BLOG DE CONTENIDO SOLAMENTE PARA ADULTOS (+18 AÑOS)

Archivo de agosto, 2006

Ahora que ya no me quieres

Ahora que ya no me quieres y te he perdido para siempre, ahora que apagaste con tu saliva la mecha de lo que pudo haber sido, me siento como un niño sin madre, un niño al que despedazaste el pecho tratando de sacarle el corazón sólo por entretenimiento.

Me has dejado tirado sobre la hierba del bosque más triste del mundo, ahora que empecé a ver los encantos que me juraste tenías, estoy comenzando a quedarme ciego, a no querer ver nada más de la vida.

Ahora que ya no vamos a volver a estar juntos, demonio, te siento por todas las esquinas de mi cama pues algo allí dejaste escondido: un sortilegio, tus ojos de bruja; un embrujo: el veneno de tu piel gitana; una cruz inversa: las buenas caricias que me distes con tu boca secreta.

Te escucho, siempre tocas en la puerta de mi apartamento, pero jamás eres tú. Abro la puerta nada más levantarme, por si te has quedado dormida, esperando, en una esquina ¿Dónde estás? Tu verdadero hogar es mi cuerpo ¿No lo sientes?

Necesito un bestia que me estrangule, que me eche ácido sulfúrico a la cara, quizá así te olvide, a ti y a tu cuchillo de ya no somos más que amigos.

Que ironía. Tú eres mi amiga y yo el que más daño desea hacerte: te sacudiría a golpes hasta que me quisieras, hasta que todo mi esperma te llenara ¡Qué por fin llegue a tu corazón! ¡Por favor! ¡Que tú alma reconozca que soy yo el que puede convertirla en piedra!

Besos en la papelera del baño chico.

Ironía. Siempre me dijiste que yo jugaba, que mis sinceras palabras no eran más que escritos… me río pensando de donde podría sacarlas si no te hubiera conocido.

Ya te dejo: olvídame tranquila que yo te seguiré soñando.

Tú no existes, eres imposible. ¡Mentirosa!

Nota.-Estás dos tías buenas han mandado una foto para colaborar en la sección de “Rafa te quiero” ¡Muchas gracias chicas!

Baudelaire, drogas y prostitutas.

Durante la sublevación de febrero de 1848, Baudelaire acude a las barricadas para tratar de convencer al exaltado pueblo francés de que acudan a la casa del general Jacques Aupick, derriben su puerta y lo asesinen. Fracasa cuando alguien le dice:

-¿No es ese general Aupick tu padrastro?

El general Aupick no muere hasta el año 1957. Y no le deja de herencia ni un céntimo. Baudelaire odiaba a Aupick por haberse casado con su madre muy poco tiempo después de haber muerto su verdadero padre: un viejo ex sacerdote de 60 años (la madre tenía 30) que pasó los últimos años de su vida pintando cuadros. Su madre vendió todos esos cuadros: Baudelaire nunca se lo perdonó:

-Mi padre era un artista detestable, pero todas esas antiguallas tenían un valor moral para mí.

Durante toda su vida, Baudelaire trató de disgustar a su padrastro: cuando en 1839 fue expulsado del colegio, le mintió diciendo que había sido por ser homosexual. Más tarde, se hizo novio de una prostituta judía bizca. Cuando en 1842, ya mayor de edad, heredó la fortuna que su padre (el ex sacerdote) le había legado, la despilfarró en drogas y en prostitutas.

Baudelaire, pasó a la historia por escribir “Las flores del mal” poemario por el que fue procesado y condenado por atentar contra la moral pública. Nada más salir a la luz el diario “Le figaro” llamó a la policía tildando a su obra como “satánica”. Baudelaire dijo:

-Existen en todo hombre, y a todas horas, dos postulaciones simultáneas: una hacia Dios y otra hacia Satán.

