BLOGS

BLOG DE CONTENIDO SOLAMENTE PARA ADULTOS (+18 AÑOS)

La turista finlandesa

Hoy, masturbándome, me ha venido a la cabeza una de las turistas que conocí cuando trabajaba en la discoteca.

Estaba un poco más buena que las demás y se resistía a besarme: así que la invité a la playa: allí hice el papel de chico bueno: incluso la invité a almorzar en un italiano: demasiado para una finlandesa de pueblo que no ha visto más que nieve: un chico guapo y un almuerzo romántico en una playa de ensueño:

Nos besamos de vuelta a las hamacas: la calenté hasta que estuve seguro que su chocho estaba húmedo y me la llevé a mi apartamento: en un taxi: no sea que se descalentara y empezara a razonar con la cabeza la verdad: que yo no era más que un mierda que trabajaba en una discoteca y que se la quería meter.

En mi apartamento, me desnudé. Ella miraba mi polla erecta con mucha curiosidad: y no se desnudaba: se quitó el sujetador, pero se resistía a quitarse las bragas:

-Es que soy virgen –me confesó.

Ese verano ya había desvirgado a dos: eso resultaba un coñazo: no se separaban de ti y, despreciarlas tras follarlas, me daba pena. También remordimientos. Me hacía sentir como Drácula o Satanás. Así que me pasaba el resto de sus vacaciones (generalmente una semana) con ellas: diciéndonos que no nos íbamos a olvidar nunca y chorradas por el estilo que luego, a los 40, se echan de menos porque te das cuenta que todo ese mundo de los sentimientos no es mas que una farsa: una carencia de emociones: el verdadero amor es en el que no hay sexo de por medio. Dejas de sentir como en las primeras veces y, las primeras veces, son siempre las mejores.

Decidí no insistir. Era mejor hacerse simplemente una paja y olvidarla: la tendí sobre la cama y puse mi polla frente a su cara: me masturbé, ella me masturbaba: sus ojos no dejaban de mirar mi polla fijamente, con curiosidad: como si estuviera viendo un documental de la tele: se la metió un poco en la boca: luego, siguió con la mano:

-Es la primera vez que veo una polla –me dijo.

No sabía masturbar y yo quería dormir un poco antes de trabajar, así que le aparté la mano y me la terminé yo de una vez: eyaculé sobre su cara, mientras le gritaba:

-¡Esto es el semen! ¡Esto es!

El resto de sus vacaciones las pasó sentada en la barra de la discoteca, donde yo trabajaba. Sacándome fotos, enamorada, mirándome fijamente. El día que se fue lloró: me dijo que nunca me olvidaría. Recuerdo que pensé:

-¿Por qué? ¿Por haberme hecho una paja con su cara? ¿Por qué estoy bueno?

No sé si aun me recordará. Yo lo he hecho hoy, mientras me hacia una paja. Cuando me masturbo necesito pensar en alguien en concreto y salió ella, de alguna esquina de mi memoria, con esa cara de gilipollas, viendo como eyaculaba.

……………………………………………………………………………………………

Nota.- Feliz cumpleaños atrasado noshow, feliz cumpleaños Helena.

Los comentarios están cerrados.