BLOGS

BLOG DE CONTENIDO SOLAMENTE PARA ADULTOS (+18 AÑOS)

Dar por culo

Estos días, en Tenerife, me quedo en la casa de mi tía. Mi tía se ha divorciado de su marido. Su marido es un gran empresario de éxito, lo recuerdo, sobre todo, porque un día, a la hora de desayunar (yo no tendría más que 12 años) me dijo:

-Rafa, la gente se divide en dos grupos: los que dan por culo y los que reciben. Trata, cuando crezcas, de pertenecer al primer grupo.

Mi tía, tras el divorcio, se quedó viviendo con sus tres hijas. Me identifico mucho con mi prima Carla, que es la mediana: tenemos un espíritu muy parecido: quizá por eso nos adoramos y queremos tanto: pasamos todo el rato de la mano, abrazados, besándonos: nos queremos con locura.

Sin embargo, cuando entro en su dormitorio, no puedo evitar dar un respingo: en la papelera de su dormitorio veo una caja de preservativos: de 32 unidades: vacía.

-Mi primita –pienso- tiene más vida sexual que yo. Ahora sí que puedes decir que tu vida sexual ha tocado fondo, Rafael Fernández.

Doy otro respingo cuando me enseña su colección de fotos del teléfono móvil: uno de sus hámster (tiene siete, y dos perros, y tres tortugas y dos serpientes) trepa por la polla erecta de uno de sus ex. Ella ríe divertida, yo trato de que no se me note mi sonrojo: trato de recordar, todo el rato, que ella ya no tiene 9 años sino 20.

Mi abuela, que también se ha desplazado a Tenerife me dice:

-Habla tú con ella, que a ti te hace caso siempre, convéncela para que se ponga a estudiar o a trabajar, que no hace nada: ni siquiera limpia la casa: sólo cuida de sus animales.

Yo me niego. Mi prima es como yo. Pertenece a ese grupo que se bloquea a la hora de hacer las cosas que no desea: estudiar, trabajar… porque, cuando las hacemos, sentimos que nos estamos dejando estafar: que la vida nos observa decepcionada: la vida nos dice:

-Yo sigo ¿No vienes?

A mi prima y a mi se nos califica como vagos, gandules, inmaduros o irresponsables, por no querer hacer lo que todo el mundo hace: es que, parece ser, que no hay una tercera vía: estudias o trabajas y, si no, mendigo: indeseable: parásito. Hay gente a la que le gusta estudiar, trabajar ¡Bravo por ellos! ¡Hacedlo! Pero dejadnos tranquilos a nosotros (y dadnos unas cuantas monedas: que la marihuana y la vivienda no la dan gratis)

Mi prima lo va a pasar muy mal en la vida: fatal: hambre e impotencia: por siempre, estará llena de inseguridades: como yo: jamás pertenecerá al grupo de los que dan por culo. Pero también sé que vivirá gran cantidad de instantes, días y experiencias absolutamente maravillosas: habrá días en los que creerá que se levanta en el mismo cielo: y, en ese momento, pensará que su estilo de vida, todo, tiene sentido. Porque, hasta que te den por culo, puede ser maravilloso.

Los comentarios están cerrados.