Sin embargo, para mi, su mejor obra es “Pequeños poemas en prosa” (dato curioso: parece estar escrito en formato blog) y donde podemos llegar a conocer, verdaderamente, la parte “oscura” de Baudelaire:

-Los niños son inquietos, egoístas, no tienen dulzura ni paciencia, y ni siquiera pueden servir de confidentes a los solitarios que sufren, como el animal puro, como los perros y los gatos,…El alma es algo tan impalpable, tantas veces inútil y en ocasiones molesta, que, cuando la perdí, lo sentí menos que si hubiera extraviado mi tarjeta de visita durante un paseo.

Bukowski y lectores

¿Por qué bebía Bukowski? Creo que para evadirse de su vida de mierda: soñaba con ser escritor y no lo conseguía: todos los relatos que mandaba a las revistas le eran devueltos:

-“Pero lo peor de todo –decía Bukowski- es que algún tiempo después de mi muerte se me va a descubrir de verdad. Todos los que me odiaban cuando estaba vivo abrazarán de repente mi memoria. Mis palabras estarán en todas partes. Se crearán clubs y sociedades. Será como para ponerse enfermo”.

Cuando Bukowski comenzó a publicar fue un éxito total: ¿Y por qué continuó bebiendo Bukowski tras alcanzar su sueño? Por costumbre o, quizá, para soportar a sus detractores: las personas de segunda clase (los frustrados esclavizados por el dinero que viven sin sexo) odiaban su obra:

-“Se puede escribir –decía Bukowski- lo que uno quiera del hombre blanco y nunca protesta nadie. Pero si se escribe algo desagradable sobre cualquier otra raza o clase o sexo, los críticos y el público se ponen furiosos… mientras que al hombre blanco le importa un carajo lo que se diga sobre él porque domina el mundo, de momento, al menos”.

Da igual lo que escribas o hagas. Si sobresales, recibirás críticas siempre: si escribes sobre seres mitológicos e imposibles te dirán que eres un frívolo fantasioso que no se ocupa de la realidad diaria: si escribes sobre la realidad diaria te dirán que no eres escritor ya que no tienes imaginación: si escribes desde el punto de vista del hombre, te tacharán de machista: si escribes desde el punto de vista de la mujer, te tacharán de feminista y mal follada: escribas lo que escribas, si tienes éxito, te criticarán. Lovecraft, el maestro del terror, dijo en 1925:

-“Estoy casi decidido a no escribir más cuentos, a soñar simplemente cuando me apetezca, sin detenerme a hacer algo tan vulgar como transcribir mi sueño para un público de cerdos”

Un escritor de éxito sabe que debe de aguantar a lectores y críticos frustrados imbéciles. Si no, únicamente te queda la opción J.D Salinger: encerrarte en casa y escribir únicamente para ti.

Sin embargo, hay un asunto por el que vale la pena soportar a todos esos imbéciles que te critican e insultan: el sexo con fans: eyacular más que los que te insultan sin utilizar las manos y dentro de sus mujeres:

“Finalmente –dijo Bukowski- me estaba follando a todas las mujeres y chicas que había mirado con anhelo en las aceras de Los Ángeles en 1937… Había tenido que esperar tiempo para que llegara mi turno”.

Kratos: el dios de la guerra.

Elena me mira y ve esto:

Pero yo, realmente, soy Kratos.

Mi cuerpo es el más fuerte del mundo: sirvo a los dioses matando a sus enemigos: estoy en un barco que se hunde: lleno de diablos que asesinan a sus marineros: arranco las cabezas de todos los diablos que veo utilizando mi polea de fuego: no son rivales para mi fuerza: pero, de la nada, aparece un dragón: su visión me produce terror:

me ataca: oigo voces de mujeres, lloran: he de salvarlas: salto y clavo mi hacha en la garganta del dragón: y mi espada en su ojo: el dragón muere: pero ahora, diablos arqueros, tratan de atravesar mi cuerpo con flechas incendiadas:

-Hay que sacar la basura –me dice Elena- Ya son las ocho de la noche.

