, con una fuerza que no sé donde diablos sacó (quizá con la fuerza con la que evitaba la violaran cada día), y mi polla se convirtió en un consolador que entraba y salía de su chocho: y se corrió:

-Es que estaba a punto –me dijo.

Las chicas, normalmente, les gusta abrirse de piernas y que se lo hagamos todo, como esclavos. A mí, me gusta lamerlas y ser esclavo pero, ver a una chica follándome, cabalgándome, me pone más: me pone ver cómo me follan.

Al rato, ella me pidió comprobar sus correos electrónicos desde mi ordenador y yo también lo hice: la secretaria del director me estaba buscando: Arsenio Escolar tenía algo urgente que decirme: asustado, llamé por teléfono a su secretaria:

-Hola ¿Querían verme?

-¿Siempre tienes el móvil apagado?

-Pues sí

-Te dejé mensajes en el buzón de voz

-No escucho los mensajes de voz nunca. Me dan miedo.

-El director quiere que estés mañana en su despacho a las 12.30

Entonces, me di cuenta: Dios me había mandado aquella tía buena porque me iban a despedir: aquella chica era mi regalo de despedida: la reunión es hoy viernes: a las 12.30: el concurso de blogs al que me presenté, que me dio este trabajo decía que “el ganador será columnista de “20 minutos” durante todo el año 2006”. Faltan 2 días para que se termine el 2006. Sin duda, este es mi final. Tendré que volver a mi isla africana. Adiós Madrid. Tendré que volver a ser camarero y freganchin. Tuve la ocasión de escribir en el diario más leído de España y no supe aprovechar la oportunidad. Porque no valgo. Nunca debí de haber escrito de forma tan bestia. Ni poner fotos porno. Nunca debí de creerme mega guay. Los de “20 minutos” me han pagado un sueldo que no merecía. Debí de haberme vendido y ser políticamente correcto, como todos los trolls me advertían. Este, será, mi último post. Soy un fracasado y nunca conseguiré ser escritor. Pido perdón si alguien confió en mi. Adiós.

Los comentarios están cerrados.