BLOGS

BLOG DE CONTENIDO SOLAMENTE PARA ADULTOS (+18 AÑOS)

Amor y perversión

Quiero una novia bisexual. Sólo a ella podría amarla durante el resto de mi vida.

A ella y a mí, cuando camináramos por la calle, se nos irían los ojos tras las cosas más bellas de la vida: una falda corta, unas piernas bonitas, un hombro sugerente, una espalda desnuda.

Mi novia bisexual no me miraría nunca con cara de “eres un enfermo y das asco” cuando descubriera el material pornográfico que guardo dentro de mi ordenador: ella lo admiraría a mi lado. Y me enseñaría el suyo. Nos excitaríamos, haríamos el amor.

Pondríamos un negocio: una franquicia de esas tiendas de ropa que están tan de moda y en las que no dejan de entrar mujeres. En los probadores instalaríamos cámaras secretas para grabar a las chicas guapas que se prueban la ropa. Nos tomaríamos de la mano, querríamos gritar de emoción, cuando una chica, que estuviera especialmente buena, entrara en el probador.

Saldríamos por la noche de ligue y, en casa, compartiríamos nuestras conquistas, como vampiros. Porque una cosa es hacer el amor y otra es tener sexo. Una cosa es querer estar al lado de tu amor toda la vida y otra es querer hacerle el amor únicamente a ella. No sólo necesito una novia bisexual. También necesito que sea una pervertida sexual, como yo.

Los comentarios están cerrados.