La miro sin entender: ¿Cómo no se da cuenta de que soy un héroe que está tratando de salvar a unas mujeres de que las violen unos guerreros demoníacos antes de que se hunda el barco? Pienso: nueva misión: sacar la basura: la realidad… no, prefiero seguir siendo Kratos, no Rafael Fernández.

-Ahora no puedo –informo a Elena.

-La basura apesta.

-Estoy ocupado. La saco luego.

-El trato es que yo me ocupo de la lavadora y tú de la basura.

-Luego, luego.

Necesito la llave para entrar a rescatar a las mujeres: avanzo por el barco que se hunde: subo a cubierta y ¡Maldición! Antes no me enfrenté a un dragón ¡Era la cabeza de una hidra! ¡Ahora he de enfrentarme a otras tres a la vez! Da igual: soy Kratos: ataco sin piedad: con rabia y furia:

las cabeza central de la hidra es tan poderosa que, sus gritos, me tiran al suelo: sin embargo, arranco el mástil del barco y se lo clavo en la garganta: le atraviezo: muere: las otras cabezas son más débiles: las estrangulo con mi polea de fuego… salto al interior de la boca de la hidra y allí está la llave para liberar a las mujeres: entro en la habitación: hay dos lindas mulatas que me quieren follar: ¡Cómo han cambiado los juegos de ordenador!: de Mario Bross a esto: me excito sexualmente:

En ese instante, reaparece Elena en el salón: en la vida real han pasado 4 horas desde nuestra última conversación: en mi mundo, únicamente 16 minutos.

-¿Duermes conmigo?

Elena se me está insinuando: pienso: ¿qué prefiero? ¿Follarme a Elena o hacerme una paja con ese dibujo del videojuego? Prefiero el dibujo del videojuego: estoy desesperado por hacerme una paja mirando ese dibujo: que se vaya Elena de una vez: que se acueste.

-Me voy a quedar un rato más jugando.

Elena, rechazada, se enfada: me mira mal: me habla mal:

-Ya son las doce de la noche ¿No crees que es hora de irse a acostar?

-No ¿Por qué?

-Mañana hay que trabajar.

-Tú que trabajas en una cafetería. Yo no tengo trabajo. He luchado mucho en la vida hasta conseguir este trabajo de bloguer sin horarios. No sé cuándo diablos me echarán. Pero, hasta ese momento, pienso disfrutar haciendo lo que me de la gana: y ahora me apetece quedarme toda la noche jugando a la PlayStation.

-¿Pero tú no ibas a escribir un libro?

-Estoy en ello, joder.

Elena sube a su habitación dando pisotones al suelo, refunfuñando: pero quedo molesto, en el estómago, en la garganta, me hierve de rabia… ella ha puesto el dedo en la llaga: tiene razón… debería de estar escribiendo mi libro: ¿Por qué me da tanto miedo terminarlo? Quizá porque, cuando lo haga, terminará esta etapa de mi vida: y habré de enfrentarme a la realidad: la publicación del libro: un éxito, un fracaso…aquí, ahora, en este momento de mi vida, me siento terriblemente bien, protegido: tengo un trabajo genial…

-Trabajo, como columnista, para el periódico más leído de España –digo cuando me pregunta la gente: y me miran como si yo fuera la leche.

…no dejo de recibir correos de personas que quieren mi amistad, tantos, que ni si quiera puedo ya contestar a las tías buenas que me escriben…

¿Qué me deparará el futuro si termino el libro?… tengo miedo… recuerdo las palabras de Bukowski: las que me hicieron irme de la isla, de la zona turística, de la discoteca… empezar a escribir mi libro, costara lo que costara:

-“Si vas a intentarlo, ve hasta el final. De lo contrario no empieces siquiera. Tal vez suponga perder novias, esposas, familia, trabajo, quizá la cabeza. Tal vez suponga no comer durante tres o cuatro días. Tal vez suponga helarte en el banco de un parque. Tal vez suponga la cárcel. Tal vez suponga humillación. Tal vez suponga desdén, aislamiento… El aislamiento es el premio, todo lo demás es para poner a prueba tu resistencia, tus auténticas ganas de hacerlo. Y lo harás, a pesar del rechazo y de las ínfimas probabilidades. Y será mejor que cualquier cosa que pudieras imaginar. Si vas a intentarlo, ve hasta el final. No existe una sensación igual. Estarás solo con los dioses, y las noches arderán en llamas. Llevarás las riendas de la vida hasta la risa perfecta. Es por lo único que vale la pena luchar.”

