BLOGS

BLOG DE CONTENIDO SOLAMENTE PARA ADULTOS (+18 AÑOS)

No tengo derecho a nada. Soy un eZcritor underground pijo: una polla gorda que frota sin casa.

Esta es la habitación de la pensión en la que me estoy quedando. Pedí un cuarto individual pero lo ocuparon y, cuando llegué, me dieron una habitación mejor.

-Ya –dice la chica con la que he quedado- Me lo voy a creer. Pediste dos camas para follar.

Ella se llama Begoña, es de Asturias. No cree en Dios, posiblemente porque toma mucho el metro. Tres horas y media en metro y trenes, para ir a su trabajo por el que no le pagan lo suficiente y, al final del día, volver a casa: otras tres horas y media. No creo que nadie que tome tanto el metro pueda creer en Dios.

-Te imaginaba bajito –me dice.

-Y yo fea, pero estás buenísima.

Begoña tiene novio, justo hoy se ha ido a Valladolid, a un congreso de medicina.

-Si no, no hubiera podido quedar contigo –me dice- Le he dicho a mi novio que estoy en casa de mi abuela.

-De todas maneras –le digo- no hay nada malo en que quedemos. No vamos a hacer nada: sólo hablar.

-Ya –contesta.

Y yo pienso cómo puedo ser tan hipócrita: estoy deseando meterme esas tetas en la boca. Follármela y reírme de esa palabra ridícula que se llama novio. Eso de tener novio-a es de imbéciles. No se puede tener novio-a en el siglo XXI porque el amor ya no existe. Sólo existe el dinero. Es in natural que un corazón lata toda una vida por una misma persona. Tampoco es divertido. Pero yo no le digo nada de esto a la chica porque va a pensar que soy un pervertido que sólo quiere follársela. Y no es cierto. Yo, lo único que quiero es mi ración de sexo y amor para poder seguir viviendo sin problemas mentales y caminando por la calle sin daños en mi sistema psicomotriz: cuando no follo camino torcido y acomplejado. No follar me hace sentir como Mr. Bean. No quiero atrofiarme. Necesito que me abracen y que me quieran, como todo el mundo. Como su novio. Además, Begoña, tiene las tetas demasiado grandes. Dios pone tetas grandes para que sean chupadas por muchas personas. Si tienes unas tetas o una polla grande es porque Dios quiere que seas un objeto sexual y des placer a mucha gente.

Tomamos cervezas por ahí. Me impresionan los locales que hacen en Madrid para tomar cerveza: espectaculares, grandísimos:

Yo no tengo donde vivir pero sí un lugar donde tomar cerveza como si fuera un rey. Hoy estuve en Lavapiés buscando un piso para alquilar. Un zulo de 20 metros cuadrados por el que no puedo caminar recto. Al lado de la cama, sin separación, el váter y una ducha donde quedaría corcovado de por vida si decidiera ducharme a diario: si consiguiera llevarme a una chica allí, para follarla, también me vería cagando y meando:

el papel de las paredes está arrancado: un marroquí ocupaba este zulo antes: la de pajas que se habrá hecho durmiendo sobre este colchón: el colchón estará relleno de semen por todas partes: no quiero follarme a ninguna chica sobre ese colchón: además ella, si me cabalgara, se daría cocazos con el techo:

El marroquí que dormía aquí se masturbaría mirando este póster: un anuncio de cosméticos: una mujer imposible creada por Photoshop:

la de veces que se habrá imaginado el moro que se la estaba follando: jamás lo hará: ni siquiera, la modelo de la foto, le mira: mira a otro: prefiere mirar a otro lado mientras el moro se masturba: me imagino en ese zulo en Navidades, en fin de año: sólo: me deprimo: me da asco, me da nervios quedarme en ese zulo: es cierto que queda genial para mi rollo de escritor underground, para este blog, pero imaginarme allí me llena de amargura: hoy es la primera vez que me entristezco en Madrid.

En una casa preciosa, de cuento de hadas con una chica perfecta, un piso más abajo, vive mi amigo Salva Dávila: le llamo: le pregunto sí este piso es normal:

-Por el dinero que tienes, sí que es normal. Es mucho mejor de lo que me esperaba.

No tengo dinero. No tengo derecho a un lugar limpio en esta ciudad. He de quedarme a vivir en este zulo por querer vivir en el centro de Madrid. No me gusta Lavapies: me recuerda demasiado a la zona turística: toda llena de inmigrantes buscándose la vida: y eso no es algo malo: pero ya lo he vivido: y quiero vivir, o ver aunque sea, cosas diferentes: para eso vine a Madrid: sé que Lavapies es la zona donde merezco vivir: pues eso es lo que soy: una persona sin dinero buscándose la vida: tendré que quedarme con ese piso: no tengo otra opción.

-400 euros, más 3 meses adelantados –me dice el casero, un señor con bigote mexicano- Agua y luz aparte. Y si quieres cambiar las cerraduras te encargas tú de los gastos.

Le digo que sí: sonrojado y con la cabeza gacha: temeroso de que no me alquile esa mierda de piso y se lo de a otro.

Por eso, cuando Begoña sube a la habitación de la pensión y nos desnudamos yo sólo busco que los dos nos encontremos bien, disfrutando del sexo: me muero por comerle el coño y hacerla correr de gusto: no porque yo sea una mala persona: sino porque quiero hacerla feliz, corriéndose: proporcionarle felicidad: aprovechando, celebrando, que ahora estoy en una cama limpia y un techo lejos de mi cabeza:

-Esto está mal –gime, como una princesa, mientras le como el coño- Tengo novio.

Y yo no la comprendo. “Esto” está de puta madre.

-No quiero ser una más de tu lista –me dice mientras me come la polla.

Pero yo no entiendo esa idea que obsesiona a las mujeres. Todas las personas del mundo somos una mas.

Tras nuestro primer orgasmo: ella frota mi polla entre los labios interiores de su chocho en busca del segundo: se masturba así: haciendo que los laterales de mi polla lama su clítoris:

-La tienes muy gorda -me dice

Y eso hace que se me ponga aun más gorda: se la meto, se enfada:

-¿Quién te crees que eres para metérmela?

Y no sé qué responder.

He pasado todo el día pensando: creo que ya tengo la respuesta: no soy nadie y no tengo derecho a nada: sólo estoy de paso por aquí: por la vida.

……………………………………………

Nota.- Ya ha empezado la nueva edición de los premios “20 Blogs” ¡Participa!

Nota 2.- Camino por Madrid, hoy día 14, tomo un ejemplar de “20 minutos” y ¡Salgo en primera página!

Los comentarios están cerrados.