BLOGS

BLOG DE CONTENIDO SOLAMENTE PARA ADULTOS (+18 AÑOS)

Bukowski y lectores

¿Por qué bebía Bukowski? Creo que para evadirse de su vida de mierda: soñaba con ser escritor y no lo conseguía: todos los relatos que mandaba a las revistas le eran devueltos:

-“Pero lo peor de todo –decía Bukowski- es que algún tiempo después de mi muerte se me va a descubrir de verdad. Todos los que me odiaban cuando estaba vivo abrazarán de repente mi memoria. Mis palabras estarán en todas partes. Se crearán clubs y sociedades. Será como para ponerse enfermo”.

Cuando Bukowski comenzó a publicar fue un éxito total: ¿Y por qué continuó bebiendo Bukowski tras alcanzar su sueño? Por costumbre o, quizá, para soportar a sus detractores: las personas de segunda clase (los frustrados esclavizados por el dinero que viven sin sexo) odiaban su obra:

-“Se puede escribir –decía Bukowski- lo que uno quiera del hombre blanco y nunca protesta nadie. Pero si se escribe algo desagradable sobre cualquier otra raza o clase o sexo, los críticos y el público se ponen furiosos… mientras que al hombre blanco le importa un carajo lo que se diga sobre él porque domina el mundo, de momento, al menos”.

Da igual lo que escribas o hagas. Si sobresales, recibirás críticas siempre: si escribes sobre seres mitológicos e imposibles te dirán que eres un frívolo fantasioso que no se ocupa de la realidad diaria: si escribes sobre la realidad diaria te dirán que no eres escritor ya que no tienes imaginación: si escribes desde el punto de vista del hombre, te tacharán de machista: si escribes desde el punto de vista de la mujer, te tacharán de feminista y mal follada: escribas lo que escribas, si tienes éxito, te criticarán. Lovecraft, el maestro del terror, dijo en 1925:

-“Estoy casi decidido a no escribir más cuentos, a soñar simplemente cuando me apetezca, sin detenerme a hacer algo tan vulgar como transcribir mi sueño para un público de cerdos”

Un escritor de éxito sabe que debe de aguantar a lectores y críticos frustrados imbéciles. Si no, únicamente te queda la opción J.D Salinger: encerrarte en casa y escribir únicamente para ti.

Sin embargo, hay un asunto por el que vale la pena soportar a todos esos imbéciles que te critican e insultan: el sexo con fans: eyacular más que los que te insultan sin utilizar las manos y dentro de sus mujeres:

“Finalmente –dijo Bukowski- me estaba follando a todas las mujeres y chicas que había mirado con anhelo en las aceras de Los Ángeles en 1937… Había tenido que esperar tiempo para que llegara mi turno”.

Los comentarios están cerrados.