Me masturbo con el dibujo del videojuego y, cuando eyaculo, me siento terriblemente mal ¿Dónde están las fuerzas que sentía por mi novela? A medida que pasan los días, mi vida sólo es real, entendible, mediante bytes y píxeles o una conexión a Internet. Si un día desapareciera Internet, yo no sería nada: en la vida real, no existo. Tomo las bolsas de basura, salgo de casa y voy hasta el container de basura: lo abro, tiro las bolsas dentro: me alejo de allí rápidamente: la basura de la vida real apesta: no como la papelera de reciclaje del Windows… mi vida, ahora, es tan cómoda:… Bukowski, al final de sus días bebía buen vino, tenía un BMW rojo último modelo y vivía en un chalet: yo me conformo con jugar a la Play Station y hacerme pajas.

Vas a morir en cualquier momento

Este eres tú (o yo), con un amigo: has salido a beber un rato: hay otras actividades más provechosas para el intelecto: pero hoy decidiste salir un rato a emborracharte: porque te dio la gana.

Esta eres tú: estás haciéndole una mamada a una botella de cerveza: porque te da la gana: estás borracha y te divierte.

Este eres tú: te acaban de matar delante de tu familia: adiós a tus sueños de querer ser escritor o abogado, fotógrafo, dibujante o veterinaria: adiós a tu vida: a emborrqacharte cuando quieras, a tu matrimonio, a tus amigos, a la playa, a las tardes fumando, a ver a esa chica que te gusta, la que trabaja en la tienda de debajo de tu casa. Todo porque, ellos, decidieron que había que invadir tu país: atacarlo: este soldado americano estaba aburrido:

-Mientras estábamos jugando a los naipes y bebiendo un güisqui –dice- surgió la idea de ir a una casa iraquí, violar a una mujer y matar a su familia.

Él y sus compañeros fueron hasta una casa, violaron a una niña de 14 años y luego la mataron. Y a toda su familia.

Realmente da igual. No importa tanto. No es más que una familia iraki. Imagina que le hacen eso a otra familia:

Hijos de puta. Asesinos. Desquilibrados: por eso no queríamos una guerra sr. Aznar: era cierto que Sadam es un desequilibrado, un asesino al que había que quitar del poder pero no matando, violando y torturando como él:

no os disculpéis diciendo que esos actos diabólicos fueron realizados por una minoría que no representa al ejercito de los Estados Unidos de América o al español: eso que ha pasado, es la guerra: la guerra que usted nos hizo apoyar en contra de nuestra voluntad.

Por eso, el pueblo español echó de la presidencia al PP: porque el dinero no es lo que nos importa Aznar: ES LA VIDA LO QUE NOS IMPORTA… hace unas semanas hicieron esta entrevista a Aznar en la BBC… la ves y sudas de miedo… ¿Cómo esa mente nos pudo gobernar durante tanto tiempo?: habla de ETA, de informaciones interesadas, de que el voto del pueblo español fue coaccionado por terroristas, Aznar escucha el nombre de Bush y lo defiende, como enamorado:

No. Echamos al PP porque apoyaban la guerra: no la vida: si no hubiera sido por esa guerra, esa niña, tantas niñas, aun podrían estar viva sr. Aznar. Dinero: lo único que vale más que una vida.

Nota.-Muchas gracias Piezas y disculpa por la lata que te di.

