BLOGS

BLOG DE CONTENIDO SOLAMENTE PARA ADULTOS (+18 AÑOS)

Ataque de oso a la moda

La cara y la vida de Li Guoxing cambió el día que un oso le arrancó parte de la cara:

Tras 13 horas de operación, el equipo médico del hospital militar Xijing, le realizó un transplante de cara: su cara salió retratada en todos los periódicos del mundo: los cirujanos catalogaron la operación como éxito sin precedentes:

-¿Con éxito? –gritó Li al ver su cara en un espejo- ¿Ustedes llamáis a esta cara un éxito? ¡Hijos de puta! ¿Quién coño me ha operado? ¿Un borracho?

-Verá –le explicó el cirujano jefe- es todo lo que podemos hacer por ahora, pero regrese dentro de unos meses con 7.000 dólares y creo que, a partir de esta nueva cara, podremos dejarle una más decente.

Sin embargo, ocurrió lo imposible: de pronto, empezó a molar la gente que tenía la cara desfigurada por el ataque de un oso: la primera estrella de Hollywood que se atrevió a recibir, voluntariamente, el ataque de un oso fue Scarlett Johansson:

de la noche a la mañana su caché aumentó en 1.000 millones de dólares: Google informó que todo el mundo buscaba fotos de ella por Internet para masturbarse: era el nuevo morbo: la belleza se hacía más bella si un oso la atacaba: Cameron Diaz fue la siguiente super estrella en decidirse: incluso se atrevió a ir un poco más allá: dejó que un oso le arrancara un ojo:

Éxito instantáneo: todas las modelos del planeta, todo aquel que no quería quedarse anticuado, busco un oso para que le arrancara algo de la cara: las adolescentes dejaron de soñar con implantarse silicona: lo que ahora soñaban era con cruzarse, por la calle, con un oso rabioso:

En Europa, un cantante con ese look gana Eurovisión:

La revista “People” publicó la lista de los hombres más deseados del planeta: y el número uno de la lista era el chino Li Guoxing: votado por mayoría abrumadora por delante de nombres de la talla de Brad Pitt o George Cloney. Todas las mujeres y todos los gays del plantea se querían follar a Li Guoxing: los publicistas de “Versace” corrieron hasta su casa para ofrecerle un contrato de 10.000.000 millones de dólares a cambio de que fuera la imagen oficial de unos calzoncillos. Sin embargo, cuando le vieron, se llevaron una gran decepción: Li Guoxing se había pasado todo el verano trabajando en una lejana plantación de arroz y, ajeno al cambio que se había producido en el mundo de la belleza, se había vuelto a operar en el hospital militar Xijing: millones de pasiones desaparecieron, millones de mujeres deseosas de sexo con él vomitaron de asco cuando, los principales periódicos del mundo mostraron el resultado de la operación que, nuevamente, fue catalogada como un éxito:

Los comentarios están cerrados.