BLOGS

BLOG DE CONTENIDO SOLAMENTE PARA ADULTOS (+18 AÑOS)

Nueva naturaleza de los géneros

Mi amigo www.juandemarcos.es (algunos lo conocen bajo el nombre de Loomon) ataca la realidad con una impactante exposición de fotografías sobre la realidad urbana contra el sexo del ser humano que, a partir de hoy jueves, se puede admirar en la galería Multiplicidad, escalinata 1, Metro Ópera, en Madrid. Juan de Marcos es, además de fotógrafo, una de las personas que más me ha ayudado y animado siempre para que siga escribiendo. Juan, te deseo mucha suerte. Felicidades por tu éxito.

¿Cuando sacaste tu primera fotografía pensando en el arte? ¿Por qué?

Mi primer acto artístico fue una especie de performance. Lo hice con cinco años. Eché tinta china al obturador de la cámara de mi padre, dejándola tuerta de por vida; “Quería hacer una foto a la nada”, dije a mi madre mientras ella me sacaba arrastras de debajo de la mesa y mi padre miraba su cámara, semidesnudo, recién salido de la ducha. Sé que fui plenamente consciente y sabia, perfectamente, lo que quería conseguir con ello.

¿Qué vamos a encontrar en tu exposición “Nueva naturaleza de los géneros”?

La exposición consta de seis retratos de hombres y mujeres, todos ellos con un cierto aire andrógino. La serie total consta de muchas más fotografías (aún continúa abierta) pero en este caso sólo seis imágenes son las elegidos. A estos retratos le complementa un gran montaje con una composición de rostros generados a partir de ellos mismos.

En cuanto a la temática, trata sobre el aparente acercamiento de sexos que vivimos desde hace unas dos décadas, un acercamiento muy positivo donde los límites de género van siendo cada vez más difusos. Ahora, más que nunca, las viejas opiniones sobre lo masculino y femenino comienzan a no ser válidas, a ser más confusas. Nos acercamos a la mujer de pelo en pecho y al hombre maquillado para la ocasión.

¿Con qué problemas te has encontrado para montar esta exposición? ¿Has recibido alguna ayuda?

El montaje de esta exposición me ha resultado relativamente complejo. Sobre todo en localizar las personas que salen retratadas. Me negaba a ir a una agencia de modelos a buscarlas, así que decidí que tenía que hacer un trabajo de campo: tenía que encontrarme con esa gente por la calle, me tenían que tocar esa “tecla” especial, tenía que ser gente real.

Me costó bastante, al principio, atreverme a parar a la gente por la calle, decirle que les quería hacer una foto. Tenía que demostrar que no soy un pervertido, que no era una excusa para llevarles a mi estudio y hacerles cosas raras. He tenido algunos momentos divertidos, había días que me decía: “Juan, tienes que entrar a dos tías y dos tíos interesantes antes de llegar a casa” y así me pasaba las horas muertas dando vueltas por la sección de perfumería de “El Corte Inglés”, por la calle Fuencarral, etc.

Lo verdaderamente curioso es que todas las personas con las que conseguí contactar se dedican a algo creativo y cercano a las artes, muy pocas veces he dado con una chica o un chico que fuera un encorbatado o una ejecutiva gris y me diera un sí por respuesta. Sólo la gente creativa, divertida, abierta es accesible, decía siempre sí ¡¡¡GRACIAS!!!

Muy agradecido estoy también a la propia galería, al laboratorio donde he hecho las copias, y en especial a Silvia Grijalba, ella sabe porqué.

Pero al margen de estas pequeñas eventualidades todo fue como la seda. Me gusta encontrar obstáculos que salvar: es muy gratificante cuando consigo dejarlos atrás.

¿Por qué haces fotografías? ¿Por qué no te dedicas a un trabajo serio?

Todos tenemos una opinión acerca de lo que nos rodea, todos las expresamos como podemos. En mi caso no elegí conscientemente la fotografía para expresar mis pensamientos, ella vino a mi pensamiento progresivamente y se quedó ahí. De ella me sirvo para hablar de una serie de cosas que me llaman la atención. La manera de mostrar estos temas es claramente conceptual, podría haber elegido otro lenguaje fotográfico para hablar de todo esto, por ejemplo el documental, pero considero que mi mirada es la de un científico que fotografía y muestra sus descubrimientos a sus colegas: por ahora le doy más importancia al concepto que a la forma.

Soy consciente de que la fotografía no es el fin del camino, el fin es el arte. No me cierro a otras disciplinas, por ejemplo ya estoy experimentando con video, aunque aún debo dejarlo madurar por lo menos un año mas, para que tome forma. Y respecto a si este es un trabajo serio ¿Qué es un trabajo serio? A mi me parece muy serio dedicarse a lo que uno le gusta.¿Te refieres a si esto es equiparable a estar sentado 8 horas o mas en una silla con informes, documentos, reuniones y demás actos inútiles? Definitivamente te digo que no: que esto no es un trabajo serio. Es más, sacar fotografías no es un trabajo. Critico mucho el pensamiento único que nos invade acerca de lo que es serio, de lo que hay que tomarse con seriedad y solemnidad y de lo que se supone que hay que hacer al llegar a una determinada edad. El otro día me hablaron de un conocido: me dijeron que se dedicaba a poner de acuerdo a empresas que, en ese momento, estaba poniendo de acuerdo a una empresa fabricante de móviles y al distribuidor sobre los detalles del transporte. Me quedé de piedra, ¿Pero como puede haber un oficio así de feo?

¿Tienes un trabajo aparte de este? ¿No te da miedo morir de hambre?

Tengo una ocupación que me da dinero todos los meses pero no considero que sea un trabajo en si. Por ahora aun necesito de esos ingresos extra para financiar las exposiciones, los copiados, etc. Cada vez me veo más capaz para prescindir de esa ocupación y dedicarme a lo que realmente me gusta. Quiero ir despacio y bien: hacer una trayectoria. Hoy en día se tiende a olvidar un poco eso de hacer una trayectoria. No es raro encontrar gente con 18 años triunfando hoy y siendo olvidadas mañana. No tengo miedo a pasar hambre. Tengo miedo a que un día me quede sin ideas, miedo a encontrarme desmotivado y tenga que intentar buscar un trabajo cualquiera. Sin pasión no puedo hacer nada.

Los comentarios están cerrados.