El show de Rafael Fernández (vídeo)

Nota.- Dos bloguers me han hecho dos entrevistas que han publicado, hoy y ayer, en sus respectivos blogs: devicentedaniel (un chico de 16 años que escribe muy bien) y need-sex (un salido y perturbado sexual)…y, alguien, ha comenzado un blog la mar de raro con una historia que me suena bastante.

Nuevas aventuras de “El Principito”

Quizá, el gran momento del día, es cuando saco a pasear a Anais Nin. Cerca de mi casa hay una extensión de terreno de más de 20 kilómetros de largo: sin edificar: sólo piedras, arena y arbustos secos: un kilómetro después de haber comenzado a andar ya no ves a nadie: suelto a Anais y me quito la camisa, los pantalones, los zapatos, los calcetines: a veces me saco fotos imaginando que he alcanzado el éxito con mi libro y que las principales marcas de moda se pelean para que yo sea su modelo en exclusiva:

Otros días, me desnudo completamente y, corro por el desierto junto a Anais, cantando, gritando: como un salvaje: me desahogo: ese desierto soy yo: si edificaran en él, me apenaría muchísimo: yo soy esas piedras, arenas y arbustos secos: allí me doy cuenta de que el mundo no está loco, sólo los humanos: si observas la naturaleza es imposible no relajarte:… hoy es la primera vez que me tropiezo con un ser humano: y no me lo podía creer: era ni más ni menos que “El Principito” :

-¡Eres el principito! ¡Te me has aparecido a mí! –le digo- ¡Esto es asombroso! ¿Pero no estabas muerto?

-Nunca morí.

-¡Ahora sí que voy a poder escribir un gran libro! ¡Como Antonio Saunpais ese! ¡Cuéntame cosas! ¿Quieres que te dibuje un cordero? ¿Qué tal va tu rosa? ¿Sigue el zorro enamorado de ti?

-Cállate gilipollas. Lo que quiero es que me chupes la polla y darte por el culo.

-¿Qué?

-Yo no soy un niño. Soy un extraterrestre violador. Provengo del asteroide plactonita B612 y cuando veo a un escritor caminando por el desierto, o solo, vengo con mi nave espacial a violarlo.

-¿Qué?

-Así es. Me van esas cosas. Los escritores. Sois mi perversión favorita. Siempre tan altivos, creyéndoos importantes. Mirando con cara de oler mierda a quién comete una falta de ortografía o no alaba vuestros escritos. Como ese Antoine de Saint-Exupery: le cause tal trauma en su ego al encularlo que se volvió loco: su mente creo esa fantasía infantiloíde que escribió para negar lo que realmente había sucedido: que me la comió toda ¡Ja, ja, ja!

-No ¡No es posible! ¡Esto no puede ser real! Además, eres un enano: y yo estoy musculoso y fuerte ¿Cómo me vas a obligar a que te chupe la polla?

-¡Por que tengo rayos láser en los ojos!

Escritor pornográfico piragüista underground metrosexual misógino

Para no pasar todo el tiempo encerrado en casa me apunté, hace 5 días, a un curso gratuito de piragüismo que organiza el Ayuntamiento.

En ese curso sólo hay una chica: está buena: contrarresta su nariz curva (que le asemeja a un pájaro carroñero) con unos bikinis que resaltan sus fenomenales curvas: nunca le hablo: he comparado las calorías que gastaría en tratar de ligármela con la satisfacción sexual que me produciría metérsela y no vale la pena.

El profesor de piragüismo nos pide que digamos nuestro nombre y a qué nos dedicamos: dado que las clases se dan a las 5 de la tarde, todos los que se han apuntado son personas que están sin trabajo, con complejo de inútiles, de no servir para nada, o paletos que se expresan con frases hechas porque no saben construir frases por si solos: del curso, soy el único que tiene un empleo y que sabe conjugar verbos:

-Soy escritor –digo (ya que, extrañamente, vivo de lo que me pagan por escribir este blog)

Todos me miran con los ojos muy abiertos: como si yo fuera alguien importante: así que añado:

-Soy escritor pornográfico.

