BLOGS

BLOG DE CONTENIDO SOLAMENTE PARA ADULTOS (+18 AÑOS)

Tratando de chupar espacio en la revista Glamour

Quedaban unas horas para que me fuera a la isla de Tenerife. Los de la revista “Glamour” me llamaron pidiendo fotos mías, en la playa, con el portatil, para una reseña de los premios “20 Blogs”.

No tengo trípode así que pienso en quien puede hacerme de trípode: recuerdo a Fabián. A Fabián lo conocí cuando yo trabajaba de recepcionista de noche en un hotel: él era un aburrido jardinero: sin embargo, y tras la lectura de los “Diarios Secretos de Sexo y Libertad” decidió cambiar su vida: liberar su poder interior: ahora es actor de teatro y locutor de radio. Y tiene una novia guapísima. Voy a la radio, a pedirle, por favor, que se venga a la playa conmigo, a sacarme fotos: que se olvide de todos los días que me ha llamado y que no le he respondido al teléfono: que se olvide de todas las veces que le he dicho que iba a ir a verle al teatro para luego no aparecer nunca: le pido que, por favor, que me disculpe: yo soy un genio atormentado, yo soy la única persona que vale del mundo, y que deje su trabajo ahora mismo pues YO lo necesito.

-Vale –contesta.

En la playa, Fabián (el de la camisa azul) me saca fotos: algunas muy buenas (muchas gracias Fabián):

-Piensa –le digo para motivarlo- que estás compitiendo con los mejores fotógrafos de moda del mundo.

Nos vamos a una caleta, un poco apartada del paseo principal de la playa: sería una caleta idílica si no fuera porque alguien ha cagado por allí y ha dejado, debajo de unas rocas, las servilletas con las que se limpió el culo.

-Me voy a poner el traje de Superman –le digo.

-Ok, mientras tú te cambias –me dice- yo voy a mear.

Me quedo en calzoncillos y recuerdo que tengo mis famosísimos calzoncillos verdes: pienso que quedarían simpáticas unas fotos así, nada más que con ellos puestos, con el portatil. Mientras Fabián tiene la polla fuera y mea yo le espero en calzoncillos y, justo en ese momento, tras de mi, oigo ruidos: un policía en moto:

-Oh, Dios –le digo- esto no es lo que parece. No somos amantes. No nos íbamos a encular.

-Soy fotógrafo de la revista “Glamour” –grita Fabián con su polla en la mano.

El policía duda: me apresuro a mi maleta y saco el traje de Superman:

-Me iba a sacar fotos con este traje y él fue a mear.

-De acuerdo –dice el policía- pero sácatelas rápido: que hay mucha gente caminando por el paseo.

Pienso en decirle que a los turistas no les incomoda que yo esté aquí, con estos calzoncillos verdes: les hace gracia: desde el paseo me están sacando fotos: pero, en cambio, le digo:

-¿Me puedo sacar las fotos con usted? Quedarían geniales para un post de “20 minutos”

-No tientes tu suerte chaval.

En el hospital, con mi tío, le enseño las fotos que me saqué ese día, en la playa:

-¿A ti no te da vergüenza que la gente te vea así? ¡Eso no es serio! La gente va a pensar de ti que eres un payaso.

Y yo pienso que, si no fuera por esas fotos, por no darme vergüenza tantas otras cosas que hice en el pasado, yo ahora no tendría un trabajo de bloguer en “20 minutos”: tampoco podría estar en este hospital: cuidándolo: estaría puteado, trabajando en un hotel, de recepcionista, de camarero, de freganchin, de repartidor de periódicos.

Los comentarios están cerrados.