Y todos ríen felices: pues escribir sobre sexo resta valor a ser escritor: te quedas en que no eres nada: un pervertido quizá: o un bromista.

Durante las clases, hacemos carreras con las piraguas: normalmente quedo en penúltima posición (gano remando a la mujer con nariz de cernícalo): o me quedo antes del antepenúltimo, en caso de que hayan competido dos gordos sebosos que no vienen siempre a clase: a quién nunca consigo ganar es al calvo de la piragua roja:

Yo le doy con todas mis fuerzas al remo: pero, ese desgraciado, me gana siempre: mientras remo, no paro de repetirme:

-Él es un sub humano: yo un super humano: no puede ganarme.

Me como el coco con los que me ganan: ¿Significa eso que son mejores en la cama que yo? ¿Qué me ganarían peleando? ¿Qué son más inteligentes? ¿Qué tienen más fuerza de voluntad? ¿Qué valen más que yo?

Tras las clases, o en los descansos, se forman corrillos: hay una ley no escrita que impide que los que reman bien entablen conversación con los que remamos mal. Naturalmente, todos los piragüistas se saltan esa regla con la tía buena de nariz de pájaro carroñero… a mi me gustaría también hablar con ella: pero estoy tan desesperado sexualmente que seguro que eyacularía, me saldría semen por la boca: actuo como si ella no me importara lo más mínimo: (hasta que llego a casa: entonces me masturbo pensando que le ruedo el bañador y se la meto por el culo)

ella habla con todos los piragüistas, menos con los dos gordos atómicos: yo, sí que les hablo: porque me siento superior:

-¿Qué chavalines? –les digo- A ver si bajamos un poco de peso que cualquier día hundís la piragua y la convertís en un submarino.

Y los dos gordos atómicos se ríen porque yo soy mejor piragüista que ellos: porque hay una ley no escrita que dice que los piragüistas inferiores deben de reírse siempre de los chistes que dicen los piragüistas superiores: aunque se estén riendo de ellos.

Somos más listos que vosotros

Nito nació siendo un hijo de papá.

-De lo cual –declara- no me avergüenzo. Y estoy orgulloso. En la vida puedes nacer siéndolo o no. A mi me tocó serlo y, la verdad, es que es mucho más divertido que ser uno de esos que se arrastran por un sueldo mínimo ¿Qué queréis que os diga a vosotros de clases inferiores? Pues sí estáis ahí, en curros de mierda, es porque no valéis para otra cosa: tenéis la cabeza llena de basurilla que os impide vivir con comodidad, tener buenos coches y vivir en grandes casas. Os auto limitáis, no sabéis pelear, cuando conseguís mejorar o tenéis oportunidad de ello, os cagáis y echáis para atrás: no pensáis en grande: como mi papi y yo ahora. Nosotros no nos aprovechamos de vosotros, sois ustedes los que aceptáis, los que os explotáis aceptando el trabajo de sueldo de caquita que os damos, pegándoos de hostias por estos curros. Si aceptáis vivir como ratas es vuestro problema, lo que tenemos claro mi papi y yo es que no os vamos a pagar un sueldo con el que podáis vivir en mansiones, porque si lo hiciéramos, seríamos gilipollas: como vosotros. Vosotros estáis ahí abajo porque no sabéis luchar: os da miedo. Y nosotros estamos aquí arriba porque somos más listos que vosotros: y porque os dejáis pisar las cabezas.

Me gustaría que ahora fuese al revés: 69.

Nuestro segundo encuentro sexual fue mejor que el primero.

-¿Tomamos un baño? –pregunté.

-Me da vergüenza.

-¿Pero lo harías si no tuvieras vergüenza?

-Sí.

-Pues lo prepararé.

Ella se llama Elena, tiene 20 años. Yo me llamo Rafa, trabajo como bloguer para “20 minutos” : hace unos días pedí a mis lectores una foto de sus caras: para escribir relatos: Elena me escribió:

“El primer día que leí algo tuyo, me entró un escalofrío por el estómago, era una mezcla entre amor y excitación, sentí como si te conociese de toda la vida, como si tuviésemos tantas cosas en común que podríamos ser casi la misma persona, si no fuese porque yo tengo tetas y tú polla, claro.

Desde ese día no he parado de pensar en ti, has sido el principal protagonista de todo lo que he escrito y el principal protagonista de todo lo que he imaginado en mis largas noches de soledad.

Me gustaría que ahora fuese al revés, y ser yo la protagonista, por lo menos, de una historia.

Espero que no te moleste que te mande tantas fotos, pero no me decido, no hay ninguna que me guste especialmente. Me ha costado mucho tener un primer contacto contigo, espero que no sea el último.

Un beso.

Elena.”

Vi la primera de sus fotos, es muy guapa:

Vi la segunda de sus fotos, tiene buenas tetas:

Busque una foto en mi gran archivo porno: una chica que se le pareciera un poco y que estuviera follando o chupando una polla: encontré esta: imaginé que era ella:

La junté, en la pantalla de mi ordenador, con todas sus fotos: me masturbé mirándola: eyaculé y, el placer fue tan grande, que casi perdí el sentido: luego, tras descansar, la llamé por teléfono: hoy es la segunda vez que nos vemos.

Entramos en el baño, la desnudo: la tomo en brazos, la meto en la bañera:

-¡Está muy caliente! –se queja graciosa.

Pero se mete en la bañera: termino de desnudarme: ya estoy empalmado: estoy deseando metérsela.

En la bañera, nos ponemos uno delante del otro: nos miramos a los ojos: ella me lava con la esponja y yo la lavo con las manos: pronto, nuestras manos, buscan las partes que más nos interesan: agarro a Elena y la siento sobre mi polla, que se introduce dentro de ella casi sin violencia: gime al sentir mi polla desnuda: es la primera vez que lo hacemos sin preservativo: me aseguró que soy el primero con el que le pone los cuernos a su novio con el que lleva 3 años: he decidido creérmelo y que, la próxima vez que me haga los análisis del sida, sea lo que Dios quiera.

Salimos de la bañera: ella va hacia el lavamanos: le veo el culo: su culo es precioso: su culo me llama: agacho su espalda: y se la meto por detrás: ella queda agarrando el lavamanos por ambos lados: mientras se la meto y oigo sus gemidos de placer: pienso que no hay nada más bello en el mundo, en la historia, que este momento en el que, los dos, follamos.

Nos tendemos en la cama. 69. Luego me giro, ella cabalga sobre mi: me gusta sentirme follado: me gusta mucho: demasiado: Aguanto. Aguanto. Aguanto. Aguanto. Aguanto. Aguanto. Aguato. Aguanto. Aguanto. No quiero correrme rápido. Pienso en mis jefes: Ricardo Villa, Arsenio Escolar, Martínez Soler. Aguanto. Aguanto. Aguanto. Aguato. Aguanto. Aguanto. Ella gime ¡Por fin! Me corro: mi semen le da las gracias: gracias por sacarme: todo un detalle.

… recuerdo lo que dice en su e-mail “has sido el principal protagonista de todo lo que he escrito” le pregunto:

-¿Me enseñas lo que escribes?

-Claro.

Se levanta desnuda de la cama: me gusta mirar su cuerpo: la gente debería estar siempre viendo cuerpos desnudos a los que amar: nunca la televisión: rebusca entre los cajones hasta que saca una gran libreta de tapas rojas, con corazones y plantas dibujadas en la contraportada: leo sus escritos: no me gustan demasiado: pero le miento: porque ella sí que me gusta: y quiero volverla a ver: y que todo sea perfecto.

Nota.-Dibujo para una posible portada de los “Diarios Secretos” hecho por la gran dibujante Rocío Galindo.

Nota 2.-Si quieres que imagine y escriba un relato sobre tí, lee esto.